En­tre el mie­do y la es­pe­ran­za

La Opinión - - Editorial - ANDRÉS CLA­VI­JO RANGEL CO­LUM­NIS­TA “La es­pe­ran­za es un ries­go que hay que co­rrer” Geor­ge Ber­na­nos

Al día de hoy las en­cues­tas de in­ten­ción de vo­to en Co­lom­bia son po­co con­fia­bles y hay ra­zo­nes de so­bra pa­ra que así sea, sin em­bar­go, en lo que coin­ci­den la ma­yo­ría es que hay una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que ha­ya se­gun­da vuel­ta y que los dos pri­me­ros lu­ga­res en in­ten­ción de vo­to has­ta el mo­men­to los tie­nen los can­di­da­tos que re­pre­sen­tan am­bos ex­tre­mos po­lí­ti­cos, que pa­ra­dó­ji­ca­men­te pa­re­cen ne­ce­si­tar­se el uno al otro pa­ra man­te­ner­se ahí.

Por un la­do el uri­bis­mo ne­ce­si­ta a Pe­tro, quien es el can­di­da­to que más es­tá a la iz­quier­da, pa­ra poder va­li­dar el so­fis­ma que han ve­ni­do cons­tru­yen­do en re­la­ción a que “nos va­mos a con­ver­tir en otra Ve­ne­zue­la”. Pe­tro tam­bién ne­ce­si­ta del uri­bis­mo pa­ra se­guir pre­sen­tan­do a esa cam­pa­ña co­mo la que en­car­na las peo­res prác­ti­cas de la po­lí­ti­ca co­lom­bia­na y el re­tro­ce­so a épo­cas que se creían su­pe­ra­das en el país. Co­mo el mis­mo can­di­da­to de la “Co­lom­bia Hu­ma­na” lo re­co­no­ció ha­ce po­co, mien­tras el sube en las en­cues­tas, Du­que tam­bién lo ha­ce, to­do por mie­do a caer en las “fau­ces del cas­tro-cha­vis­mo” que pa­ra ellos, él re­pre­sen­ta.

Gus­ta­vo Pe­tro le apues­ta a la in­dig­na­ción de los sec­to­res so­cia­les y po­lí­ti­cos del país que des­de ha­ce va­rios años re­cla­man un cam­bio en el ma­ne­jo del Es­ta­do, eso su­ma­do a un dis­cur­so vehe­men­te en con­tra de las ma­fias y de la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal con cier­to tono po­pu­lis­ta. Él sa­be que no la tie­ne fá­cil, en un es­ce­na­rio de se­gun­da vuel­ta con­tra el can­di­da­to de Uri­be pue­de pe­sar más el “an­ti­pe­tris­mo”, fun­da­men­ta­do en la sim­pa­tía ha­cia Hu­go Chávez ex­pre­sa­da abier­ta­men­te por él ha­ce al­gu­nos años, que el mis­mo “an­ti­uri­bis­mo” que aun­que día a día si­gue cre­cien­do, no es su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar­le un triun­fo al exal­cal­de de Bo­go­tá.

La po­si­bi­li­dad que Pe­tro ga­ne en se­gun­da vuel­ta no se pue­de des­car­tar, pe­ro él tie­ne cla­ro que si no es es­ta vez, lo po­dría lo­grar en 4 años, lue­go de un po­si­ble man­da­to de los mis­mos que han go­ber­na­do du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das, go­bierno que se­ría in­ca­paz de com­ba­tir las cau­sas es­truc­tu­ra­les de la co­rrup­ción que le roba más de 50 bi­llo­nes de pe­sos anua­les a la in­ver­sión so­cial y que am­plía aún más las bre­chas eco­nó­mi­cas y so­cia­les que tie­nen ago­ta­da a gran par­te de la so­cie­dad co­lom­bia­na.

No de­ja de in­quie­tar que si el que ga­na en se­gun­da vuel­ta es Du­que, real­men­te em­pe­za­ría­mos a pa­re­cer­nos al ré­gi­men ve­ne­zo­lano de Ma­du­ro, ya que así co­mo ocu­rre en el ve­cino país des­de que Chávez lle­go al poder, se per­de­ría la se­pa­ra­ción e in­de­pen­den­cia de los po­de­res,

La asis­ten­cia de los sec­to­res cla­ves en el desem­pe­ño eco­nó­mi­co de­be ser una cons­tan­te en los or­ga­nis­mos del al­to go­bierno, pa­ra no per­mi­tir in­ter­fe­ren­cias ne­ga­ti­vas que ter­mi­nen afec­tan­do el pa­no­ra­ma ge­ne­ral.

Si el go­bierno no es­tá dis­pues­to a di­se­ñar y mos­trar ob­je­ti­vos tras­cen­den­ta­les y efi­ca­ces en es­te sec­tor, muy se­gu­ra­men­te la eco­no­mía en ge­ne­ral va a en­con­trar se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra sa­lir de la en­cru­ci­ja­da, y pa­ra poder es­tar en ca­pa­ci­dad de ex­hi­bir ci­fras po­si­ti­vas y am­bi­cio­sas ha­cia el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.