Au­to­ri­dad, vo­lun­tad y com­pro­mi­so

La Opinión - - Editorial - ÁLVARO HERNÁNDEZ CO­LUM­NIS­TA

El te­ma de ciu­dad es al­go que nos com­pe­te y en lo que de­be­mos in­sis­tir, no im­por­ta si de pron­to nos vol­ve­mos re­pe­ti­ti­vos, pe­ro hay que in­sis­tir y des­de to­dos los fren­tes, so­bre to­do a ver si el al­cal­de del mo­men­to o sus se­cre­ta­rios, to­man de­ci­sio­nes so­bre asun­tos que no son, sino de au­to­ri­dad y vo­lun­tad; no so­lo un al­cal­de es ele­gi­do pa­ra ha­cer obras, sino tam­bién pa­ra que or­de­ne la ca­sa.

Ver el par­que de San­tan­der con­ver­ti­do en un chiquero, en­tre­ga­do a to­do aquel que desee ha­cer en ese em­ble­má­ti­co lu­gar lo que desee, lleno de lar­gas co­las pa­ra ir a co­brar sus gi­ros, con­ver­ti­do en dor­mi­to­rio pú­bli­co en ho­ras noc­tur­nas y que se les per­mi­ta a la gen­te to­da esa de­gra­da­ción de nues­tro prin­ci­pal es­pa­cio pú­bli­co, a título de qué? Eso se com­ba­te con vo­lun­tad, au­to­ri­dad y com­pro­mi­so.

Otro te­ma que nos ago­bia enor­me­men­te a los cu­cu­te­ños a dia­rio es el te­ma del ve­tus­to y ver­gon­zo­so trans­por­te pú­bli­co. Los ta­xis, ya to­dos sa­be­mos co­mo son con la gran ma­yo­ría de ellos, co­mo co­bran unos, el mal ser­vi­cio que pres­tan otros, tie­nen pa­ra­de­ros en to­da la ciu­dad, co­mo por ejem­plo el que que­da dia­go­nal al club de ca­za­do­res fren­te a la fun­da­ción Bar­co por ci­tar un ejem­plo, en cla­ra vio­la­ción a las nor­mas y ¡ay del que se atre­va a in­va­dir sus pa­ra­de­ros¡

Las bu­se­tas, en su ma­yo­ría, son ge­ne­ra­do­res de un gran des­or­den y caos en la ciu­dad, en su ma­yo­ría, ha­go én­fa­sis, mu­chos, son gran­des con­ta­mi­nan­tes del am­bien­te, se pa­ran don­de se les an­to­ja, van a la ve­lo­ci­dad que quie­ren, son los due­ños de la vía, de los ca­lles, de las es­qui­nas, de las bahías, en el cam­bio de se­má­fo­ro, se atra­vie­san en las in­ter­sec­cio­nes, blo­quean­do al que tie­ne luz ver­de, los fas­ti­dio­sos con­tro­la­do­res que se atra­vie­san en la ca­lle pa­ra ha­cer con­trol, mien­tras los de­más vehícu­los tie­nen que es­pe­rar; son es­tos au­tos una ver­güen­za en su in­te­rior, po­bres los ciu­da­da­nos que a dia­rio se ven en la ne­ce­si­dad de uti­li­zar­las; ¿pe­ro sa­ben qué es lo más cu­rio­so? creo, son los úni­cos exen­tos del con­trol de trán­si­to. ¿Al­guien ha vis­to al­gún día una bu­se­ta de­te­ni­da en un re­tén, o por un po­li­cía de trán­si­to, por al­gu­na in­frac­ción, o pi­dién­do­le cer­ti­fi­ca­do de ga­ses? De pron­to es­toy equi­vo­ca­do, pe­ro ja­más en mi vi­da he vis­to que se les ha­ga con­trol, no sa­be­mos que pa­sa, pe­ro lo que si sa­be­mos es que pa­re­ce tie­nen co­ro­na. Eso se arre­gla con au­to­ri­dad y vo­lun­tad, cla­ro, si las hay no?

Otro te­ma que nos tie­ne can­sa­dos, es que los ciu­da­da­nos te­ne­mos que man­te­ner al es­ta­do por me­dio de la DIAN, que muy acu­cio­sa im­ple­men­ta me­ca­nis­mos pa­ra con­tro­lar al má­xi­mo la eva­sión, pe­ro na­die ha im­ple­men­ta­do me­ca­nis­mos pa­ra que esa pla­ti­ca no se des­pil­fa­rre en co­rrup­ción. To­ca que man­te­ner to­dos los fren­tes de es­te país, con cuan­to

im­pues­to exis­te y aho­ra te­ne­mos que man­te­ner a los des­em­plea­dos y emi­gran­tes que son mi­les, ¿có­mo la ven? Man­te­ner a aque­llos por los que el es­ta­do no ha­ce na­da y a aque­llos, que a cuen­ta de no sé qué, les per­mi­ti­mos que al lle­gar a la ciu­dad, hi­cie­ran lo que se les an­to­ja­ra. To­ca que man­te­ner y so­por­tar a los fas­ti­dio­sos lim­pia­vi­drios, a los mi­les de ma­ro­me­ros, a los ven­de­do­res de to­do en los se­má­fo­ros, los que se to­ma­ron los se­pa­ra­do­res en lu­ga­res nun­ca ima­gi­na­bles co­mo el de las ave­ni­das 9E y 11E del Col­sag, Ave­ni­da Los Pi­nos y otras de im­por­tan­cia con to­da cla­se de ar­tícu­los. Ade­más a los que ha­cen que cui­dan ca­rros con un pa­lo, que es­tán en las cua­dras don­de hay más de 4 au­tos con el agra­van­te de que se mo­les­tan si no les dan di­ne­ro; es­to se vol­vió una obli­ga­ción, so pe­na de que su ca­rro sea ra­ya­do o ge­ne­ral­men­te las da­mas agre­di­das, por que lo he­mos pre­sen­cia­do. En fin la in­for­ma­li­dad ram­pan­te y so­nan­te. Es enor­me la per­mi­si­vi­dad con los que de afue­ra han lle­ga­do, y no se les ol­vi­de, que la cos­tum­bre se ha­ce ley. Es­to con VO­LUN­TAD Y AU­TO­RI­DAD se pue­de so­lu­cio­nar, pe­ro la hay?

Otro te­ma que nos ago­bia, el de los ha­bi­tan­tes de la ca­lle, es un pro­ble­ma que cre­ce ca­da día, es un mal ejem­plo pa­ra la ju­ven­tud, pe­ro se les ha per­mi­ti­do que su pro­ble­ma lo lle­ven a to­dos los rin­co­nes de la ciu­dad, te­nien­do co­mo se­des prin­ci­pa­les, el ca­nal Bo­go­tá, y el Ma­le­cón que hoy lu­ce a os­cu­ras y so­li­ta­rio gra­cias a es­tos per­so­na­jes que vi­ven a lo lar­go y an­cho de la ri­be­ra del Pam­plo­ni­ta y que sa­len en las tar­des y no­ches ha­cer fas­ti­dio­sos los ra­tos de es­par­ci­mien­to de quie­nes vi­si­tan lo que to­da­vía que­da por ahí y a los que ha­bi­tan en la zo­na, quie­nes pa­gan gran­des su­mas de im­pues­to pre­dial y ven co­mo sus in­mue­bles van per­dien­do va­lor por es­te fla­ge­lo y por la au­sen­cia del es­ta­do, en es­te ca­so go­bierno mu­ni­ci­pal, a quien hay que dar­le to­do pe­ro el nos lo de­vuel­ve a me­dias. To­do lo an­tes men­cio­na­do, mas to­do lo que que­da por men­cio­nar, es sim­ple­men­te fal­ta de VO­LUN­TAD, AU­TO­RI­DAD y COM­PRO­MI­SO de quie­nes ele­gi­mos pa­ra que la ejer­zan en bien de nues­tra ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.