Ce­rrar la puer­ta

La Opinión - - Editorial -

Mu­chos co­lom­bia­nos, em­pe­zan­do por el inex­per­to pre­si­den­te Iván Du­que, es­tán asus­ta­dos an­te la po­si­bi­li­dad de que la emi­gra­ción ve­ne­zo­la­na pue­da lle­gar a ci­fras in­ma­ne­ja­bles, en mo­men­tos en que nues­tro país no es­tá ple­na­men­te desa­rro­lla­do y afron­ta gra­ves pro­ble­mas en to­dos los cam­pos, es­pe­cial­men­te en los de la sa­lud y la edu­ca­ción, pa­ra no ha­blar del tra­ba­jo y la eco­no­mía.

Co­lom­bia, des­de ha­ce mu­cho tiem­po, ha si­do rea­cia a la in­mi­gra­ción. Fui­mos de los po­cos paí­ses que no im­por­ta­mos eu­ro­peos, co­mo sí lo hi­cie­ron Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la, y Chi­le, pues de­ci­di­mos ce­rrar las puer­ta por de­ci­sión de los man­da­ta­rios de la épo­ca, que pre­fi­rie­ron im­por­tar afri­ca­nos pa­ra las fae­nas del cam­po y desa­rro­llo de re­gio­nes co­mo el Pa­ci­fi­co. Por eso, no se en­cuen­tran des­cen­dien­tes de eu­ro­peos, e in­clu­si­ve de asiá­ti­cos. Ce­rra­mos las puer­tas y nos en­claus­tra­mos con nues­tros ha­bi­tan­tes ori­gi­na­les, con lo cual evi­ta­mos in­fluen­cias que po­drían ser pe­li­gro­sas. So­lo en la dé­ca­da del trein­ta se per­mi­tió la in­mi­gra­ción de unos cuan­tos es­pa­ño­les y unos ára­bes, que les die­ron cam­bios a nues­tros ape­lli­dos y a nues­tras cos­tum­bres gas­tro­nó­mi­cas.

En fin, la in­mi­gra­ción no fue muy gran­de y se­gui­mos dis­fru­tan­do de los nom­bres, ape­lli­dos y cos­tum­bres de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les. Por eso no pue­de ex­tra­ñar la reac­ción an­te una mi­gra­ción ma­si­va, que se ha vis­to en mu­chas ciu­da­des, in­clu­si­ve en la fron­te­ra con Ecua­dor, de­bi­do a la ma­si­va lle­ga­da de ve­ne­zo­la­nos, mu­chos de los cua­les vi­ven de pe­dir li­mos­na o de ven­der ca­fé por las ca­lles.

Hu­bo aquí épo­ca de bár­ba­ras naciones, pe­ro no se vio gen­te des­fi­lan­do por las ca­rre­te­ras o vi­vien­do en los par­ques. Tam­po­co nos vie­ron pe­dir mo­ne­das o dor­mir en las ca­lles. En ese en­ton­ces Ve­ne­zue­la nos aco­gió pe­ro no pú­bli­ca­men­te. Los co­lom­bia­nos huían si­len­cio­sa­men­te de una dic­ta­du­ra con­ser­va­do­ra, nos con­ver­ti­mos en re­fu­gia­dos po­lí­ti­co si­len­cio­sos. Mi­llo­nes em­pe­za­ron a la­brar el cam­po y a ser­vir de em­plea­dos do­més­ti­cos. Nun­ca sa­li­mos en te­le­vi­sión pi­dien­do li­mos­na o acos­ta­dos en los par­ques. Por eso no po­de­mos ha­blar de igual­dad, pe­ro las cir­cuns­tan­cias son di­fe­ren­tes: en esa épo­ca no ha­bía te­le­vi­sión.

La mi­gra­ción ha cau­sa­do re­pul­sión ha­cia el ré­gi­men de Ma­du­ro, pe­ro los co­lom­bia­nos es­ta­mos asus­ta­dos an­te la po­si­bi­li­dad de que el nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos so­bre­pa­se los cua­tro mi­llo­nes, lo que se­ría una ver­da­de­ra in­va­sión. Por esa ra­zón al­gu­nos em­pie­zan a pe­dir que se cie­rre la puer­ta. ¿Qué ha­rá Du­que? GPT

GUI­LLER­MO PÉ­REZ CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.