La tor­men­ta del go­ta a go­ta

La Opinión - - Editorial -

no es un pro­duc­to co­lom­biano, siem­pre ha exis­ti­do des­de que exis­ten el di­ne­ro y los ne­ce­si­ta­dos de él. Con­sis­te en co­brar al­tos in­tere­ses, fue­ra de la ley, a per­so­nas que los acep­tan a cam­bio de prés­ta­mos de ne­ce­si­dad.

Lo que es au­tén­ti­ca­men­te co­lom­biano es el in­fa­me sis­te­ma del go­ta a go­ta y su com­po­nen­te de muer­te. El po­bre deu­dor pa­ga la deu­da o lo ma­tan. Cuan­do me­nos, lo des­po­jan de lo po­co que po­see y lo obli­gan a ir­se de su lu­gar de siem­pre.

Es un sis­te­ma cri­mi­nal ex­por­ta­do a to­dos los paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos —se sa­be de ca­sos en Es­pa­ña, Mé­xi­co— y a Es­ta­dos Uni­dos. El pres­ta­mis­ta es, en ver­dad, un ca­po con un ejér­ci­to de co­bra­do­res ins­trui­dos pa­ra arran­car­le al pres­ta­ta­rio has­ta el úl­ti­mo cen­ta­vo… o en mu­chos ca­sos, ha­cer­lo pa­gar con la vi­da.

Es­te sis­te­ma y to­do lo que se mue­ve al­re­de­dor es co­no­ci­do por las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas des­de ha­ce lar­go tiem­po, pe­ro na­da ni na­die pa­re­ce de­te­ner la co­di­cia de los pres­ta­mis­tas y su afán cri­mi­nal.

El ha­llaz­go en Los Pa­tios de una ca­sa con la ofi­ci­na de un pres­ta­mis­ta go­ta a go­ta lle­vó a la fis­ca­lía re­gio­nal a anun­ciar que in­ves­ti­ga­rá el ori­gen de los di­ne­ros que allí se ma­ne­ja­ban. Sin em­bar­go, na­da se di­jo de in­ves­ti­gar los prés­ta­mos, to­dos ellos ile­ga­les, de­lic­tuo­sos, ni las even­tua­les ame­na­zas he­chas a los deu­do­res.

Por­que, su­po­nien­do que el di­ne­ro ten­ga un ori­gen ex­pli­ca­ble, ¿se le per­mi­ti­ría al pres­ta­mis­ta se­guir abu­san­do, ex­tor­sio­nan­do, ame­na­zan­do y, qui­zás, ase­si­nan­do a sus deu­do­res mo­ro­sos o im­po­si­bi­li­ta­dos de pa­gar?

La fis­ca­lía de­be in­ves­ti­gar­lo to­do, y dar un pa­so fun­da­men­tal en la li­qui­da­ción de ese sis­te­ma in­fa­me que lle­ga a co­brar el 20 por cien­to men­sual de in­tere­ses, que jun­to con el ca­pi­tal son co­bra­dos ca­da día, go­ta a go­ta —de ahí el nom­bre—, ba­jo la ame­na­za de que­dar­se con los bie­nes de la víc­ti­ma, in­clui­da su vi­da. Esas ma­fias, más que co­bra­do­res pa­re­ce que tie­nen si­ca­rios.

¿Qué el sis­te­ma de prés­ta­mos go­ta a go­ta es, pa­ra mi­llo­nes de co­lom­bia­nos, el úni­co ca­mino que les que­da pa­ra fi­nan­ciar ne­go­cios mi­nia­tu­ra? Sin du­da, en es­pe­cial con el sis­te­ma ban­ca­rio co­lom­biano, ade­cua­do pa­ra en­gu­llir cual­quier pe­que­ña su­ma de­po­si­ta­da co­mo aho­rro, a pun­ta de cuo­tas de ma­ne­jo, co­mi­sio­nes y de­re­chos de uso de tar­je­tas y ca­je­ros au­to­má­ti­cos.

Es aquí, don­de es­tá par­te del mal, y se re­quie­re de la ges­tión del Es­ta­do, en bus­ca de ge­ne­rar­les a los po­bres unas vías de ac­ce­so a cré­di­tos real­men­te ba­ra­tos, a tra­vés de for­mas de eco­no­mía so­li­da­ria.

Por­que, mien­tras ne­ce­si­ten pe­que­ñas su­mas pa­ra, por ejem­plo, sos­te­ner un ne­go­cio que vi­ve del día a día, los po­bres se­gui­rán arries­gan­do la vi­da con tal de dar­le a su mi­cro ne­go­cio unas ho­ras más exis­ten­cia. Por 100.000 pe­sos, ca­da día se pa­gan 4.000, du­ran­te un mes. Al fi­nal, el usu­re­ro ga­na 20%...

Si no se en­fren­ta es­te pro­ble­ma, los pres­ta­mis­tas se­gui­rán re­cau­dan­do su­mas de has­ta un mi­llón de pe­sos dia­rios por ca­da uno de sus 20 o 30 co­bra­do­res, y de vez en cuan­do ase­si­nan­do a al­guno de sus clien­tes mo­ro­sos, pa­ra es­car­mien­to de to­dos los de­más.

Por­que, mien­tras ne­ce­si­ten pe­que­ñas su­mas pa­ra, por ejem­plo, sos­te­ner un ne­go­cio que vi­ve del día a día, los po­bres se­gui­rán arries­gan­do la vi­da con tal de dar­le a su mi­cro ne­go­cio unas ho­ras más exis­ten­cia. Por 100.000 pe­sos, ca­da día se pa­gan

4.000, du­ran­te un mes. Al fi­nal, el usu­re­ro ga­na

20%...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.