MINAMBIENTE BUS­CA FRE­NAR EL CON­FLIC­TO POR SANTURBÁN

El mi­nis­tro de Am­bien­te, Ri­car­do Lo­zano, ar­gu­men­tó que la po­lí­ti­ca es la de pre­ve­nir con­flic­tos y pa­ra ello se ha­bi­li­ta­rán en Bu­ca­ra­man­ga dos cen­tros de pre­ven­ción, uno pa­ra la ma­cro­cuen­ca Mag­da­le­na-cau­ca, y otro pa­ra el te­ma so­cio­am­bien­tal.

La Opinión - - Portada - EDUAR­DO ROZO JAI­MES eduar­do.rozo@lao­pi­nion.com.co Fo­tos: Cor­te­sía - Ar­chi­vo

Mien­tras pa­ra el mi­nis­tro de Am­bien­te, ri­car­do Lo­zano, es fun­da­men­tal fre­nar los con­flic­tos re­la­cio­na­dos con la de­li­mi­ta­ción de Santurbán, el tra­ba­jo pre­dio a pre­dio he­cho por Cor­po­nor prue- ba que el ma­pa tra­za­do por la car­te­ra mi­nis­te­rial no coin­ci­de con la reali­dad re­gio­nal. El re­to pa­re­ce ca­da vez más com­ple­jo.

Di­ciem­bre es el mes de las ha­ya­cas, los bu­ñue­los y la na­ti­lla.

En las ca­lles, ríos de per­so­nas car­gan re­ga­los. Los vi­llan­ci­cos y el ‘chu­cu chu­cu’ son la mú­si­ca de mo­da. El am­bien­te es de fies­ta, pe­ro pa­ra Santurbán, pá­ra­mo es­tra­té­gi­co del orien­te co­lom­biano, es un mes don­de el sol se oculta y la ne­bli­na cu­bre el en­can­to de los ma­jes­tuo­sos pai­sa­jes.

El 19 de di­ciem­bre de 2014, mien­tras el in­te­rés de la ciu­da­da­nía es­ta­ba pues­to en las fies­tas de­cem­bri­nas, el en­ton­ces go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos de­li­mi­tó el pá­ra­mo Santurbán. La Re­so­lu­ción 2090 del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te, así lo con­fir­mó. (Ver lí­nea de tiem­po: He­chos tras­cen­den­ta­les)

Ese día, “se con­fi­gu­ró el en­ga­ñó más gran­de en la his­to­ria am­bien­tal del país. La Re­so­lu­ción 2090 ter­mi­nó sien­do aco­mo­da­ti­cia de las mi­ne­ras, des­vir­tuan­do el con­cep­to de pá­ra­mo, pues, sin ar­gu­men­to cien­tí­fi­co, se di­vor­cia del cri­te­rio del Ins­ti­tu­to Alexander Von Hum­boldt y es­cin­de más de 30.000 hec­tá­reas, ci­fra muy si­mi­lar a las con­ce­sio­na­das en tí­tu­los mi­ne­ros en Santurbán”.

La teo­ría de Er­wing Ro­drí­guez-sa­lah, in­te­gran­te del Co­mi­té pa­ra la De­fen­sa del Agua y Santurbán, se sus­ten­ta en lo que él lla­mó “el tea­tro de lo ab­sur­do, que se ini­ció con una fe­ria de tí­tu­los mi­ne­ros y lue­go, el Go­bierno, cons­cien­te de que no se po­día ha­cer mi­ne­ría en los pá­ra­mos, co­me­tió la bar­ba­ri­dad de vol­ver­los a de­li­mi­tar, con las mi­ne­ras tras bam­ba­li­nas al ace­cho”.

An­tes de ges­tar­se la de­li­mi­ta­ción de pá­ra­mos en Co­lom­bia, los mis­mos es­ta­ban de­fi­ni­dos por el Atlas del Ins­ti­tu­to Hum­boldt. Santurbán te­nía co­mo área de pá­ra­mo más de

130.000 hec­tá­reas y con la Re­so­lu­ción 2090, tan so­lo 99.000 que­da­ron ba­jo es­ta fi­gu­ra. En las res­tan­tes, con­ce­bi­das co­mo de res­tau­ra­ción y de agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble, se per­mi­ti­ría la mi­ne­ría, tal co­mo lo ase­gu­ró el mi­nis­tro de Am­bien­te de la épo­ca, Ga­briel Va­lle­jo.

Las mar­chas, que tu­vie­ron co­mo pre­ce­den­te la mo­vi­li­za­ción del 25 de fe­bre­ro de

2011, en Bu­ca­ra­man­ga (par­ti­ci­pa­ron al­re­de­dor de 45.000 per­so­nas), con­ti­nua­ron.

Pa­ra la épo­ca, Ro­drí­guez-sa­lah, pro­mo­tor de la gran mo­vi­li­za­ción so­cial en San­tan­der, don­de el im­pac­to mi­ne­ro es muy su­pe­rior al de Nor­te de San­tan­der, ofi­cia­ba co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fe­nal­co San­tan­der y a él se le de­be la in­clu­sión de to­dos los sec­to­res so­cia­les pa­ra que de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca se le exi­gie­ra al Go­bierno ga­ran­ti­zar el agua y con­ser­var a Santurbán.

REALI­DAD EN NOR­TE

Tras la de­li­mi­ta­ción con la Re­so­lu­ción 2090 -ac­tual­men­te en ajus­tes por de­ci­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal-, se les dio a las Cor­po­ra­cio­nes Au­tó­no­mas de San­tan­der y de Nor­te de San­tan­der tres años pa­ra ha­cer la zo­ni­fi­ca­ción del pá­ra­mo.

Pa­ra es­te ca­so nos re­mi­ti­re­mos a lo he­cho en Nor­te de San­tan­der y de acuer­do con el di­rec­tor de Cor­po­nor, Gre­go­rio An­ga­ri­ta Lamk, hay mo­men­tos cla­ves.

“Se de­sig­nó un equi­po téc­ni­co con el in­ge­nie­ro Ser­gio Ni­ño a la ca­be­za y pa­ra la zo­ni­fi­ca­ción se de­fi­nió un mo­de­lo pre­dio a pre­dio, en el en­ten­di­do de que en el pá­ra­mo ha­bi­tan fa­mi­lias cam­pe­si­nas, hay ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas en fin­cas y es­to no se po­día des­co­no­cer”. (Ver ma­pa: Re­la­ción de pre­dios)

Pro­duc­to de ese tra­ba­jo pre­dio a pre­dio, el equi­po téc­ni­co de Cor­po­nor evi­den­ció en cam­po que el ma­pa pa­ra Santurbán de­fi­ni­do por el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te no coin­ci­día con la reali­dad re­gio­nal.

“Una re­fle­xión es que el 70 por cien­to de la gen­te que ocu­pa los pre­dios no tie­ne la ti­tu­la­ri­dad de los te­rre­nos, pe­ro sí un com­pro­mi­so an­ces­tral con la con­ser­va­ción del pá­ra­mo. Con la zo­ni­fi­ca­ción se han iden­ti­fi­ca­do las ac­ti­vi­da­des, pe­ro no te­ne­mos com­pe­ten­cia pa­ra le­ga­li­zar los pre­dios”, di­jo An­ga­ri­ta.

Pa­ra el di­rec­tor, la Cor­po­ra­ción ve­nía ha­cien­do un tra­ba­jo coor­di­na­do cuan­do sur­gió la de­ci­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de or­de­nar­le al Minambiente ajus­tar la de­li­mi­ta­ción, te­nien­do en cuen­ta a las co­mu­ni­da­des pa­ra no vul­ne­rar­les los de­re­chos.

En ese mo­men­to Cor­po­nor asu­mió un rol de ga­ran­te de la par­ti­ci­pa­ción de la co­mu­ni­dad, tal co­mo la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma de San­tan­der (CAS), la Pro­cu­ra­du­ría y la De­fen­so­ría del Pue­blo.

“Pro­cu­ra­mos en es­ta fa­se que los ha­bi­tan­tes de los 20 mu­ni­ci­pios de Nor­te de San­tan­der in­clui­dos en la de­li­mi­ta­ción, co­no­cie­ran en de­ta­lle lo que sig­ni­fi­ca ha­cer una de­li­mi­ta­ción. Se hi­zo cla­ri­dad en que las fa­mi­lias asen­ta­das en la zo­na no se­rían des­alo­ja­das y que quie­nes tie­nen ac­ti­vi­da­des no com­pa­ti­bles con el am­bien­te de­ben sus­ti­tuir­las”, pre­ci­só An­ga­ri­ta.

Co­mo par­te del ejer­ci­cio pre­dio a pre­dio, ex­pli­có Ni­ño que en las reunio­nes con las co­mu­ni­da­des se ana­li­zó ca­so por ca­so, y uti­li­zan­do ma­pas sa­te­li­ta­les, los cam­pe­si­nos po­dían ubi­car a tra­vés de una pan­ta­lla su pre­dio

EN JU­LIO DE 2019 DE­BE ES­TAR LIS­TA LA DE­LI­MI­TA­CIÓN DEL PÁ­RA­MO

y ver en que con­di­ción es­ta­ba.

Aho­ra bien, el di­rec­tor An­ga­ri­ta ha he­cho én­fa­sis en que la efec­ti­vi­dad de los pro­ce­sos de re­con­ver­sión de­pen­den de los re­cur­sos que se des­ti­nen y pa­ra ello de­be exis­tir un com­pro­mi­so in­te­gral del Es­ta­do.

“El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da de­be des­ti­nar los di­ne­ros, el Mi­nis­te­rio de Mi­nas apa­lan­car la re­con­ver­sión, el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra dar al­ter­na­ti­vas de sus­ti­tu­ción y ló­gi­ca­men­te el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te con sus con­cep­tos”.

Co­mo ga­ran­te de la par­ti­ci­pa­ción de la Co­mu­ni­dad, Cor­po­nor hi­zo ob­je­cio­nes a la es­tra­te­gia del Minambiente de de­fi­nir nue­ve no­dos pa­ra reunio­nes. “El he­cho de ha­cer­las en Pam­plo­na no ga­ran­ti­za­ba que fue­ran a lle­gar los ha­bi­tan­tes de Chi­ta­gá, Cá­co­ta, Si­los y de­más mu­ni­ci­pios de la Pro­vin­cia”.

“Des­pués, el Mi­nis­te­rio -du­ran­te el go­bierno San­tos- in­ten­tó ha­cer vi­si­tas a los mu­ni­ci­pios, pe­ro no tu­vo en cuen­ta a la Cor­po­ra­ción y con­tra­tó a un equi­po de per­so­nas que vi­si­ta­ron sie­te. Cuan­do nos en­te­ra­mos, ob­je­ta­mos esa me­to­do­lo­gía y el Mi­nis­te­rio sus­pen­dió el pro­ce­so”, di­jo An­ga­ri­ta.

Pa­ra el di­rec­tor, si la Cor­po­ra­ción tie­ne un in­su­mo pre­dio a pre­dio, hay un te­rreno abo­na­do con da­tos rea­les en cam­po que evi­den­cian que ca­da fin­ca tie­ne una des­ti­na­ción es­pe­cí­fi­ca.

CAM­BIO DE GO­BIERNO

La lle­ga­da de Iván Du­que Már­quez a la Pre­si­den­cia y la de­sig­na­ción del bu­man­gués Ri­car­do Jo­sé Lo­zano Pi­cón co­mo mi­nis­tro de Am­bien­te y De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble, fue un men­sa­je cla­ro pa­ra los ha­bi­tan­tes de San­tan­der y de Nor­te de San­tan­der, fren­te al in­te­rés por sub­sa­nar los erro­res del pa­sa­do.

Tras re­vi­sar el pro­ce­so de ajus­te y ar­gu­men­tar re­tra­sos, el Go­bierno pi­dió ocho me­ses de pró­rro­ga pa­ra cum­plir con lo or­de­na­do por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. Ese pla­zo, da­do por el Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de San­tan­der, se ven­ce el 16 de ju­lio de 2019. (Ver lí­nea de tiem­po: He­chos tras­cen­den­ta­les)

Aho­ra bien, “te­ne­mos que ser cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de que el Mi­nis­te­rio ar­ti­cu­le es­fuer­zos con la Cor­po­ra­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la par­ti­ci­pa­ción de al­cal­des, con­ce­ja­les, per­so­ne­ros, di­ri­gen­tes co­mu­na­les, cam­pe­si­nos, vee­do­res y oe­ne­gés”, di­jo An­ga­ri­ta.

Pa­ra él, es vi­tal que te­nién­do­se cla­ro que la es­tra­te­gia de no­dos no fue la más fun­cio­nal, se vi­re a un mo­de­lo in­clu­yen­te que fa­ci­li­te la in­te­gra­ción de to­dos los ac­to­res so­cia­les.

“Hay que res­pon­der a la ex­pec­ta­ti­va de la gen­te fren­te a la ti­tu­la­ri­dad de los pre­dios. Si un gru­po fa­mi­liar tie­ne más de 100 años en un pre­dio, có­mo se le va a pe­dir de un día pa­ra otro que se re­ti­re. En cam­bio, si se ar­gu­men­ta que con oca­sión de la de­li­mi­ta­ción el Go­bierno va a sa­car una Ley que les per­mi­ta le­ga­li­zar­se, se van a ge­ne­rar si­ner­gias pa­ra fa­vo­re­cer el tra­ba­jo en equi­po”.

Adi­cio­nal a ello, Ni­ño ar­gu­men­tó que co­mo par­te del tra­ba­jo pre­dio a pre­dio he­cho por Cor­po­nor y las de­cla­ra­to­rias de Par­ques Na­tu­ra­les Re­gio­na­les (PNR) -cua­tro que su­man 62.478 hec­tá­reas pro­te­gi­das-, se quie­re pro­po­ner al Mi­nis­te­rio un ma­pa de ges­tión in­te­gral del te­rri­to­rio.

El mis­mo po­dría te­ner al­re­de­dor de 122.000 hec­tá­reas, si se tie­nen en cuen­ta los PNR, cu­ya ex­ten­sión en gran me­di­da es­tá por fue­ra de los lí­mi­tes de­fi­ni­dos se­gún la Re­so­lu­ción 2090.

EL EJER­CI­CIO PRE­DIO a pre­dio per­mi­tió que los cam­pe­si­nos ubi­ca­rán sus fin­cas en ma­pas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.