MAX, EL PE­RRO RASTREADOR DE FO­SAS

Du­ran­te seis me­ses, Max, un pe­rro de 10 me­ses de edad, fue en­tre­na­do pa­ra de­tec­tar fo­sas co­mu­nes. Aho­ra, se­rá el en­car­ga­do de ayu­dar a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción en la bús­que­da de res­tos óseos en San­tan­der y Nor­te de San­tan­der.

La Opinión - - Portada - AN­DRÉS GON­ZÁ­LEZ andres.gon­za­lez@lao­pi­nion.com.co Fo­tos COR­TE­SÍA

El ol­fa­to de Max, un pe­rro del Cuer­po Téc­ni­co de In­ves­ti­ga­ción (CTI) de la Fis­ca­lía, ayu­da­rá al en­te in­ves­ti­ga­dor a des­cu­brir fo­sas co­mu­nes en San­tan­der y Nor­te de San­tan­der.

Du­ran­te seis me­ses fue en­tre­na­do es­te ca­nino que se con­vir­tió en un experto en ha­llar res­tos óseos.

Con dos me­ses de na­ci­do, Max ya de­mos­tra­ba sus ha­bi­li­da­des de pe­rro rastreador, con afi­ni­dad pa­ra bus­car ele­men­tos en la tie­rra. Su amo, un en­tre­na­dor ca­nino del Cuer­po Téc­ni­co de In­ves­ti­ga­ción (CTI) de la Fis­ca­lía, lo per­fi­ló pa­ra con­ver­tir­lo en un experto en bus­car res­tos óseos.

Max, un Pas­tor Bel­ga Ma­lli­nois, de 10 me­ses, tam­bién co­no­ci­do co­mo Má­qui­na por su de­rro­che de ener­gía, fue so­me­ti­do a un ri­gu­ro­so en­tre­na­mien­to du­ran­te al me­nos seis me­ses, en con­jun­to en­tre la Fis­ca­lía y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Pe­ni­ten­cia­rio y Car­ce­la­rio (In­pec), pa­ra de­tec­tar fo­sas co­mu­nes.

Aho­ra, el ca­nino se­rá el en­car­ga­do de ayu­dar­le a la Fis­ca­lía a en­con­trar fo­sas en Nor­te de San­tan­der y San­tan­der, co­mo uno de los tres pe­rros en­tre­na­dos pa­ra es­ta la­bor en Co­lom­bia.

“La ne­ce­si­dad de Max sur­gió por­que la pe­rri­ta que es­ta­ba ads­cri­ta a la uni­dad de Ex­hu­ma­cio­nes de la Fis­ca­lía en Bu­ca­ra­man­ga, se pen­sio­nó, en­ton­ces se ne­ce­si­ta­ba un pe­rro que cum­plie­ra esas fun­cio­nes y yo de una vez lo ofre­cí por sus ca­pa­ci­da­des pa­ra bus­car”, di­jo el en­car­ga­do de la uni­dad ca­ni­na del CTI de la Fis­ca­lía en Cú­cu­ta.

EL EN­TRE­NA­MIEN­TO

Lo pri­me­ro que bus­có el guía de Max, en con­jun­to con un en­tre­na­dor del In­pec, fue una osa­men­ta que tra­mi­tó en el Ce­men­te­rio Cen­tral de Cú­cu­ta con una sus­tan­cia alle­ga­da al olor de los res­tos hu­ma­nos, pa­ra ini­ciar el en­tre­na­mien­to del pe­rro.

En las ins­ta­la­cio­nes del In­pec en Cú­cu­ta, se desa­rro­lló el en­tre­na­mien­to que tu­vo va­rias fa­ses, em­pe­zan­do de me­nor a ma­yor com­ple­ji­dad en la bús­que­da de los res­tos hu­ma­nos. Las pri­me­ras ins­truc­cio­nes se con­cen­tra­ron en aso­ciar a Max con el olor de los hue­sos, por lo que se uti­li­za­ba un ju­gue­te de su pre­fe­ren­cia, im­preg­na­do en el ob­je­ti­vo, que fi­nal­men­te el ca­nino de­bía bus­car en un te­rreno.

Cuan­do Max ras­trea­ba el olor, en­con­tra­ba el ju­gue­te y de in­me­dia­to se lo en­tre­ga­ba a sus en­tre­na­do­res, por lo que así fue gra­ban­do en su ol­fa­to la sus­tan­cia que de­bía per­se­guir. Por ca­da ha­llaz­go po­si­ti­vo, el guía le da­ba un pre­mio a Max. Lue­go, el ejer­ci­cio se apli­ca­ba en el pas­to, don­de Max de­bía em­pe­zar a mar­car una se­ña de que­rer ras­par el te­rreno pa­ra lle­gar al ju­gue­te im­preg­na­do en hue­sos hu­ma­nos.

A me­di­da que avan­za­ba el en­tre­na­mien­to, Max fue so­me­ti­do a una de las prue­bas que lo con­sa­gra­ría en su la­bor: el guía le es­con­dió el ju­gue­te ini­cial­men­te en hue­cos de 20 cen­tí­me­tros, lue­go de 30, pa­san­do a 50, pos­te­rior­men­te a 70 y has­ta lle­gar a per­fo­ra­cio­nes de 1.50 me­tros, ob­te­nien­do una res­pues­ta po­si­ti­va por par­te del ca­nino, que siem­pre en­con­tra­ba el ju­gue­te.

EL PRI­MER TRA­BA­JO

Cuan­do Max su­peró el pro­ce­so de en­tre­na­mien­to, em­pren­dió su pri­mer tra­ba­jo en la ve­re­da Ca­ño Gua­mo del co­rre­gi­mien­to La Ga­ba­rra de Ti­bú, una zo­na gol­pea­da por la olea­da vio­len­ta que pro­ta­go­ni­za­ron los pa­ra­mi­li­ta­res, y que de­jó can­ti­dad de fo­sas co­mu­nes que to­da­vía son bus­ca­das por las au­to­ri­da­des.

Un gru­po in­te­gra­do por el CTI de la Fis­ca­lía, tres pos­tu­la­dos de la Ley de Jus­ti­cia y Paz y la co­mu­ni­dad del sec­tor, es­tu­vo bus­can­do en la ve­re­da Ca­ño Gua­mo es­tas fo­sas.

Max se en­fren­tó a su pri­mer tra­ba­jo y no de­cep­cio­nó a su guía. Es­ta vez, sin bus­car su ju­gue­te, sino una fo­sa real, el pe­rro le dio la se­ñal al guía cuan­do em­pe­zó a ras­par en una zo­na es­pe­cí­fi­ca, por lo que de in­me­dia­to el gru­po de ex­hu­ma­ción per­fo­ró el te­rreno ha­llan­do unas pren­das de ves­tir y un hue­so hu­mano.

“Son fo­sas que lle­van más de 20 años y el tra­ba­jo fue com­pli­ca­do, pe­ro Max res­pon­dió y es­ta­mos muy con­ten­tos de po­der te­ner a es­te pe­rri­to ayu­dán­do­nos a en­con­trar es­tas fo­sas”, di­jo el en­car­ga­do de la uni­dad ca­ni­na del CTI.

La pró­xi­ma se­ma­na Max vol­ve­rá a in­te­grar una co­mi­sión de ex­hu­ma­ción en la zo­na del Ca­ta­tum­bo, en bus­ca de otra fo­sa.

“Ac­tual­men­te Max se re­en­tre­na dia­ria­men­te pa­ra in­cre­men­tar su ni­vel de bús­que­da. Son es­fuer­zos que ha­ce­mos pa­ra en­con­trar a to­das es­tas víc­ti­mas que han per­di­do la vi­da a ma­nos de la de­lin­cuen­cia o los gru­pos al mar­gen de la ley que de­lin­quen en es­ta zo­na del país; con es­to, que­re­mos dar­le un cie­rre al due­lo de sus fa­mi­lia­res”, ase­gu­ró el guía del ca­nino.

MAX, TAM­BIÉN CO­NO­CI­DO CO­MO MÁ­QUI­NA, de­mues­tra ha­bi­li­da­des en la bús­que­da.

EL CA­NINO ES­TÁ EN­TRE­NA­DO pa­ra de­tec­tar las osa­men­tas en pro­fun­di­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.