Las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas

La Opinión - - Editorial -

Pre­ci­sa­men­te es­te año se cum­plen 25 años de la Ley 130 de edu­ca­ción su­pe­rior que en su mo­men­to sig­ni­fi­có un gran avan­ce en ma­te­ria de au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria y fi­nan­cia­ción. En es­te tiem­po el nú­me­ro de es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos en las 32 uni­ver­si­da­des ofi­cia­les prác­ti­ca­men­te se cua­dru­pli­có al pa­sar de ca­si 160.000 a más de 610 .000, mien­tras que los re­cur­sos gi­ra­dos por la na­ción es­ca­sa­men­te se du­pli­ca­ron al cre­cer so­lo al mis­mo rit­mo de la in­fla­ción, un pro­me­dio del 5% anual, cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te.

La con­se­cuen­cia de es­te des­fa­se hoy sal­ta a la vis­ta: el go­bierno cen­tral gi­ra­ba ha­ce 25 años $10.825.890 por es­tu­dian­te y hoy gi­ra un po­co me­nos de la mi­tad, $4.785.338.

Esa dis­mi­nu­ción efec­ti­va del com­pro­mi­so na­cio­nal es la que nos ha con­du­ci­do al cre­ci­mien­to exa­ge­ra­do del cos­to de las ma­trí­cu­las pa­ra los es­tu­dian­tes.

Por es­tas jus­ti­fi­ca­das ra­zo­nes cien­tos de mi­les de co­lom­bia­nos sa­lie­ron de ma­ne­ra ejem­plar y pa­cí­fi­ca a exi­gir más re­cur­sos pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas.

Con es­te pa­no­ra­ma es cla­ro que se re­quie­re un es­fuer­zo adi­cio­nal y sos­te­ni­do del es­ta­do y la so­cie­dad con la edu­ca­ción su­pe­rior en ge­ne­ral y las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas en par­ti­cu­lar.

En las úl­ti­mas dé­ca­das los avan­ces del país en ma­te­ria de edu­ca­ción bá­si­ca y se­cun­da­ria son in­ne­ga­bles, pe­ro aho­ra es­ta­mos vi­vien­do el dra­ma de cien­tos de mi­les de egre­sa­dos del ba­chi­lle­ra­to que no en­cuen­tran don­de con­ti­nuar sus es­tu­dios y cum­plir sus sue­ños.

No se pue­de apla­zar más en­ton­ces la dis­cu­sión in­te­gral de una po­lí­ti­ca de lar­go pla­zo que de­be in­cluir la ne­ce­sa­ria re­for­ma a una ley que ya cum­plió su ci­clo.

Y es­ta opor­tu­ni­dad de los mo­vi­li­za­cio­nes de­be apro­ve­char­se pa­ra cons­truir un com­pro­mi­so na­cio­nal con la edu­ca­ción pú­bli­ca su­pe­rior en Co­lom­bia, en el que par­ti­ci­pen go­bierno na­cio­nal, en­tes te­rri­to­ria­les, rec­to­res y es­tu­dian­tes, gre­mios de la pro­duc­ción, maes­tros y los dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos.

La cri­sis pre­su­pues­tal de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas afec­ta esen­cial­men­te las po­si­bi­li­da­des de los co­lom­bia­nos de me­nos re­cur­sos de ac­ce­der a la edu­ca­ción su­pe­rior.

Y por ello el pac­to de­be co­men­zar por de­jar cla­ro en la pró­xi­ma re­for­ma tri­bu­ta­ria que los re­cur­sos asig­na­dos hoy a la edu­ca­ción su­pe­rior por con­cep­to del 0.5 del IVA y el 0.6 de ren­ta, se des­ti­nen ex­clu­si­va­men­te a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas con lo que se ase­gu­ra­ría ca­si un bi­llón de pe­sos adi­cio­na­les. Des­pués ten­dre­mos que dis­cu­tir la re­for­ma al ar­tícu­lo 86 de la ac­tual ley

que no ha per­mi­ti­do am­pliar la ba­se de re­cur­sos so­bre la que se gi­ra anual­men­te a los cen­tros de edu­ca­ción.

Sin du­da el pro­ble­ma no es so­lo de re­cur­sos, tam­bién hay que ga­ran­ti­zar una ad­mi­nis­tra­ción más efi­cien­te y trans­pa­ren­te, una me­jo­ra en la ca­li­dad de la do­cen­cia, más com­pro­mi­so con in­ves­ti­ga­ción y tec­no­lo­gía y ma­yor víncu­lo en­tre las uni­ver­si­da­des y los sec­to­res pro­duc­ti­vos en las re­gio­nes. Pe­ro si no se re­suel­ve de ma­ne­ra es­ta­ble y de­fi­ni­ti­va el pro­ble­ma pre­su­pues­tal, se­rá di­fí­cil si­quie­ra abor­dar los otros te­mas de de­ba­te.

La cri­sis es en­ton­ces es­truc­tu­ral. Vie­ne de mu­chos años atrás y de va­rios go­bier­nos. No se tra­ta de bus­car res­pon­sa­bles sino so­lu­cio­nes. No se lo­gra na­da en­fren­tan­do a uni­ver­si­da­des pri­va­das con las pú­bli­cas o cul­pan­do al pro­gra­ma Ser Pi­lo Pa­ga de la si­tua­ción ac­tual. El dé­fi­cit vie­ne de tiem­po atrás y es acu­mu­la­do. Se tra­ta que apro­ve­che­mos la opor­tu­ni­dad del con­sen­so so­bre la gra­ve­dad de un pro­ble­ma que afec­ta se­ria­men­te nues­tras po­si­bi­li­da­des fu­tu­ras co­mo so­cie­dad, pa­ra en­con­trar en­tre to­dos una so­lu­ción que pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por un au­men­to per­ma­nen­te de re­cur­sos. La pla­ta tie­ne que al­can­zar, tan­to pa­ra la U pú­bli­ca, co­mo pa­ra los pro­gra­mas de ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca de los co­lom­bia­nos más po­bres.

Du­ran­te dé­ca­das los co­lom­bia­nos nos que­ja­mos que el pre­su­pues­to de la gue­rra era ma­yor que el de la edu­ca­ción en Co­lom­bia. Ha­ce unos años es­ta si­tua­ción cam­bió gra­cias a la lle­ga­da de la paz y a de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas del mo­men­to. Aho­ra de­be­mos dar un pa­so más ade­lan­te que per­mi­ta for­ta­le­cer aún más ese com­pro­mi­so pre­su­pues­tal, con én­fa­sis es­pe­cial en la edu­ca­ción su­pe­rior pú­bli­ca. Si lo lo­gra­mos avan­za­re­mos en la di­rec­ción de una so­cie­dad más pa­cí­fi­ca, equi­ta­ti­va y pro­duc­ti­va.

JUAN FER­NAN­DO CRIS­TO CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.