De­fen­sa de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca

La Opinión - - Editorial -

La uni­ver­si­dad pú­bli­ca tie­ne que ser es­ti­ma­da co­mo uno de los bie­nes de ma­yor re­le­van­cia de la na­ción y su de­fen­sa y pre­ser­va­ción co­rres­pon­de a to­dos y no oca­sio­nal­men­te sino con la cons­tan­cia y la con­ti­nui­dad ne­ce­sa­rias a fin de no dar lu­gar a va­cíos que po­drían ge­ne­rar ries­gos de des­víos.

La mo­vi­li­za­ción na­cio­nal el pa­sa­do miér­co­les co­mo exi­gen­cia al Go­bierno de des­ti­na­ción de los re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra aten­der co­mo tie­ne que ser el buen fun­cio­na­mien­to de los es­ta­ble­ci­mien­tos ofi­cia­les de en­se­ñan­za su­pe­rior fue un pri­mer pa­so de im­por­tan­cia, al cual de­ben se­guir otros con el mis­mo alien­to.

Es una cau­sa co­mún por la sal­va­ción de un pa­tri­mo­nio fun­da­men­tal pa­ra el de­sa­rro­llo del país.

Pe­ro los re­cur­sos que se asig­nen a las uni­ver­si­da­des ten­drán que ser uti­li­za­dos pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to aca­dé­mi­co y el bie­nes­tar de su co­mu­ni­dad.

Los pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca re­ci­bi­rían el apo­yo re­que­ri­do y el ac­ce­so a las di­fe­ren­tes ver­tien­tes del co­no­ci­mien­to con­ta­ría con po­si­bi­li­da­des cier­tas.

Es sa­lir de las li­mi­ta­cio­nes acu­mu­la­das a que han lle­va­do ma­ne­jos des­co­me­di­dos ama­rra­dos a prác­ti­cas pro­ve­nien­tes de la po­li­ti­que­ría y has­ta de la pre­do­mi­nan­te co­rrup­ción, siem­pre aje­na a los ob­je­ti­vos asig­na­dos a la edu­ca­ción en su ni­vel su­pe­rior.

Los es­tu­dian­tes y los do­cen­tes que to­ma­ron par­te en la mar­cha del miér­co­les lo hi­cie­ron con de­mos­tra­da de­ci­sión.

Lo cual po­ne en evi­den­cia una vo­lun­tad de

cam­bio ten­dien­te a sus­traer a la uni­ver­si­dad pú­bli­ca de ese en­tra­ma­do de con­duc­tas que con­tra­rían su mi­sión aca­dé­mi­ca. Es­ta po­si­ción es con­se­cuen­te con la de­man­da de des­ti­na­ción de re­cur­sos a la me­di­da de las ne­ce­si­da­des iden­ti­fi­ca­das. De na­da ser­vi­ría au­men­tar los pre­su­pues­tos si no se ga­ran­ti­za un co­rrec­to ma­ne­jo de los mis­mos. Por­que se­guir al rit­mo del vai­vén de­lez­na­ble de lo ilí­ci­to se­ría coho­nes­tar nue­vos desa­ti­nos y con­si­guien­tes frus­tra­cio­nes.

Hay que to­mar en cuen­ta que las es­tre­che­ces de las uni­ver­si­da­des no so­la­men­te pro­vie­nen de las li­mi­ta­cio­nes en que se en­cuen­tran los re­cur­sos des­ti­na­dos a su fun­cio­na­mien­to. En bue­na par­te es el re­sul­ta­do del mal ma­ne­jo, co­mo es con­ver­tir una ins­ti­tu­ción de en­se­ñan­za su­pe­rior en una es­pe­cie de ha­cien­da par­ti­cu­lar en de­tri­men­to de las exi­gen­cias aca­dé­mi­cas.

Con­ta­mi­nar las uni­ver­si­da­des de los tó­xi­cos pro­pios de la po­li­ti­que­ría es una fal­ta gra­ve, pues po­ne la aca­de­mia en un rum­bo tor­men­to­so. La con­se­cuen­cia es ne­fas­ta, co­mo ya se ha com­pro­ba­do en va­rios de­par­ta­men­tos de Co­lom­bia en los cua­les la uni­ver­si­dad ofi­cial se ha ama­rra­do al in­te­rés par­ti­cu­lar me­dian­te ne­go­cios aco­mo­da­dos a ope­ra­cio­nes de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y a otras prác­ti­cas per­ver­sas.

Pue­da ser que es­te mo­vi­mien­to en de­fen­sa de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca ten­ga la di­ná­mi­ca que exi­gen los ob­je­ti­vos trazados. Con­so­li­dar­los se­rá un triun­fo pa­ra to­dos. Por­que con­tar con uni­ver­si­da­des de for­ta­le­za aca­dé­mi­ca sos­te­ni­ble es po­ner a Co­lom­bia en el ran­king de la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca. Pun­ta­da

So­bre Santurbán ya no de­bie­ran flo­tar tan­tas va­gue­da­des. ¿Có­mo no en­ten­der que se tra­ta de una re­ser­va na­tu­ral cu­ya pro­tec­ción tie­ne mu­cho que ver con la vi­da de una co­mu­ni­dad nu­me­ro­sa? Na­da jus­ti­fi­ca no acer­tar en las de­ci­sio­nes que se to­men.

CICERÓN FLÓ­REZ MOYA CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.