Pro­me­se­ros

La Opinión - - Editorial -

Se es­tán asomando los pre­can­di­da­tos a las di­fe­ren­tes al­cal­días del país y ca­da uno tra­ta­rá de to­mar par­ti­do en te­mas sen­si­bles pa­ra la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral. Uno de ellos, ha ma­ni­fes­ta­do su in­ten­ción de “tum­bar” el muy co­no­ci­do de­cre­to que ha­ce re­fe­ren­cia a la in­ter­na­ción de vehícu­los de ma­trí­cu­la ex­tra­je­ra por con­si­de­rar­lo in­con­ve­nien­te e in­jus­to.

Al res­pec­to, el pe­rió­di­co ha pu­bli­ca­do va­rias no­ti­cias, en las cua­les se in­for­ma el avan­ce del pro­ce­so y ade­más, las di­fe­ren­tes po­si­cio­nes ju­rí­di­cas que apun­tan a su mo­di­fi­ca­ción o de­ro­ga­ción, pe­ro a la fe­cha no hay na­da de­fi­ni­do y en con­se­cuen­cia, es­tá vi­gen­te.

Es de­cir, que el he­cho de ha­ber de­man­da­do el o los de­cre­tos y que los mis­mos re­po­sen en de­ter­mi­na­da ins­tan­cia, no sig­ni­fi­ca que se de­be sus­pen­der el pro­ce­so y en con­se­cuen­cia, reite­ro mi po­si­ción re­la­cio­na­da con la re­vi­sión por par­te de la au­to­ri­dad po­li­ci­va DIJIN, ubi­ca­da en el sec­tor de­no­mi­na­do Co­rral de Pie­dra.

Es pru­den­te acla­rar que es la mis­ma ins­ti­tu­ción quien de­be ajus­tar el pro­ce­di­mien­to y can­ti­dad de vehícu­los a re­vi­sar, y si ini­cial­men­te son vein­te, lue­go ten­drán que am­pliar su ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va, sien­do un pro­ble­ma que no de­be preo­cu­par al ciu­da­dano to­da vez que esa ta­rea le fue asig­na­da a nues­tra que­ri­da ins­ti­tu­ción.

Aho­ra, es im­po­si­ble con­tro­lar la de­lin­cuen­cia cuan­do un ciu­da­dano que ocu­pó un im­por­tan­te car­go en la Per­so­ne­ría de Cú­cu­ta, se ubi­ca al la­do opues­to, des­ca­li­fi­can­do el pro­ce­di­mien­to y pro­me­tien­do su lu­cha fron­tal con­tra la in­ter­na­ción.

Las per­so­nas que se re­sis­ten a su acep­ta­ción, de­ben co­lo­car­se por un mi­nu­to en los za­pa­tos de aque­llos que han si­do ob­je­to de atra­cos, cu­yos con­duc­to­res uti­li­zan pa­ra su es­ca­pe mo­to­ci­cle­tas que se con­si­guen en el mer­ca­do des­de qui­nien­tos mil pe­sos o me­nos.

Tam­bién, de­bie­ran en­tre­vis­tar a los fa­mi­lia­res de per­so­nas que han per­di­do su vi­da o es­tán con­va­le­cien­tes de he­ri­das cau­sa­das por vehícu­los con ma­trí­cu­la ex­tran­je­ra y que na­die sa­be el lu­gar de re­si­den­cia de sus con­duc­to­res pa­ra que res­pon­dan por lo ocu­rri­do.

En con­clu­sión, reite­ro

mi po­si­ción a fa­vor de la in­ter­na­ción co­mo una me­di­da de con­trol. Di­fie­ro o no es­toy de acuer­do con los ar­tícu­los que li­mi­tan la ac­ción co­mer­cial y ade­más, su res­tric­ción de mo­vi­li­zar­se en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, ha­bi­da cuen­ta que al na­cer ju­rí­di­ca­men­te, ten­dría los mis­mos de­re­chos que los pro­pie­ta­rios de vehícu­los con pla­ca co­lom­bia­na.

En cuan­to al pre­can­di­da­to, lo veo un po­co des­pis­ta­do en la te­má­ti­ca a li­de­rar, por­que de lo­grar el apo­yo ciu­da­dano en las ur­nas, es­ta­ría en­fren­ta­do a una pro­ble­má­ti­ca que él mis­mo pro­me­tió so­lu­cio­nar, ad­mi­tien­do la cir­cu­la­ción li­bre de au­to­mo­to­res con pla­ca ex­tran­je­ra, sin que me­die con­trol al­guno y por con­si­guien­te un au­men­to in­con­tro­la­do de la de­lin­cuen­cia que es la me­nos in­tere­sa­da en que la in­ter­na­ción pros­pe­re.

JOR­GE ARE­NAS CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.