Un Es­ta­do fa­laz

La Opinión - - Editorial -

Ca­da tem­po­ra­da de llu­vias, to­do es lo mis­mo: inun­da­cio­nes, des­li­za­mien­tos, tra­ge­dia, muer­te, do­lor, de­vas­ta­ción. Des­pués de los la­men­tos de siem­pre, si­gue la le­ta­nía de man­da­tos de siem­pre: na­die pue­de vi­vir en si­tios que se inun­den ni que se des­li­cen, ni a ori­llas de los ríos ni en co­li­nas de­fo­res­ta­das.

Y vie­ne el mis­mo co­ro de ciu­da­da­nos ne­ce­si­ta­dos y que­jum­bro­sos: ‘si no es allí, so­bre el bor­de del pre­ci­pi­cio, o en el bor­de del río, o en la es­car­pa des­nu­da, ¿dón­de po­dre­mos vi­vir, en­ton­ces? No te­ne­mos más…’

En mu­chos ca­sos, el Es­ta­do dis­po­ne de vi­vien­da pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos, y le da aco­mo­do a ca­da gru­po.

Pa­sa­da la tem­po­ra­da, el ci­clo se re­pi­te: la gen­te re­gre­sa al lu­gar don­de vi­vía —si tie­nen ca­sa o apar­ta­men­to de los pla­nes gra­tui­tos, los al­qui­las—, le­van­ta sus frá­gi­les ca­sas, y es­pe­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da.

Y, por su par­te, el Es­ta­do for­mu­la pla­nes de con­trol y de re­cu­pe­ra­ción de las zo­nas afec­ta­das por las llu­vias.

Pe­ro al fi­nal, fa­laz, el Es­ta­do lo in­cum­ple to­do: no con­tro­la, no vi­gi­la, no los obli­ga, ni a los dam­ni­fi­ca­dos y muy pro­ba­ble­men­te víc­ti­mas del fu­tu­ro me­dia­to, a que de ver­dad se va­yan de las zo­nas de pe­li­gro, ni a las au­to­ri­da­des lo­ca­les a que, en se­rio, ha­gan cum­plir las nor­mas le­ga­les.

Es un jue­go que se re­pi­te año tras año, in­vierno tras in­vierno, en los mis­mos ba­rrios de las ciu­da­des, jun­to a las mis­mas co­rrien­tes de agua, ur­ba­nas y ru­ra­les; en las mis­mas co­li­nas de­fo­res­ta­das y en las mis­mas zo­nas ba­jas e inun­da­bles.

Es co­sa de nun­ca aca­bar, mien­tras los res­pon­sa­bles de ad­mi­nis­trar to­da la ges­tión del Es­ta­do no asu­man una pos­tu­ra que de ver­dad lle­ve a que las so­lu­cio­nes sean de­fi­ni­ti­vas.

Per­mi­tir, co­mo lo per­mi­te el Es­ta­do, que las ma­fias de in­va­so­res de te­rre­nos si­gan es­ti­mu­lan­do el cre­ci­mien­to de asen­ta­mien­tos anor­ma­les en las ciu­da­des, es, qui­zás, el ma­yor pro­ble­ma en una si­tua­ción per­sis­ten­te que ya no cau­sa ni ri­sa en los ciu­da­da­nos, con­ven­ci­dos co­mo han vi­vi­do de que el jue­go ge­ne­ra los di­vi­den­dos elec­to­ra­les su­fi­cien­tes pa­ra ga­ran­ti­zar que to­do se man­ten­ga co­mo es­tá.

Lo úni­co que cam­bia ca­da año es el nom­bre de ca­da víc­ti­ma.

Pre­ve­nir es, por es­tos tiem­pos, el ver­bo me­nos co­no­ci­do por los fun­cio­na­rios del Es­ta­do. Pa­ra ellos no exis­te ni la pre­ven­ción ni na­da que se le pa­rez­ca. Es por eso que, en sec­to­res don­de nun­ca ha­bía ocu­rri­do na­da que la­men­tar du­ran­te las llu­vias, aho­ra se des­ba­rran­can. El pe­li­gro siem­pre es­tu­vo allí, pe­ro el Es­ta­do no lo ad­vir­tió y, por lo tan­to, no le dio so­lu­ción a pro­ble­mas fá­ci­les de so­lu­cio­nar.

Des­de ha­ce lar­go tiem­po se vie­ne in­sis­tien­do en la ne­ce­si­dad de que Cú­cu­ta se pre­pa­re de la me­jor ma­ne­ra pa­ra la even­tua­li­dad de un sis­mo gra­ve. ¿Lo es­tá, en ver­dad? Cla­ro que no. Sal­vo al­gu­nos si­mu­la­cros, pa­ra na­da ri­gu­ro­sos, na­da más se ha he­cho, en una ur­be que es­tá asen­ta­da so­bre fa­llas geo­ló­gi­cas que ya ha he­cho sen­tir su efec­to, con ni­ve­les de ca­tás­tro­fe.

¿De qué ma­ne­ra ex­pli­ca­rán las au­to­ri­da­des su fal­ta de pre­vi­sión, cuan­do el día de la ver­dad lle­gue?

Es un jue­go que se re­pi­te año tras año, in­vierno tras in­vierno, en los mis­mos ba­rrios de las ciu­da­des, jun­to a las mis­mas co­rrien­tes de agua, ur­ba­nas y ru­ra­les; en las mis­mas co­li­nas de­fo­res­ta­das y en las mis­mas zo­nas ba­jas e inun­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.