Ali­vio opor­tuno

La Opinión - - Temas -

La pro­pues­ta del al­cal­de de re­ba­jar in­tere­ses de mo­ra re­sul­ta más que opor­tu­na y ne­ce­sa­ria pa­ra una ciu­dad que no sa­le de su cri­sis, y aún más, el con­ce­jo mu­ni­ci­pal que la pró­xi­ma se­ma­na em­pe­za­rá a es­tu­diar la re­ba­ja, pue­de te­ner la cer­te­za y se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que le­gal­men­te es via­ble. So­bran pro­nun­cia­mien­tos de los jue­ces que ava­lan esa re­ba­ja por cuan­to has­ta la mis­ma Cons­ti­tu­ción lo au­to­ri­za.

Lo he es­cri­to en va­rias opor­tu­ni­da­des: el ar­tícu­lo 95 de la car­ta es­ta­ble­ce que si bien es cier­to es un de­ber de los ciu­da­da­nos pa­gar im­pues­tos, ese pa­go de­be ha­cer­se en equi­dad y jus­ti­cia.

Lo de­cía en es­tos días el con­ce­jal Mart­hey, de 100 con­tri­bu­yen­tes hoy en día, tan so­lo 35 es­tán cum­plien­do con sus obli­ga­cio­nes, y otro dato más a ni­vel na­cio­nal: ac­tual­men­te los co­lom­bia­nos le de­ben al sis­te­ma fi­nan­cie­ro cer­ca de 22 bi­llo­nes de pe­sos. La cri­sis eco­nó­mi­ca en el país es inocul­ta­ble.

Ha­ce ape­nas unos me­ses to­dos los co­lom­bia­nos pen­sá­ba­mos que el fre­na­zo de la eco­no­mía era el mie­do a que Pe­tro triun­fa­ra en la pre­si­den­cia, y Pe­tro no lle­gó, y Du­que ha en­con­tra­do una eco­no­mía con hue­co fis­cal de 26 bi­llo­nes que tie­nen en ries­go has­ta la im­ple­men­ta­ción del pro­ce­so de paz.

Es de­cir, el nue­vo go­bierno em­pe­zó y el país eco­nó­mi­ca­men­te ape­nas reac­cio­na muy le­ve­men­te.

Y si eso es en el país, ni se di­ga có­mo es­tá Cú­cu­ta y la fron­te­ra.

Lo más preo­cu­pan­te de es­ta cri­sis ac­tual que vi­ve la ciu­dad es que en el me­diano pla­zo no se le ve una sa­li­da a la cri­sis eco­nó­mi­ca.

To­do lo con­tra­rio, si a hoy han cru­za­do la fron­te­ra cer­ca de 1.2 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos de­ses­pe­ra­dos, ya lo di­jo la ONU, en los pró­xi­mos años po­drán lle­gar más de 3 mi­llo­nes que nos pue­de sig­ni­fi­car más de 20 bi­llo­nes.

El al­cal­de pre­sen­ta una pro­pues­ta opor­tu­na y ra­zo­na­ble pa­ra la ciu­dad, y es más, el con­ce­jo de la ciu­dad ade­más de apro­bar esa pro­pues­ta de re­ba­ja de in­tere­ses de mo­ra, es­tá en mo­ra de ade­lan­tar lo que le co­rres­pon­de, an­te el Igac, pa­ra que en la ciu­dad los pre­dios ten­gan un ava­lúo ca­tas­tral ajus­ta­do a la reali­dad eco­nó­mi­ca de la ciu­dad.

En­tien­do que se con­tra­tó una fir­ma con­sul­to­ra y pa­ra la ciu­dad es im­por­tan­te co­no­cer los re­sul­ta­dos de su es­tu­dio.

Y agre­gue­mos al­go más; ha­ce po­co un ami­go que no co­no­cía la ciu­dad vino por mo­ti­vos de tra­ba­jo y des­pués de unos días me de­cía con al­go de per­ple­ji­dad: “Yo no en­tien­do su ciu­dad.

Creía que iba a en­con­trar una ciu­dad en una cri­sis pro­fun­da, y veo la can­ti­dad de res­tau­ran­tes lle­nos, los ca­rros y has­ta la rum­ba, y no en­tien­do la cri­sis”.

Cla­ro, eso es por otros mo­ti­vos, pe­ro la gen­te que vi­ve de un suel­do pre­ca­rio, o peor, que es­tá sin em­pleo en es­ta ciu­dad, que ali­men­tan la in­for­ma­li­dad que se acer­ca al 70%, no aguan­tan con los im­pues­tos.

En un edi­to­rial de es­tos días del pe­rió­di­co se ha­bla­ba del au­men­to del go­ta a go­ta co­mo me­di­da de­ses­pe­ra­da pa­ra mu­chos.

Es así de sen­ci­llo, lo de­ci­mos to­dos los días, Cú­cu­ta ne­ce­si­ta me­di­das ur­gen­tes pa­ra reac­ti­var su eco­no­mía y pa­liar su cri­sis. Veo a un go­bierno cen­tral sin ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de mar­gen, y por ello no po­de­mos pe­car de in­ge­nuos que lle­ga­rán ali­vios pa­ra la fron­te­ra. La pro­pues­ta del al­cal­de es per­ti­nen­te y opor­tu­na pa­ra la ciu­dad, y en al­go pue­de ali­viar una na­vi­dad que ya se ave­ci­na.

ED­GAR COR­TÉS CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.