La tu­te­la a ci­ru­gía (II)

La Opinión - - Temas -

In­di­ca­ba en ar­tícu­lo an­te­rior, que la tu­te­la ha si­do el ma­yor be­ne­fi­cio pa­ra el pue­blo co­lom­biano con la Cons­ti­tu­ción de 1991, al dár­se­le la con­di­ción de Es­ta­do So­cial de De­re­cho a Co­lom­bia y crear los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les fun­da­men­ta­les.

Prue­ba de ello, es que, se han pre­sen­ta­do ya más de sie­te (7) mi­llo­nes de tu­te­las, de­mos­tra­ción evi­den­te que nues­tro es­ta­do es per­ma­nen­te vio­la­dor de esos de­re­chos, sien­do él, quien de­be en­car­gar­se de la efec­ti­vi­dad y op­ti­mi­za­ción de los mis­mos.

Al dar­le ca­te­go­ría de de­re­cho fun­da­men­tal a la sa­lud, se pen­só en un me­jo­ra­mien­to de tan im­por­tan­te de­re­cho, más, ve­mos co­mo Me­di­más es­tá afec­tan­do tan ele­men­tal de­re­cho a 4.200.000 co­lom­bia­nos, sien­do im­po­ten­te la ciu­da­da­nía pa­ra lo­grar la de­bi­da aten­ción, an­te el cie­rre de 10 clí­ni­cas; es­tá en ca­pi­lla la de Cú­cu­ta, que du­ró ce­rra­da un mes y se adop­ta­ron me­di­das pa­ra me­jo­rar­la y aún no se ven re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en ese acuer­do.

Fi­jar presentación en ca­be­za ex­clu­si­va de per­so­nas le­gi­ti­ma­das, an­te jue­ces es­pe­cia­li­za­dos, aca­rrea­ría se­rias di­fi­cul­ta­des a la gen­te de mu­ni­ci­pios dis­tan­tes don­de no hay jue­ces de esa ca­te­go­ría, im­pi­dien­do el ejer­ci­cio na­tu­ral de ella, da­do que obli­ga­ría al des­pla­za­mien­to de esos ciu­da­da­nos a don­de los ha­ya, ejem­plo, ve­nir de Bu­ca­ra­si­ca a Cú­cu­ta, de Du­ra­nia a Los Pa­tios, de Teo­ra­ma a Oca­ña y así en el res­to del país.

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ció un tiem­po pro­me­dio pa­ra pre­sen­tar­la cuan­do se vul­ne­ran los de­re­chos de 6 me­ses, lo que se lla­ma la in­me­dia­tez, lue­go so­bra la re­for­ma de Ca­du­ci­dad.

Co­rres­pon­de­ría a los jue­ces con­ten­cio­sos las tu­te­las so­bre los de­re­chos de pe­ti­ción, los de sa­lud a los la­bo­ra­les, otros a los ci­vi­les, pe­ro, mo­vi­li­zán­do­se a las ca­pi­ta­les o ca­be­ce­ras de cir­cui­to, con di­fi­cul­ta­des pa­ra las per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos.

Lo que de­seo en­fa­ti­zar, es que es el es­ta­do inope­ran­te pa­ra vi­gi­lar las EPS, que re­pre­sen­tan más del 30% de las tu­te­las del país.

¿Qué ha­ce el Mi­nis­te­rio de Sa­lud o la Su­pe­rin­ten­den­cia de Sa­lud pa­ra me­ter en cin­tu­ra a las EPS?

¿Por qué esa in­di­fe­ren­cia es­ta­tal con res­pec­to a tan de­li­ca­da pro­ble­má­ti­ca?

Cuál cau­sa jus­ti­fi­ca­ti­va sir­ve pa­ra de­cir que no hay me­ca­nis­mos de con­trol, sino lo evi­den­te es que fal­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra ello.

Igual si­tua­ción acon­te­ce con los de­re­chos de pe­ti­ción, que so­lo pro­du­ce efec­tos la tu­te­la res­pec­to a la par­te que lo pi­de y la ac­cio­na­da, pe­ro no adop­ta me­ca­nis­mos de con­trol el go­bierno a los ope­ra­do­res es­ta­ta­les que per­ma­nen­te­men­te son los que ge­ne­ran esas fa­llas.

Y en re­la­ción a las vías de he­cho, es preo­cu­pan­te el al­to nú­me­ro de ellas, lo que de­mues­tra fal­ta de pre­pa­ra­ción pa­ra de­fi­nir esos ca­sos, sien­do los ac­cio­na­dos los jue­ces, lo que ha­ce más com­ple­ja la si­tua­ción.

Se crea­ron car­gos de abo­ga­dos ase­so­res

pa­ra ma­gis­tra­dos que ayu­dan a des­con­ges­tio­nar los des­pa­chos y los jue­ces cuen­tan con 5 o 6 em­plea­dos, que en el fon­do son los que pro­yec­tan los fa­llos de tu­te­la, ló­gi­ca­men­te ba­jo los pa­rá­me­tros de los jue­ces o los au­xi­lia­res de ma­gis­tra­dos quie­nes los orien­tan pa­ra sa­car esas sen­ten­cias, mien­tras los jue­ces y ma­gis­tra­dos se de­di­can al es­tu­dio con los ase­so­res de las con­tro­ver­sias or­di­na­rias. Sig­ni­fi­ca ello, que tam­po­co es tan com­pli­ca­do re­sol­ver las tu­te­las, pe­ro, sí se da el re­car­go cuan­do las EPS no cum­plen su fun­ción y no aca­tan las de­ci­sio­nes de tu­te­la, en cla­ro frau­de pro­ce­sal y con­lle­van a los in­ci­den­tes de desaca­to, cu­yo tér­mino pa­ra re­sol­ver los mis­mos es de 10 días y la con­sul­ta cuan­do se de­cla­ra el in­cum­pli­mien­to a la or­den de tu­te­la y la or­den de arres­to y mul­ta, lo que si se tra­du­ce en re­car­go la­bo­ral, por la in­di­fe­ren­cia es­ta­tal, con pla­zo es­ca­so de 3 días pa­ra re­sol­ver la con­sul­ta.

En sín­te­sis, ve­mos co­mo la tu­te­la es­tá bien con­ce­bi­da, ya se des­con­ges­tio­na­ron la Cor­te Su­pre­ma y el Con­se­jo de Es­ta­do del al­to nú­me­ro de tu­te­las que les lle­ga­ban, lo que quie­re de­cir en buen ro­man­ce, que el ca­mino no es per­ju­di­car al ciu­da­dano de a pie, en cla­ro des­me­jo­ra­mien­to del úni­co be­ne­fi­cio que les ha per­mi­ti­do lu­char por evi­tar la vul­ne­ra­ción de sus de­re­chos.

Crear la ju­ris­dic­ción cons­ti­tu­cio­nal se­ría so­lu­ción a la pro­ble­má­ti­ca ge­ne­ra­da por el pé­si­mo ser­vi­cio de las EPS, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, pe­ro, el país que­dó con las ar­cas va­cías al re­ti­rar­se el se­ñor San­tos y se han de­bi­do ha­cer re­cor­tes en mu­chos ca­sos de otros pro­ble­mas, pa­ra so­bre­aguar con esos ni­ve­les tan ba­jos de di­ne­ro y al­tos en ma­te­ria de en­deu­da­mien­to.

Ya los jue­ces es­tán co­no­cien­do y bien o mal, re­suel­ven los ca­sos en tér­mino y la se­gun­da ins­tan­cia per­mi­te co­rre­gir los erro­res de la pri­me­ra o el pro­ce­so de re­vi­sión cu­ya es­co­gen­cia de los ca­sos más im­por­tan­tes en el ám­bi­to na­cio­nal lo ha­ce la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal y fi­ja el Pre­ce­den­te Cons­ti­tu­cio­nal que es de for­zo­sa apli­ca­ción por los jue­ces. El go­bierno de­be adop­tar las me­di­das ur­gen­tes pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de sa­lud y los con­gre­sis­tas de­fen­der al pue­blo que es el que los eli­ge.

GUI­LLER­MO RA­MÍ­REZ CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.