No lo ol­vi­de­mos

La Opinión - - Temas -

Gra­cias a la pre­sión y a la so­li­da­ri­dad de la so­cie­dad y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, se pro­du­jo fi­nal­men­te -tras una se­ma­na de se­cues­tro- la li­be­ra­ción del ni­ño Cris­to Jo­sé, quien ha­bía si­do se­cues­tra­do en El Car­men (Nor­te de San­tan­der).

Co­mo lo ex­pre­sa­mos en co­lum­na ra­dial, más allá del buen su­ce­so con el cual ter­mi­nó el su­fri­mien­to del ni­ño y de su fa­mi­lia, lo cier­to es que el Es­ta­do tie­ne que pro­ce­der a la cap­tu­ra de quie­nes per­pe­tra­ron el de­li­to, ase­gu­rar su com­pa­re­cen­cia y juz­ga­mien­to, pa­ra que el abo­mi­na­ble he­cho no que­de im­pu­ne y no se re­pi­ta.

De­cía­mos que la im­pu­ni­dad, la to­le­ran­cia fren­te al de­li­to, la de­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des y los jue­ces cuan­do se tra­ta de apli­car las nor­mas pe­na­les, no le ha­cen nin­gún bien al país, ni con­tri­bu­yen a la paz.

Las víc­ti­mas pue­den per­do­nar -y eso es­tá bien des­de una ac­ti­tud re­li­gio­sa muy res­pe­ta­ble-, pe­ro el Es­ta­do, sus ór­ga­nos po­li­cia­les y ju­di­cia­les es­tán obli­ga­dos a per­se­guir el de­li­to y a de­du­cir ple­na­men­te y sin con­tem­pla­cio­nes, apli­can­do el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, las con­se­cuen­cias de ha­ber in­frin­gi­do las más ele­men­ta­les re­glas de con­vi­ven­cia.

El Es­ta­do co­lom­biano ha si­do de­ma­sia­do per­mi­si­vo con la de­lin­cuen­cia, in­clu­si­ve con de­li­tos atro­ces y crímenes de le­sa hu­ma­ni­dad, y con esa po­lí­ti­ca -si así se pue­de lla­mar-, dé­bil y ma­lea­ble, y con la en­tre­ga de los de­re­chos de la so­cie­dad a la de­lin­cuen­cia con el pre­tex­to de una paz no cum­pli­da, ha abier­to una bre­cha enor­me de im­pu­ni­dad, con el con­si­guien­te es­tí­mu­lo pa­ra que otros se ani­men a de­lin­quir.

Ha­ce­mos vo­tos por­que lo anun­cia­do por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca -”el que la ha­ce la pa­ga”- se con­vier­ta en reali­dad, y que, en efec­to, las nor­mas se ha­gan efec­ti­vas y con­cre­tas, sin tan­to be­ne­fi­cio y re­ba­ja.

Aho­ra bien, sin du­da, era ne­ce­sa­ria la so­li­da­ri­dad del país con Cris­to Jo­sé.

To­dos ce­le­bra­mos al­bo­ro­za­dos que ha­ya que­da­do en li­ber­tad, sin de­tri­men­to de su sa­lud ni de su in­te­gri­dad.

Pe­ro no se nos ol­vi­de que, ha­ce más de 20 días, otro ni­ño –Al­ber­to Car­do­na­fue víc­ti­ma de la de­lin­cuen­cia, in­clu­si­ve con ri­be­tes de ma­yor gra­ve­dad.

Los he­chos se su­ce­die­ron en los al­re­de­do­res de la Sie­rra Ne­va­da de San­ta Mar­ta. Es un ni­ño de ape­nas seis años; su pa­dre fue ase­si­na­do a ti­ros; se en­con­tró el ca­dá­ver, y el pa­ra­de­ro del ni­ño se des­co­no­ce.

¿Có­mo no va a des­per­tar es­te he­cho la in­dig­na­ción y la so­li­da­ri­dad de la so­cie­dad, del Go­bierno, de la Fuer­za Pú­bli­ca?

La Fuer­za Pú­bli­ca de­be re­do­blar es­fuer­zos pa­ra dar con el pa­ra­de­ro del me­nor y con los cri­mi­na­les que ma­ta­ron a su pa­dre y que a él, o lo se­cues­tra­ron o lo aban­do­na­ron.

Ha­ce­mos vo­tos por­que, cuan­do es­tas lí­neas se pu­bli­quen, ya el ni­ño ha­ya si­do li­be­ra­do.

A la bús­que­da y res­ca­te de Al­ber­to se de­be dar –por par­te del Go­bierno, de los me­dios y de la ciu­da­da­nía- to­da la im­por­tan­cia y des­plie­gue, co­mo en el ca­so de Cris­to Jo­sé. Es­te do­lo­ro­so ca­so no pue­de que­dar en el ol­vi­do.

JO­SÉ GRE­GO­RIO HER­NÁN­DEZ GA­LIN­DO CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.