Gli­fo­sa­to y co­ca

La Opinión - - Temas - Ra­mi­re­pe­rez2000@yahoo.com.mx

La al­ha­ra­ca que ha desata­do la in­for­ma­ción del go­bierno na­cio­nal so­bre la con­ve­nien­cia de usar el gli­fo­sa­to pa­ra erra­di­car los cul­ti­vos de co­ca con­tem­pla, so­la­men­te, un la­do del pro­ble­ma: Los efec­tos co­la­te­ra­les que pue­de pro­du­cir el uso del quí­mi­co. Tal vez por des­co­no­ci­mien­to o bien por fa­na­tis­mo, en las crí­ti­cas no se con­si­de­ran los enor­mes daños que cau­san los pro­pios cul­ti­vos ilí­ci­tos al me­dio am­bien­te, a la sa­lud de los ciu­da­da­nos, a la paz y a la cul­tu­ra na­cio­nal.

El in­men­so te­rri­to­rio que cu­bren es­tos cul­ti­vos en nues­tro país pue­de ser tan gran­de co­mo Aru­ba o Cu­ra­zao, y en él se ha oca­sio­na­do la des­fo­res­ta­ción más in­mi­se­ri­cor­de a los bos­ques tro­pi­ca­les que, con el tiem­po, se con­ver­ti­rán en un de­sier­to.

Un es­tu­dio de Na­cio­nes Uni­das re­ve­la el im­pac­to que es­tá te­nien­do la am­plia­ción del área cultivada de co­ca en la de­fo­res­ta­ción: El 34% de los cul­ti­vos iden­ti­fi­ca­dos es­tán plan­ta­dos en áreas que en 2014 eran bos­ques; el 5% es­tán sem­bra­dos en par­ques na­tu­ra­les, y el 27% a me­nos de 20 ki­ló­me­tros de una de esas áreas pro­te­gi­das

Por su par­te, la Ofi­ci­na de Po­lí­ti­ca Na­cio­nal pa­ra el Con­trol de Dro­gas de Es­ta­dos Uni­dos –ONDCP- se­ña­la que las hec­tá­reas cul­ti­va­das de ho­ja de co­ca au­men­ta­ron un 11% al pa­sar de 188.000 en 2016 a 209.000 en 2017.

Pe­ro, ade­más, es­ta agen­cia es­ti­ma que la pro­duc­ción de co­caí­na tu­vo en el mis­mo pe­río­do un in­cre­men­to del 19% pa­ra lle­gar a un to­tal de 921 to­ne­la­das mé­tri­cas en 2017.

Es­to sig­ni­fi­ca que pa­ra ela­bo­rar­la se em­plean mi­llo­nes de ga­lo­nes de ga­so­li­na y ace­to­na que en­ve­ne­nan las fuen­tes de agua; to­ne­la­das de ce­men­to y no sé cuán­tos pre­cur­so­res más que con­ta­mi­nan los sue­los y per­ju­di­can a los ha­bi­tan­tes.

Y, co­mo se tra­ta de una ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta, no se co­no­cen las prác­ti­cas agrí­co­las pa­ra la pro­duc­ción de las ma­tas de co­ca

con po­si­ble uti­li­za­ción in­con­tro­la­da de quí­mi­cos pa­ra fer­ti­li­zar y con­tro­lar pla­gas -se­gu­ra­men­te com­pues­tos por gli­fo­sa­to- que es­ta­rían agra­van­do la des­truc­ción de la fau­na y la flo­ra de las re­gio­nes afec­ta­das.

Es bien sa­bi­do que el trá­fi­co de dro­gas es el ma­yor com­bus­ti­ble de la vio­len­cia en Co­lom­bia, de suer­te que si no se com­ba­te y, por el con­tra­rio, lle­ga­re a au­men­tar por la in­efi­cien­cia de las au­to­ri­da­des, se­ría el más gra­ve de los ma­les sin so­lu­ción. To­dos los es­fuer­zos pa­ra acli­ma­tar la paz se per­de­rían irre­me­dia­ble­men­te.

Aho­ra bien, la erra­di­ca­ción de los cul­ti­vos, que es el co­mien­zo pa­ra ata­car el fe­nó­meno del nar­co­trá­fi­co que tan­to es­tá per­ju­di­can­do a la po­bla­ción es­pe­cial­men­te in­fan­til y ju­ve­nil, tie­ne que ser con me­di­das drás­ti­cas.

El gli­fo­sa­to es un quí­mi­co de co­mún uso en la agri­cul­tu­ra y la jar­di­ne­ría del mun­do en­te­ro, y pue­de uti­li­zar­se de for­ma con­tro­la­da pa­ra evi­tar la ma­yor par­te de los efec­tos da­ñi­nos que pue­da oca­sio­nar. El go­bierno ha in­for­ma­do que, si lle­ga­re a em­plear­se, no se­ría la úni­ca es­tra­te­gia sino uno de los ele­men­tos del con­trol a la pro­duc­ción de es­tu­pe­fa­cien­tes. Y, en to­do ca­so, sus efec­tos ad­ver­sos se­rían in­fi­ni­ta­men­te me­no­res al enor­me es­tra­go que ge­ne­ra el nar­co­trá­fi­co.

JUAN MA­NUEL RA­MÍ­REZ PÉ­REZ CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.