¿CUÁN­DO SE AC­TUA­LI­ZA CÚ­CU­TA?

La Opinión - - Ciudad -

Las le­yes 1450 y 1483 dis­po­nen que los mu­ni­ci­pios de­ben ac­tua­li­zar­se en pe­rio­dos má­xi­mos de cin­co años.

Sin em­bar­go, el Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co Agus­tín Co­daz­zi (Igac) re­co­mien­da que sea ca­da tres años, en aten­ción a que en es­te lap­so los cam­bios es­truc­tu­ra­les y los pre­dia­les no va­rían mu­cho y, en es­te sen­ti­do, los usua­rios no van a sen­tir mu­cho el pe­so de la en­tra­da de un nue­vo ava­lúo.

Ca­so con­tra­rio su­ce­de si la ac­tua­li­za­ción se pro­du­ce ca­da sie­te u ocho años, co­mo es el ca­so ac­tual de la ciu­dad.

Lue­go de los ha­llaz­gos en los que se en­con­tra­ron 7.000 pre­dios por fue­ra de la ba­se ca­tas­tral de Cú­cu­ta, el mu­ni­ci­pio pre­sen­tó una pro­pues­ta al Igac pa­ra que en la pre­sen­te vi­gen­cia se ha­ga la in­cor­po­ra­ción al ca­tas­tro de unos 1.000 o 2.000 pre­dios, y el pró­xi­mo año em­pie­cen a tri­bu­tar co­mo de­be ser, no co­mo el lo­te so­bre el que ve­nían pa­gan­do, sino so­bre el edi­fi­cio que se cons­tru­yó.

La ac­tua­li­za­ción de la ciu­dad se ha­ría el pró­xi­mo año, ya que ac­tual­men­te pre­sen­ta un atra­so de sie­te años.

En 2011, cuan­do se hi­zo el úl­ti­mo es­tu­dio de zo­nas en Cú­cu­ta, ha­bía unas con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les di­fe­ren­tes a las de hoy. Ha­bía una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, por el te­ma de Ca­di­vi, y mu­cho di­ne­ro en el mer­ca­do. Los va­lo­res de los in­mue­bles la gen­te los pa­ga­ba. Hoy, es­te mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio va­rió por la cri­sis de la fron­te­ra.

OCU­PA­CIÓN DE BIE­NES PÚ­BLI­COS

Pla­nea­ción mu­ni­ci­pal es­ti­ma que unos 10.000 pre­dios, de los 31.000 so­bre los que tie­ne pro­pie­dad el mu­ni­ci­pio, es­tán ocu­pa­dos por par­ti­cu­la­res en zo­nas apar­ta­das, con quie­nes se tie­ne que en­trar a desa­rro­llar una es­tra­te­gia de ti­tu­la­ción y con ello bus­car su for­ma­li­za­ción pa­ra ob­te­ner de ellos in­gre­sos tri­bu­ta­rios.

En es­ta di­rec­ción ya se em­pe­za­ron a dar los pri­me­ros pa­sos con la con­tra­ta­ción de un soft­wa­re que em­plea­rá la or­to­fo­to­gra­fía pa­ra ubi­car los pre­dios y de­ter­mi­nar en ma­nos de quié­nes es­tán.

El ob­je­ti­vo es atra­par a aque­llos eva­so­res del im­pues­to pre­dial que han cons­trui­do, in­clu­so edi­fi­cios, sin dar avi­so al fis­co, pa­gan­do ta­sas de im­pues­tos irri­so­rios, lo que re­pre­sen­ta fu­gas tri­bu­ta­rias pa­ra el mu­ni­ci­pio.

EVI­TE UN EM­BAR­GO

El em­bar­go es el úl­ti­mo pa­so ju­rí­di­co que se da a la ho­ra de co­brar una ren­ta, pe­ro pre­via­men­te se pue­de ac­ce­der a op­cio­nes que ayu­dan a nor­ma­li­zar la si­tua­ción de co­bro y a evi­tar me­di­das cau­te­la­res o, en el peor de los ca­sos, el se­cues­tro y re­ma­te de un bien. Una vez se ten­ga un com­pro­mi­so pen­dien­te se de­be acu­dir a los cen­tros de aten­ción al con­tri­bu­yen­te pa­ra ha­cer un acuer­do de pa­go de la deu­da. Allí se re­vi­sa el es­ta­do de cuen­ta y se es­ta­ble­ce un plan de pa­go que sea ase­qui­ble pa­ra can­ce­lar­lo en cuo­tas men­sua­les du­ran­te un de­ter­mi­na­do pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.