Otro abe­rran­te ca­so de abu­so a ni­ña in­dí­ge­na

La Opinión - - Portada -

Fren­te a las ins­ta­la­cio­nes del tea­tro Pa­tria, en el Can­tón nor­te de Bo­go­tá, se cum­plió un plan­tón pa­ra pro­tes­tar por las de­nun­cias so­bre abu­sos y vio­la­cio­nes de mi­li­ta­res. en las úl­ti­mas ho­ras se co­no­ció un nue­vo ca­so re­pro­ba­ble, al in­di­car­se por par­te de la de­fen­so­ría del Pue­blo que otra ni­ña in­dí­ge­na, per­te­ne­cien­te a la co­mu­ni­dad nu­kab Ma­kú, ha­bría si­do abu­sa­da por miem­bros del ejér­ci­to en Gua­via­re. “no­so­tros tu­vi­mos co­no­ci­mien­to en sep­tiem­bre del año pa­sa­do de un in­ci­den­te te­rri­ble con­tra una ni­ña de la co­mu­ni­dad Ma­kú. en ese mis­mo mo­men­to le pre­gun­ta­mos a la po­li­cía del Gua­via­re, que de in­me­dia­to em­pe­zó la in­ves­ti­ga­ción”, di­jo el de­fen­sor, Car­los ne­gret, quien inidi­có que en oc­tu­bre vi­si­tó los res­guar­dos de di­cha co­mu­ni­dad. tras la vi­si­ta, ela­bo­ró los in­for­mes que fue­ron re­mi­ti­dos a la Fis­ca­lía, al Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar (ICBF), a la Po­li­cía y al ejér­ci­to. “des­de ese mis­mo día es­ta­mos re­pre­sen­tan­do a la me­nor de edad, ju­rí­di­ca­men­te co­mo víc­ti­ma. es un te­ma que nun­ca de­bió ocu­rrir”, di­jo el fun­cio­na­rio.

Una se­gui­di­lla de irre­gu­la­ri­da­des ha en­lo­da­do el nom­bre las Fuer­zas Ar­ma­das de Co­lom­bia, des­de ha­ce po­co más de un año. Tan­to miem­bros de la Po­li­cía co­mo del Ejér­ci­to Na­cio­nal, con su ac­tuar, han pues­to en la pa­les­tra pú­bli­ca al sec­tor de­fen­sa e in­clu­so se ha lle­ga­do a con­si­de­rar des­de el Le­gis­la­ti­vo la po­si­bi­li­dad de re­es­truc­tu­rar­las.

El más re­cien­te es­cán­da­lo que lla­mó la aten­ción de to­do el pue­blo co­lom­biano fue el abu­so se­xual a una ni­ña de 13 años, per­te­ne­cien­te a la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na Em­be­ra Ka­tío, ocu­rri­do el pa­sa­do 22 de ju­nio, a ma­nos de sie­te sol­da­dos re­gu­la­res del Ejér­ci­to, de un ba­ta­llón en Ri­sa­ral­da.

Por es­tos he­chos, la Fis­ca­lía les en­dil­gó el de­li­to de ac­ce­so car­nal abu­si­vo, a uno de ellos por com­pli­ci­dad y los seis res­tan­tes por coau­to­ría, mien­tras que el do­min­go, la Pro­cu­ra­du­ría abrió un pro­ce­so por ac­ce­so car­nal vio­len­to, en don­de ade­más de los sie­te uni­for­ma­dos, es­pe­ra es­cla­re­cer el mo­ti­vo por el cual no se han vin­cu­la­do al pro­ce­so a otros tres sub­ofi­cia­les.

La bru­tal agre­sión fí­si­ca y si­co­ló­gi­ca a la que fue so­me­ti­da la me­nor, de­jó nue­va­men­te ba­jo la lu­pa a to­das las fuer­zas del sec­tor de­fen­sa, pues es­te he­cho se su­mó a una se­rie de epi­so­dios es­can­da­lo­sos.

Una se­ma­na atrás, cua­tro miem­bros del Ejér­ci­to tam­bién que­da­ron a car­go de las au­to­ri­da­des, lue­go de que lan­za­ran a un pe­rro al va­cío y le pro­vo­ca­ron la muer­te.

Los he­chos, co­no­ci­dos por la Fis­ca­lía, ocu­rrie­ron en Na­ri­ño y fue­ron gra­ba­dos y subidos a las re­des so­cia­les, lo que ge­ne­ró la in­dig­na­ción del pue­blo co­lom­biano. Des­de el ám­bi­to ju­rí­di­co, los uni­for­ma­dos fue­ron ju­di­cia­li­za­dos.

Ha­ce unas se­ma­nas, la ins­ti­tu­ción cas­tren­se tam­bién se vio en­lo­da­da con los su­pues­tos per­fi­la­mien­tos a 130 per­so­nas que ha­cen par­te de la opo­si­ción al ac­tual go­bierno, al­gu­nos pe­rio­dis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, así co­mo sin­di­ca­lis­tas.

Ade­más de ello, en di­ciem­bre se dio la sa­li­da del en­ton­ces co­man­dan­te del Ejér­ci­to, ge­ne­ral Ni­ca­cio de Jesús Mar­tí­nez, ar­gu­men­tan­do mo­ti­vos per­so­na­les. Sin em­bar­go, su re­ti­ro se re­gis­tró días des­pués de que se co­no­cie­ra que la ins­ti­tu­ción ha­bría ad­qui­ri­do equi­pos pa­ra in­ter­cep­tar lí­neas te­le­fó­ni­cas de ma­ne­ra irre­gu­lar.

Si bien Mar­tí­nez ha se­ña­la­do ser inocen­te de ta­les acu­sa­cio­nes, tan­to él co­mo el ge­ne­ral Luis Fer­nan­do Na­va­rro, ac­tual co­man­dan­te de las Fuer­zas Mi­li­ta­res, han si­do lla­ma­dos por la Fis­ca­lía pa­ra que en­tre­guen la ver­sión de lo su­ce­di­do.

Pre­vio a es­to, el ex­mi­nis­tro de De­fen­sa, Guillermo Bo­te­ro, tras un in­ten­to de mo­ción de cen­su­ra en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca que es­ta­ba ca­si lis­to pa­ra ser vo­ta­do, aban­do­nó su car­go, lue­go de que se se­ña­la­ra que tu­vo co­no­ci­mien­to de los de­ta­lles de un bom­bar­de­ro en Ca­que­tá, don­de per­die­ron la vi­da sie­te me­no­res de edad.

En su de­fen­sa, Bo­te­ro di­jo que los me­no­res ha­cían par­te del gru­po sub­ver­si­vo al que es­ta­ban ata­can­do y que los mis­mos ha­bían

si­do re­clu­ta­dos de for­ma for­zo­sa.

Otra ac­ción que mo­ti­vó la sa­li­da de Bo­te­ro fue la muer­te del ex­com­ba­tien­te de las Farc, Di­mar To­rres, ocu­rri­da en Nor­te de San­tan­der, a ma­nos de miem­bros del Ejér­ci­to. Por es­tos he­chos hay un ca­bo con­de­na­do, y cua­tro más es­tán en pro­ce­so de ju­di­cia­li­za­ción pe­nal y dis­ci­pli­na­ria.

Es­te fin de se­ma­na se co­no­ció, igual­men­te, la muer­te de Sal­va­dor Jai­me Du­rán en la ve­re­da

Fi­lo Gua­mo, del co­rre­gi­mien­to de Ase­rrío, en el mu­ni­ci­pio de Teo­ra­ma, quien se­gún ver­sio­nes de la co­mu­ni­dad ha­bría si­do ase­si­na­do por seis hom­bres per­te­ne­cien­tes al Co­man­do Ope­ra­ti­vo Ener­gé­ti­co N. 1, uni­dad mi­li­tar or­gá­ni­ca de la Se­gun­da Di­vi­sión del Ejér­ci­to Na­cio­nal.

La uni­dad mi­li­tar ma­ni­fes­tó que las tro­pas “desa­rro­lla­ban ope­ra­cio­nes de se­gu­ri­dad y de­fen­sa en ese sec­tor, y se­gún las pri­me­ras in­for­ma­cio­nes, fue­ron ata­ca­das oca­sio­nan­do un in­ter­cam­bio de dis­pa­ros”. El he­cho es­tá en in­ves­ti­ga­ción.

EN LA PO­LI­CÍA

Pe­ro las irre­gu­la­ri­da­des no son ex­clu­si­vas del Ejér­ci­to Na­cio­nal. La Po­li­cía tam­bién

se ha vis­to en­vuel­ta en va­rias po­lé­mi­cas que han ge­ne­ra­do el re­cha­zo y la in­dig­na­ción por par­te de los co­lom­bia­nos.

En no­viem­bre pa­sa­do, en el mar­co del pa­ro na­cio­nal, el Es­cua­drón Mó­vil An­ti­dis­tur­bios (Es­mad), le qui­tó la vi­da a Di­lan Cruz, un jo­ven de 17 años que sa­lió a mar­char en las ca­lles de Bo­go­tá, pa­ra pe­dir ga­ran­tías de edu­ca­ción.

En ese mo­men­to, en el Con­gre­so se ha­bló de la re­es­truc­tu­ra­ción de es­ta uni­dad de la Po­li­cía, sin em­bar­go, has­ta el mo­men­to no ha sur­gi­do al­gún cam­bio. Del mis­mo mo­do, se abor­dó la po­si­bi­li­dad de cam­biar el ti­po de ar­mas que usan es­tos uni­for­ma­dos, pe­ro ex­per­tos en la ma­te­ria con­si­de­ra­ron que no era per­ti­nen­te, por­que no le ha­cían da­ño a la hu­ma­ni­dad de una per­so­na.

El uso ex­ce­si­vo de la fuer­za por par­te de la Po­li­cía ha si­do la co­mi­di­lla en mu­chos sec­to­res del país. Ese pa­no­ra­ma se re­vi­vió la se­ma­na pa­sa­da, lue­go de un ope­ra­ti­vo que ade­lan­tó la ins­ti­tu­ción en Ciu­da­de­la Su­cre, mu­ni­ci­pio de Soa­cha (Cun­di­na­mar­ca), don­de in­ten­ta­ba des­alo­jar un pre­dio. En me­dio de los dis­tur­bios en­tre los uni­for­ma­dos y la co­mu­ni­dad, Du­ván

Lo que sien­to co­mo de­fen­sor es que hay un me­nos­pre­cio a la hu­ma­ni­dad in­dí­ge­na. es­to no pue­de ocu­rrir”,

CAR­LOS NE­GRET.

Al­da­na, de 15 años, per­dió la vi­da.

Lo que han men­cio­na­do los tes­ti­gos es que el me­nor, que cur­sa­ba oc­ta­vo gra­do, fue im­pac­ta­do por un miem­bro de la Po­li­cía. Has­ta el mo­men­to, la si­tua­ción es ma­te­ria de in­ves­ti­ga­ción por par­te de la Fis­ca­lía y la mis­ma po­li­cía.

Otro es­can­da­lo­so he­cho se re­gis­tró es­te fin de se­ma­na en la cos­ta Atlán­ti­ca, en don­de dos uni­for­ma­dos pro­ta­go­ni­za­ron un ac­ci­den­te de trán­si­to, al pa­re­cer, ba­jos los efec­tos del al­cohol. A los hom­bres se les ju­di­cia­li­za­rá por aban­dono del car­go y da­ños en bie­nes aje­nos, en­tre otros de­li­tos.

Al­gu­nos ca­sos que hoy se co­no­cen en la opi­nión pú­bli­ca han tras­cen­di­do a los es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les, en don­de en más de una oca­sión le han lla­ma­do la aten­ción a los di­ri­gen­tes co­lom­bia­nos, por el ac­tuar in­de­bi­do de los miem­bros de las Fuer­zas.

EL EJÉR­CI­TO NA­CIO­NAL ha si­do ob­je­to de du­ros cues­tio­na­mien­tos en los úl­ti­mos me­ses por di­fe­ren­tes epi­so­dios en los que ha que­da­do com­pro­me­ti­da la ima­gen de la ins­ti­tu­ción. el ca­so más re­cien­te tie­ne que ver con el abu­so co­me­ti­do por sie­te sol­da­dos a una ni­ña in­dí­ge­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.