1.500

11.05.2014 LA RE­VIS­TA DO­MI­NI­CAL DE EL HERALDO

Latitud - - Portada -

lle­van un tan­to de ese pe­tró­leo, al­gu­nas co­mu­ni­da­des vi­ven de re­fi­nar clan­des­ti­na­men­te el pe­tró­leo ro­ba­do y mu­chos po­lí­ti­cos ni­ge­ria­nos son acu­sa­dos de que­dar­se con otro tan­to por cien­to de los in­gre­sos que re­ci­be el Es­ta­do por la ex­plo­ta­ción pe­tro­lí­fe­ra. To­do es­to en un país en el que la mi­tad de sus ha­bi­tan­tes mal­vi­ve con una ren­ta per cá­pi­ta de 2 dó­la­res al día; que tie­ne un ín­di­ce de anal­fa­be­tis­mo del 54 por cien­to y una au­sen­cia to­tal de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra tra­ba­jar por el bie­nes­tar de sus ciu­da­da­nos.

Se­gún Hu­man Rights and Development, la JTF ni­ge­ria­na (una mez­cla de cuer­pos es­pe­cia­les en los que se fun­den po­li­cías, mi­li­ta­res y per­so­nal de la se­gu­ri­dad del Es­ta­do), muy te­mi­da por to­dos, “es res­pon­sa­ble de ase­si­na­tos ex­tra­ju­di­cia­les, trá­fi­co de ar­mas y ro­bo de pe­tró­leo en co­la­bo­ra­ción con ban­das ar­ma­das”. Ade­más, y se­gún un in­for­me de Er­win van der Borgth, di­rec­tor de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal pa­ra Áfri­ca, “la po­li­cía ni­ge­ria­na es res­pon­sa­ble de cien­tos de ho­mi­ci­dios ca­da año. No so­lo ma­ta a per­so­nas por dis­pa­ros, tam­bién los tor­tu­ra has­ta mo­rir, a me­nu­do mien­tras es­tán de­te­ni­dos. La ma­yo­ría de las co­sas no se in­ves­ti­gan y los po­li­cías res­pon­sa­bles re­sul­tan im­pu­nes”.

Es­te es el país del hom­bre más bus­ca­do del mo­men­to. Un hom­bre que na­ció en la zo­na nor­te del país, la más po­bre y ol­vi­da­da por el Es­ta­do: tres cuar­tas par­tes de sus ha­bi­tan­tes vi­ve por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za y más del 80 por cien­to de los jó­ve­nes son anal­fa­be­tos. Un hom­bre que ha ter­mi­na­do per­dien­do la cor­du­ra y se ha con­ver­ti­do en un exe­cra­ble ase­sino al que hay que bus­car y de­te­ner. De se­gu­ro lo ha­rán, y de se­gu­ro con mu­cha pri­sa por­que a las mul­ti­na­cio­na­les del pe­tró­leo no les gus­ta que se al­te­re el or­den prees­ta­ble­ci­do que les per­mi­te ga­nar di­ne­ro. Tar­de o tem­prano Abu­ba­kar Mohamed She­kau se­rá apre­sa­do o muer­to. Y Ni­ge­ria se­gui­rá sien­do lo que en es­te ar­tícu­lo les he des­cri­to, y en otros lu­ga­res si­mi­la­res a es­te país vol­ve­rá a sur­gir otro ma­lo de la pe­lí­cu­la al que ha­brá que ma­tar por­que el ver­da­de­ro ma­lo nun­ca ha muer­to. Y qui­zá lo úni­co cier­to sea que cuan­do las so­cie­da­des se con­vier­ten en sel­vas, los hom­bres ter­mi­nan com­por­tán­do­se co­mo ani­ma­les he­ri­dos.

per­so­nas en lo que va co­rri­do del año han per­di­do la vi­da en aten­ta­dos san­grien­tos pla­nea­dos por Bo­ko Ha­ram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.