Las fa­ro­tas no son co­mo las pin­tan

Latitud - - Portada -

gran vo­lun­tad pa­ra el sa­cri­fi­cio, tra­jo con­se­cu­ti­va­men­te tre­ce dan­zan­tes, cin­co mú­si­cos, tres acom­pa­ñan­tes, du­ran­te 26 años con­ti­nuos has­ta su muer­te acae­ci­da ha­ce un par de años des­pués de ha­ber co­se­cha­do 17 Con­gos de Oro con su gru­po de dan­zas Fa­ro­tas de Ta­lai­gua. Nos di­jo –en una de las que se­rían sus úl­ti­mas en­tre­vis­tas–, que “… en ese te­rri­to­rio de la is­la de Mom­pox ha­bi­ta­ban mu­chas tri­bus in­dí­ge­nas, ma­li­búes, son­da­guas, po­ca­buys y chi­mi­las, en­tre ellos. Los es­pa­ño­les orien­ta­ron sus ape­ti­tos na­tu­ra­les ha­cia las ri­que­zas del sub­sue­lo, pe­ro tam­bién ha­cia la be­lle­za de las na­ti­vas, y se vol­vie­ron lo­cos por ellas. Co­mo no les pa­ra­ban bo­las usa­ron la fuer­za. En­tra­ron a los bohíos, pa­ra obli­gar­las. Man­ci­lla­ron su ho­nor. Por eso en la dan­za lle­va un ni­ño, pa­ra re­cor­dar esa his­to­ria de tris­te­za y do­lor que se vi­vió en Mom­pox ...”

Etelvina guar­da si­len­cio. En ese va­cío hay es­pa­cio pa­ra el do­lor, ella lo sa­ca de den­tro del pe­cho, lo ex­pul­sa con ra­bia, y con­ti­núa su re­la­to:

“... Un día se reunie­ron los in­dios pen­san­do qué ha­cer. Pues se es­con­die­ron en los bohíos, y die­ron impulso a su ma­li­cia in­dí­ge­na. Mi­ra­ron có­mo era el ves­tua­rio de las mu­je­res es­pa­ño­las, los con­si­guie­ron con la­be­rin­tos, Con fuen­tes de To­tó La Mom­po­si­na, Glo­ria Tria­na, Jo­sé G. Da­niels y ar­chi­vos per­so­na­les, el ar­tícu­lo ahon­da y plan­tea otras in­ter­pre­ta­cio­nes de la an­ces­tral dan­za de hom­bres que vis­ten co­mo mu­je­res en el car­na­val.

23Sin pla­ta y sin tiem­po, las fa­ro­tas des­apa­re­cie­ron

A Glo­ria Tria­na se le re­co­no­cen sus es­fuer­zos en la pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la nación, pa­ra la di­fu­sión de sus in­ves­ti­ga­cio­nes uti­li­za téc­ni­cas au­dio­vi­sua­les que be­ne­fi­cian el es­tu­dio de la an­tro­po­lo­gía y la et­no­lo­gía. Ha do­cu­men­ta­do las fes­ti­vi­da­des co­lom­bia­nas más im­por­tan­tes y, en una de esas bús­que­das, las fa­ro­tas lla­ma­ron su aten­ción en 1975 cuan­do, con To­tó La Mom­po­si­na y Car­los Fran­co, vi­si­ta­ron los po­bla­dos del bajo Mag­da­le­na ocu­pa­dos en in­ves­ti­gar la cul­tu­ra po­pu­lar vi­va.

“Fue un muy im­por­tan­te con­tac­to di­rec­to con los ac­to­res de nues­tro fol­clor –nos di­ce,

os grup ión­de illa, ci­pac an­qu ogo par­ti Barr opól ela de antr sobr aval el Ju­lio parí Carn po­con talis

ta Yu­ru el equi men ión­de

so­sen ha­ce do­cu ci­pac di­ver na co­nel par­ti je­ra,

Tria ca­lle a ia resy tar­la afía Glor men llam

Oli­va nogr aval. Se e es­ce carn con Jaim do­cu

pa­ra gay,su a ris ie­za

ode emp danz Char unid

ad teatr rla com to”,y bai­la pox,

enel se­cre la en­cia su pa­ra Mom

pres én­do se term ina su sa­be vis­ti o,en uno cóm aval,

y Ca­da Suár carn

ez an­do tal “men vo

so asy cont en do­cu ob­tu Al­fon fa­rot fa­ro­ta li­zael s

so,que s de­las lar­las Fi­na Al­fon Ar­te des­fi él. e de toa

een dond veía ndos onal mien que,

lu­crá do Na­ci no­ci in­vo ce­rra n

o Sa­ló re­co afir ma plan el imo país– lu­gar enun Prem tro ioen máx

asu er –el nues hast Prim 1994 en

n en icos lle­ve

que­lo fa­rot icas plást a. Plást tas re com tras

o se ar­tis quie los rte, ves­ti do mien es­toy

mue á–, o su io di­ce, tras nter nos punt del cant

ceme eño– tres itu enel o ca­rib cas es­pír asde

com abar el époc ar “... sus a,por n en pens

odaen fiest or­da ser, acom la ode ado­por se lta­do

desb mod de marc aque le­gar re­su me

un danz desp el se la únic o,es

roque yde pa­ra o

aval siend quie carn que, os.así

de­las sent ir entr

en­cu y

iples iado múlt …” prem

er­de re­cu más re­ño ,el VIII

rseel eo Ri­be gu­ra Mus El tas inau enel Sant

a ,al icas fa­ro 1997 ode ez de Plást arian

s so ju­lio Ar­te Suár de de Bo­liv Al­fon tas El24 Re­gi bre­de onal Ar­te ar­tis

eo­de nom e125 Sa­ló n orán entr emp cióel ver­si ón, re­ño .

el Cont anun esa Ri­be rlo a,se El ra­vez lo­gra

dor­de obra ter­ce Mart ga­na su por Pa­ra o tes,con Sa­ló ciud

n. ad com es­ta, ci­pan su ba,con

io­del par­ti ga­na Prem vo­de

fes­ti stral ez er an­ce Suár Prim es­pír itu mon

io sy­las cia­do ja­do re­cu

el pa­tri er­do obra co­di tra­ba deun dos, enid

los mee­sa o, ha­bí a ación pa­sa re­su cont

se su ados , re­cre an­te

cia.ahí l, ad­de uti­liz na­ta sus ca­lid dad­de in­fan en­to

s he­re sde­su al­ta elem

al­gia por­la ta. en­te nost en­te lde­los ar­tis

esa­li vi­sua del si­vam sobr za oral su­ce even to

ri­que corp vis­to un por­la man ejo

ha illa,en llam ala se­le an­qu que ava­le s ypor en­to Barr el nces

e sde na­les carn bajo Desd ava­le per­so En­los quier

as, carn apor tes ños. co­mo en­los ta­ria lcon iosy áza­te se­cre

extra idua prop

l alos in­div Disfr ac­tua enaje

de ar­sa Acos ción comp ta, hom

oque aten hi­zo un mod

,la na 2009 Deya de de ura, so,de ndos

anía Cult Al­fon atue ca­pit enta lde ti­ca­de ron­con run la rtam ar­tís vis­tie ha­ce de­pa vi­da pa­ra de sse ana,

ran­te sen­la años in­teg ca­pit Flo­re cu­ya 25 sus ida­su taen

lla­de ar­tis el 25de in­clu Ba­ta as, pa­ra ble leen­la ta­sen

plan de­lo fa­rot des­fi dos urrir de ido in­com

ón­de trasc co­lor es­te el

de añía ca­ser

ial,vio comp desd eun co­lon

cia, d vi­da. in­fan ciu­da

la de­su ro­de días cent nlos

se­ría que

pa­sa es que en la Cos­ta to­do el mun­do tie­ne un so­bre­nom­bre, un apo­do, y Al­bun­dia se­gu­ra­men­te no es el ape­lli­do, sino un apo­do. Le de­cían el Ne­gro Pe­dro Al­bun­dia. Fue un apo­do que le pu­sie­ron a ese ne­gro en Chi­mi­cha­gua”.

En 1976, el ci­neas­ta Jor­ge Gai­tán reali­zó el cor­to­me­tra­je La le­yen­da de La pi­ra­gua, con mú­si­ca de Da­niel Mon­ca­da, lo que evo­ca re­fle­xi­va­men­te el con­no­ta­do pia­nis­ta y com­po­si­tor: “En esa épo­ca se avi­va­ba un in­te­rés por nues­tra ci­ne­ma­to­gra­fía na­cio­nal y hu­bo cier­tos in­cen­ti­vos. En uno de esos pro­yec­tos es­tu­ve con el di­rec­tor Jor­ge Gai­tán, me pro­pu­so que hi­cie­ra la mú­si­ca pa­ra un do­cu­men­tal ti­tu­la­do La le­yen­da de La pi­ra­gua. Es­te do­cu­men­tal qui­zás fue el pri­me­ro que re­co­no­ció la obra del maes­tro Ba­rros. Lo gra­ba­mos con la or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Bo­go­tá. Fue un be­llo do­cu­men­tal”.

Con la sen­ci­llez pro­pia de los sa­bios, el maes­tro Fals Bor­da re­me­mo­ra a Jo­sé Ba­rros y sus co­rre­rías por los pue­blos ri­be­re­ños: “La pi­ra­gua, una cum­bia, tie­ne esa com­bi­na­ción de las et­nias que con­for­man nues­tra ra­za cós­mi­ca: los tam­bo­res de los ne­gros, la gua­cha­ra­ca de los in­dí­ge­nas y las me­lo­días de al­gu­nos es­ti­los blan­cos. Pe­ro al com­bi­nar­los se sien­te otra co­sa y se sien­te la esen­cia de aque­llo que es an­fi­bio. Lo an­fi­bio en­ri­que­ce”.

El pin­tor Her­nán Eve­lio Me­jía, ami­go per­so­nal del maes­tro Jo­sé Ba­rros, ha plas­ma­do en cua­dros, co­mo Sin­fo­nía de la cum­bia, el sen­ti­mien­to mu­si­cal ri­be­re­ño. Fren­te a una ré­pli­ca de la fa­mo­sa Pi­ra­gua, re­cuer­da en com­pa­ñía del ar­te­sano Efraín Co­rre­dor que “La pi­ra­gua era una ca­noa gran­de y te­nía apro­xi­ma­da­men­te co­mo 22 va­ras y un an­cho co­mo de 1, 5 me­tros. Es­ta­ba cu­bier­ta con pa­ja. Ha­bía do­ce bo­gas co­mo di­ce la can­ción, mo­re­nos os­cu­ros. Se hi­zo con ma­de­ra na­tu­ral de la Cos­ta”.

La pi­ra­gua ha re­co­rri­do to­do el mun­do, sien­do gra­ba­da por más de 50 agru­pa­cio­nes. Su po­pu­la­ri­dad es tal que el es­pa­cio don­de se ce­le­bran los gran­des con­cier­tos al ai­re li­bre en La Habana se lla­ma Pla­za de La Pi­ra­gua, co­mo lo se­ña­la el com­po­si­tor cu­bano Se­nén Suá­rez: “En La Habana hay una his­to­ria de La pi­ra­gua de Gui­ller­mo Cu­bi­llos. Allí hu­bo un lu­gar bai­la­ble, una ca­se­ta, y le pu­sie­ron La Pi­ra­gua. Es­toy ha­blan­do de ha­ce años. Se aca­bó la ca­se­ta y se que­dó el nom­bre de La Pi­ra­gua. Y la ci­ta es en La Pi­ra­gua… El pue­blo es el que man­da”. Y re­ma­cha Car­los Vi­ves di­cien­do: La pi­ra­gua lle­gó tan­to a los cu­ba­nos que se vol­vió una can­ción cubana. Co­mo era tan im­por­tan­te la can­ción, a uno de los si­tios más im­por­tan­tes lo bau­ti­za­ron así.

Tam­bién hay que re­cor­dar que uno de los sa­lo­nes de bai­le o ca­se­tas más po­pu­la­res de Ba­rran­qui­lla fue La Pi­ra­gua, inau­gu­ra­da en los car­na­va­les de 1970 con la Or­ques­ta de Pa­cho Ga­lán, Al­fre­do Gu­tié­rrez y Los Blan­co de Ve­ne­zue­la. Al año si­guien­te es­tu­vo por pri­me­ra vez en los car­na­va­les cu­rram­be­ros: El Gran Com­bo de Puer­to Ri­co com­par­tien­do ta­ri­ma con Los Black Stars.

Mu­chos co­lec­cio­nis­tas, me­ló­ma­nos y mú­si­cos coin­ci­den con el vi­bra­fo­nis­ta y com­po­si­tor Jor­ge Emi­lio Fa­dul en se­ña­lar la ver­sión de los Her­ma­nos Mar­te­lo can­ta­da por Johnny Mo­ré co­mo una de las me­jo­res ver­sio­nes de La pi­ra­gua.

Ha­blan­do con Glo­ria Tria­na so­bre la de­le­ga­ción que via­jó a Es­to­col­mo en 1982 a acom­pa­ñar a Ga­briel Gar­cía Már­quez a re­ci­bir el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, re­cuer­da: Hay un cuen­to de que Gar­cía Már­quez ha­bía di­cho que La pi­ra­gua te­nía los ver­sos más be­llos que ha­bía co­no­ci­do. En “Cum­bia so­bre el río”, que es uno de mis do­cu­men­ta­les pa­ra la se­rie Yu­ru­pa­ri… nos en­con­tra­mos con una ban­da que iba por la ca­lle a lle­var­le una se­re­na­ta al maes­tro Ba­rros, y fil­ma­mos to­do.

El maes­tro Jo­sé Be­ni­to Ba­rros Pa­lo­mino fue ob­je­to de mu­chos homenajes y re­co­no­ci­mien­tos en vi­da, sien­do uno de los más im­por­tan­tes el tri­bu­to que se le hi­zo en el año 1984 en el Pa­la­cio de Na­ri­ño. Re­cuer­da Fran­cis­co Zu­ma­qué que “Cuan­do se le ha­ce el ho­me­na­je a Jo­sé Ba­rros en ese con­cier­to en el Pa­la­cio de Na­ri­ño lo sien­tan en pri­me­ra fi­la, lo con­de­co­ran, en­tro yo con ba­tu­ta en mano, lo sa­lu­do y suel­to ese arreglo… el maes­tro lloró. La emo­ción fue de to­dos. Al­go ex­tra­or­di­na­rio pa­só ahí. Era el hi­jo de él en esa es­pe­cie de gran­dio­si­dad con esas lu­ces y co­lo­res or­ques­ta­les”.

Jo­sé Be­ni­to Ba­rros Pa­lo­mino, el com­po­si­tor más pro­lí­fi­co de la mú­si­ca po­pu­lar co­lom­bia­na. Hoy lo he­mos re­cor­da­do a tra­vés de una de las más em­ble­má­ti­cas can­cio­nes co­lom­bia­nas: La pi­ra­gua.

Los an­te­rio­res tes­ti­mo­nios fue­ron to­ma­dos del do­cu­men­tal “Jo­se Ba­rros, rey de re­yes”, rea­li­za­do por Da­vid Brit­ton y Ra­fael Bas­si La­ba­rre­ra pa­ra Te­le­ca­ri­be. El lla­ma­do es pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les y re­gio­na­les pre­pa­ren con tiem­po el ho­me­na­je al Gran Can­tor del Río.

En su na­tal El Ban­co, al pie del río Mag­da­le­na, se cum­plie­ron ha­ce ocho años las exequias de Jo­sé Be­ni­to Ba­rros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.