Tra­di­ción oral en el Atlán­ti­co

Latitud - - Portada - Por Lu­ce­ro Mar­tí­nez Ka­sab *

En 1948, Car­los An­gu­lo Val­dés pu­bli­có en la re­vis­ta ‘Fol­klo­re’ un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Las le­yen­das de la Cos­ta”, don­de des­ta­ca­ba la im­por­tan­cia de la tra­di­ción oral en la cul­tu­ra del Ca­ri­be co­lom­biano y ex­pre­sa­men­te en el De­par­ta­men­to del Atlán­ti­co y su capital Ba­rran­qui­lla. Allí da­ba cuen­ta de la ri­que­za de la ora­li­dad y de los in­nu­me­ra­bles mitos y le­yen­das que exis­tían en ca­da lu­gar, ca­lle o rin­cón de es­te es­pa­cio ca­ri­be­ño. No obs­tan­te, el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­ma­te­rial, en su com­po­nen­te oral, es­tá re­ver­ti­do de una gran fra­gi­li­dad, so­bre to­do por los so­por­tes pa­ra con­ser­var­los –la me­mo­ria y las for­mas de trans­mi­tir­lo–, la ora­li­dad, que si no se trans­fie­ren de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción pue­den des­apa­re­cer pa­ra siem­pre. La gran par­te de es­ta tra­di­ción se en­cie­rra en las creen­cias y es fru­to de la ri­que­za cul­tu­ral y del in­ge­nio crea­dor del hom­bre Ca­ri­be, pe­ro so­bre to­do del en­cuen­tro de las tra­di­cio­nes en­tre ame­ri­ca­nos, eu­ro­peos y afri­ca­nos. Ca­da uno con sus di­fe­ren­tes for­mas de apre­ciar el mun­do y con sus pro­pias su­pers­ti­cio­nes, de las cua­les a pe­sar del sin­cre­tis­mo, no re­nun­cia­ron a ellas y más bien las ade­cua­ron a las su­yas y a sus ex­pli­ca­cio­nes pa­ra aque­llo que no po­dían en­ten­der. En es­te sen­ti­do, las le­yen­das y mitos, si bien tie­nen pe­cu­lia­ri­da­des de acuer­do al en­torno, ma­ne­jan gran­des si­mi­li­tu­des. A lo lar­go y an­cho de la geo­gra­fía del Ca­ri­be co­lom­biano se re­pi­ten en unos y otros pue­blos historias en co­mún don­de los nom­bres y lu­ga­res cam­bian pe­ro no la idea cen­tral. Gra­cias a las mi­gra­cio­nes in­ter­nas y ex­ter­nas ha­cia Ba­rran­qui­lla, es­ta se ha con­ver­ti­do en un no­do cul­tu­ral don­de se de­po­si­tan gran par­te de es­tos sa­be­res y tra­di­cio­nes ve­ni­dos de to­dos los rin­co­nes de la Cos­ta, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te de las po­bla­cio­nes del De­par­ta­men­to del Atlán­ti­co, que ali­men­tan su tra­di­ción y ri­que­za oral. Pre­go­nes, can­tos, na­rra­cio­nes, di­chos y agüe­ros, en­tre otros, se cuen­tan en ca­da ba­rrio de la ciu­dad. Es así co­mo las historias de La llo­ro­na, El ca­ba­llo sin ca­be­za, La puer­ca, La mo­ja­na, El tro­va­dor y el dia­blo, en­tre otros, for­man par­te del re­per­to­rio de las abue­las, don­de tam­bién se in­clu­ye un le­ga­do in­nu­me­ra­ble de cuen­tos in­fan­ti­les co­mo Juan Bo­lón o Tío co­ne­jo. El mun­do imaginario se mez­cla con el mun­do real, en el que par­ti­ci­pan bu­rros, puer­cos y ca­ba­llos con hom­bres y mu­je­res en la in­ven­ti­va de su crea­ti­vi­dad.

ay una no­ti­cia re­pe­ti­ti­va en los di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que nos re­tra­ta de cuer­po en­te­ro co­mo se­res que aún per­ma­ne­ce­mos en el os­cu­ran­tis­mo más re­pro­ba­ble, es el abu­so al que son so­me­ti­dos los ni­ños por par­te de los adul­tos en to­dos los sen­ti­dos. Asis­ti­mos a los ho­rro­res más mi­se­ra­bles con­tra se­res to­tal­men­te in­de­fen­sos, y la so­cie­dad en su in­men­sa ma­yo­ría no reac­cio­na pa­ra bus­car una so­lu­ción que real­men­te los pro­te­ja.

La his­to­ria de la Hu­ma­ni­dad, es la his­to­ria de la in­fan­cia, co­mo lo di­je­ra Lloyd de­mau­se, pen­sa­dor so­cial es­ta­dou­ni­den­se. Es un re­la­to cruel de có­mo los adul­tos de to­dos los tiem­pos he­mos mos­tra­do un des­pre­cio por los ni­ños des­de de­jar­los aban­do­na­dos en el bos­que pa­ra que se los co­mie­ran las fie­ras, ase­si­nar­los, ti­rar­los a los acan­ti­la­dos, des­cuar­ti­zar­los, es­cla­vi­zar­los, ser in­di­fe­ren­tes a sus ne­ce­si­da­des afec­ti­vas y fí­si­cas.

Ri­ta Levi-montalcini (19092012), neu­ro­cien­tí­fi­ca ita­lia­na, con­clu­yó al­gu­na vez que la Ra­zón es pro­duc­to de la im­per­fec­ción, los ani­ma­les son perfectos por­que traen es­truc­tu­ra­dos en el ADN la va­rie­dad de com­por­ta­mien­tos po­si­bles co­mo se­res vi­vos, la for­ma de ca­zar, de co­mer, de de­fen­der­se, de pro­crear y de cui­dar de su cría. Traen en el có­di­go ge­né­ti­co qué ha­cer y có­mo ha­cer­lo y, tam­bién, qué no ha­cer co­mo es­pe­cie. En cam­bio, los se­res hu­ma­nos de­be­mos re­cu­rrir a la Ra­zón pa­ra di­fe­ren­ciar al bien del mal, sien­do esa la más al­ta es­ca­la de la evo­lu­ción dar­wi­nia­na. Sin em­bar­go, co­mo lo de­mues­tran las gue­rras mun­dia­les, el Ho­lo­caus­to, la Igle­sia Ca­tó­li­ca y sus miem­bros pe­de­ras­tas, los gru­pos ar­ma­dos de Co­lom­bia que asesinan y en­ro­lan a me­no­res en sus fi­las no po­de­mos enor­gu­lle­cer­nos de ha­ber al­can­za­do la Ra­zón, a más de mi­les de años de apa­ri­ción del hom­bre so­bre la Tie­rra.

El ser hu­mano ha vi­vi­do tan­to en con­tra de sí mis­mo que su ca­pa­ci­dad de dis­cer­ni­mien­to to­da­vía no se pue­de com­pa­rar con la per­fec­ta or­ga­ni­za­ción ge­né­ti­ca de los de­más ani­ma­les pa­ra el cui­da­do de la es­pe­cie y, des­de ahí, in­ten­tar crear una pro­pia. Pa­ra los lla­ma­dos ani­ma­les irra­cio­na­les lo más im­por­tan­te es la cría, de don­de se des­pren­den los de­más com­por­ta­mien­tos de so­bre­vi­ven­cia, de ca­zar, de dor­mir, de bus­car re­fu­gio, de pro­crear­se, y tan so­lo cuan­do han cum­pli­do con el sa­gra­do de­ber de pro­te­ger­las se re­cues­tan bajo una fres­ca som­bra. Los se­res hu­ma­nos no trae­mos en el ADN la pro­gra­ma­ción so­cial que ga­ran­ti­ce el cui­da­do de nues­tra es­pe­cie, por eso, la ta­rea de encontrarla la tie­ne la Ra­zón, no obs­tan­te, es evi­den­te que ella nos ha fal­ta­do en Oc­ci­den­te cuan­do ob­ser­va­mos que las so­cie­da­des cons­trui­das no se han ba­sa­do en el cui­da­do de la es­pe­cie sino en dar­le vi­da, ali­men­tar y ha­cer cre­cer un mo­de­lo eco­nó­mi­co que, co­mo un en­gen­dro so­me­te ca­da vez más a mu­je­res y hom­bres a la búsqueda del di­ne­ro por en­ci­ma de to­dos sus ins­tin­tos. ¿De­jan los ani­ma­les so­los a sus hi­jos por guar­dar una pre­sa de car­ne pa­ra ma­ña­na? ¿In­te­rrum­pen el tiem­po de lac­tan­cia por­que pa­só una pre­sa fá­cil ne­ce­sa­ria pa­ra el al­muer­zo? ¿Cons­tru­yen di­ques, ni­dos, gua­ri­das pa­ra os­ten­tar­las fren­te a sus ve­ci­nos?

Ca­da cien­cia es ex­po­nen­te de un as­pec­to hu­mano, así, las Ma­te­má­ti­cas son el re­fle­jo del de­seo de con­trol; el Ar­te

de la li­ber­tad y la ex­pre­sión; la Eco­no­mía lo es de la alie­na­ción por pri­vi­le­giar el di­ne­ro, que es una co­sa, por en­ci­ma de lo que ne­ce­si­ta un ser hu­mano pa­ra ser más hu­mano. A es­ta, des­de su em­ble­má­ti­ca pa­la­bra, mer­can­cía, le es com­ple­ta­men­te in­di­fe­ren­te si una ma­dre de­ja en­tre lá­gri­mas de dar­le le­che a su cria­tu­ra, si los ni­ños de­ben ir a los or­fe­li­na­tos mo­der­nos que son los co­le­gios hoy en día, si los hi­jos de­ben per­der­se de la fe­li­ci­dad de ju­gar con su pa­dre si, des­pués de to­do, los ín­di­ces de com­pra y venta si­guen su­bien­do. Es la Eco­no­mía la que re­gu­la el des­per­tar y el dor­mir­se de las per­so­nas, el tiem­po de tra­ba­jo, de des­can­so, la edad de ca­sar­se, de te­ner des­cen­den­cia, el nú­me­ro de hi­jos, el tiem­po de las ca­ri­cias, el tiem­po del amor y el de la gue­rra y no otras cien­cias real­men­te com­pro­me­ti­das con el al­ma hu­ma­na. A ella no le in­tere­sa sal­var la es­pe­cie por­que es la dis­ci­pli­na in­di­vi­dua­lis­ta por ex­ce­len­cia. Pa­ra desear pro­te­ger a la in­fan­cia es ne­ce­sa­rio po­seer un es­pí­ri­tu ge­ne­ro­so, al­truis­ta, emo­cio­nal­men­te com­pa­si­vo, y ella, la Eco­no­mía, en­cie­rra el egoís­mo, el más sui­ci­da de los de­fec­tos por­que a la lar­ga si aca­ba­mos con los de­más, es­ta­mos des­tru­yén­do­nos a no­so­tros mis­mos.

La Ra­zón, tan so­lo aho­ra cuan­do se de­rri­te el hie­lo an­te nues­tros ojos, se se­can los la­gos, de­sa­pa­re­cen es­pe­cies y se ca­lien­tan las monta­ñas es cuan­do se de­ci­de a to­mar al­gu­nas me­di­das pa­ra pre­ser­var el me­dio am­bien­te y, eso, sin la par­ti­ci­pa­ción to­tal de cier­tos Es­ta­dos po­de­ro­sos. Y, esas mí­ni­mas me­di­das son enor­mes al la­do de las ri­dí­cu­las pa­ra la pro­tec­ción de la in­fan­cia. Es­ta­mos más preo­cu­pa­dos por el cam­bio am­bien­tal que por el cam­bio de es­truc­tu­ra so­cial que pre­ser­ve a la in­fan­cia co­mo la épo­ca don­de se de­fi­ne en el ser hu­mano la es­truc­tu­ra emo­cio­nal que lo acom­pa­ña­rá to­da la vi­da y con la que en­tra­rá en la so­cie­dad im­pri­mién­do­le

Es­ta­mos más preo­cu­pa­dos por el cam­bio am­bien­tal que por el cam­bio de es­truc­tu­ra so­cial que pre­ser­ve a la in­fan­cia co­mo la épo­ca don­de se de­fi­ne en el ser hu­mano la es­truc­tu­ra emo­cio­nal que lo acom­pa­ña­rá to­da la vi­da.” Pa­ra los ani­ma­les lo más im­por­tan­te es dar­le pro­tec­ción a su cría. En nues­tra so­cie­dad el am­pa­ro al me­nor es­tá su­pe­di­ta­do a las le­yes del mer­ca­do.

Juan Car­los Rue­da Gó­mez Es­pe­cial pa­ra EL HERALDO

E sta tra­ge­dia ocu­rri­da el 18 de ma­yo de 2014 en Fun­da­ción, Mag­da­le­na, es com­pa­ra­ble con la que ocu­rrió en Ove­jas, Su­cre, en 1950, cuan­do una ‘chi­va’ que ha­bía sa­li­do de Sin­ce­le­jo un do­min­go, pre­ci­sa­men­te un do­min­go cruel, ati­bo­rra­da de mer­can­cías y pa­sa­je­ros, se vol­có e in­cen­dió en las go­te­ras del pue­blo gai­te­ro de­jan­do cin­cuen­ta ca­dá­ve­res in­ci­ne­ra­dos e irre­co­no­ci­bles.

El ori­gen de am­bos su­ce­sos fue la irres­pon­sa­bi­li­dad de un con­duc­tor y del mal es­ta­do de am­bos au­to­mo­to­res. Tal co­mo ocu­rrió en la tro­cha que tran­si­tó en­tre Sin­ce­le­jo y Ove­jas aquel vie­jo bus con ca­rro­ce­ría de ma­de­ra y la­tas, ha­ce se­sen­ta y cua­tro años, el vehícu­lo es­co­lar que ile­gal­men­te tran­si­tó du­ran­te tres años por las ca­lles de Fun­da­ción tam­bién trans­por­ta­ba ga­so­li­na en ca­ne­cas que el con­duc­tor, se­gún na­rran quie­nes lo co­no­cen, ven­día pa­ra me­jo­rar sus in­gre­sos o ‘re­bus­car­se’, co­mo se di­ce co­lo­quial­men­te. Unos di­cen que seis, otros que ocho ca­ne­cas, iban ocul­tas de­ba­jo de los asien­tos en que via­ja­ban

api­ña­dos los ni­ños.

Ye­lis­sa Fer­nán­dez y Lau­ra Va­ne­sa De la Cruz, de nue­ve y ocho años, res­pec­ti­va­men­te, pri­mas en­tre sí, que lo­gra­ron mi­la­gro­sa­men­te sa­lir ile­sas, coin­ci­den en que eran so­lo dos: una que es­ta­ban va­cian­do en el ca­rro el cho­fer y un ni­ño, pa­ra des­va­rar­lo, y otra de re­pues­to que lle­va­ba de­ba­jo de un asien­to y se su­po­ne que fue la cau­san­te de ma­yo­res da­ños cuan­do el fue­go ini­cial se ex­ten­dió por to­da la ca­bi­na, cau­san­do el pá­ni­co que lle­vó a sus ocu­pan­tes a ato­rar­se en las po­cas vías de es­ca­pe dis­po­ni­bles.

Pe­ro no es la úni­ca coin­ci­den­cia en­tre es­tos la­men­ta­bles he­chos ocu­rri­dos con más de seis dé­ca­das de di­fe­ren­cia. La ‘chi­va’ que Er­nes­to Mc­caus­land bau­ti­zó co­mo ‘La Ma­ria­pa­li­to’ en la pe­lí­cu­la Si­nies­tro, ba­sa­da en el, iró­ni­ca­men­te ale­gre, me­ren­gue va­lle­na­to de Car­los Ara­que, se va­ró dos ve­ces an­tes de lle­gar a la cur­va don­de fi­nal­men­te de­rra­pó en el ba­rro for­ma­do en la tro­cha a cau­sa de la llu­via y fue a pa­rar a una pro­fun­da cu­ne­ta don­de se in­cen­dió.

psi­co­so­cial, y par­ti­mos ha­cia allá de­jan­do un vi­llo­rrio hu­mil­de, que a pe­sar de te­ner ya vein­ti­cin­co años de exis­ten­cia, aún es­tá cun­di­do de ca­si­tas de un so­lo cuar­to, sin ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, sin agua po­ta­ble y mu­cho me­nos al­can­ta­ri­lla­do o pa­vi­men­to. Lo úni­co nue­vo y bien he­cho son los mu­ra­les de los po­li­ti­que­ros que lo vi­si­ta­ban ha­ce unos me­ses en cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes de Con­gre­so.

Al lle­gar al centro asis­ten­cial en­tra­mos por la puer­ta de ur­gen­cias y en­con­tra­mos a una pe­que­ña y del­ga­da mu­jer en­fun­da­da en un uni­for­me co­lor vino tin­to que tie­ne bordado su nom­bre so­bre el co­ra­zón, ese que de­be ser más gran­de de lo nor­mal y la mo­vió a recorrer ca­sa por ca­sa los ba­rrios Faus­tino Mo­ji­ca, Altamira y Cor­do­bi­ta pa­ra con­tac­tar a to­das las per­so­nas vin­cu­la­das al ac­ci­den­te, no so­lo a los ni­ños que lo­gra­ron sal­var­se sino a los res­ca­tis­tas vo­lun­ta­rios que tam­bién se vie­ron afec­ta­dos por el hu­mo y las lla­mas. Es la mé­di­ca Mag­da Alar­cón Gó­mez, quien con su equi­po de pa­ra­mé­di­cos ade­lan­ta es­te tra­ba­jo pa­ra evi­tar que las se­cue­las ha­gan más da­ño que la tra­ge­dia mis­ma, dán­do­les apo­yo psi­co­ló­gi­co y si­quiá­tri­co pa­ra que sus vi­das vuel­van a la nor­ma­li­dad.

Allí en­con­tré a Me­lis­sa y Shey­la Ote­ro, dos de las ni­ñas so­bre­vi­vien­tes, las úni­cas que tie­nen áni­mos pa­ra re­cor­dar de­ta­lles de las ac­ti­vi­da­des desa­rro­lla­das en la Igle­sia Pen­te­cos­tal del ba­rrio Altamira du­ran­te la ma­ña­na del fu­nes­to do­min­go 18 de ma­yo. Es­tán en com­pa­ñía de su ma­dre, Ledys Joan­na Ro­drí­guez Es­co­bar, quien se sien­te la mu­jer más afor­tu­na­da del mun­do, aun­que aún no cree que pue­da abra­zar y be­sar a sus hi­jas lue­go de es­tar ex­pues­tas du­ran­te va­rios mi­nu­tos al fue­go ase­sino.

Shey­la, la más elo­cuen­te, re­cuer­da que, co­mo to­dos los do­min­gos, las guías es­pi­ri­tua­les de la igle­sia rea­li­za­ron ac­ti­vi­da­des lú­di­cas y re­li­gio­sas ba­sa­das en ma­nua­li­da­des, pin­tan­do ma­ri­po­sas, re­cor­tan­do es­tre­llas pa­ra ta­cho­nar un cie­lo que ho­ras des­pués se nu­bló pa­ra mu­chos de los ni­ños que com­par­tie­ron con ella y su her­ma­na. Una de esas tu­to­ras, de nom­bre Can­de­la­ria, de­bió ser tras­la­da­da a San­ta Mar­ta pre­sa de una cri­sis ner­vio­sa que la man­tie­ne en shock des­de el mis­mo mo­men­to del ac­ci­den­te.

Shey­la re­cuer­da con es­pe­cial agra­do esas pri­me­ras ho­ras del do­min­go por­que por fin pu­do apren­der­se una can­ción de ala­ban­za que le gus­ta mu­cho. Aun­que con un po­co de ti­mi­dez la can­ta, qui­zá mo­ti­va­da por el he­cho de es­tar vi­va de mi­la­gro y que su her­ma­na Me­lis­sa ya se es­tá re­cu­pe­ran­do de los gol­pes su­fri­dos al lan­zar­se de la bu­se­ta:

En­tre los nu­me­ro­sos cu­rio­sos que hay en las afue­ras del hos­pi­tal, en­cuen­tro va­rios que ex­pre­san su mo­les­tia por la ex­ce­si­va to­le­ran­cia de las au­to­ri­da­des de trán­si­to de es­te mu­ni­ci­pio, a las que acu­san de no ejer­cer nin­gún ti­po de con­trol, per­mi­tien­do que la ma­yo­ría de mo­to­ci­cle­tas cir­cu­len sin se­gu­ro obli­ga­to­rio y que nin­gún con­duc­tor use cas­co, lo cual pu­di­mos com­pro­bar, ade­más de ver has­ta seis per­so­nas, fa­mi­lias com­ple­tas, a bor­do de uno de es­tos frá­gi­les vehícu­los.

“Pe­ro la ta­pa de to­do es que ese bus lle­va­ra más de cin­cuen­ta ni­ños api­ña­dos sin te­ner nin­gún se­gu­ro ni re­vi­sión téc­ni­co-me­cá­ni­ca. Ahí es­tán las con­se­cuen­cias de la ex­ce­si­va to­le­ran­cia de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos in­efi­cien­tes”, di­ce uno de los pre­sen­tes con ra­bia.

Si en el si­nies­tro de Ove­jas, se­gún Car­los Ara­que, “has­ta los san­tos llo­ra­ron”, aquí en Fun­da­ción el cie­lo no pa­ra de ha­cer­lo. Has­ta tres ve­ces por día. Y no fal­ta­rá un ju­glar de pro­vin­cia que ya es­té com­po­nien­do una can­ción pa­ra abra­zar con amor a los 33 an­ge­li­tos que van ca­mino al cie­lo.

Así son las ca­lles del ba­rrio de in­va­sión Cor­do­bi­ta, don­de vi­vía la ma­yo­ría de las víc­ti­mas.

Car­men So­fía He­rre­ra se­ña­la el lu­gar don­de el trá­gi­co bus se va­ró por pri­me­ra vez a las nue­ve de

la ma­ña­na. El amor de Dios es ma­ra­vi­llo­so tan gran­de es el amor de Dios tan gran­de que no pue­do ir arri­ba de él tan an­cho que no pue­do ir afue­ra de él

tan gran­de es el amor de Dios.

@Juank­ye­ru – na­tu­ba­rajr@gmail.com

‘La llo­ro­na’ ha­ce par­te de las le­yen­das de la Re­gión Ca­ri­be. Fo­to su­mi­nis­tra­da por el Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Atlán­ti­co.

EGEEEG

Igle­sia Pen­te­cos­tal en Fun­da­ción, Mag­da­le­na, don­de es­tu­vie­ron an­tes del trá­gi­co ac­ci­den­te los 32 ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.