El sen­ti­do de la vida

Latitud - - Portada - Por Alon­so Sán­chez Bau­te

En el 105 aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de Vik­tor Frankl, pa­dre de la lo­go­te­ra­pia, Vie­na, la ca­pi­tal de Aus­tria, don­de es­te pen­sa­dor na­ció, bus­ca per­pe­tuar su teo­ría, que plantea una res­pues­ta dis­tin­ta a las co­rrien­tes que ven al ser hu­mano es­pe­ran­do al­go de la vida.

El primer mu­seo del mun­do de­di­ca­do al ‘pa­dre de la lo­go­te­ra­pia y el aná­li­sis exis­ten­cial’, Vik­tor Frankl, se inau­gu­ra hoy en Vie­na, la ciu­dad que lo vio na­cer y mo­rir, como un lu­gar pa­ra acer­car­se a su pen­sa­mien­to de for­ma in­te­rac­ti­va y me­di­tar so­bre el sen­ti­do que uno le da a su vida.

Es­tá si­tua­do en el no­veno dis­tri­to vie­nés, en un apar­ta­men­to de cien me­tros cua­dra­dos, ve­cino al que ha­bi­tó Frankl des­de que re­gre­só en 1945 tras so­bre­vi­vir a cua­tro cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis, y don­de aún vi­ve su se­gun­da es­po­sa, Eleo­no­re Kat­ha­ri­na, de 90 años.

Las her­ma­nas Johan­na Schech­ner y Hei­de­ma­rie Zür­ner de­ci­die­ron crear­lo tras ha­ber fun­da­do diez años an­tes, en coin­ci­den­cia con el cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Frankl (1905) y ocho años des­pués de su muer­te (1997), un cen­tro pa­ra cui­dar y di­fun­dir su teo­ría.

En de­cla­ra­cio­nes a Efe, Schech­ner ex­pli­có que Frankl plantea una res­pues­ta to­tal­men­te dis­tin­ta a la de aque­llas co­rrien­tes que ven al ser hu­mano es­pe­ran­do al­go de la vida.

Su con­clu­sión es que “el ser hu­mano no es quien de­be plan­tear exi­gen­cias a la vida, sino el que de­be dar res­pues­tas a las cues­tio­nes que la vida le plantea, y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de esas res­pues­tas”, aña­dió.

El Mu­seo Vik­tor Frankl bus­ca ofre­cer un ca­mino in­ter­ac­ti­vo, pe­da­gó­gi­co y lú­di­co pa­ra com­pren­der su te­sis, de acuer­do con su afir­ma­ción de que “tam­bién pue­de ser com­pren­di­da y ex­pe­ri­men­ta­da por el hom­bre de a pie”.

Una sín­te­sis de su cu­rrí­cu­lum apa­re­ce en pa­ne­les gi­ra­to­rios: en ca­da uno hay una pre­gun­ta que el pro­pio Frankl se plan­teó y el vi­si­tan­te pue­de pen­sar so­bre ella an­tes de gi­rar el pa­nel y leer la res­pues­ta que el psi­quia­tra se dio a sí mis­mo en su mo­men­to.

Así, fren­te a la pre­gun­ta so­bre el sen­ti­do de la vida, res­pon­de que “es la vida mis­ma”, mien­tras que en la sa­la si­guien­te, la prin­ci­pal, el au­tor del li­bro El hom­bre en bus­ca de sen­ti­do apa­re­ce como “per­cep­tor”, “do­lien­te” o “crea­dor”, sus tres vías prin­ci­pa­les ha­cia el sen­ti­do es­pi­ri­tual.

Ade­más, unos ca­si­lle­ros blan­cos de la sa­la prin­ci­pal des­cu­bren, al abrir sus puer­tas, otros ele­men­tos in­ter­ac­ti­vos.

La idea de que de­trás de ca­da la­men­to hay un “va­lor” apa­re­ce en una ins­ta­la­ción que mues­tra có­mo es po­si­ble usar la crea­ti­vi­dad pa­ra en­con­trar un ca­mino po­si­ti­vo.

Como ejem­plo, fren­te a la que­ja “no me ama na­die”, Frankl di­ce: “an­he­las ser ama­do, in­ten­ta ser un aman­te”, ya que el in­di­vi­duo no pue­de cam­biar mu­chas de las cir­cuns­tan­cias y con­di­cio­nes de su vida, de su cuer­po ni de su psi­que, como la de no ser ama­do.

Pe­ro sí pue­de, con su es­pí­ri­tu, de­ci­dir có­mo en­fren­tar­se y ha­cer al­go de esas con­di­cio­nes del des­tino.

Frankl na­ció en Vie­na, en una fa­mi­lia ju­día de fun­cio­na­rios pú­bli­cos, y ya en 1926 con­ci­be y usa por pri­me­ra vez la pa­la­bra “lo­go­te­ra­pia” pa­ra nom­brar la orien­ta­ción de lo que se­ría su pro­pia es­cue­la de psi­co­te­ra­pia y la ter­ce­ra de Vie­na, tras el psi­coa­ná­li­sis de Sig­mund Freud y la psi­co­lo­gía in­di­vi­dual de Al­fred Ad­ler.

Pa­ra en­ton­ces el jo­ven pen­sa­dor ha­bía pa­sa­do por una fa­se de en­tu­sias­mo con las teo­rías de Freud, con quien man­tu­vo con­tac­tos, y otra con Ad­ler, en cu­yo gru­po se in­te­gró.

«La pa­la­bra ‘lo­go’ sig­ni­fi­ca ‘sen­ti­do’ (en grie­go) y ‘te­ra­pia’ es­tá re­la­cio­na­da con ‘cu­rar’. La lo­go­te­ra­pia cu­ra en­con­tran­do un sen­ti­do (a la vida)», des­ta­ca Schech­ner.

Se mues­tran al­gu­nas fil­ma­cio­nes de en­tre­vis­tas de Frankl, como una en la que ex­pli­ca por qué re­cha­zó un vi­sa­do de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra exi­liar­se allí y es­ca­par a la per­se­cu­ción na­zi: no pue­de con­tro­lar las lá­gri­mas al con­tar el «di­le­ma» en el que se en­con­tra­ba.

Ex­pli­ca que como res­pon­sa­ble de neu­ro­lo­gía en un hos­pi­tal, en un prin­ci­pio, es­ta­ba pro­te­gi­do de ser in­ter­na­do en un cam­po de con­cen­tra­ción, y esa pro­tec­ción se ex­ten­día a su es­po­sa, sus pa­dres y her­ma­nos.

«Me pre­gun­té: ¿soy res­pon­sa­ble de ir a Es­ta­dos Uni­dos, don­de la psi­co­te­ra­pia go­za de un gran pres­ti­gio y la lo­go­te­ra­pia se di­fun­di­ría?, ¿soy res­pon­sa­ble de ese hi­jo es­pi­ri­tual mío?, ¿o soy res­pon­sa­ble de pro­te­ger a mis pa­dres?».

Fi­nal­men­te eli­gió la se­gun­da op­ción, pe­ro los na­zis ter­mi­na­ron por de­por­tar­le a él y a to­dos sus fa­mi­lia­res a di­ver­sos cam­pos de con­cen­tra­ción. So­bre­vi­vió pe­ro per­dió a to­dos sus se­res que­ri­dos.

Es­tu­dios de ca­sos, fo­tos de los prin­ci­pa­les pen­sa­do­res que in­flu­ye­ron en Frankl, pe­lí­cu­las y dia­gra­mas com­ple­tan el nue­vo mu­seo del psi­quia­tra cu­ya te­ra­pia se ha ex­ten­di­do a nu­me­ro­sos paí­ses.

El mu­seo ha si­do co­fi­nan­cia­do con con­tri­bu­cio­nes vo­lun­ta­rias de ins­ti­tu­cio­nes y per­so­nas pro­ce­den­tes de to­do el mun­do, tam­bién de Es­pa­ña y Mé­xi­co.

Lue­go de es­tu­diar cien mil pa­la­bras de diez idio­mas di­fe­ren­tes, in­ves­ti­ga­do­res de Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia con­clu­ye­ron que el es­pa­ñol es el más in­cli­na­do al op­ti­mis­mo. Se­gún in­for­ma­cio­nes re­cien­tes de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción «Ha­ce 45 años, dos psi­có­lo­gos so­cia­les, Jerry Bou­cher y Char­les Os­good, plan­tea­ron una po­lé­mi­ca hi­pó­te­sis so­bre el len­gua­je hu­mano. Con­je­tu­ra­ron que te­ne­mos una in­cli­na­ción, un ses­go, ha­cia las pa­la­bras po­si­ti­vas por en­ci­ma de las ne­ga­ti­vas o pe­si­mis­tas. El prin­ci­pio de Poll­yan­na, como se co­no­ció a es­ta idea des­de en­ton­ces, ha si­do una eter­na fuen­te de con­tro­ver­sia en­tre los lin­güis­tas».

Con el ma­ne­jo ma­si­vo de in­for­ma­ción, tal pa­re­ce que el de­ba­te es­tá lle­gan­do a fe­liz tér­mino. Es lo que se de­du­ce de un tra­ba­jo pu­bli­ca­do por un equi­po con­jun­to en­tre nor­te­ame­ri­ca­nos y aus­tra­lia­nos en las re­vis­tas PNAS. Allí se es­ta­ble­ció como cier­ta aque­lla vie­ja hi­pó­te­sis lue­go de eva­luar, con ayu­da de sis­te­mas –par­ti­cu­lar­men­te con el uso de las re­des so­cia­les–, to­dos esos Big da­ta fue­ron lue­go cru­za­dos con de­ter­mi­na­das va­ria­bles.

Al es­cu­dri­ñar en los re­sul­ta­dos de ca­da idio­ma, en­con­tra­ron que el es­pa­ñol era el idio­ma con más pa­la­bras aso­cia­das a fe­li­ci­dad, se­gui­do del por­tu­gués. El chino y el co­reano los me­nos ale­gres. «Por ca­da pa­la­bra con car­ga ne­ga­ti­va en es­pa­ñol, se usan nue­ve pa­la­bras po­si­ti­vas. In­clu­so en el ca­so del chino, la re­la­ción es 30/70 a fa­vor de la ale­gría», afir­mó uno de los in­ves­ti­ga­do­res.

¿A qué se de­be el prin­ci­pio de Poll­yan­na? Se­gún el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res, de­trás de es­ta ten­den­cia al op­ti­mis­mo en el len­gua­je se es­con­de nues­tra na­tu­ra­le­za so­cial: «El len­gua­je es nues­tra gran tec­no­lo­gía so­cial y, aun­que hay mu­chos con­flic­tos y pro­ble­mas en el mun­do, es­tos cor­pus de tex­tos mues­tran una des­via­ción po­si­ti­va por­que so­mos se­res emi­nen­te­men­te so­cia­les».

Ca­sual­men­te, es­tu­vo re­cien­te­men­te en Car­ta­ge­na –in­vi­ta­do por la Uni­ver­si­dad del Sinú y la aca­dé­mi­ca An­drea Or­te­ga Be­cha­ra– Mar­tin Se­lig­man, quien por más de diez años fue pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Psi­co­lo­gía y aho­ra di­ri­ge la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia. La ra­zón de es­ta in­vi­ta­ción obe­de­ció al in­te­rés de di­cha uni­ver­si­dad por crear en el país el primer Ins­ti­tu­to de Psi­co­lo­gía Po­si­ti­va, un tér­mino acu­ña­do ha­ce más de cua­tro dé­ca­das por Mar­tin Se­lig­man (val­ga la opor­tu­ni­dad pa­ra re­sal­tar el he­cho de que Mon­te­ría, has­ta ha­ce po­co epi­cen­tro de la vio­len­cia na­cio­nal, atra­vie­sa hoy por uno de los cam­bios con vi­sión de fu­tu­ro más in­tere­san­tes de Co­lom­bia. De esos cam­bios ha­ce par­te, jus­to, es­te ejem­plo: ad por­tas de la fir­ma de La Ha­ba­na, mues­tra preo­cu­pa­ción por en­tre­gar a las víc­ti­mas del con­flic­to he­rra­mien­tas pa­ra afron­tar el fu­tu­ro so­bre la ba­se de su bie­nes­tar per­so­nal, al­go de lo cual se en­car­ga –pre­ci­sa­men­te– la si­co­lo­gía po­si­ti­va: «Cons­truir for­ta­le­zas pa­ra la re­pa­ra­ción de da­ños».

¿Por qué úl­ti­ma­men­te el te­ma de la fe­li­ci­dad im­por­ta tan­to a la psi­co­lo­gía? En es­ta con­cu­rri­dí­si­ma char­la que ocu­pó to­da la si­lle­te­ría del Tea­tro Pe­dro de He­re­dia (Adolfo Me­jía), Se­lig­man sos­tu­vo: «Por más de 60 años la si­co­lo­gía, moralmente in­si­dio­sa y po­lí­ti­ca­men­te un ca­lle­jón sin sa­li­da, tra­ba­jó so­bre el con­cep­to de en­fer­me­dad. Psi­có­lo­gos y psi­quia­tras se con­vir­tie­ron en vic­ti­mó­lo­gos y pa­tó­lo­gos. Nues­tra vi­sión de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na pa­só a ser

que si es­ta­bas en pro­ble­mas ibas a ter­mi­nar peor. Ja­más se nos ocu­rrió desa­rro­llar in­ter­ven­cio­nes po­si­ti­vas pa­ra ha­cer a las per­so­nas más fe­li­ces».

El bie­nes­tar es más que son­reír y sen­tir­nos bien. Con es­ta fra­se co­men­zó su char­la en Car­ta­ge­na es­te psi­có­lo­go que in­ves­ti­ga so­bre el te­ma des­de 1998, cuan­do de­ci­dió dar vuel­ta la ten­den­cia de la psi­co­lo­gía en­fo­ca­da tan so­lo a las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas y la for­ma de en­fren­tar­las. Jun­to con un pe­que­ño equi­po de tra­ba­jo, a par­tir de es­ta bús­que­da es­ta­ble­ció un mo­de­lo que, por su si­gla en in­glés, se co­no­ce como Per­ma.

Se­gún Per­ma, pa­ra que una per­so­na sea fe­liz de­be su­mar cin­co cla­ves: emo­cio­nes po­si­ti­vas, in­vo­lu­crar­se de ma­ne­ra po­si­ti­va en los ac­tos del día a día, ma­ne­jar re­la­cio­nes so­cia­les sig­ni­fi­ca­ti­vas, per­te­ne­cer a al­go más gran­de que uno mis­mo y sen­tir que las me­tas lo­gra­das son pro­duc­to de su ca­pa­ci­dad de de­ter­mi­na­ción.

Tal cual con­tó en Car­ta­ge­na, ha­ce un lus­tro su equi­po de tra­ba­jo fue con­tra­ta­do por el rey de Bu­tán pa­ra lo­grar au­men­tar no so­lo la ri­que­za eco­nó­mi­ca de es­te pe­que­ño país con me­nos de un mi­llón de ha­bi­tan­tes, ubi­ca­do en la cor­di­lle­ra del Hi­ma­la­ya en­tre China e In­dia, sino tam­bién pa­ra au­men­tar el bie­nes­tar de sus ciu­da­da­nos. Fue así como se in­tro­du­jo la cá­te­dra de “fe­li­ci­dad” en los co­le­gios y uni­ver­si­da­des. Dos años des­pués, los es­tu­dian­tes que ha­bían in­tro­du­ci­do el Per­ma en su co­ti­dia­ni­dad, lo­gra­ron las ma­yo­res ca­li­fi­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas. Va­rias fa­cul­ta­des de Psi­co­lo­gía en Co­lom­bia tam­bién han im­ple­men­ta­do, des­de ha­ce unos años, la en­se­ñan­za de la fe­li­ci­dad.

Así con­ta­do, to­do es­to pa­re­ce un tí­pi­co ar­tícu­lo de los que acos­tum­bran pro­mul­gar los li­bros de au­to­ayu­da. Sin em­bar­go, «Pa­ra con­fir­mar que no se tra­ta­ba de pa­la­bras va­cías –afir­mó Se­lig­man an­te la con­cu­rren­cia–, ha­ce me­nos de una dé­ca­da co­men­za­mos a pre­gun­tar­nos si era po­si­ble me­dir la fe­li­ci­dad y en­con­tra­mos que se pue­de es­ta­ble­cer por ciu­dad o por país qué tan fe­li­ces son las per­so­nas». ¿Có­mo se lo­gra es­to?

Pa­ra ello, uti­li­zan las re­des so­cia­les como he­rra­mien­ta bá­si­ca, mas no úni­ca. Se tra­ta de un tra­ba­jo es­ta­dís­ti­co en el que, bien sea por ciu­dad o por país, es­ta­ble­cen las pa­la­bras más re­pe­ti­das en los mu­ros de Fa­ce­book y Twit­ter pa­ra lue­go cru­zar­las –por gé­ne­ro, edad o ra­za– con va­ria­bles po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y so­cia­les, e in­clu­so con las en­fer­me­da­des pro­pias de ca­da re­gión. «El año pa­sa­do se ana­li­za­ron ochen­ta mi­llo­nes de tuits de to­do el mun­do y se es­ta­ble­ció, por la re­pe­ti­ción de un sín­to­ma o en­fer­me­dad, có­mo Twit­ter pue­de pre­de­cir las cau­sas de muer­te en un lu­gar de­ter­mi­na­do».

A par­tir de es­ta­dís­ti­cas como es­tas, des­de ha­ce va­rios años paí­ses vio­len­tos como Co­lom­bia, Mé­xi­co o Bra­sil en­ca­be­zan la lis­ta de los más fe­li­ces del mun­do sin que sus ha­bi­tan­tes lo­gre­mos en­ten­der por qué. De he­cho, al co­no­cer el re­sul­ta­do de es­te lis­ta­do (al que con fre­cuen­cia tam­bién ca­li­fi­can otros paí­ses ve­ci­nos, como Pa­ra­guay, Mé­xi­co, Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Ni­ca­ra­gua y Cos­ta Ri­ca), los co­lom­bia­nos nun­ca sa­li­mos del asom­bro tra­tan­do de en­ten­der có­mo, en un país como el nues­tro, con pro­fun­dos con­flic­tos so­cia­les des­de an­tes de la in­de­pen­den­cia y más de dos­cien­tos años de es­pe­luz­nan­te vio­len­cia po­lí­ti­ca, sus ha­bi­tan­tes sea­mos, apa­ren­te­men­te, más fe­li­ces que ciu­da­da­nos que ha­bi­tan en de­mo­cra­cias con al­tos es­tán­da­res de vida, como Sue­cia o Di­na­mar­ca.

Si nos ate­ne­mos a lo plan­tea­do por el pro­fe­sor Mar­tin Se­lig­man, lo que arro­jan es­tos Big da­ta es que el bie­nes­tar no es asun­to ni de sa­lud ni de be­lle­za ni de po­si­ción so­cial ni de di­ne­ro (de he­cho, «se hi­zo se­gui­mien­to de ga­na­do­res de más de un mi­llón de dó­la­res en la lo­te­ría y se en­con­tró que, tres me­ses des­pués de re­ci­bir el pre­mio, pre­sen­ta­ban de­pre­sión pro­fun­da y ten­den­cia al sui­ci­dio»). Se­gún es­te es­tu­dio, lo que ge­ne­ra ma­yor fe­li­ci­dad a nues­tros pue­blos es la ca­pa­ci­dad de re­la­cio­na­mien­to. Es por es­to que el ín­di­ce de sui­ci­dios en ciu­da­des como Sao Pau­lo es el do­ble en los ba­rrios de cla­se adi­ne­ra­da que en los de la pe­ri­fe­ria. No se de­be a los ba­jos in­gre­sos o la mi­se­ria sino a la so­le­dad: ma­ta más la sau­da­de que el ham­bre.

Sin em­bar­go, el es­tu­dio co­men­ta­do al ini­cio de es­te tex­to, se­gún el cual el es­pa­ñol es el idio­ma que más pa­la­bras po­si­ti­vas uti­li­za, plantea una in­tere­san­te te­sis que qui­zás re­suel­va la eter­na po­lé­mi­ca de qué tan fe­li­ces de ve­ras so­mos los co­lom­bia­nos: se­gún aque­lla investigación, los fe­li­ces no so­mos los ciu­da­da­nos. Es el idio­ma ( la can­ti­dad de pa­la­bras op­ti­mis­tas que a dia­rio es­cri­bi­mos en nues­tras re­des so­cia­les). Es­to al me­nos ex­pli­ca la ra­zón por la que, año tras año, el ma­yor por­cen­ta­je de paí­ses que ca­li­fi­can pa­ra es­te lis­ta­do son la­ti­nos.

Efe

@san­chez­bau­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.