Es­cu­cha el co­lor

Latitud - - Portada -

Ga­na­do­ra en el Fic­ci 55 y en Huel­va, no­mi­na­da en Chica­go y Kar­lovy Vary, la pe­lí­cu­la ba­rran­qui­lle­ra con­ti­núa exi­to­so re­co­rri­do en

pan­ta­llas co­lom­bia­nas.

y per­der­me en sus ríos de gen­te”, con­clu­ye al pre­sen­tar al­gu­nas de sus in­fluen­cias.

En San­ta Ma­ría del Dia­blo hay un cro­nis­ta que re­fe­ren­cia he­chos reales vi­vi­dos por Aran­go, in­clu­so avis­ta el fu­tu­ro pa­ra él. Son sus pro­pias vi­ven­cias que él aco­mo­da en su na­rra­ción: «Hay un per­so­na­je ca­si in­vi­si­ble, so­bre el que se sos­tie­ne to­do el re­la­to. Lo lla­mé Tie­rra­fir­me y es el in­dio ama­nuen­se de Fernández de Ovie­do. Re­sul­ta­ba fas­ci­nan­te que el ver­da­de­ro primer cro­nis­ta de In­dias fue un in­dio que apren­dió a es­cri­bir y a to­mar dic­ta­dos. En la no­ve­la, la voz que na­rra des­de el pre­sen­te es he­re­de­ra de Tie­rra­fir­me. Mien­tras es­cri­bía me di cuen­ta de que pa­ra dar­le vida al re­la­to de­bía re­cu­rrir a mis pro­pias ex­pe­rien­cias. Cuan­do era ni­ño vi­si­té va­rias ve­ces las sel­vas del Cho­có. Vi­si­té mu­chas ve­ces la zo­na de Ura­bá. Al­gu­na vez, en el si­tio don­de es­tu­vo el primer asen­ta­mien­to es­pa­ñol, ju­gué fút­bol con el cri­mi­nal más fa­mo­so que ha da­do Co­lom­bia. Al es­cri­bir el li­bro sen­tí — alen­ta­do, en cier­ta for­ma, por González de Ovie­do— que ese ti­po de de­ta­lles en­ri­que­cían el re­la­to».

Gus­ta­vo sien­te una gran ad­mi­ra­ción por los cro­nis­tas. Es­cri­bió, en 1997, Un ra­mo de no me ol­vi­des, una cró­ni­ca so­bre los ini­cios de Gar­cía Már­quez en Car­ta­ge­na. En San­ta Ma­ría del Dia­blo se ocu­pa de otro cro­nis­ta, Fernández de Ovie­do, un per­so­na­je que pa­ra él me­re­ce to­da ad­mi­ra­ción: «Me lla­ma la aten­ción el ol­vi­do en que te­ne­mos a Gon­za­lo Fernández de Ovie­do, qui­zá, por su con­di­ción de cro­nis­ta al ser­vi­cio de la Co­ro­na es­pa­ño­la. Una de las ra­zo­nes que ex­pli­can su ol­vi­do es el con­flic­to que tu­vo con Bar­to­lo­mé de las Ca­sas. Pe­ro la ta­rea de Ovie­do fue la del hom­bre del Re­na­ci­mien­to: es geó­gra­fo, zoó­lo­go, bo­tá­ni­co, an­tro­pó­lo­go, et­nó­lo­go, psi­có­lo­go, fi­ló­so­fo, teó­lo­go y po­li­tó­lo­go. La lec­tu­ra de sus cró­ni­cas es fun­da­men­tal pa­ra quien as­pi­re a ha­cer pe­rio­dis­mo».

En una no­ve­la his­tó­ri­ca las li­cen­cias que se to­ma el es­cri­tor pue­den des­di­bu­jar el he­cho real yen­do en con­tra de los ele­men­tos de un gé­ne­ro com­ple­jo, so­bre ese asun­to, Aran­go tie­ne sus vi­sio­nes: «En la investigación y es­cri­tu­ra tu­ve el ri­gor del pe­rio­dis­ta. Pro­cu­ré no es­pe­cu­lar en asun­tos esen­cia­les. Lo que sí hi­ce fue dar vida a lo que en los do­cu­men­tos es­tá di­cho de ma­ne­ra su­ma­ria. Hay un epi­so­dio al co­mien­zo de la no­ve­la en el que Ovie­do di­ce que un enor­me mons­truo ma­rino de­vo­ró una em­bar­ca­ción. Lo que hi­ce fue acu­dir a mis lec­tu­ras de Ju­lio Ver­ne pa­ra dar­le vida a esa es­ce­na. La pes­te de mo­do­rra ape­nas ocu­pa unas fra­ses en los cro­nis­tas. La po­bla­ción en­te­ra de San­ta Ma­ría… ca­yó pre­sa de un sue­ño pe­sa­do. Como no se des­per­ta­ban, se mo­rían de ham­bre. Cer­ca de ocho­cien­tas per­so­nas mu­rie­ron por esa cau­sa. Des­de esa pers­pec­ti­va, na­da es in­ven­ta­do. Las es­ce­nas que re­creo es­tán ins­pi­ra­das en al­gún do­cu­men­to, un tes­ti­mo­nio, en al­gu­na fuen­te, sal­vo al­gu­nos nom­bres que pu­se a per­so­na­jes que no los te­nían, lo de­más es real. Las li­cen­cias crea­ti­vas se po­drían con­tar con los de­dos de una mano.

Esas li­cen­cias —pre­gun­to— son las que le per­mi­ten al na­rra­dor afir­mar que la fic­ción es obra del dia­blo: «Eso es idea del mis­mo Fernández de Ovie­do. Uno de sus ma­yo­res arre­pen­ti­mien­tos fue el de ha­ber es­cri­to una obra de fic­ción, la no­ve­la de ca­ba­lle­ría Cla­ri­bal­te, por­que se­gún él la fic­ción era men­ti­ra y la men­ti­ra era co­sa del dia­blo. En sus cró­ni­cas hay una in­sis­ten­cia per­ma­nen­te en el te­ma de la ver­dad. Como buen hom­bre de su tiem­po, te­nía una ob­se­sión por la sal­va­ción de su al­ma».

Aran­go ha si­do fi­na­lis­ta en dos oca­sio­nes del Pre­mio He­rral­de de No­ve­la de la Edi­to­rial Ana­gra­ma, sin du­da, un alien­to pa­ra su es­cri­tu­ra. ¿In­sis­ti­rá? Sa­be que más allá de un ga­lar­dón es­tá la de­ter­mi­na­ción de leer y pro­du­cir obra: «Los pre­mios son se­ña­les de que voy por buen ca­mino. Creo que no vol­ve­ré a con­cur­sar en el He­rral­de. La edi­to­rial Ana­gra­ma ha em­pe­za­do a in­cu­rrir en la mis­ma ar­bi­tra­rie­dad que es tra­di­ción en Pla­ne­ta o Al­fa­gua­ra: pre­miar a au­to­res de la ca­sa. Eso es abu­sar de las ilu­sio­nes de mi­les de au­to­res in­ge­nuos que creen que tie­nen po­si­bi­li­da­des de ga­nar. En el ca­so co­lom­biano, si no has pa­ga­do tu de­re­cho de en­tra­da a las ca­ma­ri­llas bo­go­ta­nas, eres inexis­ten­te. Sien­do un au­tor inexis­ten­te, creo ha­ber he­cho una obra de­co­ro­sa», re­ma­ta.

Eso es lo que qui­sie­ra de­cir­le a Ma­ría Nu­bia, su ma­dre, quien aho­ra rea­li­za un co­ci­do de frí­jo­les, en el pe­que­ño apar­ta­men­to don­de Gus­ta­vo es­cri­be: «Creo —me co­men­ta en voz baja— que es la úni­ca per­so­na que se lee to­do lo que es­cri­bo, pe­ro lo ha­ce pa­ra ver si re­ve­lo his­to­rias de la fa­mi­lia. Si en­cuen­tra al­go, me lo re­pro­cha y me di­ce que pa­ra qué me pon­go a con­tar esos chis­mes. Le di­go que ella es la úni­ca que se da cuen­ta, pe­ro igual me lle­vo mi re­ga­ño, aun­que úl­ti­ma­men­te me pa­re­ce que se es­tá ablan­dan­do».

En­ton­ces to­ma va­lor pa­ra ha­cer­le la pre­gun­ta «¿Y… có­mo le pa­re­ció la no­ve­la que le man­dé?» Si­gue un si­len­cio. Con una cu­cha­ra de pa­lo en la mano, Ma­ría Nu­bia lo mi­ra y lo in­cre­pa con un mar­ca­do acen­to pai­sa: «¿Y us­ted qué?, pues mi­jo, no ve que yo ven­go aquí es a co­ci­nar­le por unos días, pa­ra que no co­ma esas por­que­rías que le dan en es­te país, por eso es que es­tá tan gor­do. ¿Vos qué?, ¿se em­bo­bó?, de­ja­te mi­jo de pre­gun­tar pen­de­ja­das, pues… más bien pón­ga­se a arre­glar la me­sa, que es­tos fri­jo­res ya van es­tan­do, y hay que aten­der al in­vi­ta­do… ¡apú­re­le, pues!

Gus­ta­vo Aran­go, ex edi­tor del su­ple­men­to li­te­ra­rio de ‘El Uni­ver­sal’, de Car­ta­ge­na, jun­to a un afi­che de la por­ta­da de la no­ve­la que pu­bli­có en 2010. Ha ejer­ci­do como pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra du­ran­te 10 años en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Nue­va York, en Oneon­ta, ha si­do fi­na­lis­ta en dos oca­sio­nes del Pre­mio He­rral­de Ana­gra­ma. Vi­vió 10 años en Car­ta­ge­na. *Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta. Do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Car­ta­ge­na. da­vid28­la­ra@gmail.com

Re­cog­ni­tion Award, Pre­sen­ted to Ál­va­ro Díaz Ro­drí­guez for Outs­tan­ding Ser­vi­ce and Lea­ders­hip in the AP Pro­gram».

En el ima­gi­na­rio po­pu­lar se con­si­de­ra que los an­tio­que­ños son ex­clu­yen­tes, re­gio­na­lis­tas, siem­pre dis­pues­tos a opa­car el bri­llo de quie­nes no sean pai­sas; pe­ro to­dos es­tos pre­jui­cios son con­tra­ria­dos por el re­co­no­ci­mien­to que la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia le ha he­cho a la obra de es­te cos­te­ño de ori­gen hu­mil­de que, a pe­sar de su nom­bra­día, si­gue ju­gan­do do­mi­nó con los mis­mos ami­gos de ha­ce mu­chos años.

Fue en una im­pren­ta de Bo­go­tá en don­de un aca­dé­mi­co an­tio­que­ño des­cu­brió por ca­sua­li­dad el primer li­bro de Díaz, Apro­xi­ma­cio­nes al tex­to es­cri­to, que el au­tor pu­bli­có con di­ne­ros de su bol­si­llo. Lue­go de leer­lo, el aca­dé­mi­co lo pu­so en con­si­de­ra­ción del Con­se­jo Edi­to­rial de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, ins­ti­tu­ción que no tar­dó en in­vi­tar al so­le­de­ño a dic­tar­les un ta­ller a los pro­fe­so­res y alum­nos pai­sas de la maes­tría en Lingüística so­bre la es­cri­tu­ra, «la má­xi­ma ex­pre­sión del pen­sa­mien­to crí­ti­co».

En Me­de­llín, di­jo Díaz: «Cuan­do se tra­ta de en­se­ñar a los es­tu­dian­tes a es­cri­bir me­jor, a la vez se es­tá tra­tan­do de en­se­ñar­les a pen­sar me­jor, ya que la es­cri­tu­ra, ade­más de ser una oca­sión pa­ra pen­sar, es un me­dio de pen­sar. To­do es­to ga­ran­ti­za el su­pues­to de que me­dian­te la prác­ti­ca de la es­cri­tu­ra se me­jo­ra la ca­li­dad del pen­sa­mien­to de una per­so­na, in­clu­so cuan­do no es­tá es­cri­bien­do».

Tam­po­co tar­dó la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia en ad­qui­rir los de­re­chos de au­tor de Apro­xi­ma­ción al tex­to es­cri­to, el cual ya lle­va sie­te edi­cio­nes, ni en pu­bli­car su se­gun­do li­bro, La ar­gu­men­ta­ción es­cri­ta, que es­tá en su cuar­ta edi­ción.

El éxi­to de es­tos li­bros re­si­de en el he­cho de ha­ber si­do es­cri­tos con el cui­da­do de quien es­cri­be pa­ra en­se­ñar a es­cri­bir. En es­tos tra­ba­jos su au­tor in­sis­te reite­ra­da­men­te en que el tex­to de cual­quier pro­fe­sio­nal, bien sea abo­ga­do, mé­di­co o in­ge­nie­ro, de­be ca­rac­te­ri­zar­se, en primer lu­gar, por par­tir de un pro­pó­si­to co­mu­ni­ca­ti­vo cla­ro: ar­gu­men­tar en fa­vor o en con­tra de un pun­to de vis­ta, o con­ven­cer a otro de la ver­dad o fal­se­dad de una te­sis; y des­pués, por la cla­ri­dad, exac­ti­tud, pre­ci­sión en el lé­xi­co, per­ti­nen­cia, am­pli­tud y pro­fun­di­dad, es­tán­da­res que el pro­pio Díaz tu­vo en cuen­ta mien­tras re­dac­ta­ba su más re­cien­te tra­ba­jo, Re­tó­ri­ca de la es­cri­tu­ra aca­dé­mi­ca, obra que no de­be­ría des­co­no­cer un di­rec­tor de te­sis de gra­do, y que po­dría con­ver­tir­se en pa­ra­dig­ma de los que as­pi­ran a es­cri­bir tex­tos aca­dé­mi­cos efec­ti­vos.

Ál­va­ro Díaz da la im­pre­sión de ha­ber ma­no­sea­do la bi­blio­gra­fía más in­flu­yen­te –la ma­yor par­te es­cri­ta en in­glés–, re­la­cio­na­da con su ob­je­to de es­tu­dio: una es­tre­chí­si­ma área del co­no­ci­mien­to, la es­cri­tu­ra en la len­gua de Cer­van­tes, te­má­ti­ca que Díaz par­ce­ló des­de su primer tra­ba­jo, Apro­xi­ma­ción al tex­to es­cri­to. Pe­ro sus li­bros no son me­ra­men­te teó­ri­cos, no pro­vie­nen ex­clu­si­va­men­te de lo leí­do; son con­se­cuen­cia de la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en los di­fe­ren­tes cur­sos que ha te­ni­do a su car­go como do­cen­te y, en par­ti­cu­lar, de los acier­tos y erro­res ob­ser­va­dos en los tex­tos es­cri­tos por sus es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co y el Co­le­gio bi­lin­güe Karl C. Pa­rrish. Su in­te­rés aca­dé­mi­co so­bre la ne­ce­si­dad de apren­der a leer com­pren­si­va y crí­ti­ca­men­te y a es­cri­bir con efi­ca­cia son fru­to de la in­ter­pre­ta­ción y eva­lua­ción de tex­tos es­cri­tos por sus alum­nos y por él mis­mo.

Las tres obras aca­dé­mi­cas de Díaz Ro­drí­guez pu­bli­ca­das por la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia.

Ma­bel Pi­za­rro jun­to a Roo­se­vel González, en una es­ce­na de ‘Rui­do rosa’, fil­ma­da en el cen­tro de Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.