La dan­za bu­fa de los ne­gros

Latitud - - Portada - Por Libardo Ba­rros Escorcia*

To­do el de­li­rio de las pa­sio­nes hu­ma­nas que­dó re­du­ci­do a sim­ple in­ven­ción de pre­su­mi­dos mor­ta­les es­ta ma­ña­na de sá­ba­do de car­na­val cuan­do el gru­po Dan­za de Ne­gri­tos, di­ri­gi­do por An­to­nio Al­mei­da, desató su bai­le y su mú­si­ca por las ca­lles del ba­rrio Pa­pin­dó, en So­pla­vien­to (Bo­lí­var).

An­to­nio Al­mei­da, más co­no­ci­do como An­to, es un mu­la­to for­ni­do y cin­cuen­tón que cul­ti­va es­ta dan­za in­ven­ta­da ha­ce más de dos si­glos por ne­gros li­ber­tos que se es­ta­ble­cie­ron en los pue­blos si­tua­dos a ori­llas del Ca­nal del Di­que, en el Ca­ri­be co­lom­biano.

A co­mien­zos de los no­ven­ta, con­tra­ta­do por un gru­po de San­ta Lu­cía (Atlán­ti­co), vino al Car­na­val de Ba­rran­qui­lla con do­ce in­te­gran­tes de su gru­po a des­fi­lar en la Ba­ta­lla de Flo­res. En­ton­ces era po­co lo que se co­no­cía de es­te bai­le can­tao, y bas­tó so­lo con esa vez pa­ra que es­ta dan­za –que mez­cla la bur­la y la co­me­dia en el mar­co de una mú­si­ca con­ga y ver­sos jo­co­sos– de­mos­tra­ra es­tar a la al­tu­ra de otras que go­za­ban del apo­yo ofi­cial.

La Dan­za de Ne­gri­tos, o Son de Ne­gros, como tam­bién se le lla­ma, tu­vo un ori­gen si­mul­tá­neo en Re­pe­lón, Vi­lla Rosa, San­ta Lu­cía, So­pla­vien­to,

Are­nal, Las Pie­dras, Ha­to Vie­jo, San Cris­tó­bal, Maha­tes, Evi­tar, Ma­la­ga­na, Pa­len­que y otros pue­blos cer­ca­nos que la adop­ta­ron como pro­pia, dán­do­le un es­ti­lo par­ti­cu­lar al can­to y al to­que de tam­bor. Pe­ro des­apa­re­ció por ca­si vein­te años, ex­cep­to en So­pla­vien­to, has­ta que a co­mien­zos de los no­ven­ta re­su­ci­tó en San­ta Lu­cía, gra­cias al Fes­ti­val Son de Ne­gros.

Bai­lar bur­lán­do­se

La tragedia de los ne­gros no es me­nor que la de nin­gún otro pue­blo que se re­cla­ma como víc­ti­ma de ge­no­ci­dios. Se­gún Luz M. Martínez M. (Re­vis­ta del Ces­la, núm. 7, 2005), la ci­fra de es­cla­vi­za­dos traí­dos a Amé­ri­ca se apro­xi­ma a los cua­ren­ta mi­llo­nes, sin in­cluir a los muer­tos en bar­cos ne­gre­ros ni ase­si­na­dos en si­tios de cap­tu­ra. En lo su­ce­si­vo, la vida de los es­cla­vi­za­dos en Amé­ri­ca fue so­me­ti­da a tra­tos in­hu­ma­nos que no han si­do ra­di­ca­dos to­da­vía.

Los ju­díos ilus­tran en la dan­za she­ma del Ho­lo­caus­to, al igual que en el ci­ne, cien­tos de li­bros y múl­ti­ples even­tos, el do­lor oca­sio­na­do por el des­arrai­go vio­len­to y la muer­te sis­te­má­ti­ca pro­du­ci­dos por los na­zis. De igual ma­ne­ra, los ja­po­ne­ses en la dan­za bu­toh, o dan­za de la os­cu­ri­dad, como en otras ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas re­fle­jan los su­fri­mien­tos cau­sa­dos por las bom­bas ató­mi­cas lan­za­das por los nor­te­ame­ri­ca­nos so­bre Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki.

En las ex­pre­sio­nes de es­tos pue­blos mi­le­na­rios el do­lor re­sul­ta in­cues­tio­na­ble. No ad­mi­te co­sa dis­tin­ta a la aflic­ción y al lu­to per­pe­tuo. Pa­re­cen do­li­dos por las fal­sas ex­pec­ta­ti­vas que se crea­ron so­bre la hu­ma­ni­dad. Su des­con­sue­lo per­mi­te co­no­cer en las so­lem­nes ex­pre­sio­nes de su ar­te, so­bre to­do en la dan­za, que el cuer­po no ha en­ten­di­do ni po­drá en­ten­der las di­men­sio­nes de la cruel­dad hu­ma­na. Lue­go de asis­tir a la pues­ta en es­ce­na de es­tos dos ti­pos de dan­zas pa­re­cie­ra que los lin­de­ros de la mal­dad son in­fi­ni­tos, que un orácu­lo mar­có las pau­tas de nues­tro trá­gi­co des­tino y que lo úni­co que nos que­da es vi­vir dis­cre­ta­men­te so­me­ti­dos a él.

A pe­sar del aco­so de sus ob­ce­ca­dos opre­so­res, los ne­gros fu­ga­dos ha­lla­ron en la ma­ni­gua y en las ri­be­ras del Ca­nal del Di­que, que ape­nas era un ria­chue­lo, una res­pues­ta sin­gu­lar que trans­gre­día ri­tua­les y de­cla­ra­cio­nes ya co­no­ci­dos. Ama­ron siem­pre esa tie­rra, por eso el atá­vi­co ape­go a su pai­sa­je. No bus­ca­ron a nin­gún dios pa­ra pac­tar mi­la­gros, ni lu­ga­res de pro­mi­sión. La vida es­ta­ba so­lo allí sin na­da más de lo que ha­bía. De ahí en ade­lan­te bai­lar y can­tar como el cuer­po siem­pre qui­so fue sa­ber­se su­pe­rior a cual­quier ver­du­go.

Los cuer­pos de los bai­la­ri­nes ne­gros di­cen otra co­sa

Wil­fred Al­mei­da, el ter­ce­ro de los hi­jos de An­to, na­ció con sín­dro­me de Down ha­ce trein­ta y cua­tro años. Es­pon­tá­nea­men­te se fue in­cor­po­ran­do al gru­po y no fue ne­ce­sa­rio el per­mi­so de na­die, por­que como afir­ma su pa­dre: «Es­te bai­le no tie­ne due­ño; es de quien quie­ra me­ter­se». Wil­fred des­cu­brió tam­bién en la dan­za el me­dio pa­ra no sen­tir­se in­fe­rior fren­te a las vi­ci­si­tu­des de la reali­dad.

Se dan­za en cual­quier mo­men­to por­que la vida tam­bién es can­to y bai­le. La mo­ris­que­ta que se ha­ce cuan­do la ata­rra­ya va­cía sa­le del río o cuan­do sa­le lle­na es la mis­ma. O cuan­do las co­se­chas son abun­dan­tes o po­cas. Siem­pre hay ges­tos en el ros­tro que es­tán más allá del bien y del mal.

Ob­ser­ván­do­los se en­tien­de por qué des­cu­brie­ron que el cuer­po pue­de ha­blar por sí so­lo y no es­pe­rar que se ha­ble a tra­vés de él. Por eso, cuan­do los ne­gros desatan su irre­ve­ren­te y libertaria dan­za, el res­to no es más que una ca­ri­ca­tu­ra de lo que pre­ten­día ser.

«En la Dan­za de Ne­gri­tos –di­ce An­to– se le ha­ce mo­ris­que­tas a to­do, uno se bur­la con se­rie­dad de las co­sas».

Mien­tras los ne­gros bai­lan sin re­ca­to com­pren­de­mos que no hay na­da que me­rez­ca ser res­pe­ta­do por­que to­do es con­ven­cio­nal, que son po­cas las co­sas que se ne­ce­si­tan sa­ber

Al­gu­nos la­men­tan que gru­pos de otros pue­blos quie­ran in­no­var pin­tan­do los la­bios a los bai­la­ri­nes o uni­for­man­do con co­lo­res fos­fo­res­cen­tes. Que ha­yan da­do a la mú­si­ca otro sen­ti­do, por­que si se tra­ta de lle­var­lo to­do a la bur­la ex­tre­ma, no ha­ce fal­ta tan­ta pa­ra­fer­na­lia”.

pa­ra vi­vir sin con­go­jas, que hay en la in­fe­li­ci­dad y la frus­tra­ción co­lec­ti­vas al­go que en­vi­le­ce, vic­ti­mi­za y pa­ra­li­za.

Avi­sa­dos de lo que se es­con­de de­trás de la pe­na y la con­go­ja, los ne­gros des­mien­ten con su dan­za las im­pos­tu­ras. Apren­die­ron que los ma­les­ta­res no son una nor­ma sino un es­ta­do de ex­cep­ción, por eso el bai­le y la mú­si­ca de­ben con­tri­buir a re­afir­mar la otra ver­dad que el cuer­po ya co­no­ce.

Dan­za tea­tra­li­za­da

Uno de los gran­des pro­ble­mas que se ob­ser­van en la pues­ta en es­ce­na de es­ta dan­za es to­do lo que im­pli­ca su mon­ta­je. Es muy di­fí­cil pa­ra un co­reó­gra­fo in­ge­nuo di­men­sio­nar la cos­mo­vi­sión pre­sen­te en es­te bai­le can­tao. Si se des­co­no­ce su ori­gen real y el sen­ti­do que le da­ban los es­cla­vos li­ber­tos a la bur­la en los in­men­sos pla­yo­nes que se for­man en el ve­rano a lo lar­go del Ca­nal del Di­que, lo que se ve­rá se­rán so­lo mo­ris­que­tas. No se en­ten­de­rá que ese tam­bor aglu­ti­nan­te, que mar­ca el rit­mo del bai­le y el can­to, in­vi­ta a ilu­mi­nar lo prohi­bi­do. A apren­der, ha­cién­do­lo, que to­do el que se bur­la es su­pe­rior a los an­ta­go­nis­mos de su en­torno. A cues­tio­nar la so­lem­ne im­pos­tu­ra y a se­ña­lar y se­ña­lar has­ta el de­li­rio que la bur­la, la ri­sa, es­tán más cer­ca de la ver­dad.

«El so­ni­do del tam­bor de no­so­tros −de­cla­ra An­to– no es igual al de otros pue­blos. A no­so­tros nos sue­na más a mú­si­ca afri­ca­na, a cham­pe­ta. El gol­pe es más rá­pi­do».

Al­gu­nos la­men­tan que los gru­pos de otros pue­blos quie­ren in­no­var pin­tan­do los la­bios a los bai­la­ri­nes o uni­for­man­do con co­lo­res fos­fo­res­cen­tes a las pa­re­jas. Que le ha­yan da­do a la mú­si­ca otro sen­ti­do, por­que si se tra­ta de lle­var­lo to­do a la bur­la ex­tre­ma, no ha­ce fal­ta tan­ta pa­ra­fer­na­lia.

«La gra­cia es­tá en el cuer­po, no en la ro­pa. De to­das ma­ne­ras, ca­da uno lo ha­ce como pue­de», ex­po­ne An­to­nio Al­mei­da.

La Dan­za de Ne­gros de So­pla­vien­to atrae por­que en ella se evi­den­cia un dis­cer­ni­mien­to que no pro­vie­ne del lo­gos. Sus in­ven­to­res des­de un prin­ci­pio su­pie­ron que cuan­do el cuer­po se ex­pre­sa no ca­be otro dis­cur­so. Fue una de las pri­me­ras dan­zas no re­li­gio­sas, y como tal, una ga­nan­cia pa­ra la hu­ma­ni­dad, que siem­pre es­ta­rá más sa­tis­fe­cha si cum­ple el de­seo de no te­ner cuen­tas pen­dien­tes con na­da ni con na­die.

Dan­za y car­na­val

cuer­pos mo­vién­do­se a gus­to y ce­le­bran­do las cuarte­tas can­ta­das por una voz lí­der que se apo­ya en un co­ro de mú­si­cos que in­ter­pre­ta gua­cha­ra­ca, tam­bor ale­gre y el res­to ha­ce so­nar sus ta­blas o ga­lli­tos como si fue­ran pal­mas. El con­tac­to con los es­pec­ta­do­res es vi­sual, mien­tras no se in­cor­po­ren a la dan­za, y el ro­ce de los cuer­pos es inevi­ta­ble, tam­bién los man­cho­nes ne­gros en la ro­pa. Los ver­sos que se can­tan de­sen­fre­nan los cuer­pos ini­cia­dos en es­te ca­mino de bur­las y pi­rue­tas. En su trans­cur­so, la dan­za se vuel­ve atem­po­ral, el es­pa­cio pier­de sus lin­de­ros. Los que bai­lan no es­pe­ran ni pro­me­ten na­da por­que su bai­le no es­tá con­sa­gra­do a nin­gún re­den­tor hu­mano ni ce­les­tial. Los bai­la­ri­nes y bai­la­ri­nas se mue­ven in­vic­tos por­que es­tán des­po­ja­dos de to­da lás­ti­ma, de que­jas o la­men­tos. No tie­nen pre­tex­tos pa­ra de­cla­rar­se víc­ti­mas de nin­gu­na cir­cuns­tan­cia. Si aca­so lo ol­vi­dan, el can­to se en­car­ga de re­cor­dár­se­los:

El que es­tá jo­dío Que se jo­da…!!! El que es­tá jo­dío Que se jo­da…!!! Jueeee pe­rro Ay, ay, ay…!!! Jueeee pe­rro Ay, ay, ay…!!! Las ca­lles por don­de can­ten y bai­len An­to y su gru­po ilu­mi­na­rán el mun­do. Ba­jo la canícula y el pol­vo con ca­da pa­so y ca­da ges­to ins­tau­ra­rán el car­na­val. Re­ve­la­rán que la bur­la, la sor­na y el des­crei­mien­to son la úni­ca vía pa­ra re­co­no­cer­nos me­jor. Por­que un lu­gar don­de no sea po­si­ble reír­se de lo que a ca­da uno le dé la ga­na se­rá como el peor de los in­fier­nos.

An­to­nio Al­mei­da in­ter­pre­ta ver­sos jo­co­sos jun­to a otros com­pa­ñe­ros, acom­pa­ñan­do la Dan­za de Ne­gri­tos por las ca­lles pol­vo­rien­tas en So­pla­vien­to. *Pro­fe­sor de la Es­cue­la Nor­mal Su­pe­rior La Ha­cien­da y Uniatlán­ti­co. pro­fer­sor­li­bar­do­ba­rros@gmail.com

OR­LAN­DO AMA­DOR/EL HERALDO

El au­tor del ar­tícu­lo, Libardo Ba­rros, con la es­ta­tui­lla del Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo Er­nes­to Mccaus­land.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.