Hitler y li­bros

Latitud - - News - Por Ra­món Illán Bac­ca

Alos se­ten­ta y un años de la muer­te de Hitler, los li­bros so­bre es­te fu­nes­to per­so­na­je se mul­ti­pli­can. El ter­mi­nar la prohi­bi­ción de edi­tar Mi lu­cha, en Ale­ma­nia, (que se dio con unas tres mil qui­nien­tas no­tas ex­pli­ca­ti­vas, y que, como se ad­vir­tió, «per­si­gue fi­nes pe­da­gó­gi­cos»), dio como re­sul­ta­do que al pu­bli­car­se el li­bro arra­sa­ra en ven­tas. Se ad­vier­te que ya es­ta­ba en In­ter­net. Las bio­gra­fías de A. Bu­llock, S. Haff­ner e I. Kers­haw, en­tre otras, han tra­ta­do de des­ci­frar có­mo Adolfo Hitler pu­do arras­trar al pue­blo más cul­to de Eu­ro­pa, a sus ideas, a su dic­ta­du­ra, a la gue­rra y a su de­rro­ta.

El es­cri­tor ale­mán y ofi­cial del ejér­ci­to du­ran­te la ocu­pa­ción de Fran­cia, Er­nes­to Jun­ger, di­jo una fra­se que es una res­pues­ta: «Hitler fue la ce­ri­lla que le fal­ta­ba al pol­vo­rín ale­mán».

No han fal­ta­do los li­bros es­pe­cu­la­ti­vos como el del pe­rio­dis­ta y aho­ra no­ve­lis­ta Eric Frat­ti­ni ¿Mu­rió Hitler en el bún­ker?, como tam­bién del otro pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en con­je­tu­ras, Car­los de Na­po­li, con su li­bro El pac­to Chur­chill – Hitler pu­bli­ca­do en for­ma póstuma en el 2015.

Es­tos días de in­som­nio por las ce­le­bra­cio­nes del car­na­val he te­ni­do tiem­po pa­ra dar­le un vis­ta­zo a es­te úl­ti­mo li­bro. De Na­po­li tie­ne una vi­sión, com­par­ti­da por mu­cha gen­te, de ser la his­to­ria un gran com­plot. Así pues, nos en­te­ra­mos de que Hitler le per­mi­tió a Chur­chill que re­ti­ra­ra sus tro­pas aco­rra­la­das en el puer­to de Dun­ker­ke en los mi­les de bar­cos, lan­chas, ve­le­ros y bo­tes que man­dó pa­ra su res­ca­te. Si los ale­ma­nes hu­bie­ran em­plea­do to­do su po­de­río, los bri­tá­ni­cos no hu­bie­ran po­di­do echar el cuen­to. ¿Qué pa­só? Un his­to­ria­dor, John Wi­llard To­land, nos di­ce que fue­ron erro­res de Goe­ring, pe­ro De Na­po­li sa­be que fue el gui­ño de Hitler a Chur­chill in­ten­tan­do lo­grar un acuer­do pa­ra po­der fi­na­li­zar el ata­que a Fran­cia. Ha­bía den­tro de la éli­te bri­tá­ni­ca mu­chos par­ti­da­rios de ha­cer un ar­mis­ti­cio por­que con­si­de­ra­ban la gue­rra per­di­da, el zo­rro de Chur­chill le hi­zo creer a Hitler que eso era po­si­ble. Pe­ro lo que hi­zo fue ofre­cer­le a su pue­blo «san­gre su­dor y lá­gri­mas» has­ta la vic­to­ria fi­nal.

El ca­pí­tu­lo so­bre “el enig­ma Hess” es el clá­si­co mis­te­rio en­vuel­to en un enig­ma. Ru­dolf Hess, ami­go y con­fi­den­te del Füh­rer, vo­ló pi­lo­tean­do su pro­pio avión des­de Augs­bur­go has­ta Es­co­cia, cer­ca a la pro­pie­dad del Du­que de Ha­mil­ton, un aris­tó­cra­ta con sim­pa­tías de ex­tre­ma de de­re­cha, miem­bro del Right Club.

Hess pen­sa­ba que el du­que lo lle­va­ría an­te el rey, cam­bia­ría a Chur­chill como pri­mer mi­nis­tro y la tre­gua o paz con Ale­ma­nia se da­ría. Así Ale­ma­nia po­dría in­va­dir a la Unión So­vié­ti­ca sin te­ner dos fren­tes. Chur­chill en sus me­mo­rias re­la­ta que no le pres­tó aten­ción a Hess y que lo man­dó a una cár­cel muy se­gu­ra. De Ná­po­li di­ce que se de­ba­tió el acuer­do y que es uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Chur­chill re­la­ta que Sta­lin es­ta­ba muy in­tri­ga­do con esa pre­sen­cia de Hess en In­gla­te­rra, y que sos­pe­cha­ba ha­bía ha­bi­do una ne­go­cia­ción fra­ca­sa­da en­tre Ale­ma­nia e In­gla­te­rra en la gue­rra em­pren­di­da con­tra la URSS.

El li­bro de De Na­po­li da va­rias fuen­tes, en­tre ellas las de Jor­ge An­to­nio, un mag­na­te ar­gen­tino que sa­bía mu­cha le­tra me­nu­da. Su li­bro Y aho­ra qué, de la editorial Ve­rum et Mi­li­tia, es cla­ve en su bi­blio­gra­fía.

De to­das es­tas lec­tu­ras so­bre Hitler y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la in­quie­tud que no ha ce­sa­do de ron­dar a todos los his­to­ria­do­res y a la gen­te pen­san­te en ge­ne­ral no es tan­to Hitler sino Ale­ma­nia.

¿Có­mo fue po­si­ble que un ser se­me­jan­te lle­ga­ra al po­der, no a una na­ción in­sig­ni­fi­can­te sino de un pue­blo que ha in­ven­ta­do la im­pren­ta y nos dio a un Bach y a un Kant con su Crí­ti­ca de la razón pu­ra?

Tres bio­gra­fías han tra­ta­do de des­ci­frar de có­mo Hitler pu­do arras­trar al pue­blo más cul­to de Eu­ro­pa a la gue­rra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.