Li­bros leí­dos

Latitud - - NEWS - Por Ra­món Illán Bac­ca

Con fre­cuen­cia leo li­bros que no es­tán acom­pa­ña­dos de la gran pu­bli­ci­dad de la in­dus­tria editorial. En­tre ellos Des­pués y an­tes de Dios, del es­cri­tor Oc­ta­vio Es­co­bar Gi­ral­do. El li­bro, pu­bli­ca­do por la editorial es­pa­ño­la Pre­tex­tos, nos di­ce en su con­tra­ta­pa que es­ta obra fue Pre­mio In­ter­na­cio­nal de No­ve­la Cor­ta, en la ciu­dad de Bar­bas­tro (Es­pa­ña) en el 2014. Tam­bién fue una de las cua­tro no­ve­las que con­cur­sa­ron pa­ra lle­var­se el pre­mio Bi­blio­te­ca de Na­rra­ti­va Co­lom­bia­na el año pa­sa­do. Ga­nó Juan Es­te­ban Cons­taín con El hom­bre que no fue jue­ves.

Es­tos con­cur­sos son como los cam­peo­na­tos mun­dia­les, na­die se acuer­da quién fue el sub­cam­peón. Es­ta ex­ce­len­te no­ve­la no ha te­ni­do ni pu­bli­ci­dad ni dis­tri­bu­ción en­tre no­so­tros. La tra­ma nos mues­tra al em­pe­zar que esa sol­te­ro­na de la cla­se me­dia al­ta de Ma­ni­za­les –con pa­ren­tes­co y con­tac­tos con la éli­te de la ciu­dad– en una de las eternas can­ta­le­tas de su ma­dre por sus malos ne­go­cios, reac­cio­nó con mu­cha ira y la ma­tó con el cu­chi­llo de co­ci­na con­que pe­la­ba las ce­bo­llas.

De ahí en ade­lan­te a la pro­ta­go­nis­ta le ocu­rre de to­do lo ima­gi­na­ble. Hay una re­la­ción lés­bi­ca con la do­més­ti­ca, hay un pa­sa­do na­da gra­to del pa­dre, un tío es un ma­fio­so que la se­cues­tra, un abo­ga­do la en­ga­ña al fi­nal. Hay pa­sio­nes in­con­fe­sa­bles, ase­si­na­tos, ven­gan­za, de­la­ción, sa­dis­mo, escatología, en fin, una es­té­ti­ca del mal. La no­ve­la atra­pa des­de el prin­ci­pio y so­lo has­ta la úl­ti­ma pá­gi­na uno res­pi­ra. ¿Es una tra­ge­dia?, ¿un me­lo­dra­ma lo que se es­tá na­rran­do? «Un tex­to so­lo exis­te en vir­tud de la ca­de­na de res­pues­tas que sus­ci­ta», nos di­jo el fi­na­do Umberto Eco.

To­do em­pie­za con un ac­to im­pen­sa­ble que des­de los an­ti­guos se ha con­de­na­do como un de­li­to atroz que exi­ge la per­se­cu­ción de las Fu­rias. (Re­cuér­de­se a Ores­tes y Elec­tra, con­de­na­dos por la muer­te de su ma­dre Cli­tem­nes­tra). Pe­ro aquí en es­ta no­ve­la la pro­ta­go­nis­ta in­ten­ta dar­le un sig­ni­fi­ca­do tri­vial al he­cho, so­lo quie­re po­ner dis­tan­cia en­tre ella y Ma­ni­za­les. Nun­ca en la no­ve­la la sol­te­ro­na evo­ca un Myt­hos trá­gi­co. Pasan co­sas te­rri­bles en el me­dio en que se vi­ve y se mue­re. El au­tor im­plí­ci­ta­men­te gri­ta que una co­mu­ni­dad no pue­de acep­tar el cri­men como una co­ti­dia­ni­dad.

“Y so­bre to­do mi­rar con inocen­cia/ Como si na­da pa­sa­ra/lo cual es cier­to”. Los ver­sos de Ale­jan­dra Pi­zar­nik que el au­tor po­ne de epí­gra­fe en la úl­ti­ma par­te ilus­tran esa idea.

En Es­te­lin­da Rodríguez, aque­lla ave que nun­ca re­gre­só a su ni­do, el pro­fe­sor de San­to To­más Ro­ber­to Sar­mien­to Fon­tal­vo nos en­tre­ga su ter­cer li­bro y se­gun­da no­ve­la.

A pe­sar de su tí­tu­lo y es­ti­lo cos­tum­bris­ta que ha­ce con­ce­sio­nes a las lá­gri­mas y un tan­to a lo cur­si, Es­te­lin­da tie­ne un sa­bor trá­gi­co, que­ri­do o no por el au­tor.

Se sa­be que la vi­da es trá­gi­ca por su es­truc­tu­ra mis­ma. «La vi­da en el me­jor de los ca­sos es ape­nas so­por­ta­ble», di­ce un man­da­rín chino en El sue­ño de la al­co­ba ro­ja, una no­ve­la chi­na del si­glo XVIII con dos mil pá­gi­nas y un au­tor anó­ni­mo.

No sé qué tan afi­cio­na­do ha si­do el au­tor a las ra­dio­no­ve­las, te­le­no­ve­las o aque­lla pe­lí­cu­las me­ji­ca­nas que veía en su ju­ven­tud en el ci­ne La Bam­ba, don­de el te­ma siem­pre era el me­lo­dra­ma, en el que nun­ca era im­por­tan­te la ins­pi­ra­ción por sí mis­ma sino la ca­pa­ci­dad de pro­vo­car con­flic­tos fa­mi­lia­res o amo­ro­sos.

Da­da es­ta afir­ma­ción, en es­ta no­ve­la se nos da el aban­dono ma­ter­nal, las en­fer­me­da­des men­ta­les, la mi­se­ria, la po­bre­za men­tal y el desamor. ¿Lo­gra el au­tor ma­ne­jar todos esos ele­men­tos del desas­tre?

No pue­do de­cir si la sol­te­ro­na ase­si­na de Des­pués y an­tes de Dios, de Oc­ta­vio Es­co­bar, o la errá­ti­ca Es­te­lin­da fue­ron per­so­na­jes to­ma­dos de la vi­da real, pe­ro como di­jo Ale­jan­dro Du­mas (y él sa­bía por qué lo de­cía): «Crear per­so­na­jes que ma­tan a los de los his­to­ria­do­res y cro­nis­tas es un pri­vi­le­gio de los no­ve­lis­tas. Los his­to­ria­do­res evo­can me­ros fan­tas­mas, mien­tras que los no­ve­lis­tas crean per­so­na­jes de car­ne y hue­so».

Los con­cur­sos de li­te­ra­tu­ra son como los cam­peo­na­tos mun­dia­les, na­die se acuer­da de quién fue el sub­cam­peón”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.