Re­man­do con­tra la co­rrien­te

Des­de su Ins­ti­tu­to de Len­guas Mo­der­nas, el pro­fe­sor Al­ber­to As­sa eli­gió a mu­chos de los es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res que via­ja­ron be­ca­dos a Eu­ro­pa a es­pe­cia­li­zar­se pro­fe­sio­nal­men­te. Aunque era un ins­ti­tu­to de ca­rác­ter pri­va­do, be­ca­ba al 40% de los que allí se

Latitud - - News - Por Moisés De la Hoz Ari­za* Fo­tos Je­sús Ri­co

Des­de que ten­go uso de razón, el pres­ti­gio del Ins­ti­tu­to de Len­guas Mo­der­nas (ILM) ha per­ma­ne­ci­do vi­gen­te des­de sus ini­cios, allá por el año 1952, has­ta aún des­pués de es­ca­sas dos se­ma­nas de ha­ber ce­rra­do irre­me­dia­ble­men­te sus au­las. Si­tua­do en una de las es­qui­nas del “Cru­ce de las dos men­ti­ras”, como lla­ma­ba el pro­fe­sor As­sa a la in­ter­sec­ción en­tre Pro­gre­so y Cam­po Ale­gre, el ILM ha­ce par­te de la me­mo­ria co­lec­ti­va de las ge­ne­ra­cio­nes que se nu­trie­ron de los cur­sos de len­guas ex­tran­je­ras a car­go de un per­so­nal idó­neo que tam­bién ha de­ja­do su se­mi­lla en el Ins­ti­tu­to Ex­pe­ri­men­tal del Atlán­ti­co (IEA).

Yo arri­bo al ILM a mis es­ca­sos die­ci­ocho años y re­cién egre­sa­do del Ex­pe­ri­men­tal, ini­cian­do ape­nas mi Li­cen­cia­tu­ra en Len­guas Mo­der­nas en la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co. Por or­den del pro­fe­sor As­sa in­gre­so como es­tu­dian­te al pe­núl­ti­mo ni­vel de in­glés, a car­go de la pro­fe­so­ra Gi­llian Moss, así como a los tres ni­ve­les de ale­mán que por esa épo­ca dic­ta­ba los sá­ba­dos el mis­mo pro­fe­sor As­sa.

Era pa­ra mí un ho­nor con­ti­nuar con mi for­ma­ción en len­guas, cu­ya eta­pa pri­mi­ge­nia se ha­bía em­pe­za­do a for­jar al in­te­rior del IEA. Du­ran­te mis pri­me­ros me­ses como es­tu­dian­te del ILM ob­ser­va­ba más de cer­ca y con pro­fun­da ad­mi­ra­ción al ya des­apa­re­ci­do y res­pe­ta­do pro­fe­sor Es­ca­lan­te, a car­go los ni­ve­les de in­glés oral con la se­rie de L.G. Ale­xan­der. As­sa y Grand­field no pa­sa­ban des­aper­ci­bi­dos por sus es­ti­los in­con­fun­di­bles al dic­tar el cur­so de gra­má­ti­ca in­gle­sa o ‘Tu­bo’, como se le co­no­cía –por aque­llo del ver­bo To Be–, pues eran mu­chos los que se ma­tri­cu­la­ban en ese ni­vel pe­ro, lue­go de la eva­lua­ción se­mes­tral que se rea­li­za­ba, eran po­cos los que lo­gra­ban ser pro­mo­vi­dos al si­guien­te.

Ar­te en me­dio de la sen­ci­llez del au­la del ‘Tu­bo’. So­lo en los ini­cios del Ins­ti­tu­to de Len­guas Mo­der­nas hu­bo ce­re­mo­nias de gra­do en el ho­tel El Pra­do.

Trans­cu­rri­dos po­cos me­ses, y aún como es­tu­dian­te, se me em­pie­za a con­fiar la irre­vo­ca­ble mi­sión de su­plir la au­sen­cia de al­gu­nos pro­fe­so­res, quie­nes por com­pro­mi­sos in­elu­di­bles no po­dían asis­tir a al­gu­nas de sus cla­ses. Re­em­pla­cé en con­ta­das oca­sio­nes a la pro­fe­so­ra Sa­mi­ra Oroz­co, al pro­fe­sor Iván Cam­po, y has­ta al pro­fe­sor Es­ca­lan­te. Mi ner­vio­sis­mo era tal que sen­tía que los mi­nu­tos trans­cu­rrían más len­tos de lo nor­mal. Y como si fue­ra po­co, por una sos­pe­cho­sa coin­ci­den­cia, el pro­fe­sor As­sa apa­re­cía de la na­da y se es­ta­cio­na­ba en un rin­cón pa­ra ob­ser­var mi desem­pe­ño.

En un par de oca­sio­nes in­ter­vino pa­ra ma­ni­fes­tar­les a los es­tu­dian­tes mi com­pe­ten­cia como pro­fe­sor, como si in­ten­ta­ra con­ven­cer­los, y de pa­so con­ven­cer­se a sí mis­mo, en mi ca­so par­ti­cu­lar, de que mi ju­ven­tud no de­bía po­ner en du­da mis ca­pa­ci­da­des. Un sá­ba­do, an­tes de ini­ciar las cla­ses de ale­mán, me lla­mó apar­te pa­ra pe­dir­me el fa­vor de su­plir­lo por esas tres ho­ras de­bi­do a que­bran­tos de sa­lud. Con el agra­van­te de no po­der de­cir que no, pues, ¿qué iba a pen­sar el pro­fe­sor As­sa de una po­si­ble ne­ga­ti­va de mi par­te?, no tu­ve otra op­ción que ac­ce­der. Des­de esa vez me que­dó la ex­tra­ña cos­tum­bre de nun­ca de­cir que no cuan­do se me pro­po­ne un re­to, pues he apren­di­do que en la mar­cha, cuan­do se nos asig­nan res­pon­sa­bi­li­da­des, nues­tro amor pro­pio y de­seo de su­pe­rar­nos nos ayu­da a lle­var­lo a fe­liz tér­mino.

No tar­dó el pro­fe­sor As­sa en con­ce­der­me la li­cen­cia de te­ner la ti­tu­la­ri­dad de mi pro­pio cur­so de in­glés es­truc­tu­ras du­ran­te un se­mes­tre com­ple­to, y des­de en­ton­ces si­guió con­fian­do, asig­nán­do­me otros ni­ve­les de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da, aunque sin re­nun­ciar a la cos­tum­bre de de­te­ner­se en el mo­men­to me­nos pen­sa­do en al­gún rin­cón pa­ra ins­pec­cio­nar mi la­bor do­cen­te. Aho­ra se me ocu­rre que qui­zás nun­ca se de­tu­vo a com­pro­bar mis con­di­cio­nes, sim­ple­men­te mi mie­do mez­cla­do con te­mor y un pro­fun­do res­pe­to me lle­va­ban a alu­ci­nar con su pre­sen­cia. Sin em­bar­go, sí de­ja­ría de ha­cer­lo en vi­da des­de el 13 de mar­zo de 1996, cuan­do con su in­sos­pe­cha­da par­ti­da le di­ce adiós a un sin­nú­me­ro de ge­ne­ra­cio­nes a quie­nes ha­bía ayu­da­do a im­pul­sar sus ca­rre­ras. Cuan­do mu­rió, sen­tí lo que no pu­de sen­tir por la muer­te de mi pro­pio pa­dre.

Pe­ro no tar­da­ría en ex­pe­ri­men­tar esa mis­ma sen­sa­ción al ver en­trar sin avi­sar a su hi­ja Nu­ria con el mis­mo ta­lan­te del pro­fe­sor As­sa, una mu­jer he­re­de­ra del ca­rác­ter de su pa­dre y quien nun­ca ha­bía de­ja­do de dar­les vuel­ta a sus vie­jos. A pe­sar de vi­vir en otras la­ti­tu­des es­ta­ba al tan­to, y lo se­gui­rá es­tan­do, de los acon­te­ci­mien­tos de nues­tra ciu­dad y del otro le­ga­do del pro­fe­sor As­sa que aún lu­cha por man­te­ner­se en pie: el Ex­pe­ri­men­tal.

Lue­go de la par­ti­da del pro­fe­sor As­sa, que­da el ILM ba­jo la ba­tu­ta de su in­se­pa­ra­ble esposa: Do­ña Nu­ria Munt, quien se re­sis­te a aban­do­nar el le­ga­do ma­te­rial del ins­ti­tu­to y de­ci­de se­guir ade­lan­te. Inevi­ta­ble­men­te, los es­tu­dian­tes es­ca­sean, pues la com­pe­ten­cia mer­can­ti­lis­ta au­men­ta. Al­gu­nos pro­fe­so­res ba­luar­tes de la ins­ti­tu­ción se re­ti­ran por mo­ti­vos de fuer­za ma­yor. Y tris­te­men­te la se­ño­ra Nu­ria tam­bién su­cum­be an­te los es­tra­gos de la edad.

El Ins­ti­tu­to de Len­guas Mo­der­nas (ILM) re­ma con­tra la co­rrien­te, la po­bla­ción se ve re­du­ci­da a so­lo unos cuan­tos es­tu­dian­tes que has­ta pue­den con­tar­se con los de­dos de las ma­nos de la se­cre­ta­ria en­car­ga­da: la se­ño Gladys Díaz. De tan­tos cur­sos que fun­cio­na­ban si­mul­tá­nea­men­te so­lo que­da­ba uno. Ese que ex­hi­bía en sus pa­re­des las ré­pli­cas de pin­tu­ras clá­si­cas: Las Me­ni­nas, de Ve­lás­quez, y Las Mu­je­res en la ven­ta­na, de Mu­ri­llo, en­tre otros, que pa­re­cían ser la úni­ca au­dien­cia y los tes­ti­gos mu­dos de una his­to­ria de se­sen­ta y cua­tro años. El Guer­ni­ca, de Picasso, que siem­pre lu­cía imponente en­ci­ma de la pi­za­rra ver­de del pri­mer sa­lón, fue des­col­ga­do ha­ce más de una semana y do­na­do al Ex­pe­ri­men­tal, al igual que otras pie­zas más que for­man el le­ga­do cul­tu­ral y ma­te­rial del pro­fe­sor As­sa.

No obs­tan­te, hay que pre­ci­sar que el ILM no se ami­la­nó an­te el in­flu­jo de los no­ve­do­sos mé­to­dos que de ma­ne­ra fí­si­ca y vir­tual fue­ron in­va­dien­do la ciu­dad. Des­de su fun­da­ción, sus puer­tas abier­tas y su ni­vel aca­dé­mi­co con­ser­va­ron el es­pí­ri­tu con el que el pro­fe­sor As­sa lo creó: én­fa­sis en la gra­má­ti­ca pa­ra po­der lle­gar a un co­rrec­to y flui­do de­sen­vol­vi­mien­to oral.

Hoy día, la se­ño Gladys ejer­ce como la he­re­de­ra de la his­to­ria ofi­cial del ins­ti­tu­to, res­pal­da­da por Nu­ria. Acom­pa­ñó al pro­fe­sor As­sa en los ma­la­ba­res co­ti­dia­nos del Ex­pe­ri­men­tal, y en vez de ale­jar­se en los mo­men­tos crí­ti­cos, se acer­có aún más a su mo­ra­da, con­vir­tién­do­se en un po­lo a tie­rra, un re­fe­ren­te obli­ga­do en la to­ma de de­ci­sio­nes. Más que una se­cre­ta­ria, un miem­bro más de la fa­mi­lia, co­no­ce­do­ra y tam­bién pro­ta­go­nis­ta de los vai­ve­nes del ILM. Fir­me bas­tión del pro­fe­sor As­sa has­ta el mis­mí­si­mo día de su muer­te, y lue­go fiel acom­pa­ñan­te de Do­ña Nu­ria, con quien sa­lía a ca­mi­nar to­das las tar­des en torno al ins­ti­tu­to, a un rit­mo len­to y acom­pa­sa­do como pre­tex­to pa­ra re­pa­sar todos los even­tos acae­ci­dos has­ta ese mo­men­to en la his­to­ria.

El edi­fi­cio se­gui­rá en esa es­qui­na; el ins­ti­tu­to, en la me­mo­ria de aque­llos que has­ta el úl­ti­mo mo­men­to mos­tra­ron una piz­ca de gra­ti­tud por el bien re­ci­bi­do. Si bien en ese “Cru­ce de las dos men­ti­ras” el Pro­gre­so ape­nas ha em­pe­za­do a dar­se a cuen­ta­go­tas, pe­ro el Cam­po, por don­de se le mi­re, nun­ca se­rá ale­gre.

El ar­te en­mar­ca­ba los mo­men­tos en su ho­gar. En la fo­to, Gladys Díaz, se­cre­ta­ria del Ins­ti­tu­to de Len­guas Mo­der­nas.

El Ins­ti­tu­to de Len­guas Mo­der­nas (ILM) fun­cio­nó has­ta el 29 de fe­bre­ro de 2016. Fue­ron 63 años de en­se­ñan­za en la ca­rre­ra 41 No. 52-05 (Pro­gre­so con Cam­po Ale­gre), no­men­cla­tu­ra que dio ori­gen a la fra­se del pro­fe­sor As­sa « Llé­ve­me don­de el pro­gre­so no exis­te y el cam­po no es na­da ale­gre » .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.