Sto­nes a la co­lom­bia­na

Ba­jo el re­cuer­do, el fer­vor y la nos­tal­gia ha­cia los Ro­lling Sto­nes, es­tas no­tas so­bre el con­cier­to que brin­da­ron el 10 de mar­zo en Bo­go­tá. Una pre­sen­ta­ción col­ma­da de re­fe­ren­cias lo­ca­les, des­or­den y llu­via. Los Sto­nes ne­ce­si­tan una do­sis de caos, de cru

Latitud - - News - Por Ma­nuel Mo­reno Slag­ter* *Ar­qui­tec­to. De­cano de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra, Ur­ba­nis­mo y Di­se­ño de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, co­lum­nis­ta de EL HERALDO y co­lec­cio­nis­ta de mú­si­ca. mo­reno.slag­ter@yahoo.com @Mo­re­no_s­lag­ter

Des­de ha­ce mu­cho tiem­po los Ro­lling Sto­nes no tie­nen na­da que de­mos­trar. Me­dio si­glo de ac­ti­vi­dad, mi­llo­nes de dis­cos ven­di­dos y una lon­ge­vi­dad lle­na de leyenda les per­mi­te ha­cer lo que les da la ga­na, como les da la ga­na y cuan­do les da la ga­na. Sin em­bar­go, lo que ha­cen lo ha­cen bien y se per­mi­ten po­cas con­ce­sio­nes. Tan­tas dé­ca­das pa­san­do por todos los es­ce­na­rios po­si­bles les ha per­mi­ti­do do­mi­nar su ac­to con sol­tu­ra y no de­frau­dan, por el con­tra­rio, con ca­da pre­sen­ta­ción ali­men­tan su mi­to con con­sis­ten­cia, am­plian­do una ya de­vo­ta le­gión de fa­ná­ti­cos. El con­cier­to que ofre­cie­ron en Bo­go­tá cum­plió con las ex­pec­ta­ti­vas e in­clu­si­ve lo­gró sor­pren­der por al­gu­nos mo­men­tos. Fue una no­che en la que se de­mos­tró la in­dis­cu­ti­ble maes­tría de es­tos sep­tua­ge­na­rios in­gle­ses.

El 10 de mar­zo ca­yó el pri­mer gran agua­ce­ro del año so­bre la ca­pi­tal co­lom­bia­na. A me­dia­dos de la tar­de, cuan­do las fi­las pa­ra in­gre­sar al es­ta­dio El Cam­pín cre­cían a buen rit­mo, una tor­men­ta de con­si­de­ra­ción em­pa­pó por com­ple­to a los pa­cien­tes afi­cio­na­dos que es­toi­ca­men­te, ar­ma­dos con esos pre­ca­rios pon­chos plás­ti­cos que se po­nen a la venta con las pri­me­ras gotas, per­ma­ne­cie­ron en sus lu­ga­res. Los ra­yos se mul­ti­pli­ca­ban y por un mo­men­to se te­mió lo peor: en esas cir­cuns­tan­cias el con­cier­to no se po­dría lle­var a ca­bo, de he­cho era ya un ries­go la pre­sen­cia de tal can­ti­dad de per­so­nas en aquel des­cam­pa­do. Por for­tu­na, al fi­na­li­zar la tar­de la llu­via ce­só y los te­mo­res se di­si­pa­ron, no sin an­tes pro­vo­car al­gún des­or­den en la lo­gís­ti­ca de in­gre­so, como sue­le ser ha­bi­tual en todos los even­tos ma­si­vos en nues­tro país. Tras los in­fal­ta­bles co­la­dos, al­gu­na ri­ña, los tí­pi­cos ca­sos de ro­bos me­no­res, aguar­dien­te en ca­ja, ca­ne­la­zos, cer­ve­za, em­pu­jo­nes e in­co­mo­di­dad, el es­ta­dio co­men­zó a lle­nar­se. No lo­gro com­pren­der por qué nos cues­ta tan­to or­ga­ni­zar es­tos even­tos, cuan­do en va­rios lu­ga­res del mundo es­ta es una ope­ra­ción que flu­ye sin con­tra­tiem­pos. Se­gu­ra­men­te es

el re­sul­ta­do de nues­tra cul­tu­ra e incompetencia, un re­fle­jo de nues­tro des­dén por las nor­mas y el or­den. O de nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra ol­vi­dar, una vez aden­tro to­do pa­sa y que­da con­ver­ti­do en un chis­te anec­dó­ti­co. Qui­zá no nos im­por­ta tan­to.

Pa­sa­da una bre­ve y en­tre­te­ni­da pre­sen­ta­ción de la ban­da lo­cal que fue es­co­gi­da como te­lo­ne­ra, Dia­man­te Eléc­tri­co, las lu­ces se apa­ga­ron, la ex­pec­ta­ti­va lo­gró su pun­to más al­to y se es­cu­chó el clá­si­co anun­cio: «¡La­dies and gentle­men... The Ro­lling Sto­nes!» El con­cier­to ha­bía co­men­za­do.

Lue­go de un es­ta­lli­do de pól­vo­ra, vino un mo­men­to de va­ci­la­ción. Por un ins­tan­te dio la im­pre­sión de que al­go su­ce­día con el so­ni­do de la gui­ta­rra de Ri­chards, y ade­más Jag­ger en­tró tar­de, un ines­pe­ra­do des­con­trol que no du­ró más que al­gu­nos se­gun­dos pa­ra dar pa­so a Jum­pin’ Jack Flash, la can­ción con la que los Sto­nes sa­lu­da­ron por pri­me­ra vez a Co­lom­bia. El pú­bli­co reac­cio­nó, se no­ta­ban ros­tros in­cré­du­los, mi­ra­das de asom­bro, pu­ños y pal­mas al ai­re, las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ale­gría por una vi­si­ta que pa­ra mu­chos, in­clu­yén­do­me, ha­cía par­te de un sue­ño im­pro­ba­ble. Mick Jag­ger, ha­cien­do uso de un ti­po de ges­to que ale­gra el ra­to y que lo­gra que el es­pec­ta­dor se co­nec­te con el ar­tis­ta, se di­ri­gió a la mul­ti­tud en un acep­ta­ble es­pa­ñol, sa­lu­dó a Bo­go­tá y a Co­lom­bia, hi­zo una se­ña y con­ti­nuó con otro himno, It’s only rock n’ roll. Así de sim­ple, la pre­sen­ta­ción ga­na­ba fuer­za.

Con­ti­nuan­do con lo que ya pue­de de­fi­nir­se como una tra­di­ción, Dead Flo­wers fue la can­ción que el pú­bli­co es­co­gió, vía In­ter­net en­tre un gru­po de cua­tro, pa­ra ser in­ter­pre­ta­da esa no­che. Los Sto­nes ha­cen es­to ha­ce mu­cho tiem­po, implementan un es­pa­cio pa­ra que los fa­ná­ti­cos vo­ten por sus fa­vo­ri­tas, una cos­tum­bre que per­mi­te cier­ta do­sis de es­pe­cu­la­ción. Lue­go de to­car ese country ge­nial, len­to y sar­cás­ti­co, vino una au­tén­ti­ca sor­pre­sa: Jua­nes fue lla­ma­do al es­ce­na­rio pa­ra acom­pa­ñar a la ban­da en Beast of Bur­den.

No soy un par­ti­cu­lar ad­mi­ra­dor del mú­si­co an­tio­que­ño, aunque re­co­noz­co que ha lo­gra­do ga­nar­se cier­to es­pa­cio den­tro del mundo del rock la­tino, es­pe­cial­men­te por su com­pro­mi­so como ac­ti­vis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos y como pro­mo­tor de las cau­sas más vul­ne­ra­bles. Lo cier­to es que ahí es­ta­ba, com­par­tien­do es­ce­na con Keith y com­pa­ñía, ofre­cien­do unas imá­ge­nes que a mis ojos eran al­go su­rrea­lis­tas, y dis­fru­tan­do de un pri­vi­le­gio pro­ba­ble­men­te exa­ge­ra­do, pe­ro que en cual­quier ca­so fue vi­to­rea­do por todos los asis­ten­tes. Jua­nes cum­plió, lo­gró las me­jo­res fo­tos de su vi­da y lle­nó de or­gu­llo co­lom­biano la ta­ri­ma. Bien por él.

Una a una, las can­cio­nes em­ble­má­ti­cas de los Ro­lling Sto­nes si­guie­ron de­lei­tan­do al pú­bli­co ca­pi­ta­lino. Jag­ger, el front­man ar­que­tí­pi­co, su­po mo­ver­se y con­to­near­se con su se­llo par­ti­cu­lar, lan­zó fra­ses en es­pa­ñol de cuan­do en cuan­do, hi­zo chis­tes lo­ca­les, men­cio­nó al aguar­dien­te, a Bo­te­ro, al ca­fé co­lom­biano, a la fa­mo­sa oblea y a los es­tra­gos del gua­ya­bo. Ma­ne­jó a la con­cu­rren­cia, la pu­so a sal­tar, a bal­bu­cear las mu­le­ti­llas más re­co­no­ci­das y a ha­cer rui­dos gu­tu­ra­les. El am­bien­te era de ab­so­lu­ta di­ver­sión y ale­gría, El Cam­pín era una fies­ta, los Sto­nes lo ha­bían lo­gra­do. Eso era lo im­por­tan­te, y es im­pe­rio­so re­sal­tar­lo, por­que el even­to no es­tu­vo li­bre de fa­llas.

El so­ni­do y el mon­ta­je, aunque bue­nos, hu­bie­sen po­di­do en­tre­gar más, y la ban­da se no­ta­ba al­go des­co­nec­ta­da por cier­tos pa­sa­jes. En oca­sio­nes el ha­cha­zo de la gui­ta­rra de Keith Ri­chards anu­la­ba al res­to del gru­po, ha­bía des­ajus­tes de vo­lu­men e im­per­fec­cio­nes en uno que otro acor­de. Con otros ar­tis­tas, es­te ti­po de de­ta­lles po­drían me­nos­ca­bar la ex­pe­rien­cia ge­ne­ral, pe­ro es­te no es el ca­so. Al fin y al ca­bo, los Sto­nes ne­ce­si­tan una do­sis de caos, de cru­de­za, de rui­do, su in­ter­pre­ta­ción no es re­fi­na­da, no se es­pe­ra lim­pie­za. Y así fue.

Lue­go de una ale­gre ver­sión de You can’t al­ways get what you want, acom­pa­ña­da por el co­ro de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na (otra sor­pre­sa con par­ti­ci­pa­ción lo­cal), los Sto­nes ce­rra­ron su pre­sen­ta­ción con Sa­tis­fac­tion, qui­zá su can­ción más re­co­no­ci­da, una com­po­si­ción que es­tre­na­ron en 1965 y que has­ta hoy guar­da una in­creí­ble vi­gen­cia. Una bre­ve e in­ten­sa des­car­ga de fue­gos ar­ti­fi­cia­les re­don­deó la no­che y des­pi­dió el con­cier­to.

Los Ro­lling Sto­nes son la ban­da de rock más gran­de del mundo. Han pa­sa­do del cie­lo al in­fierno y vi­ce­ver­sa, han es­ta­do sal­pi­ca­dos de po­lé­mi­ca, han si­do arres­ta­dos, ex­pa­tria­dos, han abu­sa­do de las dro­gas, de la li­ber­tad, lo han vi­vi­do to­do. Son íco­nos cul­tu­ra­les y re­fe­ren­tes po­pu­la­res. Co­no­ci­dos en todos los rin­co­nes del pla­ne­ta, si con­ser­va­mos la cohe­ren­cia y la ci­vi­li­za­ción, su mú­si­ca nos acom­pa­ña­rá por si­glos. El con­cier­to del pa­sa­do 10 de mar­zo car­gó con to­do ese pe­so sim­bó­li­co y con un sig­ni­fi­ca­do que su­pera el plano de la ob­je­ti­vi­dad. So­lo des­pués de cin­cuen­ta años tu­vi­mos la for­tu­na de re­ci­bir­los en nues­tro país, se­gu­ra­men­te por pri­me­ra y úni­ca oca­sión, es por eso que todos los que es­tu­vi­mos esa no­che acom­pa­ñán­do­los guar­da­re­mos ese re­cuer­do con fer­vor y una nos­tal­gia que ya co­mien­za a cul­ti­var­se. En ese con­tex­to, fue un con­cier­to per­fec­to.

Los Sto­nes a flor de piel en los rin­co­nes de las ca­lles bo­go­ta­nas. Fo­to: Efe

La agru­pa­ción, en Pe­rú, en cum­pli­mien­to de la gi­ra 2016. Fo­to: Efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.