El pri­mer ne­gro en el san­to­ral

La pre­sen­cia y el cul­to de San Be­ni­to de Pa­ler­mo en el mundo es am­plia. En el Atlán­ti­co, en el mu­ni­ci­pio de Re­pe­lón se le re­co­no­ce como San Be­ni­to de las Pa­lo­mas. El au­tor de es­te ar­tícu­lo aca­ba de pu­bli­car un li­bro so­bre la im­por­tan­cia del san­to como age

Latitud - - Portada - Por Dol­cey Romero Ja­ra­mi­llo* *His­to­ria­dor. Au­tor de los li­bros: ‘Es­cla­vi­tud en la pro­vin­cia de Santa Mar­ta’, y ‘Afroatlan­ti­cen­ses’. Pro­fe­sor de las uni­ver­si­da­des del Atlán­ti­co y Si­món Bo­lí­var.

El pri­mer hom­bre ne­gro en in­gre­sar al san­to­ral y a los al­ta­res ca­tó­li­cos fue San Be­ni­to de Pa­ler­mo o San Be­ni­to de las Pa­lo­mas, como se le co­no­ce en el sur del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co. Des­pués de su muer­te, la fa­ma de sus mi­la­gros y de su san­ti­dad se ex­ten­dió rá­pi­da­men­te en al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa, Áfri­ca y Amé­ri­ca.

Mu­rió en Pa­ler­mo, Ita­lia, en 1589, y na­ció en San Fra­te­llo, en 1526. Tam­bién se le co­no­ce como el Mo­ro o el Ne­gro, por el co­lor de su piel y su as­cen­den­cia afri­ca­na. Tem­pra­na­men­te se le atri­bu­yen mu­chos mi­la­gros, ya que era co­no­ci­do des­de los diez años como ‘il mo­ro san­to’. De acuer­do con la tra­di­ción, en 1589 en­fer­mó gra­ve­men­te y por re­ve­la­ción co­no­ció el día y la ho­ra de su muer­te, que ocu­rrió el 4 de abril de ese mis­mo año.

A par­tir de es­te mo­men­to, y no obs­tan­te de que su ca­no­ni­za­ción se efec­tuó 218 años des­pués de su muer­te, el cul­to a San Be­ni­to se di­fun­dió am­plia­men­te, con­vir­tién­do­se des­de el si­glo XVI en ‘pro­tec­tor’ de los pue­blos ne­gros de tres con­ti­nen­tes. Fue ca­no­ni­za­do por Pío VII el 24 de ma­yo de 1807. Ac­tual­men­te se le rin­de cul­to en va­rios paí­ses como es el ca­so de Es­pa­ña, Por­tu­gal, Ita­lia, Mé­xi­co, Ve­ne­zue­la, Bo­li­via, Co­lom­bia, Pe­rú, Bra­sil y An­go­la, en­tre otros.

Es per­ti­nen­te acla­rar que el ac­ce­so de San Be­ni­to a los al­ta­res no tran­si­tó por un ca­mino fá­cil, por el con­tra­rio, pa­ra ello se le co­lo­có una se­rie de obs­tácu­los que se ma­te­ria­li­za­ron en lo de­mo­ra­do que re­sul­tó el pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción y ca­no­ni­za­ción. Es­tas de­mo­ras es­ta­ban re­la­cio­na­das con el co­lor de su piel y con la des­con­fian­za que ins­pi­ra­ba un ne­gro, así fue­ra san­to. Por ello es fá­cil de­du­cir que fue la con­tun­den­cia de sus mi­la­gros y pre­mo­ni­cio­nes lo que de­ter­mi­nó que en úl­ti­mas el Va­ti­cano acep­ta­ra que un san­to fue­ra por­ta­dor de los mar­ca­do­res ra­cia­les pro­pios de los des­cen­dien­tes de afri­ca­nos, es de­cir, que en un cuer­po ne­gro se ani­da­ra tam­bién la gra­cia de Dios.

El des­pla­za­mien­to for­zo­so de afri­ca­nos y afri­ca­nas al con­ti­nen­te ame­ri­cano, es de­cir, la tra­ta, no so­lo lo fue de per­so­nas, sino de cul­tu­ras. Si bien las per­so­nas traí­das del Áfri­ca arri­ba­ron al Nue­vo Mundo sin nin­gún equi­pa­je ma­te­rial, es­tos tra­je­ron en el baúl de la me­mo­ria to­do un dis­po­si­ti­vo cul­tu­ral que re­crea­ron y re­va­lo­ri­za­ron en las nue­vas con­di­cio­nes del

sue­lo ame­ri­cano. A todos es­tos ele­men­tos que aún per­vi­ven como hue­lla in­de­le­ble del pa­sa­do afri­cano es lo que se ha de­no­mi­na­do como ‘hue­llas de afri­ca­nía’. En cier­to sen­ti­do, San Be­ni­to ha­ce par­te de esas hue­llas.

Uno de los tan­tos des­ti­nos de es­ca­pe que es­co­gie­ron los ci­ma­rro­nes en Car­ta­ge­na des­de fi­na­les del si­glo XVI y to­do el XVII pa­ra es­con­der­se fue el te­rri­to­rio de­li­mi­ta­do por el Ca­nal del Di­que, el río Mag­da­le­na y la Sierra o Mon­tes de Lu­rua­co. Es­te es­ce­na­rio geo­grá­fi­co guar­da­ba las con­di­cio­nes que po­si­bi­li­ta­ron el ocul­ta­mien­to de los hui­dos. De allí la exis­ten­cia de tres pa­len­ques y un pue­blo de ne­gros: San Be­ni­to de las Pa­lo­mas, Be­tan­cur, Ta­ba­cal y Santa Lu­cía. A di­fe­ren­cia de las po­bla­cio­nes de blan­cos, los pa­len­ques y pue­blos de ne­gros se ubi­ca­ron en zo­nas in­hós­pi­tas y po­co atrac­ti­vas pa­ra los es­pa­ño­les. San Be­ni­to y Santa Lu­cía, en las áreas anega­di­zas del Ca­nal del Di­que, y Be­tan­cur y Ta­ba­cal, en las ci­mas de las Se­rra­nías de Lu­rua­co. Par­te de es­tos es­pa­cios del sur del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co se ca­rac­te­ri­za­ron por la au­sen­cia de las au­to­ri­da­des ci­vi­les, mi­li­ta­res y ecle­siás­ti­cas.

El abor­da­je de la his­to­ria de Re­pe­lón, ac­tual es­ce­na­rio del cul­to y la de­vo­ción de San Be­ni­to, ne­ce­sa­ria­men­te nos re­mi­te como preám­bu­lo a la his­to­ria de San Be­ni­to de las Pa­lo­mas, pue­blo del cual sur­gió Re­pe­lón. En aten­ción a la tra­di­ción oral y a la me­mo­ria co­lec­ti­va y an­ces­tral de sus po­bla­do­res, San Be­ni­to de las Pa­lo­mas es el re­sul­ta­do de los pro­ce­sos de ci­ma­rro­na­je de los es­cla­vi­za­dos que fue­ron vin­cu­la­dos a la cons­truc­ción del Ca­nal del Di­que, que lue­go de es­ca­par­se se ubi­ca­ron en las ori­llas de un ca­ño don­de cons­tru­ye­ron un pa­len­que al que lla­ma­ron San Be­ni­to.

En es­te lu­gar per­ma­ne­cie­ron des­de 1650, fe­cha en que se cons­tru­yó di­cho ca­nal, has­ta 1848, año en que tu­vie­ron que aban­do­nar­lo pa­ra re­fu­giar­se en el es­pa­cio del ac­tual Re­pe­lón de­bi­do a la des­apa­ri­ción del pa­len­que de San Be­ni­to por las inun­da­cio­nes. Es­te fe­nó­meno tam­bién lo de­bie­ron enfrentar el Real de la Cruz y San Eta­nis­lao. Otros, sin apar­tar­se del ori­gen ci­ma­rrón de San Be­ni­to, ase­gu­ran que los es­cla­vi­za­dos se es­ca­pa­ron de las dis­tin­tas ha­cien­das cer­ca­nas, crea­ron el pa­len­que apro­ve­chan­do las con­di­cio­nes am­bien­ta­les que brin­da­ba es­te sec­tor y que a la lar­ga les per­mi­tie­ra no ser de­ve­la­dos. Otras re­fe­ren­cias al res­pec­to las en­con­tra­mos en Juan Jo­sé Nieto, Die­go de Pe­re­do y Jo­sé Agus­tín Blan­co. Fi­nal­men­te, la pa­rro­quia de San Be­ni­to que­dó pa­ra siem­pre ba­jo las aguas en 1859. En el pa­len­que de San Be­ni­to, y lue­go en Re­pe­lón es­tu­vo pre­sen­te el San­to Ne­gro como pa­trono.

Aunque en tér­mi­nos ge­ne­ra­les en el ca­len­da­rio cris­tiano la fies­ta de San Be­ni­to se ce­le­bra el día con­me­mo­ra­ti­vo de su fa­lle­ci­mien­to (4 de abril), en Re­pe­lón se efec­túa el 3 del mis­mo mes. El grue­so de sus ac­tua­les de­vo­tos lo cons­ti­tu­yen los cam­pe­si­nos y pes­ca­do­res po­bres de la po­bla­ción. Ellos ase­gu­ran ser como San Be­ni­to: ne­gros, po­bres, agri­cul­to­res y cui­da­do­res de ga­na­do ajeno. Y aunque la pa­rro­quia es­tá con­sa­gra­da a San Be­ni­to de las Pa­lo­mas, el pue­blo cuen­ta en la ac­tua­li­dad con dos santos pa­tro­nos: San Be­ni­to y San An­to­nio, a quie­nes las au­to­ri­da­des ci­vi­les y ecle­siás­ti­cas le pres­tan ma­yor aten­ción. Pa­ra al­gu­nos po­bla­do­res la pre­sen­cia de es­te úl­ti­mo es pro­duc­to de la fal­ta de iden­ti­dad de un grue­so sec­tor de la po­bla­ción que se sien­te in­có­mo­do por te­ner un san­to ne­gro.

Sin lu­gar a du­das la cons­truc­ción de pro­ce­sos de et­ni­za­ción y el ac­ce­so a pro­ce­sos iden­ti­ta­rios re­quie­ren de ex­pe­rien­cias com­par­ti­das en el pa­sa­do, de sím­bo­los y hé­roes no so­lo mi­li­ta­res sino tam­bién re­li­gio­sos, como es el ca­so de San Be­ni­to. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, San Be­ni­to se eri­ge como uno de los íco­nos subs­tan­cia­les de iden­ti­dad pa­ra los afroatlan­ti­cen­ses; su res­ca­te del ano­ni­ma­to y su vi­si­bi­li­za­ción per­mi­ti­rá en­con­trar una de las pie­zas pa­ra se­guir ar­man­do el ma­pa de los ros­tros con que se ha pre­sen­ta­do la diás­po­ra en el ac­tual de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co.

El si­len­cio y la in­vi­si­bi­li­za­ción a las que ha si­do so­me­ti­da la co­mu­ni­dad afro­co­lom­bia­na por par­te de las his­to­rias ofi­cia­les re­quie­ren de la irrup­ción de nue­vas his­to­rias que ade­más de enfrentar la ex­clu­sión es­ta­blez­can una nue­va vi­sión de ese pa­sa­do ne­ga­do. Si­tua­ción que sin lu­gar a du­das se de­be re­pli­car tam­bién en el cam­po de la ha­gio­gra­fía, que his­tó­ri­ca­men­te le ha da­do pre­va­len­cia a las his­to­rias de vi­da de los santos blan­cos, pues en ellos la san­ti­dad ha si­do si­nó­ni­mo de blan­cu­ra. De lo an­te­rior se des­pren­de la ne­ce­si­dad de re­de­fi­nir y re­sig­ni­fi­car la ima­gen y la ha­gio­gra­fía de San Be­ni­to en la pers­pec­ti­va de con­so­li­dar pro­ce­sos iden­ti­ta­rios a par­tir de la re­cons­truc­ción del pa­sa­do y de la afri­ca­ni­za­ción de San Be­ni­to. Has­ta San Be­ni­to, la san­ti­dad fue una cua­li­dad re­ser­va­da a los blan­cos, pues blan­co equi­va­le a pu­ro, san­to y bueno; en cam­bio ne­gro, a im­pu­ro, ma­lo y pe­ca­do. La re­cons­truc­ción del pa­sa­do ha si­do una he­rra­mien­ta de la que se han ser­vi­do los co­lec­ti­vos hu­ma­nos pa­ra le­gi­ti­mar sus iden­ti­da­des. Es­ta re­cons­truc­ción del pa­sa­do de­be ser apro­ve­cha­da y re­leí­da pa­ra evi­tar el ol­vi­do y la in­vi­si­bi­li­za­ción de San Be­ni­to de las Pa­lo­mas.

TIR­SO ANDUESA/COR­TE­SÍA

Las es­pi­gas (sor­go, maíz, mi­llo) que en Re­pe­lón le co­lo­can en la mano al san­to es­tán re­la­cio­na­das con la so­li­ci­tud de que no fal­te la co­se­cha y/o los ali­men­tos. En Re­pe­lón se le rin­de tri­bu­to a San Be­ni­to de las Pa­lo­mas, ca­no­ni­za­do en 1807.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.