Vo­ces es­pi­ri­tua­les en el Ca­ri­be

Latitud - - Portada - Por John Wi­lliam Arch­bold

El gós­pel como gé­ne­ro mu­si­cal es­tá in­te­gra­do a la es­pi­ri­tua­li­dad de la ma­yor par­te de los is­le­ños de San An­drés y Pro­vi­den­cia, en igle­sias bau­tis­tas e in­clu­so ca­tó­li­cas. Anual­men­te se rea­li­za un fes­ti­val con de­le­ga­cio­nes de más de 30 co­ros de las 80 igle­sias es­ta­ble­ci­das. Bus­can­do ta­len­tos, el ca­nal lo­cal reali­zó un ‘reality’.

Ca­da ma­ña­na de do­min­go, el pun­to más al­to de la is­la de San An­drés pa­re­ce con­vul­sio­nar en torno a una fies­ta. Se tra­ta del ya tra­di­cio­nal Sun­day Ser­vi­ce de la Pri­me­ra Iglesia Bau­tis­ta, ubi­ca­da so­bre una pe­que­ña co­li­na en el al­ma del sec­tor co­no­ci­do como La Lo­ma. Des­de el tem­plo pue­de di­vi­sar­se to­da la is­la, y cons­ta­tar el nú­me­ro de co­lo­res que di­bu­jan su mar has­ta per­der­se en la le­ja­nía. Mien­tras, den­tro de los ya cen­te­na­rios ta­blo­nes de ma­de­ra que con­for­man sus pa­re­des, re­tum­ban pla­ti­llos de ba­te­ría, cuer­das de gui­ta­rra y los tu­bos de un an­ti­guo ór­gano, acom­pa­ña­dos de decenas de vo­ces que, ves­ti­das de blan­co, en­to­nan him­nos en in­glés. Dis­tin­guién­do­se de otros cul­tos re­li­gio­sos en los que el dis­cur­so y los ri­tua­les son el eje cen­tral mien­tras que las me­lo­días se cons­ti­tu­yen en un le­ve com­ple­men­to, en las igle­sias rai­za­les las in­ter­ven­cio­nes mu­si­ca­les son cons­tan­tes y ex­ten­di­das; las lec­tu­ras e in­ter­pre­ta­cio­nes pa­re­cen so­lo in­ter­me­dios pa­ra to­mar nue­vos ai­res.

La fuer­za de aque­llos can­tos de­ja cla­ro que el gós­pel, a di­fe­ren­cia de otros gé­ne­ros tra­di­cio­na­les de la is­la que se en­cuen­tran ca­si ex­tin­tos, es­tá muy le­jos de des­apa­re­cer. La razón no es ca­pri­cho­sa, el gós­pel no so­lo se en­cuen­tra li­ga­do a la es­pi­ri­tua­li­dad de la ma­yor par­te de los is­le­ños, tam­bién es­tá in­te­gra­do a su his­to­ria, a sus for­ta­le­zas so­cia­les, cul­tu­ra­les e in­clu­so po­lí­ti­cas.

El gós­pel na­ció en el sur de los Es­ta­dos Uni­dos a fi­na­les del si­glo XVIII, den­tro de la tra­di­ción de los Black Spi­ri­tuals, una adap­ta­ción que los es­cla­vos con­ver­ti­dos al cris­tia­nis­mo rea­li­za­ron de los him­nos que se en­to­na­ban du­ran­te los cul­tos pro­tes­tan­tes. El gós­pel po­dría con­si­de­rar­se la pri­me­ra crea­ción mu­si­cal afro­ame­ri­ca­na; com­bi­na una ins­tru­men­ta­ción oc­ci­den­tal con ele­men­tos pro­pios de la cul­tu­ra afri­ca­na como el bai­le, las pal­ma­das y fun­da­men­tal­men­te la per­cu­sión. Los me­ca­nis­mos de trans­mi­sión oral tam­bién re­sis­tían en sus le­tras, al sin­cre­ti­zar las epo­pe­yas de hé­roes ne­gros con las proezas de los gran­des pa­triar­cas bí­bli­cos, como Moisés, Jo­sué y Ge­deón. Pa­ra los es­cla­vi­za­dos no fue di­fí­cil iden­ti­fi­car­se con la his­to­ria del pue­blo de Is­rael, la opre­sión su­fri­da a mano de los egip­cios y su pos­te­rior eman­ci­pa­ción se con­vir­tió en una voz de es­pe­ran­za pa­ra aque­llos hom­bres y mu­je­res sub­yu­ga­dos por la bar­ba­rie, una voz que ellos de­ci­die­ron ali­men­tar a tra­vés de sus pro­pias gar­gan­tas y con­vir­tie­ron en una de sus po­cas ale­grías.

Esos can­tos ad­qui­rie­ron pron­ta po­pu­la­ri­dad y se di­se­mi­na­ron por to­do el Ca­ri­be an­glo­par­lan­te a tra­vés de los mi­sio­ne­ros.

Ya en el si­glo XX, gra­cias a la fa­ma de la can­tau­to­ra y gui­ta­rris­ta Ro­set­ta Thar­pe, una pre­di­ca­do­ra de la fe bau­tis­ta que co­bró am­plia po­pu­la­ri­dad en los años cua­ren­ta, se ex­ten­dió ma­si­va­men­te. Sis­ter Thar­pe, como era co­no­ci­da, bus­ca­ba ha­cer lle­gar la pa­la­bra a más oí­dos, por lo que ex­pe­ri­men­tó son so­ni­dos pro­pios del jazz y el blues que, con el tiem­po, die­ron lu­gar a otras va­rian­tes de gós­pel más co­mer­cia­les. Con la apa­ri­ción de can­tan­tes como Maha­lia Jack­son y la le­gen­da­ria Aret­ha Fran­klin, que in­cluían en su re­per­to­rio le­tras con te­mas no re­li­gio­sos, el gé­ne­ro se en­ca­mi­nó a lo que hoy co­no­ce­mos como gós­pel con­tem­po­rá­neo.

En Co­lom­bia, aunque el gós­pel es des­co­no­ci­do a ni­vel con­ti­nen­tal, sus ín­su­las en el Ca­ri­be mues­tran un pro­lí­fi­co po­ten­cial.

Leo­nor Um­ba­cía, ges­to­ra cul­tu­ral y or­ga­ni­za­do­ra del En­cuen­tro anual de co­ros de las Is­las de San An­drés, Pro­vi­den­cia y Santa Ca­ta­li­na, que es­te año lle­ga a su tri­gé­si­ma quin­ta edi­ción, nos apor­ta una idea: «En el 2015 par­ti­ci­pa­ron en el fes­ti­val más de 30 co­ros, ca­da uno de ellos agru­pan­do en­tre 20 y 50 per­so­nas. Todos in­ter­pre­ta­ron por lo me­nos un canto gós­pel en su pre­sen­ta­ción». La or­ga­ni­za­do­ra acla­ra que es­ta es so­lo una mues­tra, ya que so­la­men­te en San An­drés exis­ten más de 80 igle­sias de di­fe­ren­tes de­no­mi­na­cio­nes re­li­gio­sas, y ca­da una cuen­ta en pro­me­dio con tres co­ros.

Arri­bo del gós­pel al Ar­chi­pié­la­go

Fady Or­tiz Ro­ca, ma­gís­ter en es­tu­dios del Ca­ri­be y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, se­ña­la la im­por­tan­cia que tu­vo la lle­ga­da de las mi­sio­nes bau­tis­tas en la his­to­ria cul­tu­ral del Ar­chi­pié­la­go. To­do co­mien­za en 1833, con la pro­cla­ma­ción de li­ber­tad que la Co­ro­na bri­tá­ni­ca or­de­nó pa­ra los afri­ca­nos es­cla­vi­za­dos en sus co­lo­nias ca­ri­be­ñas. Aunque el Ar­chi­pié­la­go ya se en­con­tra­ba ba­jo do­mi­nio co­lom­biano, Mary Li­vings­ton, una de las te­rra­te­nien­tes de la is­la de Pro­vi­den­cia y quien pa­ra ese en­ton­ces vi­vía en Ja­mai­ca, de­ci­dió obe­de­cer la dis­po­si­ción de su go­bierno, por lo que en­vió a su hi­jo ma­yor: Phi­lip Beek­man Li­vings­ton, a di­ri­gir la li­be­ra­ción de los es­cla­vos y la re­par­ti­ción de sus tie­rras en­tre los mis­mos. Beek­man, quien era mi­nis­tro re­li­gio­so de la fe bau­tis­ta, no se li­mi­tó a cum­plir la or­den de su ma­dre, ade­más dio ini­cio a una cru­za­da pa­ra con­se­guir la eman­ci­pa­ción de todos los es­cla­vos, a la vez que su­ma­ba con­ver­sio­nes pa­ra su cre­do. Aunque los gru­pos pro­tes­tan­tes te­nían pre­sen­cia en las is­las des­de el si­glo XVII, la la­bor de Beek­man y su tras­cen­den­cia so­cial lo­gra­ron un ca­la­do más hon­do. Beek­man es­ta­ble­ció una es­cue­la en San An­drés, y la pri­me­ra iglesia en el año 1844, la mis­ma que hoy se al­za ma­jes­tuo­sa en un ris­co del que se enor­gu­lle­cen no so­lo los bau­tis­tas, sino todos los sa­nan­dre­sa­nos. De al­gu­na ma­ne­ra, la edi­fi­ca­ción de ese tem­plo tam­bién se cons­ti­tu­ye en la pie­dra an­gu­lar de la cul­tu­ra rai­zal.

El gós­pel se in­tro­du­jo a la is­la como par­te del cor­pus re­li­gio­so que fue for­ta­le­cién­do­se con la lle­ga­da de otros mi­nis­tros, y aque­llas mis­mas can­cio­nes que ha­bían ser­vi­do de con­sue­lo pa­ra otros es­cla­vi­za­dos, se cons­ti­tu­ye­ron en una ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual li­be­ra­do­ra. El an­tro­pó­lo­go Darío Ra­noc­chia­ri con­si­de­ra que las igle­sias y los rit­mos re­li­gio­sos re­sul­ta­ron ser un au­tén­ti­co ca­ta­li­za­dor de iden­ti­dad pa­ra los is­le­ños. En su in­ves­ti­ga­ción “Mú­si­ca y et­ni­ci­dad en el Ar­chi­pié­la­go de San An­drés y Pro­vi­den­cia” ex­pli­ca que la cam­pa­ña de Beek­man ade­más de li­be­rar a los es­cla­vos, tam­bién los cons­ti­tu­yó en per­so­nas al dar­les de­re­cho a una pro­pie­dad, no so­lo ma­te­rial, sino tam­bién cul­tu­ral. Es­tos nue­vos rit­mos no es­ta­ban em­pa­ren­ta­dos con el eu­ro­peo que los des­arrai­gó y los con­fi­nó a un en­torno fo­rá­neo, tam­po­co a la iden­ti­dad co­lom­bia­na que for­zo­sa­men­te se les qui­so im­po­ner y que has­ta 1851, con la Ley de Ma­nu­mi­sión, no re­co­no­cía su hu­ma­ni­dad y ciu­da­da­nía. Era al­go dis­tin­to, que sin po­der sa­ber­lo, es­ta­ba en sin­to­nía con ellos mis­mos, con aque­lla esen­cia que ha­bían de­ja­do del otro la­do del Océano Atlán­ti­co. La opre­sión de la que ha­bla­ban las can­cio­nes es­ta­ba en su his­to­ria co­lec­ti­va, una li­be­ra­ción me­dian­te la fe era la reali­dad que emu­la­ban en esos ins­tan­tes.

El arrai­go del gós­pel, como de­cía­mos an­te­rior­men­te, es una cues­tión es­pi­ri­tual, tan vis­ce­ral pa­ra los sa­nan­dre­sa­nos que fue ca­paz de per­mear las ba­rre­ras re­li­gio­sas. El ca­to­li­cis­mo y de­más cre­dos se vie­ron obli­ga­dos a en­ten­der que esa mú­si­ca, an­tes que pro­pie­dad de una de­no­mi­na­ción re­li­gio­sa, es un pa­tri­mo­nio del pue­blo. Des­de ha­ce dé­ca­das las igle­sias ca­tó­li­cas cuen­tan con sus pro­pios co­ros, y al igual que en la Bau­tis­ta, es­tos do­mi­nan la mi­sa.

El sa­cer­do­te Mar­ce­lino Hudg­son se­ña­la que mu­chos sacerdotes ca­tó­li­cos, él en­tre ellos, tie­ne un pa­sa­do pro­tes­tan­te, esa in­fluen­cia ha­bi­li­ta un sin­cre­tis­mo que pa­ra mu­chos ha­ce di­fí­cil dis­tin­guir un ser­vi­cio ca­tó­li­co y uno bau­tis­ta, o re­la­cio­nar una mi­sa en la is­la y otra en el con­ti­nen­te. «Fi­nal­men­te, lo im­por­tan­te es la co­mu­nión con Dios, y los is­le­ños he­mos apren­di­do a es­ta­ble­cer esa co­ne­xión por me­dio de la mú­si­ca», con­clu­ye.

Las vo­ces del pre­sen­te

Las in­fluen­cias ex­ter­nas, el au­ge de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la fal­ta de arrai­go de las iden­ti­da­des ancestrales son pe­li­gros a los que es­tán so­me­ti­das las tra­di­cio­nes. Y aunque San An­drés, Pro­vi­den­cia y Santa Ca­ta­li­na no es­tán me­nos ex­pues­tas, tam­bién es­tán lle­nas de guar­dia­nes cul­tu­ra­les que gue­rrean a dia­rio con es­tas co­rrien­tes, evi­tan­do que la tra­di­ción mu­si­cal is­le­ña cai­ga en la es­cu­cha del ol­vi­do.

Des­de los años no­ven­ta se ins­ti­tu­yó el Green Moon Fes­ti­val, un ho­me­na­je a la mú­si­ca, tra­di­ción e his­to­ria rai­zal, que ha ga­na­do una im­por­tan­te re­per­cu­sión a ni­vel lo­cal y na­cio­nal. Pe­ro an­tes de es­te, des­de 1981, Leo­nor Um­ba­cía y otros ges­to­res die­ron ini­cio al En­cuen­tro anual de co­ros, que se ini­ció con una con­ta­da afluen­cia, y que hoy re­co­ge tan­tos par­ti­ci­pan­tes que ha te­ni­do que en­san­char­se, desafian­do su pro­pia ca­pa­ci­dad. Los par­ti­ci­pan­tes no so­lo exal­tan el va­lor del gós­pel tra­di­cio­nal y con­tem­po­rá­neo, tam­bién de otros gé­ne­ros como el spi­ri­tual. Es­te fes­ti­val se cons­ti­tu­ye en el me­dio de di­fu­sión del gós­pel a otros rin­co­nes del país.

Por su par­te, la Or­ga­ni­za­ción Rai­zal con Re­si­den­cia Fue­ra del Ar­chi­pié­la­go de San An­drés, Pro­vi­den­cia y Santa Ca­ta­li­na (Or­fa) lle­va a ca­bo anual­men­te la Semana Rai­zal, en Bo­go­tá, un cú­mu­lo de even­tos que exal­tan los va­lo­res is­le­ños en la ca­pi­tal del país y que cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de al­gu­nos de los co­ros que asis­ten al fes­ti­val.

En la dé­ca­da de los no­ven­ta, gra­cias a la ges­tión del maes­tro Moisés Con­sue­gra, al­gu­nos in­ter­cam­bios lle­ga­ron a en­cuen­tros co­ra­les con se­de en Ba­rran­qui­lla y Santa Mar­ta, pe­ro la fal­ta de apo­yo a es­tas ini­cia­ti­vas im­pi­dió que pu­die­ran con­so­li­dar­se.

La se­ño­ra Leo­nor, or­ga­ni­za­do­ra del En­cuen­tro Anual de Co­ros de San An­drés, des­ta­ca que el fes­ti­val se ha­ce po­si­ble gra­cias al apo­yo del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, el aus­pi­cio de las igle­sias, pe­ro prin­ci­pal­men­te la dis­po­si­ción de los maes­tros de mú­si­ca que di­ri­gen es­tos co­ros, per­mi­tien­do que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes abra­cen su be­lle­za e im­por­tan­cia. Una la­bor que en su jui­cio no es lo su­fi­cien­te­men­te re­co­no­ci­da y re­mu­ne­ra­da, lo que acre­cien­ta el va­lor de quie­nes lo ha­cen por una mo­ti­va­ción au­tén­ti­ca­men­te es­pi­ri­tual. En­tre ellos se des­ta­ca la pro­fe­so­ra y pianista Ri­ma Aya­la Gor­don, quien ha di­ri­gi­do múl­ti­ples gru­pos, y en el año 2013 fue es­co­gi­da por el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y su pro­gra­ma Di­plo­ma­cia cul­tu­ral y de­por­ti­va, pa­ra lle­var una mues­tra de los co­ros tí­pi­cos is­le­ños has­ta Bang­kok, en Tai­lan­dia.

La pro­fe­so­ra Aya­la se dio a la ta­rea de se­lec­cio­nar 21 ni­ños en­tre los dis­tin­tos co­ros exis­ten­tes, con­for­man­do un gru­po de múl­ti­ples eda­des y con­fe­sio­nes re­li­gio­sas. Ella con­si­de­ra que la ex­pe­rien­cia «fue al­go inigua­la­ble, que nos per­mi­tió te­ner otra idea de la mú­si­ca y de no­so­tros mis­mos, al te­ner la opor­tu­ni­dad de apor­tar des­de nues­tro uni­ver­so cul­tu­ral. Des­pués de la aper­tu­ra del puer­to li­bre que atra­jo a tan­tas per­so­nas de afue­ra, nues­tra mú­si­ca y nues­tra len­gua son lo que nos iden­ti­fi­ca y man­tie­ne nues­tra co­ne­xión con nues­tra his­to­ria co­mún».

Ser­gio Bent, pro­duc­tor au­dio­vi­sual y ges­tor cul­tu­ral de las is­las, cree que la lu­cha tie­ne que li­brar­se uti­li­zan­do las ar­mas que se han con­ver­ti­do en enemi­gos, con­fi­gu­rar­las en fa­vor pro­pio, de­mos­trar así el va­lor y la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tras raí­ces. Es por eso que de la mano del ca­nal lo­cal Te­leis­la desa­rro­lló el pro­yec­to más re­vo­lu­cio­na­rio en torno al gós­pel de los úl­ti­mos años: Voi­ce from the Soul, un reality pa­ra can­tan­tes de gós­pel con­tem­po­rá­neo.

El pro­gra­ma con­tó con dos decenas de par­ti­ci­pan­tes y un for­ma­to que has­ta en­ton­ces no se ha­bía uti­li­za­do en la te­le­vi­sión lo­cal. Pa­ra Ser­gio, es­te pro­gra­ma per­mi­tió po­ner­le ros­tro a to­das las ini­cia­ti­vas que hay en la is­la en torno al gós­pel, de­mos­tran­do la exis­ten­cia de ta­len­to­sos ar­tis­tas que es­tán a la es­pe­ra de una opor­tu­ni­dad. «En otras is­las del Ca­ri­be, el gós­pel tie­ne una tras­cen­den­cia su­pe­rior, mu­chos mú­si­cos han lo­gra­do sa­car ade­lan­te el gé­ne­ro y pro­du­cir im­por­tan­tes pro­pues­tas a tra­vés de él. Es­te pro­yec­to so­lo qui­so de­mos­trar que en nues­tras is­las tam­bién es po­si­ble; es­tos jó­ve­nes es­tán a la es­pe­ra de los me­dios que per­mi­tan ca­pi­ta­li­zar su ta­len­to».

Al exa­mi­nar de­ta­lla­da­men­te la re­la­ción del pue­blo rai­zal con es­te gé­ne­ro, no se nos ha­ce di­fí­cil coin­ci­dir con lo di­cho ha­ce un par de si­glos por el fi­ló­so­fo ale­mán Art­hur Scho­pen­hauer, cuan­do afir­mó que la mú­si­ca era el ar­te más su­bli­me, por­que es una for­ma de co­mu­ni­ca­ción uni­ver­sal. Pa­ra los is­le­ños fue el ca­nal que les per­mi­tió co­mu­ni­car­se con Dios, con su crea­ción y con ellos mis­mos, per­mi­tién­do­les re­cons­truir una iden­ti­dad per­di­da tras el des­arrai­go su­fri­do des­de Áfri­ca. Una iden­ti­dad que –pe­se a su apa­ren­te le­ja­nía– tam­bién ha­ce par­te de nues­tra con­cien­cia como caribeños, del es­pí­ri­tu co­lec­ti­vo que in­te­gra a los que na­ci­mos ro­dea­dos por es­te mar.

En el En­cuen­tro Anual de Co­ros de las is­las de San An­drés, Pro­vi­den­cia y Santa Ca­ta­li­na, en el 2015 par­ti­ci­pa­ron más de 30 co­ros de igle­sias bau­tis­tas, ca­tó­li­cas y otras”.

El Co­ro de la Is­la de San An­drés es­tu­vo en Tai­lan­dia, en el 2013. Fo­to cor­te­sía: Ri­ma Aya­la.

Co­ro Ju­ve­nil de la Pri­me­ra Iglesia Bau­tis­ta, de San An­drés.

La Pri­me­ra Iglesia Bau­tis­ta, don­de se man­tie­ne la tra­di­ción del gós­pel: en­to­nar him­nos re­li­gio­sos en in­glés.

Co­ro Mi­nis­te­rio Ad­ven­tis­ta

Hos­sa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.