La is­la en­ca­lla­da

Latitud - - Portada - Por Ra­món Illán Bac­ca

En una ter­tu­lia pa­sa­da de jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios, en la que es­tu­ve sen­ta­do por azar, oí ha­blar del Hay Fes­ti­val pa­sa­do. Uno de ellos ma­ni­fes­ta­ba la bue­na im­pre­sión que ha­bía te­ni­do al oír la conversación en­tre Al­ber­to Abe­llo y Gus­ta­vo Bell Le­mus so­bre el li­bro Bio­gra­fía del Ca­ri­be, de Ger­mán Ar­ci­nie­gas. Agre­gó que una de las con­clu­sio­nes fue que el li­bro –a pe­sar de no in­cluir a la Cos­ta Ca­ri­be co­lom­bia­na en sus mi­ra­das– ha­bía si­do un pun­to de par­ti­da pa­ra re­fle­xio­nar so­bre nues­tro li­to­ral. Tra­té de de­cir al­go, pe­ro la memoria de ese li­bro se me per­día por los años pa­sa­dos des­de su lec­tu­ra.

¿Los de la conversación son in­te­lec­tua­les o aca­dé­mi­cos? Pre­gun­tó uno de los jó­ve­nes de la me­sa. Pa­ré el oí­do, esas son las pre­gun­tas que siem­pre me in­tere­san y que to­da­vía no he po­di­do con­tes­tár­me­las. Fren­te al bal­bu­ceo de to­dos los in­te­rro­ga­dos de­ci­dí in­ter­ve­nir y di­je ten­ta­ti­va­men­te que creía que un in­te­lec­tual era lo opues­to a un aca­dé­mi­co. Los aca­dé­mi­cos son ca­si siem­pre es­pe­cia­lis­tas en un so­lo te­ma mien­tras que los in­te­lec­tua­les se des­pa­rra­man en múl­ti­ples in­quie­tu­des.

¿En­ton­ces Ha­ber­mas y Bour­dieu, que fue­ron pro­fe­so­res, no fue­ron in­te­lec­tua­les? –me con­tra­di­jo un jo­ven es­tu­dian­te de Co­mu­ni­ca­ción con ac­né y len­tes grue­sos. Un ño­ño ar­que­tí­pi­co.

«Los que nom­bras­te no se li­mi­ta­ron a un so­lo te­ma», fue lo úni­co que se me ocu­rrió de­cir, y pen­sé ca­llar por el res­to de la ter­tu­lia.

Por for­tu­na ha­bían vuel­to al te­ma del Ca­ri­be. Nin­guno se ha­bía leí­do a Ar­ci­nie­gas, pe­ro uno de ellos sa­có el li­bro La is­la en­ca­lla­da, de Al­ber­to Abe­llo, pu­bli­ca­do el año pa­sa­do. «Es muy bue­na» –afir­mó con én­fa­sis. Ac­to se­gui­do sa­có un li­bro de Ian Fle­ming y agre­gó «aho­ra leo es­ta no­ve­la vie­ja so­bre un Ja­mes Bond dan­do vuel­tas so­bre el Ca­ri­be».

No en­con­tré, por más que me es­tru­jé el ce­re­bro, la re­la­ción en­tre Fle­ming y Abe­llo, pe­ro va­ya a sa­ber uno có­mo es la ico­no­gra­fía de unos in­te­lec­tua­les en cier­nes.

Abe­llo Vi­ves ha­ce no­tar las par­ti­cu­la­ri­da­des del Ca­ri­be co­lom­biano que lo dis­tin­gue de los otros paí­ses del Gran Ca­ri­be. Par­ti­cu­la­ri­da­des po­co es­tu­dia­das y que ha­cen, co­mo de­mues­tra el au­tor, que al pre­sen­tar­se un con­flic­to co­mo el de los lí­mi­tes ma­rí­ti­mos con Ni­ca­ra­gua ha­ya en­tre no­so­tros po­ca cla­ri­dad so­bre el te­ma. De sus ob­ser­va­cio­nes el au­tor nos di­ce que nues­tra Cos­ta Ca­ri­be, más que Una is­la que se re­pi­te, tí­tu­lo del li­bro clá­si­co de An­to­nio Benítez Ro­jo, es más bien una «Is­la en­ca­lla­da».

La de­mos­tra­ción de es­ta afir­ma­ción es el te­ma de la obra. En sus nue­ve su­cu­len­tos ca­pí­tu­los nos va mos­tran­do có­mo hay dos he­chos de­ci­si­vos pa­ra de­cir que so­mos del mis­mo mar pe­ro no so­mos de los mis­mos. Uno es el sis­te­ma de plan­ta­cio­nes, que in­clu­yó to­das las is­las del Ca­ri­be, has­ta a la co­lo­nia es­pa­ño­la de Cu­ba ( lo que ex­pli­ca el por­qué la éli­te de la ‘sa­ca­ro­cra­cia’, a co­mien­zos del si­glo die­ci­nue­ve, no tu­vo in­te­rés en la in­de­pen­den­cia). El otro pun­to de dis­tin­ción es que en­tre no­so­tros, los es­pa­ño­les no ex­ter­mi­na­ron a to­das las tri­bus in­dí­ge­nas. Ni se per­die­ron sus len­guas.

Otra mi­ra­da es la di­fe­ren­cia en­tre Car­ta­ge­na y La Ha­ba­na, que eran los dos puer­tos pu­jan­tes en la Co­lo­nia. Des­pués de la in­de­pen­den­cia «Car­ta­ge­na –se­gún Theo­do­re Ni­chols– pre­sen­ta­ba ha­cia 1820 la apa­rien­cia de una per­so­na que, no so­la­men­te ha­bía lle­va­do una vi­da du­ra, sino que tam­bién ten­dría que so­por­tar una ve­jez di­fí­cil». Por con­tras­te, La Ha­ba­na, ca­pi­tal de un país azu­ca­re­ro, pre­sen­ta­ba un es­plen­dor en­vi­dia­ble.

Ade­más de mos­trar­nos una his­to­ria muy des­co­no­ci­da del Ca­ri­be, muy dis­tin­ta a la his­to­ria an­di­na de nues­tro ba­chi­lle­ra­to, tam­bién hay mi­ra­das agu­das a có­mo el nar­co­trá­fi­co per­meó al ar­chi­pié­la­go de San An­drés y mo­di­fi­có las re­la­cio­nes con Ni­ca­ra­gua. Tam­bién se ha­ya el ca­pí­tu­lo, di­ría­mos im­pres­cin­di­ble, so­bre el Ma­con­do ba­na­ne­ro. Un li­bro de lec­tu­ra ame­na e ins­truc­ti­va que tie­ne que leer to­do es­tu­dio­so del mun­do del Ca­ri­be.

Tam­bién hay mi­ra­das agu­das a có­mo el nar­co­trá­fi­co per­meó el ar­chi­pié­la­go de San An­drés y mo­di­fi­có las re­la­cio­nes con Ni­ca­ra­gua”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.