Mú­si­ca de JOE pa­ra no ol­vi­dar­lo

A cin­cuen­ta días de la rea­li­za­ción del Ba­rran­qui­jazz 2016, un pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se, es­pe­cia­li­za­do en jazz ex­pre­sa sus vi­ven­cias so­bre es­te cer­ta­men mu­si­cal que es­te año ce­le­bra vein­te años en la es­ce­na.

Latitud - - Portada - Por Ned Su­blet­te

Di­cen los cien­tí­fi­cos que sin las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas no se pue­de ha­cer re­vo­lu­ción nin­gu­na.

En Ba­rran­qui­lla, es la fuer­te cul­tu­ra de la ciu­dad que crea las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas pa­ra ha­cer un Ba­rran­qui­jazz. Me re­fie­ro a la cul­tu­ra pos­mam­bois­ta, la cul­tu­ra que re­co­no­ce la pa­la­bra, que es can­to, que es ley, que es asun­to im­por­tan­te: la cul­tu­ra mar­ca­da por la mú­si­ca de Áfri­ca.

Es­toy ha­blan­do de la cla­ve. Pa­ra mí, no hay re­vo­lu­ción cru­za­da, hay que man­te­ner la cla­ve. Es lo que nos une: los rit­mos. Es real­men­te emo­cio­nan­te pa­ra mí ex­pe­ri­men­tar un fes­ti­val de jazz que cen­tra­li­za lo que más me gus­ta: el jazz la­tino, que es­tá en muy bue­nas ma­nos, di­go yo, en la ge­ne­ra­ción ac­tual, con mu­chas co­sas pa­san­do en mu­chas ciu­da­des mun­dia­les. El jazz la­tino se ha ido tras­for­man­do al mains­tream jazz re­pe­ti­das ve­ces en ca­da ge­ne­ra­ción in­clu­yen­do la ac­tual, pe­ro que­da de­ma­sia­do ig­no­ra­do por los fes­ti­va­les ma­yo­res. Re­pi­to: aquí el pú­bli­co lo com­pren­de, sin tra­duc­ción. Aun­que Ba­rran­qui­jazz cuen­ta con un ran­go de jazz y la fuer­te pre­sen­cia con cla­ve le brin­da un sa­bor la­tino que la­men­ta­ble­men­te es po­co usual en los fes­ti­va­les mun­dia­les de es­te gé­ne­ro. Aquí se ce­le­bra un jazz la­tino, abier­to a to­dos los de­más.

Su nom­bre aparte, Ba­rran­qui­jazz no po­dría pa­sar en cual­quier otra ciu­dad de Co­lom­bia, mu­cho me­nos en otro país. Es ori­gi­nal. Cu­rram­be­rí­si­mo. Se fue for­man­do so­bre dos dé­ca­das, un mam­bo in­fluen­cia­do por el ca­rác­ter úni­co de Ba­rran­qui­lla, pe­ro ese yin tie­ne su yang: con sus 20 años, Ba­rran­qui­jazz ha he­cho mu­cho pa­ra afi­nar la cul­tu­ra mu­si­cal de la ciu­dad, crean­do las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas pa­ra un cir­cui­to de feed­back po­si­ti­vo.

Si no fue­ra por el trío in­creí­ble de Tony Ca­ba­lle­ro, Sa­muel Minsky y Min­go de la Cruz; que se han de­di­ca­do una bue­na par­te de sus vi­das adul­tas a es­te gran fes­ti­val, no exis­ti­ría.

Pe­ro tam­po­co po­dría exis­tir, ni ten­dría sen­ti­do, si no fue­ra por el apo­yo y la res­pues­ta de la co­mu­ni­dad mu­si­cal de es­ta ilus­tre en­cru­ci­ja­da de río y mar. Ba­rran­qui­jazz sí tie­ne pú­bli­co. Siem­pre es­tá pre­sen­te Cu­ba en la pro­gra­ma­ción ( y era así cuan­do Cu­ba no es­ta­ba de mo­da), siem­pre es­tá pre­sen­te Bra­sil, siem­pre es­tán pre­sen­tes le­yen­das del jazz nor­te­ame­ri­cano, siem­pre es­tán pre­sen­tes las nue­vas ten­den­cias. El pú­bli­co com­pren­de to­do es­to per­fec­ta­men­te bien, y ese pú­bli­co trae al con­cier­to una elec­tri­ci­dad.

Siem­pre es­tá pre­sen­te Co­lom­bia en la pro­gra­ma­ción de Ba­rran­qui­jazz. Una de mis me­mo­rias más im­pre­sio­nan­tes del fes­ti­val fue el éxi­to ro­tun­do del ’08, de­lan­te de un gran pú­bli­co, de una obra de di­men­sio­nes ma­yo­res por Sa­muel To­rres, na­ci­do en Bo­go­tá. Fue to­ca­do por un gru­po de los me­jo­res mú­si­cos de Nue­va York, don­de vi­ve Sa­muel, que aten­die­ron al bam­bu­co con ex­qui­si­tez.

Un fac­tor de­ter­mi­nan­te en la so­li­dez del fes­ti­val es la par­te po­pu­lar, de­no­mi­na­do Ba­rran­qui­jazz a la Ca­lle, que for­ma la ba­se del fes­ti­val. Hay pro­gra­ma­ción gra­tis al pú­bli­co —con­cier­tos de al­ta ca­li­dad ar­tís­ti­ca, y el gran fi­nal de esa se­rie— don­de yo pre­sen­cié a Los Van Van en el ’08 siem­pre hay sal­sa o tim­ba. Ha­brá José Al­ber­to “El Ca­na­rio,” ex­ce­len­te y di­ná­mi­co des­de siem­pre, pe­ro ya con­ver­ti­do en una emi­nen­cia, gra­ban­do al­gu­nos de los más sa­bro­sos nú­me­ros de su ca­rre­ra aho­ra mis­mo. Tam­bién es­ta­rá Ray de la Paz.

He te­ni­do al­gu­nos mo­men­tos mu­si­ca­les muy ri­cos y me­mo­ra­bles co­mo la pri­me­ra vez que yo vi al jo­ven cubano Ha­rold Ló­pez Nus­sa to­car, que fue en un con­cier­to gra­tis de Ba­rran­qui­jazz a la Ca­lle. O mi en­cuen­tro co­mo re­por­te­ro con Die­go El Ci­ga­la, ha­blan­do su­per­sua­ve­ci­to pa­ra des­can­sar su voz des­pués de lle­nar el gran sa­lón to­da una ho­ra, o aquel cha­ran­ga­zo con Pal­mie­ri, o el quin­te­to de Te­ren­ce Blan­chard, guau. Ron Car­ter! I got to talk to Ron Car­ter! Pa­só en Ba­rran­qui­lla...

Pe­ro lo que más re­cuer­do son los pe­que­ños mo­men­tos hu­ma­nos. Fue en el ’13, creo, que yo es­ta­ba con un gru­po de ami­gos des­pués de un con­cier­to de Ba­rran­qui­jazz, bai­lan­do to­dos, pre­ci­sa­men­te en el Sa­lón Joe Arro­yo. Uno de mis com­pa­ñe­ros fue Jimmy Bosch, el gran trom­bo­nis­ta y des­car­gue­ro, que en otro mo­men­to del fes­ti­val triun­fó con una al­ta ener­gía Ob­se­sión jun­to con Nés­tor To­rres. Lo co­noz­co des­de mu­cho, y lo apre­cio mu­cho, pe­ro no lo veo ca­si nun­ca, por­que ya vi­ve en To­kio, así es nues­tro mun­do.

¡Di­me si es­te pue­blo es­tá in­for­ma­do! El VJ de ho­me­na­je pu­so un vi­deo de Jimmy, gra­ba­do en vi­vo en SOBS de Nue­va York ha­ce más de 20 años, to­can­do Des­car­ga­ra­na, la pri­me­ra an­cla de su re­per­to­rio. Yo es­ta­ba pre­sen­te en aquel show cuan­do fil­ma­ron el vi­deo, lo re­cuer­do bien. Aho­ra es un clá­si­co. Tan­tas me­mo­rias me pa­sa­ron por los ojos y en al­gún mo­men­to de­ter­mi­na­do, Jimmy co­men­zó a reír­se. Yo pen­sa­ba que es­ta­ba rien­do por mi ma­ne­ra de bai­lar, y le di­je a Jimmy, «Uy, no te bur­les» o al­go así. Y con una son­ri­sa bea­tí­fi­ca, me di­jo, a car­ca­ja­das, « I’m laug­hing be­cau­se I’m happy » (Es­toy rien­do por­que es­toy fe­liz) Y yo me pu­se a reír tam­bién, por el pu­ro pla­cer de reír­me, y se­gui­mos bai­lan­do to­dos, en una ver­sión zen de afro­rri que ña yor qui na cu­ba­na co­lom­bia na cu­rramb ería ...

He te­ni­do mo­men­tos mu­si­ca­les muy ri­cos, pe­ro lo que más re­cuer­do son los pe­que­ños mo­men­tos hu­ma­nos”.

AR­CHI­VO EL HERALDO 2007

En la fran­ja de la pro­gra­ma­ción Ba­rran­qui­jazz a la Ca­lle, se pre­sen­tan ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les de pri­me­ra lí­nea.

La pro­gra­ma­ción brin­da ve­la­das en re­cin­tos ce­rra­dos y ofre­ce con­cier­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.