¿Se acuer­da de Glo­ria Gay­nor?

Con 62 años de edad y cua­tro dé­ca­das en el es­ce­na­rio aca­ba de par­ti­ci­par en el Fes­ti­val de Jazz de San Se­bas­tián, Es­pa­ña. Aho­ra, con re­per­to­rio cris­tiano, di­ce que es­tá con­ven­ci­da que las le­tras po­si­ti­vas de sus can­cio­nes co­mo la de su te­ma em­ble­má­ti­co le

Latitud - - Portada - Por Ana Bur­gue­ño

Qui­zá al­gu­nos de los que se acer­ca­ron es­te 21 de ju­lio a la pla­ya de la Zu­rrio­la de San Se­bas­tián, nor­te de Es­pa­ña, en la jor­na­da inau­gu­ral del 51 Jazzaldia pen­sa­ban que­dar­se quie­te­ci­tos so­bre la are­na ¿pe­ro quién no bai­la con Glo­ria Gay­nor?

La rei­na de la mú­si­ca dis­co ya no se mue­ve co­mo an­tes, se ha au­sen­ta­do un par de ve­ces del es­ce­na­rio pe­ro du­ran­te la do­ce­na de can­cio­nes que in­ter­pre­tó lo­gró que na­die se re­sis­tie­ra a bai­lar o dar pal­mas con su mú­si­ca con­ta­gio­sa.

Cuan­do aún no ha­bía ano­che­ci­do, la can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se apa­re­ció con una cha­que­ta, pan­ta­lo­nes pi­ti­llo de to­nos pla­tea­dos, y unas có­mo­das san­da­lias sin ta­cón, si­guien­do el rit­mo de Goin’ out of my

head. Anun­ció en un muy buen cas­te­llano que era un «gran pla­cer» es­tar en San Se­bas­tián, la pri­me­ra ciu­dad de su gi­ra es­pa­ño­la, a la que se­gui­rán Port Adriano (Ma­llor­ca), Va­len­cia y Bar­ce­lo­na.

El se­gun­do te­ma del con­cier­to fue otro de sus gran­des éxi­tos, el ar­chi­co­no­ci­do I am what I am, cu­yo es­tri­bi­llo in­vi­tó a can­tar y lo en­la­zó con el inevi­ta­ble Ne­ver can say goodb­ye.

Tam­bién hi­zo una ver­sión Ki­lling me softly with his song, que hi­zo fa­mo­so Ro­ber­ta Flack, y una más de otro fa­mo­so, Every breath You Ta­ke que Sting com­pu­so en los tiem­pos del gru­po mu­si­cal The Po­li­ce. Ade­más, a Don­na Sum­mer le rin­dió tri­bu­to con Last Dan­ce, tras la cual ha he­cho la se­gun­da es­ca­pa­da de la no­che.

En el pri­mer re­ce­so del con­cier­to, par­ti­ci­pó Jo­nat­han Arons con su trom­bón y en el se­gun­do re­ce­so, una de las in­te­gran­tes del gru­po vo­cal pre­sen­tó, en­tre no­ta y no­ta, a los diez miem­bros de la ban­da.

Glo­ria Gay­nor in­ter­pre­tó Only you can do y Tal­kin bout Je­sus, te­mas que per­te­ne­cen a su úl­ti­mo dis­co, que aún no ha vis­to la luz, y que es­tán vin­cu­la­dos a su fa­ce­ta más es­pi­ri­tual, a esas can­cio­nes «cris­tia­nas» cer­ca­nas al gós­pel de su úl­ti­ma eta­pa.

La des­pe­di­da no pu­do ser de otra ma­ne­ra que I will sur­vi­ve, su himno, re­ci­bi­do con un gri­to co­lec­ti­vo y con de­ce­nas de mó­vi­les, que lu­cían co­mo los me­che­ros de an­ta­ño, aun­que en es­ta oca­sión pa­ra gra­bar el mo­men­ta­zo de la no­che, que dis­fru­ta­ron por igual ni­ños, ado­les­cen­tes, jó­ve­nes y ma­yo­res.

Y si al­guien es­pe­ra­ba es­cu­char en los bi­ses can­cio­nes co­mo Can’t ta­ke my eyes off you, First Be a Wo­man y otros éxi­tos de la da­ma de New Jer­sey, pues se tu­vie­ron que con­for­mar con el Every­body Dan­ce, de chic, que mu­chos no su­pie­ron in­ter­pre­tar.

En la mis­ma ta­ri­ma don­de es­tu­vo Glo­ria Gay­nor el su­ce­sor fue John Ne­meth & The Blue Drea­mers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.