Har­lem cam­bia de co­lor|

Se pre­sa­gia que los ha­bi­tua­les ha­bi­tan­tes y ve­ci­nos afro­ame­ri­ca­nos del sec­tor neo­yor­kino se des­pla­cen a otros sec­to­res de­bi­do al au­men­to de los al­qui­le­res. La zo­na es ape­te­ci­da por la po­bla­ción blan­ca, que aho­ra en­cuen­tra mu­chas ven­ta­jas en el en­torno.

Latitud - - Portada - Por Emi­li Se­rra

His­tó­ri­ca­men­te se ha re­co­no­ci­do a Har­lem co­mo her­vi­de­ro de la cul­tu­ra ne­gra y la­ti­na de Nue­va York, pe­ro los pro­ce­sos de gen­tri­fi­ca­ción que im­pe­ran en la ciu­dad han cam­bia­do el co­lor al ba­rrio, aho­ra más di­ver­so a ni­vel cul­tu­ral, so­cial y tam­bién eco­nó­mi­co.

Jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les y es­tu­dian­tes blan­cos de cla­se me­dia-al­ta se han asen­ta­do en el dis­tri­to en de­tri­men­to de mu­chas fa­mi­lias lo­ca­les de in­gre­sos ba­jos que, al ver có­mo el pre­cio de vi­da en el ba­rrio se ha dis­pa­ra­do, se han vis­to obli­ga­das a mar­char­se.

Es una de las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias de la gen­tri­fi­ca­ción, mu­ta­ción ur­ba­na que se da cuan­do un ba­rrio po­bre se po­ne de mo­da, se re­va­lo­ri­za y se en­ca­re­ce, por lo que los ve­ci­nos lo­ca­les con las ren­tas más ba­jas son des­pla­za­dos de sus ho­ga­res ha­cia otros su­bur­bios más ase­qui­bles.

Es una si­tua­ción si­mi­lar a la que ex­pe­ri­men­tan otros barrios de gran­des ca­pi­ta­les oc­ci­den­ta­les co­mo Chue­ca, en Ma­drid, El Ra­val de Bar­ce­lo­na o Hack­ney en Lon­dres. El pre­cio de vi­vir en Har­lem, don­de vi­ven cer­ca de 200.000 ve­ci­nos se­gún el úl­ti­mo cen­so, es re­la­ti­va­men­te ase­qui­ble en com­pa­ra­ción al res­to de la is­la de Man­hat­tan, don­de el cos­te me­dio de com­prar un apar­ta­men­to es de un mi­llón de dó­la­res.

Pe­ro a pe­sar de que el cos­te de la vi­vien­da sea más ase­qui­ble que en el res­to del is­lo­te, el suel­do anual me­dio de los ve­ci­nos del ba­rrio, in­fe­rior a los 37.000 dó­la­res anua­les, es in­su­fi­cien­te pa­ra se­guir el rit­mo a las subidas del pre­cio de al­qui­ler.

Y es que aho­ra, un apar­ta­men­to de dos dor­mi­to­rios eco­nó­mi­co en Har­lem pue­de cos­tar en­tre 2.000 y 4.000 dó­la­res al mes, se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do a fi­na­les de ma­yo por la Uni­ver­si­dad de Nue­va York.

Del es­tu­dio se ex­trae que una de las for­mas pa­ra iden­ti­fi­car cuán­do un ba­rrio su­fre gen­tri­fi­ca­ción es ob­ser­var la to­na­li­dad de la piel de las

per­so­nas. La po­bla­ción blan­ca es la que más cre­ce en es­te ti­po de barrios abur­gue­sa­dos: has­ta un 20 % más que en el res­to de la ciu­dad.

La di­rec­to­ra del in­for­me, In­grid Gould Ellen, ex­pli­có a los me­dios en la pre­sen­ta­ción del es­tu­dio que «las dra­má­ti­cas subidas de los al­qui­le­res es lo más preo­cu­pan­te en barrios de in­gre­sos ba­jos» co­mo Har­lem o Wi­lliams­burg.

En es­te sen­ti­do, los ve­ci­nos de Har­lem no ven en las nue­vas edi­fi­ca­cio­nes y en la re­no­va­ción co­mer­cial del ba­rrio un be­ne­fi­cio pa­ra sus vi­das co­ti­dia­nas, sino el pre­sa­gio de su pro­pia mar­cha a otro lu­gar. «Es­te pre­sa­gio ya es­tá ocu­rrien­do», cuen­ta a Efe el guía tu­rís­ti­co y ori­gi­nal de East Har­lem, Ke­vin Adams. «Es el pre­sen­te, mu­chos ya no for­ma­mos par­te del nue­vo Har­lem», se­ña­la.

La ma­yor par­te de los his­tó­ri­cos edi­fi­cios o clu­bes co­mo el Le­nox Loun­ge es­tán aban­do­na­dos, y otros han si­do de­rri­ba­dos. El Tea­tro Apo­llo es uno de los po­cos em­ble­mas que aún aguan­ta es­ta api­so­na­do­ra mo­der­ni­za­ción.

En­tre el Le­nox Loun­ge y un Star­bucks, la cla­se tra­ba­ja­do­ra ma­yor y ori­gi­nal de Har­lem du­ran­te la ma­yor par­te de su vi­da se que­da con el his­tó­ri­co club, pe­ro los nuevos re­si­den­tes es­tán en­can­ta­dos con las ca­de­nas de co­mi­da rá­pi­da y las nue­vas tien­das de di­se­ño.

Ahí re­si­de la res­pues­ta a la di­vi­sión in­sur­gen­te que pa­de­ce el ba­rrio. «Har­lem se es­tá trans­for­man­do pa­ra los blan­cos y los jó­ve­nes. A no­so­tros nos han ol­vi­da­do y aún po­dría­mos vi­vir aquí mu­chos años», la­men­ta el guía tu­rís­ti­co.

Pa­re­ce que es aho­ra cuan­do los em­pre­sa­rios se han da­do cuen­ta de to­das las ven­ta­jas del ba­rrio, que es­tá a ape­nas 30 mi­nu­tos en au­to­bús del Ae­ro­puer­to Na­cio­nal de La­guar­dia, tie­ne una de las uni­ver­si­da­des más re­co­no­ci­das de Nue­va York y es­tá a 20 mi­nu­tos de Mid­town en me­tro, to­can­do a Cen­tral Park y muy cer­ca del río.

Des­de la co­mu­ni­dad ne­gra de Har­lem, por otro la­do, plan­tan ca­ra a es­te fe­nó­meno a tra­vés de gru­pos an­ti­gen­tri­fi­ca­ción, co­mo «De­ve­lop­ment wit­hout dis­pla­ce­ment», cuen­ta a Efe el ac­ti­vis­ta de ori­gen se­ne­ga­lés Bran­don Ja­cobs.

Ja­cobs, de 61 años y du­ran­te más de 30 ve­cino de Har­lem, se­ña­la que «el di­ne­ro vie­ne ha­cia aquí, y el di­ne­ro que vie­ne es el que des­pla­za a las fa­mi­lias po­bres», que se­gún el ac­ti­vis­ta se mar­chan a El Bronx u otros es­ta­dos de EEUU co­mo Con­nec­ti­cut o Rho­de Is­land.

La co­mu­ni­dad la­ti­na, por su par­te, pre­fie­re el sur, y mu­chos se di­ri­gen a Flo­ri­da, Ca­ro­li­na del Nor­te o del Sur. No obs­tan­te re­fle­xio­na, el ve­te­rano Ja­cobs, «hay que ser cau­te­lo­sos an­tes de to­mar la de­ci­sión fi­nal de mar­char­se. La ma­yo­ría só­lo que­re­mos vi­vir y criar a nues­tros hi­jos don­de nos cria­mos no­so­tros».

El di­ne­ro vie­ne ha­cia aquí, y el di­ne­ro que vie­ne es el que des­pla­za a las fa­mi­lias po­bres”.

Ip­tia­men ter­num. Va­les­so­li­cis coen nos­trac chi­lius cont, pu­blis­tris. Gra ve­moe­re

Fo­to­gra­fía del 15 de ju­lio de 2016 del Le­nox Loun­ge, tem­plo del jazz. ce­rra­do en 2012 por au­men­to de al­qui­ler.

FO­TOS EFE El tea­tro Apo­llo par­te de la his­to­ria de Mi­chael Jack­son y otros cé­le­bres afro­ame­ri­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.