Bor­ges, el re­tó­ri­co

Re­pro­du­ci­mos un in­tere­san­te ar­tícu­lo en don­de el au­tor des­glo­sa va­rios de los gi­ros li­te­ra­rios con los que el es­cri­tor ar­gen­tino Jor­ge Luis Bor­ges con­si­guió re­no­var y crear un mun­do es­tí­lis­co sin­gu­lar en la li­te­ra­tu­ra. Es un tex­to cor­to pe­ro pro­fun­do, y a

Latitud - - Portada - Por Carlos J. Ma­ría

En 1922, en el ma­ni­fies­to o pro­cla­ma de la re­vis­ta mu­ral Pris­ma, ór­gano del mo­vi­mien­to van­guar­dis­ta lla­ma­do «Ul­tra», de­cía Bor­ges so­bre la me­tá­fo­ra: «No­so­tros los ul­traís­tas en es­ta épo­ca de mer­ca­chi­fles que ex­hi­ben co­ra­zo­nes di­se­ca­dos y plas­ma el ros­tro en car­na­va­les de mue­cas que­re­mos de­san­qui­lo­sar el ar­te. Lí­ci­to y en­vi­dia­ble co­mo cual­quier otro pla­cer es el que mo­ti­van las pa­la­bras efi­caz­men­te tra­ba­das, más hay que con­ve­nir en lo ab­sur­do de hon­rar los que las venden, tra­fi­can­do con fla­cas ño­ñe­rías y tram­pas an­ti­quí­si­mas. Nues­tro ar­te quie­re su­pe­rar esas mar­tin­ga­las de siem­pre y des­cu­brir fa­ce­tas in­sos­pe­cha­das al mun­do. He­mos sin­te­ti­za­do la poe­sía en su ele­men­to prio­ri­dad: La me­tá­fo­ra, a la que con­ce­de­mos una má­xi­ma in­de­pen­den­cia, más allá de los jue­gui­tos de aque­llos que com­pa­ran en­tre sí co­sas de for­ma se­me­jan­te, equi­pa­ran­do con un circo a la lu­na. Ca­da ver­so de nues­tro poe­ma po­see una vi­da in­di­vi­dual y re­pre­sen­ta una vi­sión iné­di­ta. El ul­traís­mo pro­pen­de así a la for­ma­ción de una mi­to­lo­gía emo­cio­nal y va­ria­ble».

Se­rá desecha­da pa­ra bus­car me­tá­fo­ras más com­ple­jas, don­de el tér­mino de com­pa­ra­ción que vin­cu­la dos reali­da­des no sea evi­den­te y re­si­da, mu­chas ve­ces, en la pro­pia sub­je­ti­vi­dad.

La me­tá­fo­ra

La me­tá­fo­ra es el ins­tru­men­to pa­ra de­san­qui­lo­sar el ar­te. En es­ta bús­que­da de re­no­va­ción Bor­ges en­con­tró una li­te­ra­tu­ra ejem­plar, la is­lan­de­sa, que en el año cien des­pués de Cris­to se las in­ge­nió pa­ra crear un len­gua­je en que las co­sas no eran nom­bra­das por su nom­bre, sino me­dian­te enig­mas me­ta­fó­ri­cos.

Los is­lan­de­ses no de­cían, en sus poe­mas, la es­pa­da, no la nom­bra­ban di­rec­ta­men­te, sino que de­cían «hie­lo de la pe­lea» don­de la es­pa­da en com­ba­te qui­ta el ca­lor de la vi­da. O lla­ma­ban a la es­pa­da «remo de san­gre» por­que na­ve­ga­ba en ríos de san­gre, o me­jor im­pul­sa­ba la gue­rra (un na­vío) por los ríos de la san­gre (la gue­rra).

Pa­ra los is­lan­de­ses, se­gún Bor­ges, el bra­zo era «fuer­za del ar­co» y con es­to pa­sa­ban a ser una reali­dad in­he­ren­te al ar­co, una ca­li­dad de ar­co.

Y vol­vien­do a la san­gre pro­pi­cia­da por las es­pa­das, los is­lan­de­ses la lla­ma­ron «agua de la es­pa­da» co­mo si tam­bién la san­gre per­te­ne­cie­ra a la es­pa­da co­mo su vir­tud y no al cuer­po de­san­gra­do. La san­gre era un río, un ria­cho en los com­ba­tes. Tam­bién la lla­ma­ban, evo­can­do las agi­ta­das aguas del mar, «ma­rea de la san­gre», o «su­dor de la gue­rra» don­de los hom­bres que gue­rrean su­dan san­gre.

La na­ve era pa­ra los is­lan­de­ses «el caballo de los pi­ra­tas» el oro fue ma­ra­vi­llo­sa­men­te lla­ma­do el «res­plan­dor de la mano» y a su vez la mano era co­no­ci­da co­mo «el país de los ani­llos de oro» Y por fin el ai­re lo lla­ma­ban «la ca­sa de los pá­ja­ros».

Las le­ta­nías

En su afán de li­brar a la li­te­ra­tu­ra de la ga­rru­le­ría Bor­ges se hi­zo un vir­tuo­so del la­co­nis­mo. Las le­ta­nías bor­gea­nas son una ma­ne­ra eco­nó­mi­ca de la des­crip­ción.

En El Aleph es un ob­je­to de un diá­me­tro de dos o tres cen­tí­me­tros y allí es­tá el uni­ver­so. Bor­ges lo des­cri­be me­dian­te la le­ta­nía fa­mo­sa: «Vi el po­pu­lo­so mar, vi al al­ba y a la tar­de, vi las mu­che­dum­bres de Amé­ri­cas, vi una pla­tea­da te­la­ra­ña en el cen­tro de una ne­gra pi­rá­mi­de, vi un la­be­rin­to ro­to (era Lon­dres), vi in­ter­mi­na­bles ojos in­me­dia­tos es­cru­tán­do­se en mí co­mo en un es­pe­jo…».

El lec­tor no­ta­rá que es­ta le­ta­nía es un poe­ma don­de la pa­la­bra al pa­re­cer sim­ple­men­te nom­bra las co­sas, y sin em­bar­go, pro­du­ce el efec­to de una enig­má­ti­ca me­tá­fo­ra don­de el po­pu­lo­so mar, las mu­che­dum­bres, los la­be­rin­tos, la pla­tea­da te­la­ra­ña y esos «in­ter­mi­na­bles ojos in­me­dia­tos» con­for­man otro sen­ti­do don­de sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de fun­dir los la­be­rin­tos y las mu­che­dum­bres y Lon­dres y la te­la­ra­ña y los ojos in­me­dia­tos co­mo una pul­sa­ción ra­dio­sa y con­fu­sa de la reali­dad.

Oxí­mo­ron

«En la fi­gu­ra li­te­ra­ria que se lla­ma oxí­mo­ron se apli­ca a una pa­la­bra un epí­te­to que pa­re­ce con­tra­de­cir­la, así los gnós­ti­cos ha­bla­ron de luz os­cu­ra, los al­qui­mis­tas de un sol ne­gro». De es­ta ma­ne­ra de­fi­ne Bor­ges una fi­gu­ra que el uti­li­zó co­pio­sa­men­te. Por ejem­plo, cuan­do en El Aleph se re­fie­re a Bea­triz Vi­ter­bo, nos di­ce: «Bea­triz era al­ta, frá­gil, muy li­ge­ra­men­te in­cli­na­da, ha­bía en su an­dar (si el oxí­mo­ron es to­le­ra­ble) una co­mo gra­cio­sa tor­pe­za, un prin­ci­pio de éx­ta­sis».

En El Zahir, re­fi­rién­do­se aho­ra a Teo­de­li­na Vi­llar de cu­yo ve­lo­rio aca­ba de sa­lir nos cuen­ta: «Sa­lir de mi úl­ti­ma vi­si­ta a Teo­de­li­na Vi­llar y to­mar una ca­ña (tra­go) es un al­ma­cén (can­ti­na) era una es­pe­cie de oxí­mo­ron».

Lo que quie­re de­cir que el con­cep­to pu­ra­men­te re­tó­ri­co de la fi­gu­ra se ha am­plia­do. El oxí­mo­ron se da no so­la­men­te en­tre un sus­tan­ti­vo y su ca­li­fi­ca­dor (luz ne­gra), sino que tam­bién dos acon­te­ci­mien­tos, dos si­tua­cio­nes, dos per­so­na­jes, etc; que se yux­ta­pon­gan y sean con­tra­dic­to­rios rea­li­zan la fi­gu­ra oxi­mo­ró­ni­ca.

Así en El Aleph los dos per­so­na­jes mas­cu­li­nos de la fic­ción for­man oxí­mo­ron: uno es Carlos Ar­gen­tino Da­ne­ri o el in­te­lec­tual in­ge­nuo que pien­sa que bas­ta la des­crip­ción de la reali­dad pa­ra que es­ta se nos en­tre­gue; el otro el na­rra­dor o el in­te­lec­tual iró­ni­co que sa­be que la reali­dad so­lo se nos en­tre­ga me­dian­te una au­daz vi­sión esen­cia­lis­tas de la mis­ma. En la fi­gu­ra co­men­ta­da.

Ha ha­bi­do, pues una am­plia­ción del con­cep­to de oxí­mo­ron.

Tan­to lo ha am­plia­do Bor­ges, que su con­cep­to de la reali­dad es en al­gún as­pec­to oxi­mo­ró­ni­co. Si ad­mi­ti­mos que «gra­cio­sa tor­pe­za» fun­de los con­tra­rios, ha­cen una so­la co­sa de lo gra­cio­so y lo tor­pe, el zahir ( lo sim­ple) y el aleph ( lo com­ple­jo) con­for­man una mis­ma reali­dad, tal co­mo el tiem­po y la eter­ni­dad, etc. To­do lo con­tra­rio a la ten­den­cia ma­ni­queís­ta que des­lin­da rí­gi­da­men­te la reali­dad, Bor­ges con­ci­be en es­ta­do de sim­bio­sis y de fu­sión. Un úl­ti­mo y ma­ra­vi­llo­so ejem­plo de es­ta fu­sión se nos da en Pie­rre Me­nard, au­tor del Qui­jo­te. El lec­tor Me­nard es el au­tor. Cer­van­tes se­ría no el au­tor, sino pre­ci­sa­men­te aquel que su­po leer ( la reali­dad de su tiem­po).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.