Des­ve­la­dos por el Ami­ra de la Ro­sa

Latitud - - Portada - Por Ra­món Illán Bac­ca

Que el tea­tro Mu­ni­ci­pal Ami­ra de la Ro­sa, va a ser ce­rra­do por tiem­po in­de­ter­mi­na­do es una tris­te no­ti­cia pa­ra la ciu­dad. Al ver lo que de­cía el pe­rió­di­co de­jé a un la­do la lec­tu­ra de He­gel y Hai­tí, de una fi­ló­so­fa nor­te­ame­ri­ca­na muy co­no­ci­da, (no sé qué tan­to en­tre no­so­tros). Li­bro que ha­bía com­pra­do de in­me­dia­to pues pen­sé que lo úni­co que los unía era que las dos pa­la­bras em­pe­za­ban por ha­che.

Me pre­gun­té si exis­te el ar­chi­vo fo­to­grá­fi­co de los even­tos en el tea­tro. En mi me­mo­ria se acu­mu­lan los re­cuer­dos. An­tes de inau­gu­rar­lo y to­da­vía en obra ne­gra, el gru­po de Tea­tro del Ex­ter­na­do de Co­lom­bia que di­ri­gía el poe­ta Raúl Gómez Jat­tin pre­sen­tó Edi­po Rey. El pú­bli­co sen­ta­do en el sue­lo era en su ma­yo­ría de jó­ve­nes. El mun­do, en ese en­ton­ces, era nue­vo y dis­pues­to a ser con­quis­ta­do.

Hu­bo un mo­men­to dra­má­ti­co cuan­do en otra pre­sen­ta­ción de un gru­po de tea­tro bo­go­tano, el ac­tor An­ga­ri­ta, —des­pués muy co­no­ci­do en la te­le­vi­sión— ac­tuan­do en Ricardo III y po­si­ble­men­te cuan­do cla­ma­ba al­gu­na ven­gan­za, se acer­có de­ma­sia­do al fo­so de la or­ques­ta que es­ta­ba des­ta­pa­do y ape­nas con unas lu­ces pa­ra in­di­car los pa­sos. El hom­bre dio un pa­so de más y se ha caí­do en el hue­co que era hon­do. La pre­sen­ta­ción fue sus­pen­di­da y el pú­bli­co sa­lió con la preo­cu­pa­ción de que la tra­ge­dia fue­ra real.

Ya con el tea­tro en fun­cio­nes, es inol­vi­da­ble la pre­sen­ta­ción de Do­ña Flor y sus dos ma­ri­dos con Am­pa­ro Gri­sa­les, Yul­dor Gu­tie­rrez y Car­los Muñoz. La ac­triz «Aun­que es­tu­vie­ra re­ca­ta­da­men­te ves­ti­da po­nía a vo­lar la ima­gi­na­ción mas­cu­li­na» es­cri­bió la pe­rio­dis­ta Ol­ga Emi­li­ani y de Yul­dor que es­ta­ba ata­via­do con tan so­lo una ma­lla co­lor car­ne, di­jo que se ha­bía pa­sea­do du­ran­te cin­cuen­ta mi­nu­tos en el es­ce­na­rio ha­cien­do su­dar a las da­mas. Su cró­ni­ca se ti­tu­la­ba: Cló,cló, cló Yul­dor, Yul­dor.

Más cer­cano a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­tu­vo la pre­sen­ta­ción de la rum­be­ra del ci­ne me­ji­cano «La Ton­go­le­le» en el Car­na­val de las ar­tes. Des­pués en la Cue­va y al pre­gun­tar­le qué sig­ni­fi­ca­ba el ti­gre que se le aba­lan­za­ba en el fil­me Han ma­ta­do a Ton­go­le­le me con­tes­tó con una voz ron­ca «Tal vez un se­ñor Freud po­dría con­tes­tar­te esa pre­gun­ta».

Y tam­bién en el Car­na­val de las ar­tes vi­mos al es­cri­tor me­ji­cano Car­los Mon­si­váis ha­blar so­bre el car­na­val. So­bre las más­ca­ras dio un con­se­jo. « No te la qui­tes nun­ca, por­que pier­des tu iden­ti­dad » . Re­cuer­do la pre­sen­ta­ción de los hi­jos de San­to ‘ el en­mas­ca­ra­do de Pla­ta’ y de Blue De­mon su ad­ver­sa­rio tra­di­cio­nal. ¡ Có­mo ol­vi­dar El San­to con­tra las mo­mias de Gua­na­jua­to! Vis­to ha­ce mil años en el ci­ne La Bam­ba.

Y en mú­si­ca, có­mo ol­vi­dar la dis­cu­sión a gri­tos en­tre el pro­fe­sor As­sa y el pia­nis­ta sa­ma­rio Ka­rol Ber­mú­dez por­que es­te se em­pe­ci­na­ba en co­lo­car el piano al re­vés, de es­pal­da al pú­bli­co. O la vez en que Alfredo Gómez Zu­rek, di­rec­tor del tea­tro re­em­pla­zó al pia­nis­ta en­fer­mo y acom­pa­ñó en su re­ci­tal a la mez­zo­so­prano Mar­ta Senn. O la pre­sen­ta­ción del pia­nis­ta nor­te­ame­ri­cano Agus­tín Anie­vas, que le va­lió una ex­ce­len­te crí­ti­ca de Ju­lio Ro­ca Baena, don­de con­ta­ba co­mo mu­cha gen­te del pú­bli­co se ate­rro­ri­zó del es­truen­do que lo­gra­ba al to­car las pie­zas de Liszt y te­mie­ron que el cos­to­so piano no re­sis­tie­ra el tra­ta­mien­to. Tam­bién cuan­do el cla­vi­cem­ba­lis­ta Ra­fael Pu­ya­na se pre­sen­tó en­tre no­so­tros. Al su­bir el ins­tru­men­to mu­si­cal al es­ce­na­rio, el asis­ten­te del ar­tis­ta pi­dió mu­cho cui­da­do al ins­ta­lar­lo y uno de los car­ga­do­res di­jo en voz al­ta: «Pe­ro ¿cuál es la vai­na con es­te to­ca­dor?».

Me te­mo que de los po­cos re­gis­tros de es­tas imá­ge­nes en mi me­mo­ria es cuan­do en un en­cuen­tro de es­cri­to­res en el es­ce­na­rio, Ariel Cas­ti­llo el mo­de­ra­dor, me pre­gun­tó la di­fe­ren­cia en­tre No­ve­la y Cuen­to, to­ma­do de sor­pre­sa so­lo ati­né a de­cir: ¿Qué se su­po­ne que de­bo con­tes­tar? El cie­rre del tea­tro nos des­ve­la­rá a mu­chos.

Có­mo ol­vi­dar en el Tea­tro Ami­ra cuan­do el ayu­dan­te del cla­vi­cem­ba­lis­ta Ra­fael Pu­ya­na pi­dió que cui­da­do con el ins­tru­men­to. Uno de los car­ga­do­res di­jo: Pe­ro ¿cuál es la vai­na con es­te to­ca­dor?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.