¿Có­mo con­tar un cuen­to a mi hi­jo?

El au­tor del pre­sen­te ensayo fue pre­mia­do por Uni­cef por su tra­ba­jo con los ni­ños en Cos­ta Ri­ca. Re­ve­la al­gu­nos de sus se­cre­tos pa­ra con­tar his­to­rias e in­vi­ta a los adul­tos a des­po­jar­se de for­ma­li­da­des y a des­cu­brir las ma­ne­ras de acer­car­se a los ni­ños pa

Latitud - - News - Por Juan Ma­dri­gal*

Era una tar­de de llu­via, de esas en que los adul­tos nos po­ne­mos se­rios y les prohi­bi­mos a nues­tros hi­jos sa­lir, aun­que nos acor­de­mos de la fe­li­ci­dad que ex­pe­ri­men­tá­ba­mos de ni­ños cuan­do ju­gá­ba­mos ba­jo un agua­ce­ro, co­rría­mos por los ca­ños, pa­tean­do los char­cos y mo­já­ba­mos a aquel ami­go que ja­más ol­vi­da­re­mos.

Bueno, era una tar­de de llu­via en la tran­qui­li­dad de mi ho­gar (aun­que pa­ra ser sin­ce­ro, tran­qui­li­dad, es un de­cir…). Es­ta­ba den­tro de mi ca­sa con mis hi­jos Ana Be­lén y Juan Pablo (quie­nes pa­ra se­guir sien­do sin­ce­ro, no son na­da tran­qui­los y creo que es por he­ren­cia). En­ton­ces me pi­die­ron ju­gar con ellos. Yo tu­ve la ge­nial idea de ju­gar al es­con­di­do y ellos acep­ta­ron en­tu­sias­ma­dos. Co­mo adul­to, me per­ca­té de que mi ca­sa no es gran­de y que te­nía po­cas po­si­bi­li­da­des de es­con­der­me. La aven­tu­ra aca­ba­ría pron­to. Ju­ga­mos no sé cuán­tas ho­ras y al fi­nal me di cuen­ta de al­go que nun­ca ha­bía no­ta­do: ¡mi ca­sa tie­ne mil lu­ga­res pa­ra es­con­der­se!

Es­te pe­que­ño cuen­to de la vi­da real me ayu­dó a en­ten­der que pa­ra te­ner una bue­na re­la­ción con mis pe­que­ños hi­jos ten­go que des­po­jar­me de mi tra­je de adul­to y en­tre­gar­me a la ilu­sión y a la fan­ta­sía.

PA­DRES CUEN­TA­CUEN­TOS

Con­tar un cuen­to a nues­tros hi­jos, al igual que ju­gar, es un ac­to de amor: es­tá fue­ra de la reali­dad co­mún y de la ló­gi­ca adul­ta. Es­tá fue­ra del es­pa­cio co­ti­diano y el re­loj no exis­te.

Ser cuen­ta­cuen­tos pa­ra nues­tros hi­jos es una ac­ti­vi­dad muy se­ria. Ellos jue­gan, ima­gi­nan y es­cu­chan una his­to­ria se­ria­men­te. Por eso si el na­rra­dor (ge­ne­ral­men­te un adul­to) no se lo to­ma en se­rio y sub­es­ti­ma a sus oyen­tes, se con­vier­te en un far­san­te al que no se le pue­de creer na­da.

No exis­te una re­ce­ta pa­ra con­tar cuen­tos, co­mo tam­po­co exis­te una re­ce­ta pa­ra ju­gar. Lo pri­me­ro es te­ner una gran do­sis de sen­si­bi­li­dad y tra­tar de en­ten­der la per­cep­ción del mun­do que tie­nen nues­tros pe­que­ños. Es­to se lo­gra a par­tir de nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia de ni­ños, ana­li­zar las re­la­cio­nes y las ex­pe­rien­cias que nos hi­cie­ron fe­li­ces y tam­bién las que nos die­ron mie­do y tris­te­za. A par­tir de es­te re­cuer­do, ju­gue­mos a co­mu­ni­car­nos con nues­tros hi­jos.

Den­tro de la co­ti­dia­ni­dad del ho­gar hay dos mo­men­tos pa­ra el cuen­to. Uno du­ran­te el día, el cual de­be ser co­mo una ex­plo­sión de crea­ti­vi­dad y ale­gría. El otro, an­tes de en­tre­gar­se a dor­mir.

Du­ran­te el día: pa­ra es­te cuen­to, no exis­te lí­mi­te de tiem­po. De­be­mos te­ner mu­cha dis­po­si­ción, es­tar ale­gres y te­ner mu­cha crea­ti­vi­dad. Ha­ga­mos un jue­go de mo­do que lo dis­fru­ten to­dos los in­vo­lu­cra­dos. Apro­ve­che­mos la his­to­ria pa­ra com­par­tir ex­pe­rien­cias y re­fle­xio­nar, pa­ra ani­mar a la lec­tu­ra, pa­ra co­no­cer las in­quie­tu­des de nues­tros ni­ños.

DU­RAN­TE LA NO­CHE.

Si la vi­da me die­ra la opor­tu­ni­dad de vol­ver a ser ni­ño, ¿có­mo me gus­ta­ría que me con­ta­ran un cuen­to, an­tes de dor­mir? No qui­sie­ra un cuen­to de mie­do, ni tam­po­co aquel que los pa­dres, por fal­ta de di­ne­ro, tie­nen que re­ga­lar a sus hi­jos. Yo qui­sie­ra un cuen­to de amor, de es­pe­ran­za, de paz. Un cuen­to que cuan­do me su­mer­ja en el país de los sue­ños, me con­duz­ca a la tran­qui­li­dad. ¡Ah! ¡Y otra co­sa im­por­tan­te! ¡Que me lo cuen­te al­guien que me quie­ra! (es­to pa­ra dor­mir­me es­cu­chan­do su voz y así po­der en­tre­gar­me con to­da cal­ma al des­can­so, sin­tien­do que al­guien en quien con­fío y a quien amo y me ama, es­tá cer­ca de mí).

Por eso en las no­ches, an­tes de ju­gar a dor­mir, les cuen­to una his­to­ria a mis hi­jos y cuan­do es­tán dor­mi­dos les doy un be­so y al oí­do con mu­cha ter­nu­ra les su­su­rro un «te quie­ro mu­cho, mi vi­da».

Aho­ra, yo les pre­gun­to a us­te­des: si la vi­da les die­ra la opor­tu­ni­dad de vol­ver a ser ni­ños, ¿có­mo les gus­ta­ría que les con­ta­ran un cuen­to an­tes de dor­mir?

*Li­cen­cia­do en Ar­tes Es­cé­ni­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca. Do­cen­te, ac­tor y na­rra­dor oral es­cé­ni­co in­vi­ta­do a El Ca­ri­be cuen­ta 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.