Al­fon­so Fuen­ma­yor

Latitud - - Portada - Por Ramón Illán Bac­ca

En los es­tu­dios so­bre el Gru­po de Ba­rran­qui­lla, cu­ya al­men­dra la cons­ti­tuían Fuen­ma­yor, Var­gas, GGM y Ce­pe­da Sa­mu­dio, se di­ce que Al­fon­so era el más eru­di­to”.

Con la pu­bli­ca­ción de El Ba­rran­qui­lle­ro y otros tex­tos de Al­fon­so Fuen­ma­yor en la co­lec­ción Ro­ble Ama­ri­llo de la Uni­ver­si­dad del Nor­te se ha­ce un in­ten­to de ha­cer ex­ten­si­va la lec­tu­ra de nues­tros bue­nos es­cri­to­res na­cio­na­les y re­gio­na­les.

En los es­tu­dios so­bre el Gru­po de Ba­rran­qui­lla, cu­ya al­men­dra la cons­ti­tuían Al­fon­so Fuen­ma­yor, Ger­mán Var­gas, Ga­briel Gar­cía Már­quez y Ál­va­ro Ce­pe­da Sa­mu­dio, ge­ne­ral­men­te se di­ce que Al­fon­so era el más eru­di­to.

Co­no­cí al «maes­tro» Al­fon­so, y sé que an­te esa afir­ma­ción hu­bie­ra di­cho que él tan so­lo era un pe­rio­dis­ta. Fra­se que se la oí re­pe­tir al­gu­nas ve­ces en el Dia­rio del Ca­ri­be cuan­do era di­rec­tor y yo co­la­bo­ra­ba con una co­lum­na. En esa épo­ca hu­bo mu­cho diá­lo­go en­tre los dos. Nos ha­bía­mos co­no­ci­do años an­tes cuan­do fue a la re­pre­sen­ta­ción he­cha por el gru­po de Tea­tro de la Alian­za Co­lom­bo-fran­ce­sa de la ver­sión tea­tral del cuen­to de Gar­cía Már­quez La mu­jer que lle­ga­ba a las seis y tam­bién Las mu­ñe­cas que ha­ce Jua­na no tie­nen ojos de Ce­pe­da Sa­mu­dio. Se es­tre­na­ba mi obra de tea­tro Ma­rihua­na pa­ra Goe­ring. Por lo que el re­cuer­do ha si­do im­bo­rra­ble. Me anotó al­gu­nos de­fec­tos que to­mé en cuen­ta. Des­de ese día y du­ran­te años ha­bla­mos del cuen­to po­li­cía­co, uno de sus afi­cio­nes li­te­ra­rias más per­ma­nen­tes, y me dio mu­chas lu­ces so­bre el te­ma. Me acon­se­jó leer­me El ca­so de la mos­ca do­ra­da de Ger­va­se Fen, un clá­si­co. Se di­ce que por una apues­ta fue que Ga­bi­to —co­mo los del Gru­po lla­ma­ban a Ga­briel Gar­cía Mar­quez— es­cri­bió el cuen­to men­cio­na­do en don­de in­ten­tó el te­ma po­li­cía­co.

Cuan­do en 1950 Al­fon­so Fuen­ma­yor hi­zo real la idea de un ma­ga­zín de­por­ti­vo-li­te­ra­rio ti­tu­la­do Cró­ni­ca su me­jor week–end, con él co­mo di­rec­tor y un jo­ven Ga­briel Gar­cía Már­quez de 23 años, co­mo je­fe de re­dac­ción es no­to­ria có­mo la pre­sen­cia del cuen­to po­li­cía­co es per­ma­nen­te en la pu­bli­ca­ción. Las tra­duc­cio­nes co­rrían a car­go de Fuen­ma­yor. Siem­pre de au­to­res de len­gua in­gle­sa, pues es­ta­ba de acuer­do con Bor­ges cuan­do afir­ma­ba: «en Fran­cia el re­la­to po­li­cial es un prés­ta­mo».

Al­fon­so Fuen­ma­yor pu­bli­có su li­bro Cró­ni­cas so­bre el gru­po de Ba­rran­qui­lla y ga­nó por ello, el pre­mio na­cio­nal de pe­rio­dis­mo Si­món Bolívar. Mu­chos años des­pués le pre­gun­té el por­qué en su li­bro no ha­bía men­cio­na­do la aven­tu­ra de «Cró­ni­ca» y me con­fe­só que se le ha­bía ol­vi­da­do pe­ro que en la pró­xi­ma edi­ción lo ha­ría.

Y lle­gó el mo­men­to en que se con­si­de­ró in­dis­pen­sa­ble ha­cer una an­to­lo­gía del cuen­to en el Atlán­ti­co y pa­ra ser más pre­ci­sos del cuen­to en Ba­rran­qui­lla, una idea que le es­ta­ba dan­do vuel­tas en la ca­be­za a Al­fon­so. Fra­ca­sa­ron esas pri­me­ras ten­ta­ti­vas y al­gu­na vez me lla­mó y me di­jo: «le ofre­cí ha­cer es­ta an­to­lo­gía a Ju­lio Ro­ca y él se mu­rió. Des­pués se la ofre­cí a Ger­mán ( Var­gas Can­ti­llo) y es­te tam­bién se mu­rió. No te la ofrez­co a tí por­que de pron­to te mue­res…».

Mi evo­ca­ción so­bre es­te Al­fon­so Fuen­ma­yor, pe­rio­dis­ta, es­cri­tor, se­na­dor de la Re­pu­bli­ca, em­ba­ja­dor an­te la ONU, tam­bién es­tá acom­pa­ña­da so­bre es­te hom­bre im­por­tan­te, que me tra­tó siem­pre co­mo un ami­go y que me en­se­ñó que en los ar­tícu­los un po­co de hu­mor siem­pre ayu­da. Re­le­yén­do­lo en­cuen­tro que en su tex­to Se des­na­tu­ra­li­za el car­na­val co­men­ta el afán de po­ner­se dis­fra­ces exó­ti­cos co­mo en la com­par­sa Una no­che en el Orien­te lle­na de sul­ta­nes y oda­lis­cas, y nos cuen­ta có­mo ol­vi­da­dos de la si­tua­ción geo­grá­fi­ca de Ba­rran­qui­lla, en un club so­cial, ha­bía una pro­gra­ma­ción bau­ti­za­da «No­che en el tró­pi­co» y agre­ga ,«Y así, el tró­pi­co que­da­ba má­gi­ca­men­te con­ver­ti­do en al­go exó­ti­co».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.