La bue­na es­tre­lla de Day­me Aro­ce­na

La can­tan­te cu­ba­na se­gui­rá los pa­sos de Ele­na Bur­ke y Oma­ra Por­tuon­do, en opi­nión de la re­vis­ta ‘Bil­board’.

Latitud - - News - Por Ro­sa Mar­quet­ti To­rres *

Si aún no ha es­cu­cha­do us­ted a Day­me Aro­ce­na, se­pa que cuan­do lo ha­ga vi­vi­rá una ex­pe­rien­cia sin­gu­lar, úni­ca, no so­lo por la ex­ce­len­cia que ex­hi­be es­ta cu­ba­na vir­tuo­sa y des­in­hi­bi­da, sino por­que Day­me es ca­paz de en­tre­gar­se en esa uni­ci­dad, en una co­mu­nión per­so­nal, has­ta ín­ti­ma, con quien dis­fru­ta de su can­to y de su pro­yec­ción.

Day­me pue­de re­cor­dar­le a las gran­des vo­ces del soul y el Jazz por ese or­gá­ni­co en­gar­ce so­no­ro-vi­sual en­tre lo mu­si­cal y el sen­ti­mien­to, que en ella no es más que la au­ten­ti­ci­dad y ple­ni­tud del go­ce de can­tar… des­de aden­tro, pe­ro Day­me, ade­más de ese y to­dos sus asi­de­ros rai­ga­les, an­ces­tra­les, es­tá an­cla­da en el cen­tro mis­mo del me­jor jazz con­tem­po­rá­neo.

Can­ta a su tiem­po, a su épo­ca, des­de la ale­gría de vi­vir; can­ta con au­ten­ti­ci­dad a sus vi­ven­cias ex­pe­ri­men­ta­das des­de una re­li­gio­si­dad que apre­sa más co­mo con­vic­ción que co­mo es­tan­dar­te. Hay tan­ta fuer­za en Day­me, hay tan­ta y tan ma­du­ra na­tu­ra­li­dad, hay un mo­do tan fan­tás­ti­co en ella de asu­mir el jazz co­mo li­ber­tad ex­pre­si­va, que cuan­do la es­cu­che, la­men­ta­rá no ha­ber­la en­con­tra­do an­tes.

Day­me Aro­ce­na, no lo du­den, es hoy la voz jo­ven fe­me­ni­na más in­ter­na­cio­nal en el pa­no­ra­ma mu­si­cal cu­bano, la de lar­go alien­to y ma­yo­res lo­gros en un tiem­po re­la­ti­va­men­te bre­ve: su pri­mer CD en so­li­ta­rio Nue­va Era –con la au­to­ría de Day­me en to­dos los te­mas– cla­si­fi­có en­tre los 50 me­jo­res dis­cos del 2015 se­gún la se­lec­ción de NPR, la Ra­dio Pú­bli­ca Na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos. Al­go si­mi­lar ocu­rrió en Gran Bre­ta­ña, don­de es re­cla­ma­da ca­da vez en los más pres­ti­gio­sos es­ce­na­rios. El dia­rio in­glés The Guar­dian ase­gu­ra que tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra ser la pró­xi­ma gran es­tre­lla cu­ba­na en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal.

Pa­ra la re­vis­ta Bill­board to­do pa­re­ce in­di­car que Day­me se­gui­rá los pa­sos de sus co­te­rrá­neas, las di­vas Ele­na Bur­ke y Oma­ra Por­tuon­do.

Ha he­cho mu­cho Day­me Aro­ce­na en sus 24 años y re­co­no­ce ha­ber lo­gra­do mu­cho más de lo que ha­bría ima­gi­na­do cuan­do de­ci­dió li­de­rar Ala­mi, un gru­po fe­me­nino de jazz jun­to a sus ami­gas de la Es­cue­la de Ar­te, des­pués de pa­sar por la big band es­co­lar Los Pri­mos de la que se con­vir­tió en vo­ca­lis­ta ca­si sin sa­ber que era el jazz aque­llo que via­ja­ba des­de los re­cuer­dos de la ca­sa pa­ter­na, a tra­vés de su sub­cons­cien­te, has­ta sus cuer­das vo­ca­les.

Tam­po­co pu­do ima­gi­nar que aque­llos tiem­pos de Ha­va­na-cul­tu­ra le de­pa­ra­rían mo­men­tos que le cam­bia­rían la vi­da: su tra­ba­jo con la flau­tis­ta y sa­xo­fo­nis­ta ca­na­dien­se Ja­ne Bun­net, y con ella, la for­ma­ción de Ma­que­que, jun­to a un gru­po de ami­gas y ex­ce­len­tes mú­si­cos cu­ba­nas.

Lle­ga­ría des­pués su en­cuen­tro con el DJ y pro­duc­tor fran­cés afin­ca­do en Lon­dres, Gi­lles Pe­ter­son y el ini­cio de un ca­mino con­jun­to del que sal­dría su pri­mer com­pa­to Nue­va Era y la pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal de su tra­ba­jo, con par­ti­ci­pa­cio­nes an­te­ce­den­tes en The Ha­va­na Cul­tu­ra Ses­sions.

Asis­ti­mos, pues, a la ba­ta­lla de Day­me Aro­ce­na por im­bri­car las so­no­ri­da­des con las que cre­ció, aque­llas que ali­men­tó su ado­les­cen­cia y sus años de es­tu­dian­te y las nue­vas de las que se apro­pia en in­ce­san­te bús­que­da por el uni­ver­so so­no­ro de su tiem­po. Y si lo du­da, es­cu­che Don’t un­plug my body; vi­bre con Ma­dres y asóm­bre­se con El ru­so.

La com­ple­ji­dad de sus obras es ideal­men­te re­suel­ta por los vir­tuo­sos mú­si­cos de su ban­da acom­pa­ñan­te, al tiem­po que la can­tan­te re­crea una y otra vez to­do un uni­ver­so ex­pre­si­vo en ca­da una de ellas, y en to­tal in­ter­ac­ción con ellos, con un desem­pe­ño vo­cal asom­bro­so, que lle­ga al­can­zar un al­tí­si­mo vue­lo en sus con­cier­tos en di­rec­to, en to­tal en­tre­ga y co­mu­ni­ca­ción con el pú­bli­co.

De la mano de Pe­ter­son otra vez, lle­ga Day­me aho­ra a su se­gun­do dis­co en so­li­ta­rio: One­ta­kes (Browns­wood Re­cor­dings),una re-lec­tu­ra de stan­darts de jazz y te­mas co­no­ci­dos, su­ge­ri­dos por él y re­crea­dos a fue­go len­to por la in­ce­san­te crea­ti­vi­dad de la fe­no­me­nal cu­ba­na.

El nue­vo CD de Day­me Aro­ce­na aca­ba de ini­ciar su an­da­du­ra y el de­sen­fa­do de su son­ri­sa en la por­ta­da ha­ce pre­sa­giar un via­je so­no­ro que irá de asom­bro en asom­bro.

Day­me sien­te que tie­ne mu­cho que de­cir y quie­re ha­cer­lo; se le per­ci­be in­can­sa­ble e in­de­te­ni­ble, con una se­re­na y ex­tra­ña ma­du­rez an­te la ca­rre­ra que ya ha em­pren­di­do, y fren­te a sus éxi­tos. Es un mú­si­co to­do­te­rreno: com­po­ne, arre­gla, can­ta, abor­da con in­te­li­gen­cia su pro­yec­ción me­diá­ti­ca, par­ti­ci­pa en el di­se­ño de su ima­gen, esa que no quie­re que se en­ca­si­lle y que sí re­fle­je quién es co­mo ser hu­mano, más que co­mo su­je­to de una fe. Day­me Aro­ce­na sa­be lo que quie­re y pre­sien­te que, sin des­de­ñar las li­son­jas de la in­dus­tria, ha­brá de lu­char por no per­ver­tir el rum­bo. In­tu­yo que es­tá le­jos de desear ser fol­clo­ri­za­da co­mo un pro­duc­to con de­no­mi­na­ción de ori­gen; que su in­te­li­gen­cia se­rá la ga­ran­tía pa­ra ese di­fí­cil equi­li­brio en­tre crea­ción au­tén­ti­ca y mer­ca­do; y que se sa­be par­te de esa ge­ne­ra­ción in­de­te­ni­ble de jó­ve­nes de al­tí­si­mo ni­vel que cen­tra el jazz en Cu­ba. *Li­cen­cia­da en Fi­lo­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na. Es­pe­cia­lis­ta en te­mas de pro­pie­dad in­te­lec­tual y de­re­cho au­to­ral. Co­la­bo­ra en pro­duc­ción, in­ves­ti­ga­ción y ase­so­ría pa­ra fil­mes y do­cu­men­ta­les re­la­cio­na­dos con la mú­si­ca cu­ba­na, co­mo ‘Chi­co y Ri­ta’, ‘Old Man Be­bo’, ‘Oma­ra Cu­ba’ y otros. Tra­ba­jos de su au­to­ría, re­sul­tan­tes de in­ves­ti­ga­cio­nes mu­si­co­grá­fi­cas han apa­re­ci­do en pu­bli­ca­cio­nes co­mo La Gaceta de Cu­ba, La Ji­ri­bi­lla y otras.

Con su pri­mer CD en so­li­ta­rio, Da­yu­me cla­si­fi­có en­tre los 50 me­jo­res dis­cos del 2015 se­gún la Ra­dio Pú­bli­ca Na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos.

Day­me Aro­ce­na com­po­ne, arre­gla, can­ta y to­ma par­te en su pro­yec­ción me­diá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.