ES SAL­SA

In­fluen­cia­dos en su pa­sa­do por mú­si­ca de arrai­go co­mo el son mon­tuno, la rum­ba y otras va­rian­tes afro­cu­ba­nas, una tri­lo­gía de mar­ca mu­si­cal ma­yor, Jo­sé Al­ber­to ‘El ca­na­rio’, Is­sac Del­ga­do y Ray De la Paz, son pro­ta­go­nis­tas de una eta­pa en la evo­lu­ción de

Latitud - - News - Por El­mer Gon­zá­lez*

¿Qué tie­nen en co­mún los can­tan­tes sal­se­ros Is­sac Del­ga­do, Jo­sé Al­ber­to ‘El Ca­na­rio’ y Ray De la Paz? Re­pre­sen­tan a las An­ti­llas Ma­yo­res: Cu­ba, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Puer­to Ri­co, res­pec­ti­va­men­te. De al­gu­na for­ma, sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les es­tán re­la­cio­na­das al mun­do mu­si­cal y dis­co­grá­fi­co de Nue­va York, el otro «ba­rrio» mu­si­cal del Ca­ri­be.

Ade­más, son pro­ta­go­nis­tas pio­ne­ros de una eta­pa en la evo­lu­ción de la sal­sa que si­gue ge­ne­ran­do mu­cho en­tu­sias­mo en to­do el pla­ne­ta: «La sal­sa ro­mán­ti­ca». Una «evo­lu­ción» que de­mues­tra que la sal­sa no es una pie­za de mu­seo sino más bien un mo­vi­mien­to cul­tu­ral di­ná­mi­co que siem­pre en­cuen­tra un es­pa­cio del la­do de los bai­la­do­res de ge­ne­ra­cio­nes di­fe­ren­tes en el tiem­po y el es­pa­cio.

En su for­ma­ción mu­si­cal, los tres can­tan­tes fue­ron in­flui­dos por las ba­ses de una for­ma de mú­si­ca arrai­ga­da en el son mon­tuno, la rum­ba y de otras va­rian­tes rít­mi­cas afro­cu­ba­nas. Co­no­cen la im­por­tan­cia del tam­bor, de la cla­ve y del ar­te del «so­neo» im­pro­vi­sa­do y per­ti­nen­te, ca­rac­te­rís­ti­cas que son la esen­cia de es­ta mú­si­ca que en su re­co­rri­do his­tó­ri­co, adop­tó en Nue­va York el nom­bre de «sal­sa».

Un fe­nó­meno mu­si­cal que, por cir­cuns­tan­cias aso­cia­das al mer­ca­do de dis­cos, de­jó en un mo­men­to de dar­le én­fa­sis a lo co­ti­diano de las ca­lles y barrios de la ciu­dad pa­ra in­ser­tar­se en las fi­bras afec­ti­vas del co­ra­zón.

Sí, es­tos rum­be­ros y so­ne­ros fue­ron pio­ne­ros en esa eta­pa evo­lu­ti­va ro­mán­ti­ca que se dio en las dé­ca­das de 1980 y de 1990.

Cuan­do las ba­la­das his­pa­noa­me­ri­ca­nas inun­da­ban las ondas ra­dia­les en el Ca­ri­be y cap­tu­ra­ban la aten­ción de los jó­ve­nes, cuan­do la mú­si­ca Dis­co ame­na­za­ba con eclip­sar la po­pu­la­ri­dad de la sal­sa en Puer­to Ri­co y en los mer­ca­dos his­pa­nos es­ta­dou­ni­den­ses, el arre­glis­ta y tim­ba­le­ro Louie Ra­mí­rez gra­bó en Nue­va York el dis­co No­che Ca­lien­te (1982).

En ese tra­ba­jo se ex­pe­ri­men­tó la po­si­bi­li­dad de tra­du­cir en sal­sa éxi­tos de ba­la­das ro­mán­ti­cas.

En­tre otros, Jo­sé Al­ber­to y Ray De la Paz pu­sie­ron sus vo­ces y el res­to es his­to­ria. La sal­sa en­con­tró un nue­vo mer­ca­do en­tre los jó­ve­nes de esa épo­ca y en­tró de lleno al reino fe­me­nino que ya go­za­ba de in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y con­su­mía dis­cos.

El «ex­pe­ri­men­to», en el que par­ti­ci­pa­ron Jo­sé Al­ber­to y Ray De la Paz, tu­vo y si­gue te­nien­do un avan­ce exi­to­so. Esa otra eta­pa de la sal­sa mar­có el ca­mino de otras fi­gu­ras del Ca­ri­be ta­les co­mo: Ed­die San­tia­go, Fran­kie Ruiz, Ti­to Ro­jas, Gil­ber­to San­ta Ro­sa, Gru­po Niche, Víc­tor Ma­nue­lle, Marc Ant­hony, Pau­li­to FG, Ti­to Gó­mez y Mae­lo Ruiz, en­tre mu­chos otros.

En el ca­so de Is­sac Del­ga­do, es pro­ta­go­nis­ta es­te­lar de una épo­ca en que co­men­zó a acep­tar­se en Cu­ba el vo­ca­blo «sal­sa» pa­ra iden­ti­fi­car un es­ti­lo de mú­si­ca bai­la­ble.

El son­go de Los Van Van y la tim­ba de NG La Ban­da mar­ca­ban una evo­lu­ción de la mú­si­ca tra­di­cio­nal cu­ba­na. Allí es­ta­ba Is­sac Del­ga­do quien al sa­lir de NG La Ban­da en 1991, tra­jo co­mo so­lis­ta un es­ti­lo ro­mán­ti­co en­mar­ca­do en un in­ci­pien­te mo­vi­mien­to bau­ti­za­do co­mo Sal­sa… ¡De Cu­ba! Su ca­rre­ra dis­co­grá­fi­ca fue apo­ya­da en gran par­te des­de Nue­va York de la mano del do­mi­ni­cano y em­pre­sa­rio dis­que­ro Ralph Mer­ca­do.

Aun­que hoy día es la va­rian­te más di­fun­di­da y po­pu­lar de la sal­sa, por al­gún tiem­po, la «sal­sa ro­mán­ti­ca» fue ca­li­fi­ca­da por al­gu­nos me­ló­ma­nos co­mo «sal­sa dé­bil». Sin em­bar­go, no exis­ten «de­bi­li­da­des» cuan­do se in­ter­pre­ta en la voz de es­tos tres ti­ta­nes an­ti­lla­nos. Y es que ellos, co­mo se di­ce en el ar­got ca­ri­be­ño, «lo mis­mo te can­tan un bo­le­ro que una gua­ra­cha y un gua­guan­có».

Ellos tie­ne las dos es­cue­las: La «es­cue­la vie­ja» y la de hoy. Can­tan con mu­cho «sa­bor», ese in­gre­dien­te tan di­fí­cil de de­fi­nir en pa­la­bras y tan fá­cil de per­ci­bir en los pies de los bai­la­do­res. Jo­sé Al­ber­to ‘El Ca­na­rio’ gra­bó re­cien­te­men­te un dis­co com­pac­to do­ble de gua­ra­chas con el Sep­te­to San­tia­gue­ro.

Ray De La Paz es una de las vo­ces de la Spa­nish Har­lem Or­ches­tra, y por su par­te, Is­sac Del­ga­do si­gue asom­bran­do al mun­do por su ver­sa­ti­li­dad en­tre la nue­va tro­va y la sal­sa cu­ba­na.

Te­ner­los en una mis­ma ta­ri­ma es un lu­jo. Un ban­que­te que se po­drá de­gus­tar en es­ta duo­dé­ci­ma edi­ción del Ba­rran­qui­jazz. Y si eso fue­ra po­co, los acom­pa­ña­rá la sen­sa­ción mu­si­cal de Cu­ba en es­tos días: la or­ques­ta Ha­ba­na D’ Pri­me­ra que di­ri­ge el can­tau­tor y trom­pe­tis­ta Ale­xan­der Abreu.

Al igual que en edi­cio­nes pa­sa­das, la or­ga­ni­za­ción del Ba­rran­qui­jazz reúne el mun­do del jazz con el mun­do mu­si­cal del Ca­ri­be en un even­to que pue­de con­si­de­rar­se tam­bién co­mo una reunión cum­bre de mú­si­ca bien he­cha. Una reunión que re­afir­ma una vez más, la his­tó­ri­ca re­la­ción sim­bió­ti­ca en­tre el jazz y los rit­mos po­pu­la­res del Ca­ri­be. *Pro­duc­tor y ani­ma­dor de los pro­gra­mas ‘Son del Ca­ri­be’ y ‘Son de Cu­ba’ de la Ra­dio Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co.

Jo­sé Al­ber­to ‘El ca­na­rio’, Ray De la Paz e Isaac Del­ga­do per­te­ne­cen a la ‘es­cue­la vie­ja’ y a la de hoy”.

Ray De la Paz es una de las vo­ces de la Spa­nish Har­lem Or­ches­tra.

Is­sac Del­ga­do, con el se­llo del de­no­mi­na­da mo­vi­mien­to mu­si­cal ‘Sal­sa...de Cu­ba’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.