“El hu­mor pue­de ser el sal­va­vi­das de la literatura”

La­ti­tud pre­sen­ta un frag­men­to de A la ca­za del chi­co es­pan­ta­pa­ja­ros, pri­me­ra no­ve­la del es­cri­tor ba­rran­qui­lle­ro John Bet­ter .

Latitud - - News - Por Al­ber­to M. Co­ro­na­do

Cuén­ta­nos un po­co del P pro­ce­so de crea­ción que te con­du­jo a es­ta no­ve­la. R De Lo­cas de fe­li­ci­dad a es­ta no­ve­la tras­cu­rrie­ron 7 años. En­tre­tan­to es­cri­bí un nue­vo li­bro de poe­mas, uno de re­la­tos, y an­tro­po­lo­gía Queer. A la ca­sa del chi­co es­pan­ta­pá­ja­ros la es­cri­bí en un mo­men­to muy frá­gil de mi vi­da. Ter­mi­na­ba una re­la­ción amo­ro­sa y so­bre­vi­ví a dos tre­men­dos que­bran­tos de sa­lud. De ahí sur­ge una par­te, pe­ro el tex­to no es­tá per­mea­do por na­da de es­tas co­sas. La idea ori­gi­nal pro­vie­ne de un es­cri­to lla­ma­do Via­je en mo­to­ci­cle­ta al cen­tro de la no­che. Allí es­ta­ban ya tra­za­dos Greg, Sandy y Wc Boy, los per­so­na­jes. Tres al­mas em­pa­ren­ta­das por el aban­dono que com­par­ten sus mi­se­rias y su amor sin nin­gu­na re­ser­va en me­dio de una reali­dad que no les ofre­ce mu­cho.

A la ca­za del chi­co es­pa­nP ta­pá­ja­ros tie­ne una es­truc­tu­ra na­rra­ti­va en la que abun­dan los mi­ni epi­so­dios, es ca­si una no­ve­la pa­ra ar­mar… ¿Por qué? R Qui­zá ten­ga que ver con mi afi­ción de ni­ño al rom­pe­ca­be­zas, al cu­bo Ru­bik, o las his­to­rias bre­ves. Pen­sé en una no­ve­la cor­ta, que atra­je­ra a los lec­to­res. Es una obra de lectura en apa­rien­cia rá­pi­da pe­ro no fa­ci­lis­ta. Si el lec­tor es aten­to, en­con­tra­rá a lo lar­go de ella sím­bo­los par­ti­cu­la­res. Creo que pue­de ser un “mo­de­lo de his­to­rias pa­ra ar­mar, pe­ro nun­ca pa­ra des­ar­mar”.

En tu obra ape­las al huP mor, un ras­go cos­te­ño que en oca­sio­nes pa­re­ce ale­ja­do de la literatura lo­cal ac­tual. R Quien ca­rez­ca de hu­mor es­tá re­le­ga­do a dos co­sas: el ol­vi­do y el abu­rri­mien­to. Por eso leo y re­leo a Ra­món Bac­ca, por ejem­plo, y en su hu­mor me re­go­ci­jo. Es el es­cri­tor más jo­ven de to­da una ge­ne­ra­ción

Se te com­pa­ra con An­drés P Cai­ce­do en la cin­ti­lla pro­mo­cio­nal de tu li­bro. ¿Es­tra­te­gia editorial? ¿Cuá­les son los re­fe­ren­tes de es­te, tu de­but no­ve­lís­ti­co? R Yo he leí­do muy po­co a Cai­ce­do. Me to­mó por sor­pre­sa lo de la cin­ti­lla, ya que te­nía co­no­ci­mien­to del co­men­ta­rio de con­tra­por­ta­da del es­cri­tor An­drés Fe­li­pe So­lano. Ese ti­po de co­men­ta­rios me cau­san gra­cia por­que pa­re­cie­ra que to­do el mun­do se to­ma en se­rio ser es­cri­tor. Creo que hay mu­chas re­fe­ren­cias, des­de Ce­les­tino an­tes del alba, del es­cri­tor cu­bano Rei­nal­do Are­nas, pa­san­do por los fe­ti­ches de la cul­tu­ra po­pu­lar ( cua­dros, se­ries de tv), el ci­ne, la mú­si­ca de me­dia­dos de los no­ven­ta, la poe­sía.

Tus co­mien­zos se die­ron P pre­ci­sa­men­te en las re­vis­tas cul­tu­ra­les de EL HERALDO. ¿Qué crees que re­pre­sen­ta pa­ra los crea­do­res cos­te­ños con­tar con una pu­bli­ca­ción cul­tu­ral pe­rió­di­ca co­mo es­ta? R Sig­ni­fi­ca mu­cho, es al­go in­va­lua­ble lo que Re­vis­ta Do­mi­ni­cal hi­zo du­ran­te tan­tos años por los crea­do­res del Ca­ri­be. El le­ga­do de La­ti­tud, idea­da por Er­nes­to Mc­caus­land es un chan­ce pa­ra to­dos quie­nes tran­si­ta­mos el ca­mino del ar­te. So­bre to­do en nues­tra re­gión, en don­de hay mu­chos ta­len­tos por des­cu­brir­se. En la cos­ta es­tá la tin­ta que es­cri­bi­rá lo que se ave­ci­na en el pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co na­cio­nal.

Bet­ter, voz jo­ven de la na­rra­ti­va cos­te­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.