El Green Moon Fes­ti­val, al res­ca­te de la cul­tu­ra is­le­ña

Me lla­mo ro­jo, una re­se­ña de la no­ve­la esen­cial del No­bel tur­co Or­han Pa­muk.

Latitud - - News - Por Ál­va­ro Arch­bold Nú­ñez

Aca­ba de con­cluir una nue­va edi­ción del Green Moon Fes­ti­val, que tu­vo lu­gar del 10 al 17 de sep­tiem­bre pa­sa­dos, y que a pe­sar de los años de vio­len­cia por los que atra­ve­sa­ron las is­las de San An­drés y Pro­vi­den­cia en la pri­me­ra dé­ca­da del 2000, se ha po­si­cio­na­do co­mo un even­to que lo­gra co­nec­tar a nues­tro ar­chi­pié­la­go con di­ver­sas co­rrien­tes de las ar­tes y la cul­tu­ra del Ca­ri­be.

Lo pre­sen­cia­do en San An­drés es una de­mos­tra­ción de que así co­mo el mar lu­cha por re­cu­pe­rar la por­ción que le han qui­ta­do, los pue­blos bus­can, a tra­vés de los mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les, re­cu­pe­rar y re­cons­truir víncu­los que du­ran­te lar­gos pe­río­dos de su his­to­ria co­nec­ta­ron a sus ha­bi­tan­tes con su geo­gra­fía na­tu­ral, en el ca­so de nues­tras is­las, el pe­que­ño y gran Ca­ri­be.

Con una va­ria­da pro­gra­ma­ción, el Green Moon Fes­ti­val abar­có di­fe­ren­tes as­pec­tos de la vi­da de las is­las, a tra­vés de even­tos aca­dé­mi­cos, mu­si­ca­les y de­por­ti­vos.

Una de esas ac­ti­vi­da­des, co­mo par­te del seg­men­to Green Moon Tra­di­ción, fue­ron las ca­rre­ras de ca­ba­llos en el sec­tor de Ve­lo­dia Road, una pis­ta lon­gi­tu­di­nal que re­co­ge la tra­di­ción de las is­las de es­ta par­ti­cu­lar hí­pi­ca del Ca­ri­be y que con­tó atrac­ti­vas bol­sas de apues­tas de los fa­ná­ti­cos, quie­nes de­mos­tra­ron la pa­sión del pue­blo rai­zal por es­ta cen­te­na­ria prác­ti­ca cul­tu­ral en la que los se­cre­tos y los sue­ños de los ca­ba­llis­tas ha­cen las ve­ces de cá­ba­la y pre­sa­gian los triun­fos y de­rro­tas de es­tos joc­keys ca­ri­be­ños.

En el ám­bi­to mu­si­cal, la aper­tu­ra del fes­ti­val es­tu­vo a car­go de las vo­ces de Julia Martínez y de las Her­ma­nas Ce­lis en la Pri­me­ra Igle­sia Bau­tis­ta de San An­drés. Es­tas ar­tis­tas del can­to guia­ron a los asis­ten­tes pa­ra re­vi­si­tar la ar­mo­nía del Gos­pel, gé­ne­ro de ca­den­cia ne­gra y bai­lar es­pon­tá­neo que in­vi­ta a los oyen­tes a res­pon­der a las ex­hor­ta­cio­nes de su can­to.

Pe­ro el seg­men­to de­di­ca­do a las con­fe­ren­cias aca­dé­mi­cas per­mi­tió a sus asis­ten­tes en­ri­que­cer sus no­cio­nes so­bre di­fe­ren­tes as­pec­tos de la cul­tu­ra de las is­las. Pa­ne­les y ex­po­si­cio­nes so­bre lin­güís­ti­ca en los te­rri­to­rios de Puer­to Li­món, en Cos­ta Ri­ca, y Ja­mai­ca, ilus­tra­ron so­bre la cri­sis por la cual atra­vie­sa nues­tra len­gua creo­le y sir­vie­ron de ad­ver­ten­cia a las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que se de­ri­van de la pér­di­da de es­te ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción ver­ná­cu­la tras­cen­den­tal, de no se es­ti­mu­lar­se con ur­gen­cia su prác­ti­ca por par­te de las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y las or­ga­ni­za­cio­nes cul­tu­ra­les de las is­las.

Ca­be des­ta­car la char­la dic­ta­da por ex­per­tos de los Es­ta­dos Uni­dos y San An­drés Is­las so­bre ele­men­tos de nues­tra flo­ra co­mo el Bread­fruit o ár­bol del pan, de cu­yo exu­be­ran­te ár­bol na­ce la fru­ta más ape­ti­to­sa y mi­la­gro­sa que han vis­to es­tas is­las y cu­yos usos cu­li­na­rios per­mi­ten hor­near­la, asar­la y her­vir­la. El Bread­fruit tie­ne ade­más pro­pie­da­des cien­tí­fi­ca­men­te va­li­da­das pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, car­dio­vas­cu­la­res y der­ma­to­ló­gi­cas, y sir­ve co­mo tó­ni­co ener­gé­ti­co, res­tau­ra­dor del colágeno y anal­gé­si­co den­tal.

LA MÚ­SI­CA ANTILLANA, UN CA­PÍ­TU­LO APAR­TE

Qui­zá fue la agen­da mu­si­cal del Green Moon Fes­ti­val la que ha de­ja­do a los es­pec­ta­do­res que asis­tie­ron a es­te even­to cul­tu­ral con la me­jor de las im­pre­sio­nes.

La no­che cu­ba­na que con­tó con la pre­sen­cia de Los Ha­che­ros y Pe­dri­to Martínez, quie­nes tra­je­ron su do­sis de Son mon­tuno, Sal­sa y Gua­ra­cha; la pre­sen­ta­ción de la agru­pa­ción Kas­sav’, de la is­la fran­co­par­lan­te de Gua­da­lu­pe, con su ya re­co­no­ci­do re­per­to­rio de Zouk, y su in­ter­pre­ta­ción del po­pu­lar te­ma Ou lé con la voz dul­ce, fuer­te y sen­sual de Jo­cely­ne Be­roard. Ch­ris­top­her Mar­tin, de Ja­mai­ca, y su nue­vo Reg­gae, in­ter­pre­tan­do Look on my fa­ce: “She’s the swee­test thing you’ll ever see, se­lling her body wasn’t in her dreams Ooohh, don’t watch the look on her fa­ce”.

Otro de los in­vi­ta­dos de lu­jo al fes­ti­val fue el can­tan­te pa­na­me­ño Ru­bén Bla­des. So­bre su pre­sen­ta­ción di­re­mos po­co, por­que pa­ra ha­cer jus­ti­cia ne­ce­si­ta­ría­mos más es­pa­cio. Gran­de co­mo siem­pre, Bla­des in­ter­pre­tó lo me­jor de su re­por­to­rio, re­cor­dan­do sus tiem­pos de La Fa­nia y El Gran Com­bo, con­tan­do anéc­do­tas de San An­drés cuan­do a sus 17 años la vi­si­tó por vez pri­me­ra, y los se­cre­tos que en­cie­rran ca­da una de sus com­po­si­cio­nes. El amor, el do­lor, la tris­te­za, el su­fri­mien­to y la in­ter­pre­ta­ción de la obra in­su­pe­ra­ble de Pedro Na­va­ja mar­ca­ron las no­tas al­tas de la no­che.

Ce­rra­ron es­ta car­ta de pre­sen­ta­cio­nes las agru­pa­cio­nes Creo­le y I’la­bash, de San An­drés y Pro­vi­den­cia, res­pec­ti­va­men­te, quie­nes mos­tra­ron una vez más un trabajo muy bien ela­bo­ra­do de Zouk ca­ri­be­ño, a la al­tu­ra de los me­jo­res gru­pos de la re­gión.

El Green Moon Fes­ti­val en su ver­sión 2016 con­tó con una in­su­pe­ra­ble pues­ta en es­ce­na, lo que au­na­do a un pú­bli­co apa­ci­ble, ale­gre y de ejem­plar com­por­ta­mien­to, lle­van a pen­sar que San An­drés lo tie­ne to­do pa­ra rea­li­zar even­tos cul­tu­ra­les de gran im­pac­to. No que­da más que fe­li­ci­tar al equi­po de trabajo que gra­cias a un es­plén­di­do trabajo co­lec­ti­vo nos en­tre­gó una nue­va edi­ción de es­te fes­ti­val to­tal­men­te gra­tui­to que se cons­ti­tu­ye en un res­ca­te del le­ga­do cul­tu­ral de nues­tras is­las.

“Tan­to el Orien­te co­mo el Oc­ci­den­te son de Dios.” Co­rán, azo­ra de la va­ca, 115.

Las ca­lles de Es­tam­bul en in­vierno es­pe­ran­do ser re­co­rri­das en me­dio del si­len­cio. La nie­ve y el ba­rro que re­cu­bren las mez­qui­tas y ha­cen del Bós­fo­ro un lu­gar más he­la­do. La no­ve­la de Or­han Pa­muk Me lla­mo ro­jo, pu­bli­ca­da en 1998, nos si­túa de in­me­dia­to en el lí­mi­te en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te en los tiem­pos del Im­pe­rio Oto­mano. Ha­ce frío y des­de las pri­me­ras lí­neas un muer­to nos ha­bla des­de el más allá y re­la­ta su ase­si­na­to. La muer­te de es­te hom­bre que fue ilu­mi­na­dor de miniaturas pa­ra los li­bros del Sul­tán, des­en­ca­de­na el te­mor en los ta­lle­res de ilus­tra­ción y coin­ci­de con el ini­cio de una in­ves­ti­ga­ción pa­ra ha­llar a su ase­sino. Al pa­re­cer, el es­ti­lo pic­tó­ri­co de los in­fie­les es­tá de­trás de es­te ho­mi­ci­dio y tres ilus­tra­do­res más son sos­pe­cho­sos.

Pa­muk, no­ve­lis­ta tur­co, re­ci­bió el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 2006 con­sa­grán­do­se co­mo uno de los es­cri­to­res con­tem­po­rá­neos más destacados de Orien­te. Su obra se desen­vuel­ve en el cons­tan­te diá­lo­go en­tre las dos cul­tu­ras del mun­do, aque­llas que el Co­rán di­ce, per­te­ne­cen a Dios. Es­ta no­ve­la plan­tea la dis­cu­sión al­re­de­dor del arte y, en es­pe­cial, de la pin­tu­ra, don­de la tra­di­ción de los maes­tros an­ti­guos (pin­to­res per­sas, chi­nos y mon­go­les) se­gui­da por los oto­ma­nos, se en­fren­ta con la tra­di­ción de los maes­tros fran­cos (pin­to­res ve­ne­cia­nos). Pa­ra los mu­sul­ma­nes es­tá prohi­bi­do re­pre­sen­tar el mun­do tal cual co­mo se ve, pues se­ría igua­lar­se con la om­ni­po­ten­cia de Dios; en ellos no es po­si­ble la pers­pec­ti­va ni la ilus­tra­ción rea­lis­ta de la fi­gu­ra hu­ma­na, to­do de­be per­te­ne­cer a las gran­des his­to­rias fun­da­cio­na­les. Pa­ra los fran­cos, por el con­tra­rio, la for­ma pre­va­le­ce an­te el sig­ni­fi­ca­do, exis­te un es­ti­lo úni­co en ca­da pin­tor y los ído­los apa­re­cen plas­ma­dos en los lien­zos.

La his­to­ria del arte siem­pre ha si­do pen­sa­da des­de Oc­ci­den­te, pe­ro con es­tas pá­gi­nas sa­le a la luz un ros­tro que du­ran­te mu­cho tiem­po ha es­ta­do ocul­to. Pa­muk no nos de­frau­da al ele­gir la no­ve­la co­mo for­ma de crea­ción. Sus per­so­na­jes se cons­tru­yen des­de la in­di­vi­dua­li­dad a tra­vés de mo­nó­lo­gos in­ter­nos que van co­nec­tan­do la his­to­ria uno a uno. En es­te mo­do de na­rra­ción exis­te la par­ti­cu­la­ri­dad de ser in­ter­pe­la­do y ob­ser­va­do por ellos. La lí­nea apa­ren­te­men­te irre­le­van­te en­tre es­cri­tor y lec­tor se di­fu­mi­na. Se­kü­re, Acei­tu­na, el Dia­blo y el Pe­rro, son per­so­na­jes que re­co­no­cen al lec­tor. Es­te ele­men­to me­ta­fic­cio­nal se her­ma­na con la his­to­ria den­tro de la his­to­ria al es­ti­lo del Qui­jo­te o de Las mil y una no­ches. Al­gu­nos de sus per­so­na­jes to­man his­to­rias de la tra­di­ción oto­ma­na y ára­be pa­ra ejem­pli­fi­car al­gu­nos de los te­mas cen­tra­les co­mo el es­ti­lo, la muer­te, el tiem­po y la ce­gue­ra.

Me lla­mo ro­jo es la com­pren­sión de Orien­te y Oc­ci­den­te en una no­ve­la, la re­fle­xión fi­lo­só­fi­co-poé­ti­ca so­bre la pin­tu­ra. Es ob­ser­var los tra­zos de­li­ca­dos de los ilus­tra­do­res con la­mi­ni­lla de oro, ver­se fren­te a fren­te con pa­la­cios eri­gi­dos so­bre la san­gre de los caí­dos, y tam­bién ob­ser­var a lo le­jos las mu­je­res mo­re­nas del ha­rem in­ves­ti­das de jo­yas por to­do su cuer­po. Es una no­ve­la que de­ja un sabor de vic­to­ria al com­pren­der la to­ta­li­dad de sen­ti­dos que ha­cen de la li­te­ra­tu­ra un uni­ver­so. Orien­te y Oc­ci­den­te no son tan dis­tin­tos; fi­nal­men­te nos con­gre­ga la con­di­ción hu­ma­na. To­dos sen­ti­mos amor, do­lor, y mie­do; en­tre no­so­tros exis­te la trai­ción y la en­vi­dia. Sea cual sea el lu­gar don­de ha­ya­mos na­ci­do, o a la tra­di­ción cul­tu­ral y re­li­gio­sa a la que per­te­nez­ca­mos, so­mos hom­bres ca­pa­ces de ima­gi­nar y sen­tir.

Ru­bén Bla­des, in­vi­ta­do cen­tral del Green Moon Fes­ti­val.

Por­ta­da de la no­ve­la de Or­han Pa­muk. Trad. Ra­fael Car­pin­te­ro. Bo­go­tá: De­bol­si­llo, 2015. 611 págs.

Pa­muk, No­bel tur­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.