Nat King Co­le en Cu­ba

El pa­so del ‘King’ por cu­ba, en un ca­pí­tu­lo de Des­me­mo­ria­dos: His­to­rias de la mú­si­ca cubana, la más re­cien­te pu­bli­ca­ción de la edi­to­rial La Igua­na Cie­ga.

Latitud - - Portada - Por Ro­sa Mar­quet­ti

La ex­pec­ta­ti­va por su in­mi­nen­te lle­ga­da a La Habana te­nía orí­ge­nes di­fe­ren­tes: Mar­tin Fox, due­ño del ca­ba­ret Tro­pi­ca­na, sa­bía que ha­ber lo­gra­do con­tra­tar al can­tan­te más po­pu­lar en Es­ta­dos Uni­dos en ese mo­men­to re­pre­sen­ta­ba además de un re­mar­ca­ble es­fuer­zo eco­nó­mi­co, un es­ca­lón su­pe­rior en el ca­mino as­cen­den­te del ca­ba­ret más exi­to­so en­ton­ces en to­da Cu­ba: Tro­pi­ca­na. Los mú­si­cos aman­tes del jazz, que lle­va­ban más de una dé­ca­da ado­rán­do­le y si­guien­do sin ce­sar las no­ti­cias de to­do lo que ha­cía, sa­bían que ten­drían la po­si­bi­li­dad –al­gu­nos– de ver­le en di­rec­to, y otros, al me­nos, sa­ber­le com­par­tien­do el mis­mo es­pa­cio en el globo te­rrá­queo al me­nos por unos días. Nin­guno ne­ga­ba la in­fluen­cia que les ha­cía deu­do­res de Co­le, en pri­mer lu­gar, la ejer­ci­da so­bre los cantantes del fee­ling, co­mo Leo­nel Bra­vet –a quien lla­ma­ban el Nat King Co­le cu­bano–y José An­to­nio Méndez, y en pia­nis­tas co­mo Sa­muel Té­llez y Vir­gi­lio ‘ Yi­yo’ López, en­tre otros. Pe­ro no so­lo Co­le, sino tam­bién sus mú­si­cos im­pac­ta­ban con sus es­ti­los res­pec­ti­vos a sus co­le­gas cu­ba­nos. De mo­do que to­dos sa­bían que se­ría un he­cho his­tó­ri­co.

Pia­nis­ta ex­tra­or­di­na­rio, Co­le era des­de ha­cía mu­cho un pe­so pe­sa­do en el gé­ne­ro. Has­ta que en fe­bre­ro de 1956 la pren­sa co­mien­za, in­sis­ten­te, a anun­ciar la in­mi­nen­te pre­sen­ta­ción del croo­ner en el ca­ba­ret Tro­pi­ca­na.

Via­jó acom­pa­ña­do de su es­po­sa Ma­ría Elling­ton Co­le, su hi­ja Na­ta­lie, que en­ton­ces te­nía cer­ca de seis años, los téc­ni­cos de lu­ces y so­ni­do, y los mú­si­cos de su trío.

Co­le en­sa­yó en ho­ra­rio diurno a puer­tas ce­rra­das con la or­ques­ta de Tro­pi­ca­na, di­ri­gi­da por Ar­man­do Ro­meu, y re­for­za­da con violines sin­fó­ni­cos.

El de­but de Co­le en Tro­pi­ca­na ocu­rrió el 2 de mar­zo de 1956. Cuen­tan –y las fo­tos lo ates­ti­guan– que Co­le en­tró a la pis­ta de im­pe­ca­ble smo­king blan­co con so­la­pas ne­gras. Di­cen que can­tó die­ci­séis can­cio­nes y des­car­gó al piano, ha­cien­do ga­la de su ex­ce­len­cia en el ins­tru­men­to. Fue to­do un éxi­to; la re­vis­ta Show, es­pe­cia­li­za­da en el es­pec­tácu­lo, la ca­li­fi­ca­ba co­mo “inol­vi­da­ble y de un im­pac­to sin pre­ce­den­tes”. So­lo un in­ci­den­te pa­re­ce ha­ber em­pa­ña­do la bri­llan­tez del de­but del King en La Habana: la elec­ción de su alo­ja­mien­to. Por su ca­te­go­ría, le co­rres­pon­día el me­jor ho­tel de la ciu­dad, pe­ro es­ta vez –otra vez– el Na­cio­nal per­dió la opor­tu­ni­dad de te­ner en­tre sus hués­pe­des de ese año al mí­ti­co jazz­men y can­tan­te: era ne­gro y allí no ca­bía.

An­te el éxi­to de su de­but habanero, la ge­ren­cia de Tro­pi­ca­na no tar­dó en pro­po­ner­le un nue­vo con­tra­to, y ya tan pron­to co­mo en sep­tiem­bre del mis­mo 1956 se anun­cia­ba en al­gu­nos me­dios el re­torno triun­fal de Nat King Co­le al ca­ba­ret Tro­pi­ca­na, lo que se ma­te­ria­li­za­ría en fe­bre­ro de 1957.

Al co­men­zar el año 1958 la si­tua­ción en el país se tor­na­ba ya com­pli­ca­da pa­ra el go­bierno de Ba­tis­ta y los com­ba­tien­tes clan­des­ti­nos, en par­ti­cu­lar, man­te­nían en vi­lo a las fuer­zas po­li­cia­les en la ca­pi­tal. Sin em­bar­go, la pren­sa in­ten­ta­ba ig­no­rar el es­ta­do de co­sas y mos­tra­ba con­ti­nua­men­te la ca­ra ama­ble de una Habana que apa­ren­ta­ba can­tar y bai­lar ale­gre­men­te, pe­ro en reali­dad lo ha­cía so­bre un pol­vo­rín a pun­to de es­ta­llar en un es­ce­na­rio don­de au­men­ta la re­pre­sión y el mie­do.

Co­le cum­plía una agen­da in­ten­sa, pe­ro lo me­jor es­ta­ba por ve­nir. Cier­tas fuen­tes afir­man que fue du­ran­te un cock­tail en Holly­wood cuan­do Ra­món Sa­bat, pre­si­den­te y due­ño del se­llo cu­bano Pa­nart –con­ce­sio­na­rio de la Ca­pi­tol–con­ven­ció al can­tan­te pa­ra gra­bar en La Habana un dis­co com­ple­to en es­pa­ñol, in­clu­yen­do al­gu­nos te­mas cu­ba­nos. Otras, que fue el pro­pio Co­le el de la ini­cia­ti­va. Lo cier­to es que el lu­nes 17 de fe­bre­ro, en jor­na­das en que el ca­ba­ret re­ce­sa­ba sus fun­cio­nes, Nat King Co­le en­ca­mi­na­ría sus pa­sos ha­cia el es­tu­dio Pa­nart, de la ca­lle San Mi­guel, en­tre Leal­tad y Cam­pa­na­rio, en el co­ra­zón del hoy ba­rrio de Cen­tro Habana, pa­ra ini­ciar el re­gis­tro fo­no­grá­fi­co de una se­rie de te­mas que de­ven­drían clá­si­cos en su dis­co­gra­fía. Los mú­si­cos se­rían los mis­mos de la or­ques­ta de Tro­pi­ca­na, guia­dos por la sa­bia ba­tu­ta de Ar­man­do Ro­meu –¡así los ha­bría im­pre­sio­na­do es­tos ases en sus res­pec­ti­vos ins­tru­men­tos!– y tam­bién lo acom­pa­ña­ría en los co­ros el ex­ce­len­te Cuar­te­to de Fa­cun­do Ri­ve­ro (Los Ri­ve­ro), a quie­nes Co­le ha­bría es­cu­cha­do en sus in­ter­ven­cio­nes en el “show” de Tro­pi­ca­na.

“Lle­gá­ba­mos a las nue­ve y me­dia. En­ton­ces [Nat su­ge­ría]: “[to­me­mos…] ju­go de na­ran­ja con vod­ka”. Em­pe­zá­ba­mos una ho­ra y me­dia des­pués… Nos pa­ga­ron 40 dó­la­res [por se­sión y por en­sa­yo]; en esa épo­ca […]” – con­tó Be­bo Val­dés a su bió­gra­fo sue­co Mats Lun­dahl.

Se­gún los re­gis­tros do­cu­men­ta­les de los ar­chi­vos de Ca­pi­tol, ese pri­mer día gra­ba­ron los te­mas Ma­ría Ele­na, Lis­boa An­ti­gua (en in­glés) y Acér­ca­te más ( Co­me clo­ser to me) (tam­bién en in­glés). Al día si­guien­te Nat se sen­tó al piano pa­ra gra­bar en ver­sión ins­tru­men­tal Tú mi de­li­rio, uno de los clá­si­cos de Cé­sar Por­ti­llo de la Luz. Lue­go to­có el turno al cha­cha­chá El Bo­de­gue­ro, y dos to­mas de Co­me to the Mar­di Gras. En una ter­ce­ra se­sión, jue­ves 20, re­gis­tró, con el mis­mo acom­pa­ña­mien­to, Te quie­ro di­jis­te, Arri­ve­der­ci Ro­ma y Qui­zás, qui­zás, qui­zás (de Os­val­do Fa­rrés), con arre­glo de Ar­man­do Ro­meu. El res­to de los arre­glos es­tu­vie­ron a car­go de Da­ve Ca­va­naugh, siem­pre se­gún la ci­ta­da fuen­te so­bre la dis­co­gra­fía de Nat King Co­le, ese mis­mo día gra­ba­rían

tam­bién en La Habana y en los es­tu­dios Pa­nart los te­mas me­xi­ca­nos Las Ma­ña­ni­tas y Ade­li­ta, con el Ma­ria­chi de Al­fre­do Ser­na.

Del tra­ba­jo con Nat King Co­le en Tro­pi­ca­na y de las se­sio­nes de gra­ba­ción en La Habana, Be­bo Val­dés re­ten­dría en su me­mo­ria una anéc­do­ta que con­tó a su bió­gra­fo, el sue­co Mats Lun­dahl, que hoy de­vie­ne tes­ti­mo­nio de pri­me­ra mano: “Yo le de­cía: ‘Mi­ra, Nat, tú tie­nes que de­cir Ca­chi­to’. Y nun­ca lo di­jo. Di­jo “Ca­chi-dou”. Le cos­ta­ba mu­cho de­cir “Ca­chi­to” […] Siem­pre “Ca­chi­dou” y nun­ca “o”, sino “ou”.es­ta ob­ser­va­ción de Be­bo Val­dés su­gie­re la po­si­bi­li­dad de que el te­ma Ca­chi­to se ha­ya gra­ba­do por la or­ques­ta de Ro­meu en La Habana y que fi­nal­men­te la voz del King ha­ya si­do gra­ba­da de nue­vo se­ma­nas des­pués en Los Án­ge­les, co­mo cons­ta en los re­gis­tros de la Ca­pi­tol.

El dis­co Co­le Es­pa­ñol sa­lió al mer­ca­do en 1958 con los te­mas gra­ba­dos en La Habana. Su éxi­to ase­gu­ró a los pro­duc­to­res la po­si­bi­li­dad de re­edi­tar la ex­pe­rien­cia un año más tar­de, con la gra­ba­ción del dis­co A mis ami­gos; y unos años des­pués, en 1962, el ter­ce­ro de es­ta suer­te de se­rie la­ti­na: Mo­re Co­le Es­pa­ñol.

Be­bo Val­dés, otro gran­de, de­ja­ría pa­ra to­dos no­so­tros sus im­pre­sio­nes acer­ca de aquel en­cuen­tro y aque­llas no­ches de Tro­pi­ca­na jun­to al King:

Una de las co­sas más gran­des que yo he sen­ti­do en mi vi­da fue cuan­do Nat que­ría can­tar en es­pa­ñol […] La pri­me­ra vez que lle­gó a Tro­pi­ca­na hi­ci­mos los pri­me­ros en­sa­yos. Yo no to­qué […] por­que él to­ca­ba su piano. [Cuan­do él can­ta­ba] co­gí las par­tes del piano […], pe­ro a la ho­ra del show yo no to­ca­ba. To­ca­ba él”. “[…] No ne­ce­si­ta­ba in­tro­duc­ción de or­ques­ta […] En­tra­ba allí can­tan­do y des­pués caía la or­ques­ta”. “Te­nía oí­do ab­so­lu­to, que fue lo más gran­de que yo he en­con­tra­do en mi vi­da. Can­ta­ba al­go, can­ta­ba, no me acuer­do, creo que “Rou­te 66”, pe­ro sin in­tro­duc­ción al­gu­na. Era un cam­bio de ‘A’ be­mol a otro tono […] muy dis­tan­te. Des­pués ha­bló y pre­sen­tó a los mú­si­cos, y can­tó com­ple­ta­men­te en el tono. No ha­cía in­tro­duc­cio­nes en el es­pec­tácu­lo. El ter­mi­na­ba de can­tar, aplau­dían y em­pe­za­ba di­rec­ta­men­te a can­tar otra pie­za en el tono que fue­ra… otro número sin… error, ni un cuar­to de tono, ni arri­ba, ni aba­jo. Era cla­va­dí­si­mo, per­fec­to”. […] El ar­tis­ta más gran­de con quien he tra­ba­ja­do.

Ro­sa Mar­quet­ti: in­ves­ti­ga­do­ra y es­cri­to­ra cubana ex­per­ta en la his­to­ria de la mú­si­ca de la is­la. Ha par­ti­ci­pa­do en la in­ves­ti­ga­ción de las pe­lí­cu­las Chi­co y Ri­ta, de Fer­nan­do True­ba, y del do­cu­men­tal Old Man Be­bo.

Co­le en­tró a la pis­ta de im­pe­ca­ble smo­king blan­co con so­la­pas ne­gras. Di­cen que can­tó die­ci­séis can­cio­nes y des­car­gó al piano, ha­cien­do ga­la de su ex­ce­len­cia en el ins­tru­men­to”.

Pós­ter que anun­cia­ba la se­rie de pre­sen­ta­cio­nes de Nat King Co­le en el ca­ba­ret Tro­pi­ca­na.

Be­bo Val­dés con Sa­rah Vaug­han y Nat King Co­le en Tro­pi­ca­na.

El King y su es­po­sa, y la pa­re­ja de bai­le Ana Glo­ria y Ro­lan­do, jun­to al avión de Tro­pi­ca­na en los años 50.

Por­ta­da del li­bro pu­bli­ca­do por la edi­to­rial La Igua­na Cie­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.