Si se ca­lla el co­lum­nis­ta...

Ba­cán, poe­ta, edu­ca­dor y fa­ro de una ciu­dad en tiem­pos de rui­do y fu­ria. Una sem­blan­za pa­ra re­cor­dar a Die­go Marín.

Latitud - - Portada - Por Car­los de la Hoz Al­bor Car­los de la Hoz Al­bor: edu­ca­dor y es­cri­tor ba­rran­qui­lle­ro. Es au­tor de las obras: ‘Una mos­ca que no de­ja dor­mir’ (2006) y ‘Cua­derno de apun­tes’ (2014).

«Aun­que hay quie­nes es­cri­ben co­lum­nas de ai­re, es me­jor es­cri­bir so­bre la pro­pia tie­rra. Ver­bi­gra­cia, a mí me ocu­rre que, pa­ra bien o pa­ra mal, es­cri­bo más que na­da so­bre mi ciu­dad. De­be ser por­que la amo de­ma­sia­do»: es­ta de­cla­ra­ción de prin­ci­pios, ex­pre­sa­da por Die­go Marín Con­tre­ras ha­ce vein­te años (por allá por los tiem­pos de El Tiem­po Ca­ri­be), ex­pli­ca con cla­ri­dad cuál era la prin­ci­pal mo­ti­va­ción de su es­pí­ri­tu crea­dor al mo­men­to de sen­tar­se a em­bo­rro­nar las dos cuar­ti­llas y me­dia que ocu­pa­rían, ca­da se­ma­na, el es­pa­cio que le ha­bían con­ce­di­do los di­rec­to­res de me­dios co­mo el ci­ta­do dia­rio ca­pi­ta­lino, la re­vis­ta La Ola Ca­ri­be y, de ma­ne­ra es­pe­cial, EL HERALDO.

Ha­gan us­te­des mis­mos el ejer­ci­cio: bas­ta so­lo dar una mi­ra­da a al­gu­nos de los tí­tu­los de sus co­lum­nas pa­ra com­pro­bar que el asun­to esen­cial de sus ar­tícu­los de opi­nión es Ba­rran­qui­lla: Ami­ra, ¿por quién do­blan las cam­pa­nas?, La ciu­dad de to­dos los tiem­pos, La ciu­dad a tres tiem­pos, A mi ciu­dad, en su cum­plea­ños, El car­na­val es­tá en otra par­te, Di­ciem­bre lle­gó sin su ven­to­le­ra, Qué ca­lla­da ma­ne­ra de pen­sar la ciu­dad, El atra­so dis­fra­za­do de pro­gre­so, Ba­rran­qui­lla, ¿cuál cul­tu­ra?, Ré­quiem por el cen­tro de mi ciu­dad. Men­ciono es­tos en­tre mu­chas otras no­tas de pren­sa que se ocu­pan con inocul­ta­ble amor fi­lial de nues­tra ur­be y de sus sím­bo­los y le­yen­das, de sus per­so­na­jes más en­tra­ña­bles, de los gra­ves con­tras­tes en que nos de­ba­ti­mos ha­ce ya tan­tos ca­len­da­rios, de la agu­da y al pa­re­cer in­cu­ra­ble mio­pía de sus di­ri­gen­tes, de los bue­nos días ya idos y de los es­pe­jis­mos del pro­gre­so, de la in­do­len­cia con que pro­pios y ex­tra­ños ca­mi­na­mos por sus

ca­lles sin de­te­ner­nos a re­pa­rar que po­co a po­co nos han ido cam­bian­do el pai­sa­je.

Nos­tál­gi­co irre­di­mi­ble co­mo era, Marín Con­tre­ras se de­di­có a ejer­cer en sus no­tas lo que él mis­mo lla­mó «el des­co­no­ci­do ar­te de mi­rar la ciu­dad». Aper­tre­cha­do en ese ma­gis­te­rio al que lo con­vo­ca­ba su ci­vis­mo, ad­vir­tió con do­lor a sus con­ciu­da­da­nos que «uno pa­sa to­dos los días de su exis­ten­cia por las ca­lles de es­ta ciu­dad sin esen­cia, y no ve la trans­pa­ren­cia, por­que la ciu­dad no pa­sa por uno, no nos atra­vie­sa el al­ma con el po­der se­cre­to de su luz, que ya anun­cia di­ciem­bre en los men­sa­jes ci­fra­dos de la au­ro­ra». Con­se­cuen­te con ello, en un de­li­be­ra­do len­gua­je co­lo­quial, ca­da sá­ba­do les ha­bló a sus lec­to­res con el mis­mo des­par­pa­jo y la con­fian­za de quien se en­cuen­tra con un vie­jo ami­go y se ve obli­ga­do a po­ner­le al tan­to de lo ocu­rri­do con per­so­na­jes y co­sas co­mu­nes mien­tras ha­bían de­ja­do de ver­se.

Fue así co­mo, en un re­gis­tro idio­má­ti­co que por sus gi­ros y for­mas bien po­dría­mos de­no­mi­nar pro­sa qui­lle­ra, Die­go su­po traer a cuen­to el ve­ra­ni­llo de San Juan, Te ol­vi­dé y su “yo te amé con gran de­li­rio”, la car­ti­lla de tri­qui­tra­ques, el Ho­tel El Pra­do, el ICA y sus se­mi­llas, la ba­ca­ne­ría y tam­bién a Jai­ro Pa­ba, el hi­jo de Doña Cris­ti, a Ale­jan­dro Obre­gón, a Ángel Looch­kartt y has­ta a los opi­na­do­res de Va­len­verg.

Por eso, a las na­tu­ral­men­te vo­ces tris­tes de sus fa­mi­lia­res y de su le­gión de ami­gos que la­men­tan su pre­ma­tu­ra par­ti­da; a la de los in­te­lec­tua­les que re­cuer­dan y pon­de­ran su la­bor exi­mia de pro­mo­tor y di­fu­sor del li­bro y de la lec­tu­ra; a la de sus mu­chos dis­cí­pu­los que re­me­mo­ran con hon­da gra­ti­tud al maes­tro que les des­per­tó el amor por la lec­tu­ra y por el ar­te, jus­to es su­mar la voz de una ciu­dad que en­con­tró en él a su ‘hom­bre de la ca­lle’, al co­lum­nis­ta que re­di­mió su co­ti­dia­ni­dad y la ele­vó a la con­di­ción de asun­to pe­rio­dís­ti­co, a ma­te­ria so­bre la cual, da­das sus mu­chas aris­tas y en­tre­te­las, se po­día opi­nar.

Si, co­mo bien sa­ben los lec­to­res de poe­sía co­lom­bia­na, el Tuer­to Ló­pez y Raúl Gó­mez Jat­tin en­con­tra­ron en Car­ta­ge­na y en Ce­re­té, en sus ca­lles y ha­bi­tan­tes, sus res­pec­ti­vas ma­te­rias poé­ti­cas, da­ble es de­cir que Die­go Marín ha­lló en la ca­pi­tal del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co, en la Are­no­sa, la ins­pi­ra­ción que jus­ti­fi­ca­ba su ejer­ci­cio pe­rio­dís­ti­co crí­ti­co y re­fle­xi­vo de ca­da sie­te días.

¿Có­mo lo lo­gró? De­je­mos que sea él mis­mo quien res­pon­da: «El co­lum­nis­ta de­be apren­der a lla­mar las co­sas por su nom­bre. Y esa dis­tan­cia so­lo po­drá al­can­zar­la en la me­di­da que él mis­mo no for­me par­te de la far­sa que di­ce de­nun­ciar. De lo con­tra­rio, se con­vier­te en un bu­fón que so­lo ins­pi­ra des­pec­ti­vas son­ri­sas del lec­tor».

Di­cho a ma­ne­ra de pa­ro­dia de la le­tra de la mag­ní­fi­ca can­ción de Ho­ra­cio Gua­ra­ní, el co­lum­nis­ta no pue­de ca­llar. Si se ca­lla el co­lum­nis­ta… se que­dan so­los los hu­mil­des lec­to­res de los dia­rios.

Pues bien, aho­ra que la voz de Die­go Marín Con­tre­ras tris­te­men­te ha ca­lla­do pa­ra siem­pre; aho­ra que la muer­te si­len­ció de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va la pa­la­bra del lec­tor que Ga­briel Gar­cía Már­quez ‘le re­ga­ló’ a la poe­ti­sa Meira Del­mar («dos o tres ve­ces por se­ma­na, vie­ne a leer­me, de tres de la tar­de a sie­te de la no­che», le con­tó ella a Mart­ha Gua­rín), hay que agra­de­cer que, por mu­chos años, EL HERALDO se lo ha­ya ‘re­ga­la­do’ a Ba­rran­qui­lla co­mo su co­lum­nis­ta, y que ca­da se­ma­na es­ta ciu­dad tu­vie­ra en él quien la pen­sa­ra, quien le es­cri­bie­ra y abo­ga­ra por ella.

Ello no es po­ca co­sa en un tiem­po en que fal­tan vo­ces que se atre­van a ha­blar cuan­do la ma­yo­ría ca­lla fren­te a los desafue­ros y ar­bi­tra­rie­da­des.

Nos­tál­gi­co irre­di­mi­ble co­mo era, Marín Con­tre­ras se de­di­có a ejer­cer en sus no­tas lo que él mis­mo lla­mó ‘el des­co­no­ci­do ar­te de mi­rar la ciu­dad”.

Die­go Marín Con­tre­ras, con­cien­cia poé­ti­ca de nues­tra ciu­dad.

Die­go, un ba­cán del Ca­ri­be que nos en­se­ñó a pen­sar la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.