Don­juán ci­be­res­pa­cial

Una re­se­ña de la obra del es­cri­tor pa­ya­nés An­drés Mau­ri­cio Mu­ñoz cu­yo te­ma cen­tral gi­ra en torno a las pa­sio­nes hu­ma­nas en nues­tra era di­gi­tal.

Latitud - - Portada - Por Eze­quiel Quintero Ga­lle­go

Es im­po­si­ble no sen­tir­se afec­ta­do por la re­cien­te no­ve­la de An­drés Mau­ri­cio Mu­ñoz (Po­pa­yán, Co­lom­bia, 1974). Lo di­go por los sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos y los mo­men­tos vi­vi­dos a tra­vés del Mes­sen­ger. Sé que no es usual que el re­se­ñis­ta se in­tro­duz­ca de ma­ne­ra des­ca­ra­da en la re­se­ña de un li­bro, pe­ro la con­tun­den­cia de su ar­gu­men­to me obli­ga a me­ter las ma­nos al fue­go. Con la lle­ga­da de la era di­gi­tal se han crea­do en el mun­do nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción, y gra­cias a es­ta fic­ción del es­cri­tor co­lom­biano, las ge­ne­ra­cio­nes mar­ca­das por el boom del In­ter­net sen­ti­rán un ai­re de nos­tal­gia.

El úl­ti­mo don­juán re­tra­ta las pa­sio­nes hu­ma­nas in­ven­ta­das a tra­vés del ci­be­res­pa­cio. En ella se cons­tru­yen pe­que­ñas his­to­rias que se van mez­clan­do en el si­len­cio de la red. An­te nues­tros ojos apa­re­ce un ni­ño que ob­ser­va in­quie­to a su tía cua­ren­to­na ha­blan­do por web­cam con un hom­bre que lla­ma su “no­vio” y vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos. Ac­to se­gui­do, co­mo si fué­se­mos pa­san­do ca­na­les, un ma­ri­do sor­pren­de a su mu­jer sién­do­le in­fiel con al­guien del otro la­do del mo­ni­tor; una jo­ven fra­ca­sa­da in­ten­ta re­sol­ver los pro­ble­mas amo­ro­sos de su her­ma­na por chat, un hom­bre es cau­ti­va­do por las pro­vo­ca­ti­vas se­sio­nes eróticas con una mu­jer, y un pa­dre es des­trui­do por el sui­ci­dio de su hi­ja preado­les­cen­te. Al fi­nal, ca­da una de es­tas vidas se va desa­rro­llan­do pa­ra ha­blar­nos de un mis­te­rio.

An­drés Mau­ri­cio si­túa su no­ve­la en los años 2002-2003, y us­ted re­cor­da­rá que por ese tiem­po –an­tes que Fa­ce­book y What­sapp– apa­re­ció en la web un pro­gra­ma de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea li­ga­do al co­rreo elec­tró­ni­co de Hot­mail lla­ma­do MSN Mes­sen­ger. Ese pro­gra­ma cu­yo ícono eran dos mu­ñe­cos, uno ver­de y el otro azul, her­ma­na­dos por una ma­ri­po­sa mul­ti­co­lor, es el hi­lo con­duc­tor que atra­vie­sa la tra­ma. Con pro­sa ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y de ac­ción pre­ci­sa, el lec­tor se en­con­tra­rá con uno de los pro­di­gios de la na­rra­ción li­te­ra­ria: de­jar de sen­tir que se lee pa­ra co­men­zar a ver. Sin em­bar­go, se­ría muy sim­plis­ta de­cir que es­te pro­gra­ma es el úni­co gran te­ma de la no­ve­la, pues más allá de es­to re­si­de la con­di­ción hu­ma­na y su sen­ti­mien­to más com­ple­jo: el amor. Los per­so­na­jes aman a otros que creen co­mo ellos de­trás de una pan­ta­lla, te­men ser aban­do­na­dos y bus­can afec­to por me­dios vir­tua­les ya que en la reali­dad sus se­res que­ri­dos es­tán ca­da vez más le­jos.

El o la In­ter­net –pues la am­bi­güe­dad de su na­tu­ra­le­za nos in­di­ca que pue­de to­mar cual­quier for­ma– duer­me en nues­tras ca­sas, nos ayu­da en el tra­ba­jo, per­mi­te que ha­ble­mos con per­so­nas a lar­ga dis­tan­cia y en­con­tre­mos la sen­sa­ción del abra­zo pa­ra ja­más es­tar so­los. In­ter­net nos per­mi­te la su­plan­ta­ción de la per­so­na­li­dad, la más­ca­ra grie­ga ele­va­da a su ex­po­nen­te más gro­tes­co. Si en la vi­da real apa­ren­ta­mos an­te los otros, con la vir­tua­li­dad desa­rro­lla­mos to­das nues­tras per­so­na­li­da­des y nos ha­ce­mos su­je­tos de mil ca­ras. Por es­to, no pue­do de­jar de ima­gi­nar a An­drés Mau­ri­cio sen­ta­do fren­te a su compu­tador, in­ven­tan­do en un ac­to pa­ra­dó­ji­co de es­cri­tu­ra, las vidas de su­je­tos que co­mo él ocul­tan su ros­tro tras el bri­llo blan­cuz­co del mo­ni­tor.

Es­te li­bro de­ja de ma­ni­fies­to que en la ace­le­ra­ción del mun­do con­vul­so, las co­sas ca­du­can de la no­che a la mañana y exis­ten te­mas que no se pue­den de­jar pa­sar. La li­te­ra­tu­ra, que­rá­mos­lo o no, ya es­tá plan­tean­do los in­te­rro­gan­tes del ter­cer mi­leno, y la vir­tua­li­dad es uno de ellos. Es­te ca­ba­llo troyano he­cho de có­di­gos bi­na­rios lla­ma­do no­ve­la ha fran­quea­do los mu­ros del ca­non li­te­ra­rio. Tal vez Juan Esteban Cons­taín no es­té tan ale­ja­do de la reali­dad al nom­brar a An­drés Mau­ri­cio Mu­ñoz co­mo el po­si­ble me­jor na­rra­dor de su ge­ne­ra­ción.

Mien­tras ter­mino de es­cri­bir es­ta re­se­ña, voy ce­rran­do una a una las pes­ta­ña del na­ve­ga­dor, gra­bo lo has­ta aho­ra es­cri­to y de­jo ca­da ar­chi­vo en su si­tio. Aun­que se apa­gue la pan­ta­lla, sien­to que es­ta no­ve­la no se ha aca­ba­do, que el úl­ti­mo don­juán so­mos to­dos, ca­da no­che afe­rra­dos a la má­qui­na, bus­can­do una ra­zón por la cual vi­vir.

An­drés Mu­ñoz. Por­ta­da de su li­bro pu­bli­ca­do en 2016 por Seix Ba­rral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.