Las Me­ni­nas

De Ve­láz­quez, en­tre la ilu­sión y la reali­dad

Latitud - - News - Por Cla­ri­ta Spitz

Han pa­sa­do tres­cien­tos se­sen­ta años des­de que el Maes­tro del Ba­rro­co, el se­vi­llano Die­go Ve­láz­quez, las in­mor­ta­li­za­ra en uno de los cua­dros más fa­mo­sos de la his­to­ria, Las Me­ni­nas, y si­guen sien­do mo­ti­vo de ad­mi­ra­ción de los millones de vi­si­tan­tes del Mu­seo del Pra­do, en Ma­drid, su ho­gar des­de 1819.

A pe­sar del pa­so del tiem­po y de ha­ber so­bre­vi­vi­do al in­cen­dio del Al­cá­zar, que aca­bó con ca­si to­da la co­lec­ción real, in­clui­da par­te de la obra del mis­mo Ve­láz­quez, la In­fan­ta Mar­ga­ri­ta con­ser­va la lo­za­nía de sus cin­co años, y per­ma­ne­ce dig­na y se­re­na al la­do de sus me­ni­nas, Isa­bel y Ma­ría Agus­ti­na, de los enanos Mari Bár­bo­la y Ni­co­la­si­to Per­tu­sa­to, de su mas­tín Sa­lo­món –un pe­rro ca­si tan fa­mo­so co­mo la In­fan­ta mis­ma– y del res­to de su sé­qui­to, mien­tras sus pa­dres, los reyes Fe­li­pe IV y Ma­ria­na, la mi­ran des­de el es­pe­jo, y el pro­pio pin­tor aso­ma de­trás del lien­zo, pin­cel y pa­le­ta en mano, pen­sa­ti­vo, en pleno ac­to de crea­ción.

Des­cri­to ori­gi­nal­men­te co­mo Re­tra­to de la Se­ño­ra Em­pe­ra­triz con sus da­mas y una enana, Re­tra­to de la fa­mi­lia de Fe­li­pe IV, o sen­ci­lla­men­te Re­tra­to de la fa­mi­lia, el cua­dro se co­no­ce co­mo Las Me­ni­nas des­de el siglo XIX. Las me­ni­nas, tér­mino de ori­gen por­tu­gués, eran jó­ve­nes, ge­ne­ral­men­te de fa­mi­lia no­ble, que ser­vían co­mo da­mas de com­pa­ñía de las in­fan­tas ni­ñas, en­car­ga­das de guiar su edu­ca­ción y cui­da­do has­ta su ma­yo­ría de edad. La fi­gu­ra prin­ci­pal de la obra es la In­fan­ta Mar­ga­ri­ta Teresa de Aus­tria, quien, ca­si des­de su na­ci­mien­to, es­tu­vo com­pro­me­ti­da en ma­tri­mo­nio con su tío ma­terno, Leo­pol­do I, Em­pe­ra­dor de Aus­tria, y fue uno de los per­so­na­jes de la fa­mi­lia real que más ve­ces re­tra­tó Ve­láz­quez. Es­tos re­tra­tos eran en­via­dos a Vie­na, pa­ra man­te­ner a Leo­pol­do in­for­ma­do so­bre el as­pec­to de su pro­me­ti­da, con la que se ca­sa­ría cuan­do ella cum­plie­ra quin­ce años.

La obra de Ve­lás­quez ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chos otros ar­tis­tas, quie­nes han pro­ba­do re­crear Las Me­ni­nas a su ma­ne­ra, tal vez ol­vi­dán­do­se de Ve­láz­quez, o qui­zás pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je, mo­di­fi­can­do la luz, cam­bian­do de lu­gar a uno o va­rios per­so­na­jes, agre­gan­do o al­te­ran­do al­gu­nos ele­men­tos, pa­ra crear así ‘sus Me­ni­nas per­so­na­les’.

Su yerno, Juan Bau­tis­ta Martínez del Ma­zo, pin­tó a Ve­lás­quez de es­pal­das, en se­gun­do plano, en su cua­dro La fa­mi­lia del pin­tor. Go­ya lo to­mó co­mo mo­de­lo y se re­tra­tó prác­ti­ca­men­te en el mis­mo pun­to y en la mis­ma po­si­ción cuan­do pin­tó a otra fa­mi­lia real, la de Car­los IV. Pe­ro a di­fe­ren­cia de Ve­láz­quez, que ocu­pa un lu­gar pro­mi­nen­te en su obra, Go­ya se tras­la­dó al fon­do, que­dan­do en pe­num­bra.

Ob­se­sio­na­do con la idea de rea­li­zar su pro­pia ver­sión de Las Me­ni­nas des­de que vi­si­tó el Mu­seo del Pra­do, a los tre­ce años de edad, Pa­blo Pi­cas­so se en­ce­rró en su es­tu­dio en las afue­ras de Can­nes, en­tre agos­to y di­ciem­bre de 1957 y, ‘ol­vi­dán­do­se de Ve­láz­quez’, ela­bo­ró una ‘sui­te’ de 58 lien­zos en los que ju­gó con di­ver­sas com­po­si­cio­nes cu­bis­tas y cla­ves de co­lor, re­sal­tó o eli­mi­nó per­so­na­jes e in­tro­du­jo nue­vos ele­men­tos, co­mo bal­co­nes y pa­lo­mas. Do­nó al Mu­seo Pi­cas­so de Bar­ce­lo­na la se­rie, que se con­ser­va com­ple­ta por de­seo ex­pre­so del ar­tis­ta.

Salvador Da­lí se re­tra­tó jun­to a Ga­la en el es­pe­jo e in­vi­tó al es­pec­ta­dor a for­mar par­te del lien­zo. Hi­zo víc­ti­mas de su ne­bu­lo­so su­rrea­lis­mo a los per­so­na­jes del cua­dro. Los mul­ti­pli­có, se los es­tam­pó a Ve­láz­quez so­bre la fren­te, los hi­zo par­te de una ‘obra es­te­reos­có­pi­ca’ y ter­mi­nó trans­for­mán­do­los en nú­me­ros, de­jan­do en el mis­te­rio el por qué el nú­me­ro sie­te se re­pi­te va­rias ve­ces.

Hay ver­sio­nes de­li­ca­das co­mo las acua­re­las de Ra­món Ga­ya, o enor­mes, co­mo la es­cul­tu­ra de sie­te me­tros y on­ce to­ne­la­das de Ma­no­lo Val­dés, del Bu­le­var Salvador Allen­de, en Ma­drid. Joa­quín So­ro­lla de­ja en­tre­ver de­ta­lles ins­pi­ra­dos en Las Me­ni­nas en sus cua­dros Mis hi­jos, Au­to­rre­tra­to y Ma­ría ves­ti­da de blan­co, y su Ma­ría Gue­rre­ro, in­ter­pre­tan­do a Fi­nea en La da­ma bo­ba, de Lo­pe de Ve­ga, es un tri­bu­to a la In­fan­ta Mar­ga­ri­ta.

En las pin­tu­ras y es­cul­tu­ras al es­ti­lo pop, lle­nas de fino hu­mor y crí­ti­ca a la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la de Equi­po Cró­ni­ca, en­con­tra­mos a la In­fan­ta y su sé­qui­to en La sa­li­ta, un mo­derno apar­ta­men­to de fi­na­les de los se­ten­ta don­de no po­día fal­tar la te­le­vi­sión, la pe­lo­ta y el pa­ti­to de cau­cho de los ni­ños, o las ve­mos sa­lir al jar­dín en el cha­let con sus bas­qui­ñas y guar­dain­fan­tes, muy dis­pues­tas a to­mar el sol.

El ca­ri­ca­tu­ris­ta An­to­nio Min­go­te pu­so a vo­lar a la In­fan­ta por los ai­res an­te la mi­ra­da es­tu­pe­fac­ta de sus acom­pa­ñan­tes, mien­tras el pe­rro apro­ve­cha la opor­tu­ni­dad pa­ra ven­gar­se de la eter­na pa­ta­da de Ni­co­la­si­to, y lo muer­de.

Pe­ro no so­lo los es­pa­ño­les se de­ja­ron se­du­cir por Las Me­ni­nas.

El ita­liano Luca Gior­dano las de­no­mi­nó ‘La Teo­lo­gía de la Pin­tu­ra’ y pin­tó su Fa­mi­lia del Con­de de San­tis­te­ban en ho­me­na­je al lien­zo del se­vi­llano. El es­cri­tor ir­lan­dés Os­car Wil­de se ins­pi­ró en el cua­dro pa­ra re­ga­lar­nos su cuen­to “El cum­plea­ños de la in­fan­ta”, y el bri­tá­ni­co Ri­chard Ha­mil­ton, pa­dre del pop, sus­ti­tu­yó a Ve­láz­quez por Pi­cas­so y a los pro­ta­go­nis­tas por fi­gu­ras ‘pi­cas­sia­nas’, in­te­gran­do to­dos los len­gua­jes de Pi­cas­so en una so­la ima­gen. Y no fal­tó quien las pin­ta­ra en un jue­go de es­pe­jos la­be­rín­ti­co al es­ti­lo del ho­lan­dés M. C. Es­cher.

Al­ber­to Gi­ro­ne­lla, el poe­ta me­xi­cano de las imá­ge­nes vi­sua­les, trans­fi­gu­ró el so­lem­ne sa­lón del cua­dro de Ve­láz­quez en un jar­dín en­can­ta­do, ya Las Me­ni­nas las trans­for­mó en un gran ra­mo de flo­res, mien­tras que pa­ra nues­tro Fer­nan­do Bo­te­ro, en su es­ti­lo muy par­ti­cu­lar, Mar­ga­ri­ta, la In­fan­ta, no ha en­gor­da­do; sen­ci­lla­men­te, ha au­men­ta­do de vo­lu­men has­ta al­can­zar su ple­ni­tud sen­sual.

Se­gún pa­re­ce, el pro­pio Ve­láz­quez pin­tó unas pri­me­ras Me­ni­nas, que se en­cuen­tran en el pa­la­cio cam­pes­tre de Kings­ton Lacy, en Dor­set, In­gla­te­rra, y que al­gu­nos ex­per­tos con­si­de­ran que es un mo­de­lo que Ve­láz­quez reali­zó pa­ra ser apro­ba­do por el rey. La ver­sión, ca­si idén­ti­ca a la del Pra­do, es bas­tan­te más pe­que­ña, y fal­ta el es­pe­jo con la ima­gen de los reyes. Ba­jo el co­lor se apre­cian lí­neas de lá­piz que di­bu­jan el óva­lo de la ca­ra de la in­fan­ta, así co­mo los ojos y los ca­be­llos, de­ta­lle que lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción, pues se sa­be que Ve­láz­quez acos­tum­bra­ba pin­tar di­rec­ta­men­te so­bre el lien­zo, sin bo­ce­tos pre­vios.

Re­cien­te­men­te sur­gió en Es­pa­ña el pro­yec­to ‘Otras Me­ni­nas’ en el que ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos com­par­ten su ar­te, su vi­sión y su crea­ción in­ter­pre­ta­ti­va de la obra de Ve­láz­quez. La pro­pues­ta se fun­da­men­ta en la iden­ti­dad de la me­ni­na co­mo ícono es­pa­ñol en la

cul­tu­ra uni­ver­sal, des­ta­can­do la fe­mi­ni­dad co­mo va­lor de equi­li­brio hu­mano y la si­tua­ción de la mu­jer a tra­vés del tiem­po. El pro­yec­to es pro­mo­vi­do por Wo­men To­get­her, aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro con se­de en Ma­drid, que im­pul­sa el desa­rro­llo de co­mu­ni­da­des en el Ter­cer Mun­do con pro­yec­tos co­mo el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de In­no­va­ción y Desa­rro­llo, en cer­ca­nías de la Uni­ver­si­dad de Car­ta­ge­na, pa­ra apo­yar el tra­ba­jo de ar­te­sa­nas co­lom­bia­nas, ca­be­zas de ho­gar.

Una mues­tra iti­ne­ran­te de las Otras Me­ni­nas vi­si­tó Co­lom­bia en 2014 y es­tu­vo ex­pues­ta en el Mu­seo His­tó­ri­co de Car­ta­ge­na (Pa­la­cio de la In­qui­si­ción), en la Ga­le­ría de la An­ti­gua Adua­na de Ba­rran­qui­lla, y en el Do­mo de Ex­po­si­cio­nes de la Bi­blio­te­ca De­par­ta­men­tal de Ca­li. Du­ran­te su vi­si­ta a nues­tra ciu­dad, Mau­ri­cio Cor­tés, cu­ra­dor de la mues­tra, co­men­tó que una anéc­do­ta, apa­ren­te­men­te tri­vial, dio ori­gen al tí­tu­lo de la ex­po­si­ción: Lu­cía Bo­sé, es­po­sa del to­re­ro Do­min­guín y ma­dre del po­pu­lar can­tan­te Mi­guel Bo­sé, quien man­tu­vo una es­tre­cha amis­tad con Pi­cas­so, lle­gó a su ate­lier jus­ta­men­te cuan­do es­ta­ba ha­cien­do sus Me­ni­nas. Lu­cía le di­jo ad­mi­ra­da «Ooooh, es­tás pin­tan­do las Me­ni­nas», a lo que Pi­cas­so con­tes­tó: «No, no son las Me­ni­nas, son otras Me­ni­nas».

Es­ta mues­tra iti­ne­ran­te in­clu­ye obras de re­co­no­ci­dos ar­tis­tas eu­ro­peos co­mo Ma­no­lo Val­dez, Do­ra Sa­la­zar y Santiago Ti­ca­tos­te, a la que se han su­ma­do des­ta­ca­dos ar­tis­tas

co­lom­bia­nos co­mo Da­vid Man­zur, Pa­tri­cia Ta­ve­ra, Ruby Ru­mié, Va­len­tino Cortázar, Aura Ma­ría Mer­ca­do y Ma­ría Fer­nan­da Cuar­tas. De las obras, tan di­ver­sas co­mo sus au­to­res, re­cuer­do en es­pe­cial una pe­que­ña es­cul­tu­ra en car­tón, de Pe­pe Ya­gues, re­pre­sen­tan­do la bas­qui­ña o fal­da de las me­ni­nas co­mo una jau­la, sim­bo­li­zan­do a la mu­jer en­jau­la­da en su pro­pia ves­ti­men­ta; el pai­sa­je bor­da­do a mano de Flor Ta­pia, y la Me­ni­na Ca­ri­be­lea­da, de Aura Ma­ría Mer­ca­do, a quien Cor­tés des­cri­bía co­mo una “Klimt ca­ri­be­ña”, por su co­lo­ri­do y di­se­ño.

Ilu­sión y reali­dad

Mu­cho se ha es­cri­to en torno a Ve­láz­quez y su obra maes­tra. So­bre su do­mi­nio de la téc­ni­ca, la mul­ti­pli­ca­ción de las fuen­tes de luz y el ma­ne­jo del co­lor. De su com­ple­ji­dad, ar­mo­nía y la pro­fun­di­dad de los ges­tos de sus per­so­na­jes que los ha­ce tan hu­ma­nos y reales; de su pin­ce­la­da suel­ta y li­bre, vi­bran­te y vi­tal, ca­paz de trans­mi­tir sus emo­cio­nes. De la em­ble­má­ti­ca Cruz de la Or­den de Santiago, aña­di­da a pos­te­rio­ri y atri­bui­da al pro­pio mo­nar­ca. Del es­pe­jo, del re­fle­jo.

To­do en el cua­dro es un gran enigma. El rea­lis­mo de Las Me­ni­nas se ha com­pa­ra­do con el de una fo­to­gra­fía. Ve­láz­quez se ade­lan­tó va­rios si­glos al in­ven­to de Da­gue­rre al cap­tu­rar un ins­tan­te co­ti­diano en la vi­da de la in­fan­ta, y, al in­cluir­se en el cua­dro, se an­ti­ci­pó tam­bién a la era del selfi, lo­gran­do un re­tra­to de gru­po en uno de los es­pa­cios más creí­bles de la pin­tu­ra oc­ci­den­tal. Los crí­ti­cos han in­ten­ta­do ex­pli­car la ve­ra­ci­dad de la es­tan­cia, lle­gan­do a de­cir que Ve­láz­quez pin­tó el ai­re mis­mo.

Por años el cua­dro es­tu­vo ubi­ca­do en la sa­la XV del Mu­seo del Pra­do. El gran ven­ta­nal a su iz­quier­da lo ilu­mi­na­ba la­te­ral­men­te, dan­do la sen­sa­ción de ser una con­ti­nua­ción de la pe­que­ña sa­la en la que se en­con­tra­ba, tan­to que, al ver­las por pri­me­ra vez, el poe­ta fran­cés Teó­fi­lo Gau­tier ex­cla­mó: «Où est le ta­bleau?» (¿Dón­de es­tá el cua­dro?). La obra fue re­ubi­ca­da re­cien­te­men­te y hay quie­nes con­si­de­ran que, a pe­sar de sus gran­des di­men­sio­nes, el cua­dro se pier­de en la in­men­si­dad del nue­vo re­cin­to, y se ha di­si­pa­do esa co­ne­xión es­pa­cial y lu­mi­no­sa con su en­torno.

Pe­ro, ya en el re­cin­to, te ol­vi­das de to­do, de la com­ple­ji­dad de la com­po­si­ción, de lo ma­gis­tral del jue­go de lu­ces. Te vas acer­can­do y tu mi­ra­da se en­fo­ca en la ni­ña, en la In­fan­ta. La ha­bi­ta­ción pa­re­ce en­vol­ver­te, in­cluir­te en su es­pa­cio. De pron­to, es­tás den­tro del cua­dro, en un pun­to en­tre la pa­re­ja real y la In­fan­ta y su co­mi­ti­va. La mul­ti­tud a mi al­re­de­dor ha des­apa­re­ci­do, y los acom­pa­ñan­tes de la prin­ce­sa del lien­zo se es­fu­ma­ron. Nos que­da­mos a so­las, la In­fan­ta y yo, en un es­pa­cio ín­ti­mo, en ese círcu­lo pri­va­do del ar­tis­ta, su obra y el es­pec­ta­dor. To­da la gran­de­za de la obra se con­cen­tra en esa mi­ra­da, mez­cla de inocen­cia y sen­sa­tez, de quien sa­be cuál es su si­tio en el mun­do y lo asu­me con dig­ni­dad y se­re­ni­dad.

¿Dón­de es­tá el lí­mi­te en­tre la pin­tu­ra y la reali­dad?

En pa­la­bras del es­cri­tor e his­to­ria­dor del ar­te, Ha­rold Ge­ne Diab, «ca­da per­so­na que se po­ne de­lan­te del cua­dro por un mo­men­to se in­cor­po­ra en él y se con­vier­te, no so­lo en tes­ti­go, sino tam­bién en par­tí­ci­pe de la ilu­sión. Al ter­mi­nar su mo­men­to de con­tem­pla­ción, sa­le del es­pa­cio y si­gue su ca­mino por la vi­da. De es­ta for­ma, el re­tra­to pa­re­ce desafiar no so­lo al es­pa­cio, sino tam­bién al tiem­po».

Quien ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de mi­rar Las Me­ni­nas se­gui­rá su ca­mino, pe­ro no po­drá ol­vi­dar ese en­cuen­tro.

‘Las Me­ni­nas de Pi­cas­so’, es­tu­dio cu­bis­ta del pin­tor ma­la­gue­ño, quien ela­bo­ró una se­rie de 58 pie­zas alu­si­vas a la obra de Ve­láz­quez.

Salvador Da­lí se acer­có ca­da vez más a los gran­des maes­tros que ad­mi­ró. Aquí, una de sus alu­sio­nes a la obra de Ve­láz­quez.

La in­fan­ta Mar­ga­ri­ta, del pin­tor co­lom­biano Fer­nan­do Bo­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.