El li­ris­mo lú­ci­do de Wis­la­wa Szym­bors­ka

A pro­pó­si­to de la autora po­la­ca ga­lar­do­na­da ha­ce 20 años con el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, una re­vi­sión a los mo­ti­vos de su obra, clá­si­co de la lí­ri­ca con­tem­po­rá­nea.

Latitud - - News - Por Joa­quín Mat­tos Omar

Ha­ce exac­ta­men­te 20 años, por el mes de oc­tu­bre que aca­ba de pa­sar, la Aca­de­mia Sue­ca –que ha dis­tin­gui­do con el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra a au­to­res que en el mo­men­to de re­ci­bir­lo eran tan des­co­no­ci­dos co­mo me­dio­cres o que, por el con­tra­rio, go­za­ban con jus­ti­cia de un pres­ti­gio tan gran­de que era im­po­si­ble que el ga­lar­dón au­men­ta­ra un ápi­ce su no­to­rie­dad–, tu­vo el pre­ci­so y opor­tuno acier­to de de­cla­rar co­mo ga­na­do­ra de su di­plo­ma, su me­da­lla de oro y sus nue­ve millones de co­ro­nas sue­cas (que era la do­ta­ción mo­ne­ta­ria de aque­lla épo­ca) a una sa­bia y son­rien­te poe­ta po­la­ca que ya te­nía por en­ton­ces 73 años y que vi­vía más o me­nos apar­ta­da del mun­da­nal rui­do en la ciu­dad de Cra­co­via.

Fue un acier­to y fue pre­ci­so y opor­tuno por dos ra­zo­nes: 1) por­que su obra poé­ti­ca te­nía de so­bra la ca­li­dad pa­ra me­re­cer un pre­mio de ta­ma­ña repu­tación e in­fluen­cia (pe­se a to­do); 2) por­que esa obra ne­ce­si­ta­ba de la repu­tación e in­fluen­cia de es­te pre­mio pa­ra ob­te­ner el re­co­no­ci­mien­to uni­ver­sal del que ca­re­cía y que por su va­lor le co­rres­pon­día.

En efec­to, en 1996, el de Wis­la­wa Szym­bors­ka era un nom­bre que, más allá de su país y de cier­to ám­bi­to es­pe­cia­li­za­do de Eu­ro­pa, re­sul­ta­ba, ade­más de di­fí­cil­men­te pro­nun­cia­ble, ca­si des­co­no­ci­do en el an­cho mun­do, no obs­tan­te que una par­te de sus poe­mas ha­bían si­do tra­du­ci­dos ya a va­rios idio­mas oc­ci­den­ta­les, así co­mo al chino, al ja­po­nés, al ára­be y al he­breo.

Es­te acier­to de la Aca­de­mia Sue­ca em­pe­za­ría a ser co­rro­bo­ra­do, en un proceso

cre­cien­te que to­da­vía hoy no se de­tie­ne, ca­si tan pron­to co­mo se apa­ga­ron las lu­ces del Pa­la­cio de Con­cier­tos y del ayun­ta­mien­to de Es­to­col­mo tras la ce­re­mo­nia en que ella re­ci­bió el pre­mio el mar­tes 10 de di­ciem­bre de aquel año. La obra poé­ti­ca de Szym­bors­ka, que cons­ta­ba de nue­ve tí­tu­los –a los que, des­pués del pre­mio, ella agre­ga­ría tres nue­vos, en 2002, 2005 y 2009, y sus edi­to­res, de ma­ne­ra pós­tu­ma y un tan­to irres­pon­sa­ble, dos más, en 2012 y 2014–, em­pe­zó a di­se­mi­nar­se en nue­vas tra­duc­cio­nes por las más di­ver­sas len­guas de los cin­co con­ti­nen­tes, con­quis­tan­do ca­da vez más los es­tu­dio­sos elo­gios de la crí­ti­ca, la di­fu­sión am­plia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción (tan­to tra­di­cio­na­les co­mo di­gi­ta­les) y la re­cep­ción en­tu­sias­ta de los lec­to­res. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, la autora po­la­ca es, en la ac­tua­li­dad, un clá­si­co de la lí­ri­ca uni­ver­sal con­tem­po­rá­nea.

Ella, sin em­bar­go, a to­das es­tas, con­ser­vó siem­pre su ca­rac­te­rís­ti­ca dis­cre­ción de to­da la vi­da. Con­ti­nuó re­si­dien­do en el mis­mo apar­ta­men­to don­de, des­de ha­cía lar­gos años, per­ma­ne­cía fiel a una ru­ti­na ín­ti­ma y so­li­ta­ria, en un mo­des­to ba­rrio de Cra­co­via. En es­ta his­tó­ri­ca y an­ti­gua ciu­dad de Po­lo­nia ha­bía echa­do raí­ces a los seis años de edad, cuan­do se ins­ta­ló allí con su fa­mi­lia pro­ce­den­te de la lo­ca­li­dad de Pro­went ( hoy Kór­nik), en el cen­tro-oes­te del país, don­de ha­bía na­ci­do en 1923, y allí se man­tu­vo has­ta su muer­te ocu­rri­da el 1 de fe­bre­ro de 2012.

Hoy por hoy, se pue­de de­cir que es el des­cu­bri­mien­to más im­por­tan­te que ha he­cho el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en los úl­ti­mos 30 años. Al me­nos, en el cam­po de la poe­sía, no hay la me­nor du­da de ello.

Es­cri­ta en un tono sen­ci­llo, ca­si tan dis­cre­to co­mo la per­so­na­li­dad de su autora –lo que per­mi­te apre­ciar me­jor su re­lam­pa­guean­te agu­de­za–, la poe­sía de Wis­la­wa Szym­bors­ka se ca­rac­te­ri­za, pa­ra men­cio­nar sus no­tas más so­bre­sa­lien­tes, por la iro­nía (que no po­cas ve­ces es cáus­ti­ca, y de la que no se sal­va ni la poe­sía mis­ma), el hu­mor, el es­cep­ti­cis­mo; por la in­da­ga­ción so­bre el azar y su re­la­ción con la ne­ce­si­dad, con el des­tino; por la per­ma­nen­te con­cien­cia de la muer­te, de la fu­ga­ci­dad del ser hu­mano; por la vi­sión crí­ti­ca de la su­pues­ta po­si­ción pre­emi­nen­te de és­te en el con­cier­to de la na­tu­ra­le­za. No se pien­se, sin em­bar­go, pe­se a lo an­te­rior, que es­tá te­ñi­da de una os­cu­ra de­s­es­pe­ran­za ni que ca­re­ce de la luz que ema­na de la de­fen­sa de la vi­da y de la so­cie­dad hu­ma­na.

Al tra­tar de de­li­mi­tar sus te­mas, se ad­vier­te que pro­ce­den de di­ver­sos ám­bi­tos o en­fo­ques de la reali­dad: la vi­da co­ti­dia­na, la vi­da so­cial o po­lí­ti­ca, la me­ta­fí­si­ca, la na­tu­ra­le­za, la mi­to­lo­gía, la his­to­ria, la pin­tu­ra y las ar­tes plás­ti­cas en ge­ne­ral. Pe­ro, cual­quie­ra que sea la di­men­sión del te­ma, no fal­tan en su tra­ta­mien­to, co­mo he di­cho, la iro­nía y el hu­mor, in­clu­so la chis­pean­te gra­cia que sim­ple­men­te sus­ci­ta una agra­de­ci­da son­ri­sa es­pon­tá­nea; co­mo tam­po­co fal­ta, in­clu­so cuan­do se tra­ta de los asun­tos más tri­via­les de la co­ti­dia­ni­dad, una vi­sión fi­lo­só­fi­ca que los ahon­da y los do­ta de mis­te­rio. Wis­la­wa Szym­bors­ka sa­be ar­mo­ni­zar el co­lo­quia­lis­mo y el pro­saís­mo con la be­lle­za más ele­va­da: no por na­da di­ce en “Re­se­ña de un poe­ma ja­más es­cri­to”, re­fi­rién­do­se al es­ti­lo de la autora de ese poe­ma inexis­ten­te, quien sin du­da es su ál­ter ego, que se tra­ta de «una mez­cla de su­bli­mi­dad y len­gua­je co­ti­diano».

Es­te con­tras­te en­tre los te­mas ele­va­dos y los te­mas ano­di­nos –pa­ra de­cir­lo se­gún una cla­si­fi­ca­ción con­ven­cio­nal– cons­ti­tu­ye en sí mis­mo otro tó­pi­co cen­tral de que se ocu­pa su poe­sía, y lo ha­ce pa­ra reivin­di­car los úl­ti­mos por en­ci­ma de los pri­me­ros, lo que en el fon­do de­be in­ter­pre­tar­se co­mo una ma­ne­ra de di­sol­ver esa fal­sa di­fe­ren­cia­ción y de de­cir­nos que to­do en la reali­dad tie­ne el mis­mo ni­vel de re­le­van­cia: só­lo hay que afi­nar la mi­ra­da, o ejer­cer és­ta de un mo­do más am­plio o inusual, pa­ra dar­se cuen­ta de ello.

Me pa­re­ce per­ti­nen­te de­te­ner­me en es­te úl­ti­mo tó­pi­co pa­ra ilus­trar­lo con al­gu­nos elo­cuen­tes ejem­plos. Así, en el poe­ma “¿Y si to­do es­to?”, en el que su­po­ne que qui­zá los se­res hu­ma­nos sea­mos só­lo una suer­te de ra­tas de la­bo­ra­to­rio ob­ser­va­das y ma­ni­pu­la­das des­de las al­tu­ras del Uni­ver­so por otros se­res su­pe­rio­res, con­je­tu­ra que a esos dio­ses só­lo le in­tere­san las “anéc­do­tas tri­via­les”, una ni­ña que “se co­se un bo­tón en una man­ga”, al­guien que “en­he­bra la agu­ja”, en vez de los gran­des he­chos his­tó­ri­cos, ta­les co­mo las gue­rras, las mi­gra­cio­nes o los vue­los al es­pa­cio ex­te­rior. En el poe­ma “Gags”, es­pe­cu­la que “si los án­ge­les exis­ten”, de­ben pre­fe­rir, en­tre nues­tras crea­cio­nes ar­tís­ti­cas, las li­ge­ras e hi­la­ran­tes pe­lí­cu­las có­mi­cas del ci­ne mu­do a las tras­cen­den­ta­les no­ve­las, pie­zas tea­tra­les y poe­mas lle­nos de “frus­tra­das es­pe­ran­zas”, “re­pro­ches con­tra el mun­do” o “ala­ri­dos y con­vul­sio­nes” . En el poe­ma “La fe­ria de los mi­la­gros”, ce­le­bra los pro­di­gios co­rrien­tes, or­di­na­rios: des­de “el la­dri­do de los pe­rros in­vi­si­bles / en el si­len­cio de la no­che” has­ta el sim­ple y enor­me mi­la­gro de que “las va­cas son va­cas”. En el poe­ma “No re­quie­re tí­tu­lo”, nos ha­ce no­tar que el sim­ple “he­cho ba­nal” (“que no pa­sa­rá a la his­to­ria”) de sen­tar­se “ba­jo un ár­bol, / a ori­llas de un río, / una mañana so­lea­da”, ne­ce­si­ta, pa­ra pro­du­cir­se, de una tra­ma de cau­sas y cir­cuns­tan­cias tan com­ple­ja co­mo la que pre­ci­san una re­vo­lu­ción, la caí­da de un ti­rano o una mi­gra­ción. El poe­ma ter­mi­na con una es­tro­fa que pue­de con­si­de­rar­se una di­vi­sa de su poé­ti­ca: “An­te he­chos así, me aban­do­na la cer­te­za / de que lo im­por­tan­te

Wis­la­wa Szym­bros­ka es el des­cu­bri­mien­to más im­por­tan­te del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en los úl­ti­mos 30 años. Al me­nos, en el cam­po de la poe­sía, no hay me­nor du­da de ello”.

/ es más im­por­tan­te que lo in­sig­ni­fi­can­te”. Por úl­ti­mo, en el poe­ma “Es una gran suer­te”, di­ce jus­ta­men­te que es una for­tu­na “no sa­ber con exac­ti­tud / en qué mun­do vi­vi­mos”, no te­ner una pers­pec­ti­va su­pra­cós­mi­ca y su­pra­tem­po­ral de la reali­dad, pues des­de es­ta pers­pec­ti­va, los “de­ta­lles y anéc­do­tas” –co­mo “echar una car­ta al bu­zón, / una tra­ve­su­ra de ado­les­cen­tes, / el le­tre­ro ‘No pi­sar el cés­ped”– per­de­rían to­do sen­ti­do, lo que se in­fie­re que ella la­men­ta­ría.

No obs­tan­te, co­mo se­ña­la­ba arri­ba, es­ta rei­vin­di­ca­ción de los “he­chos ano­di­nos” de­be en­ten­der­se co­mo el mo­do en que ella quie­re ha­cer­nos ver que se­pa­rar és­tos y los lla­ma­dos “he­chos im­por­tan­tes”, ubi­cán­do­los en di­fe­ren­tes pues­tos en la es­ca­la de re­le­van­cia, es só­lo el re­sul­ta­do de una ca­te­go­ri­za­ción sub­je­ti­va del ser hu­mano, que com­por­ta cier­ta ar­bi­tra­rie­dad, cier­ta es­tre­chez de cri­te­rio, de mo­do que lo más sen­sa­to es jus­ti­pre­ciar­los to­dos en un so­la vi­sión com­prehen­si­va.

Por­que, por otro la­do, así co­mo ella ha­ce un re­cla­mo en fa­vor de las ni­mie­da­des y ela­bo­ra con ellas her­mo­sos poe­mas, tam­bién es sen­si­ble a los usual­men­te con­si­de­ra­dos gran­des te­mas his­tó­ri­cos, so­cia­les o mo­ra­les, has­ta el pun­to de que le ins­pi­ran for­mi­da­bles poe­mas de esos que sue­len juz­gar­se esen­cia­les. Bas­ta men­cio­nar, en­tre es­tos úl­ti­mos, com­po­si­cio­nes so­bre­co­ge­do­ras co­mo “Ba­jo una mis­ma pe­que­ña es­tre­lla”, en que pi­de un per­dón uni­ver­sal por sus de­fi­cien­cias e in­jus­ti­cias, por aqué­llas que ella no pue­de re­me­diar y de las que se sien­te res­pon­sa­ble; “El gran nú­me­ro”, en que, an­te el he­cho abru­ma­dor del cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de la can­ti­dad de se­res hu­ma­nos y de cria­tu­ras en ge­ne­ral, la­men­ta la li­mi­ta­ción de su ima­gi­na­ción y de su con­cien­cia pa­ra abar­car­los y aten­der­los a to­dos; “El odio”, que ha­bla del pa­pel pre­emi­nen­te del odio en la his­to­ria, ba­jo el cual su­cum­ben los otros sen­ti­mien­tos: la fra­ter­ni­dad, la com­pa­sión, la du­da; y “La reali­dad exi­ge” y “Fin y prin­ci­pio”, en que se re­fie­re a la la­bor de re­cons­truc­ción que si­gue a ca­da gue­rra, a la for­ma en que la vi­da se reanu­da des­pués de las de­vas­ta­cio­nes bé­li­cas.

Un pa­sa­je apar­te me­re­cen tam­bién los poe­mas que par­ten de obras de ar­tes vi­sua­les. En Pai­sa­je con grano de are­na, la an­to­lo­gía que re­co­ge 100 poe­mas per­te­ne­cien­tes al pe­río­do com­pren­di­do en­tre 1957 y 1993, y que fue su pri­mer li­bro tra­du­ci­do al es­pa­ñol (Lu­men, Bar­ce­lo­na, 1997), el lec­tor cuen­ta 10 tex­tos ba­sa­dos en cua­dros (de Brueg­hel, Rubens, Uta­ga­wa Hi­ros­hi­ge), es­cul­tu­ras y fo­to­gra­fías, sin men­cio­nar el que le da tí­tu­lo al vo­lu­men, que, aun­que no tra­ta so­bre una obra de ar­te, tie­ne co­mo mo­ti­vo un pai­sa­je na­tu­ral y, co­mo pue­de no­tar­se, un tí­tu­lo de es­ti­lo pic­tó­ri­co. En su­ma, Szym­bors­ka se mues­tra co­mo una des­ta­ca­da cul­to­ra de la li­te­ra­tu­ra ec­frás­ti­ca.

Por es­tos días, cuan­do la más re­cien­te ad­ju­di­ca­ción del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra ha si­do ob­je­to de la ma­yor con­tro­ver­sia que se ha da­do en mu­chos años al­re­de­dor de es­te ga­lar­dón, ce­le­bre­mos, pues, el gran acier­to que és­te tu­vo ha­ce 20 años al po­ner los ca­si se­cre­tos te­so­ros de una es­plén­di­da obra lí­ri­ca al al­can­ce del gran pú­bli­co in­ter­na­cio­nal.

Co­lla­ge rea­li­za­do por Wis­la­wa Szym­bors­ka. En el recuadro, uno de sus poe­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.