Una vi­da ma­te­rial

Latitud - - News - Por Ma­ría Ale­jan­dra Ji­mé­nez

Bar­bie ha de­ci­di­do que quie­re mo­rir. No es que su po­pu­la­ri­dad ha­ya des­cen­di­do con­si­de­ra­ble­men­te des­de el lan­za­mien­to de las mu­ñe­cas Bratz, ni que su abu­rri­da vi­da sub­ur­ba­na la ha­ya lle­va­do a gra­dos in­so­por­ta­bles de abu­rri­mien­to y de­pre­sión. Su ma­tri­mo­nio mal ave­ni­do con Ken, por su pa­si­vi­dad ex­tre­ma y ten­den­cia a la in­fi­de­li­dad re­pe­ti­ti­va, tam­po­co le im­por­ta de­ma­sia­do: Ken tie­ne más es­po­sas que ca­mi­sas. En la ca­ja de ju­gue­tes de su due­ña hay cer­ca de vein­ti­cua­tro es­bel­tas mu­je­res de ju­gue­te, to­das in­dis­tin­ta­men­te pro­me­ti­das al mis­mo ma­ri­do: al­guien ha­bía de­ci­di­do que un so­lo hom­bre era su­fi­cien­te pa­ra ex­hi­bir a las chi­cas cuan­do fue­se ne­ce­sa­rio. A lo me­jor quien com­pró los ju­gue­tes pien­sa que to­dos los hom­bres son igua­les mien­tras ca­da mu­jer es úni­ca e irre­pe­ti­ble.

La de­ci­sión de Bar­bie tam­po­co se de­be a su inexis­ten­te vi­da se­xual, li­mi­ta­da a tí­mi­dos to­que­teos en­tre ella y Ken, en­tre ella y otras mu­ñe­cas, de ella ro­zan­do la en­tre­pier­na de al­gún pre­pú­ber es­pé­ci­men hu­mano, se­gún la imaginación de su due­ña o los jue­gos per­ver­sos de es­ta con sus her­ma­ni­tos —esa tan tí­pi­ca mor­bo­si­dad ado­les­cen­te—; al fin y al ca­bo, ca­re­cien­do de ór­ga­nos re­pro­duc­ti­vos y con una mo­de­la­ción tan bur­da de los se­xua­les por la ca­sa fa­bri­can­te, ¿a quién le van a que­dar ga­nas de co­pu­lar? Ade­más, nun­ca se ha li­bra­do de la du­da de si su ma­ri­do era su ma­ri­do o qui­zá su her­mano. Al fin y al ca­bo, fue­ron crea­dos por la mis­ma per­so­na y tie­nen la mis­ma due­ña, que en cier­to mo­do po­dría equi­pa­rar­se con una ma­dre (si es que a una ni­ña de nue­ve años pue­de dár­se­le al­gún tí­tu­lo de ma­ter­ni­dad).

“Fa­te isn’t what we’re up against… the­re’s no de­sign, no flaws to find” The Shins

Des­de ha­ce al­gún tiem­po Bar­bie ha em­pe­za­do a dar mues­tras del in­cle­men­te pa­so del tiem­po por su cuer­po de vi­ni­lo y cau­cho. Ni las mu­ñe­cas se sal­van del de­te­rio­ro cau­sa­do por la larga ex­po­si­ción y el aje­treo, el ma­no­seo cons­tan­te, la po­lu­ción, la trai­ción de las ho­ras que avan­zan una a una sin que po­da­mos evi­tar las co­ti­dia­nas con­se­cuen­cias de la vi­da mo­der­na. El ca­be­llo de Bar­bie, aho­ra mus­tio y re­se­co, vio me­jo­res días an­tes de que su pro­pie­ta­ria de­ci­die­ra so­me­ter­la a una tar­de de spa en una ti­na nue­va de ju­gue­te, la cual de­bía ex­hi­bir en su em­pa­que la ad­ver­ten­cia de que las mu­ñe­cas, a di­fe­ren­cia de sus pa­res hu­ma­nas, no ne­ce­si­tan ba­ñar­se y que, por el con­tra­rio, el agua tie­ne con­se­cuen­cias fu­nes­tas pa­ra las en­de­bles he­bras de elás­ti­co sin­té­ti­co que por­tan en sus ca­be­zas. Su cuer­po ex­hi­be ma­gu­lla­du­ras cau­sa­das, no por au­to­mu­ti­la­ción, ni mal­tra­to ma­ri­tal, ni nin­gu­na de esas ra­re­zas psi­co­so­cia­les pro­pias de la ra­za hu­ma­na. Sim­ple­men­te, du­ran­te las jor­na­das de jue­go in­fan­til le to­ca pa­sar lar­gas tem­po­ra­das ten­di­da en el pi­so de gra­ni­to, a ve­ces acos­ta­da, a ve­ces sen­ta­da, abier­ta de pier­nas en esa ho­rri­ble po­si­ción que por de­fec­to de fá­bri­ca le to­ca adop­tar; a ve­ces ras­tri­lla­da con­tra el pi­so por al­gún be­bé que se ha uni­do por obli­ga­ción a la tar­de de ‘cho­co­ri­tos’ de­bi­do a la ne­gli­gen­cia de su ma­dre, quien cha­cha­rea en la sa­la con la ve­ci­na.

Bar­bie ha acep­ta­do des­de su na­ci­mien­to su de­pen­den­cia obli­ga­da ha­cia los se­res hu­ma­nos pa­ra su des­pla­za­mien­to. Las ma­nos hu­ma­nas son sus pies. Se mue­ve si la mue­ven. Vi­ve si la usan. Eso la con­vier­te en una suer­te de li­sia­da: sus es­bel­tas pier­nas no sir­ven de na­da si no hay al­guien ac­cio­nan­do, cu­ru­cu­tean­do, crean­do te­le­no­ve­las pa­ra que las pro­ta­go­ni­ce en el pa­tio o el jar­dín, vis­tien­do ex­clu­si­vas ro­pas de di­se­ña­dor o un sim­ple tra­po con dos hue­cos de man­ga ajus­ta­do a la crea­ti­vi­dad y tor­pe­za de su im­ber­be po­see­do­ra que ha co­men­za­do a cre­cer y a ol­vi­dar­se de ella.

El es­ta­do de Bar­bie no le per­mi­te cam­biar de pro­pie­ta­ria ni mu­cho me­nos es­pe­rar a que es­ta la he­re­de a al­gu­na de sus hi­jas, si hay al­gu­na en su fu­tu­ro. Una de sus pier­nas fue re­em­pla­za­da a lo Fran­kens­tein por una ex­tre­mi­dad de plás­ti­co cin­co mi­lí­me­tros más pe­que­ña per­te­ne­cien­te a una vul­gar mu­ñe­ca Ani­ta, una de tan­tos ejem­pla­res ela­bo­ra­dos a sa­tis­fac­ción de las hi­jas de las do­més­ti­cas, pre­si­dia­rias y ma­dres sol­te­ras, in­ca­pa­ces de cos­tear una au­tén­ti­ca re­pro­duc­ción del ori­gi­nal crea­do por Ruth Hand­lers pa­ra Mat­tel. El pe­que­ño círcu­lo blan­co de sus pu­pi­las, di­se­ña­do pa­ra se­ña­lar ale­gría y vi­va­ci­dad, ha si­do bo­rra­do con mar­ca­dor per­ma­nen­te por al­gún crío que qui­so ju­gar a ci­ru­jano plás­ti­co y cam­biar­le a ver­de el co­lor de los ojos. El me­ca­nis­mo que le per­mi­tía gi­rar sus bra­zos en di­ver­sas di­rec­cio­nes —una in­no­va­ción ex­clu­si­va pa­ra la co­lec­ción de 1996, cuan­do sa­lió su mo­de­lo— se atro­fió de tan­to im­pul­sar­lo en for­ma de adiós per­ma­nen­te, ges­to ca­rac­te­rís­ti­co de las rei­nas de be­lle­za y ac­tri­ces en la al­fom­bra ro­ja cuan­do sa­lu­dan a su club de fans.

Bar­bie sa­be que su in­va­li­dez ha lle­ga­do a su pun­to cul­mi­nan­te. Ol­vi­da­da en un es­ca­pa­ra­te, sea por­que a su due­ña no le ape­te­ce ju­gar más con ella de­bi­do a su re­cién ad­qui­ri­do es­ta­do de freak o so­lo por­que es­ta ha aban­do­na­do el te­rreno de los jue­gos in­fan­ti­les pa­ra in­cur­sio­nar de lleno en las dis­co­te­cas, fies­tas y co­que­teos de la ado­les­cen­cia, Bar­bie en­ca­ra su des­tino de in­mo­vi­li­dad e in­de­fen­sión. El ocio, ami­go de ma­los pen­sa­mien­tos, la in­du­ce a pa­sar ho­ras ima­gi­nan­do la for­ma per­fec­ta de sui­ci­dar­se, co­sa bas­tan­te di­fí­cil pa­ra una mu­ñe­ca que no pue­de ni apre­tar un ga­ti­llo con sus ma­nos tie­sas y de­dos pe­ga­dos en se­rie. ¿To­mar pas­ti­llas? Ni ha­blar, pues los su­pues­tos dien­tes de Bar­bie —una ra­yi­ta pin­ta­da de blan­co en me­dio de la bo­ca— im­pi­den por com­ple­to la en­tra­da de cual­quier co­sa. Lan­zar­se des­de lo al­to del es­ca­pa­ra­te su­pon­dría una ma­nio­bra im­pro­duc­ti­va, cu­ya con­se­cuen­cia so­lo se­ría el aña­dir una que otra ma­gu­lla­du­ra a su cuer­po ya des­gas­ta­do, pues el ma­te­rial del que es­tá he­cha le im­pi­de rom­per­se con los gol­pes. Su­mer­gi­da en el inodo­ro flo­ta, y, a de­cir ver­dad, no se­ría una muer­te dig­na pa­ra una mu­ñe­ca de su es­ta­tus y cla­se. Des­cuar­ti­za­da, se obli­ga­ría a vi­vir una vi­da pres­ta­da con sus par­tes de re­pues­to re­ga­das por do­quier…

Per­di­da en un rin­cón del ar­ma­rio, Bar­bie es­pe­ra re­sol­ver al­gún día su di­le­ma. Qui­zá el tiem­po se apia­de de ella, por tan­to ha si­do tam­bién su ma­yor enemi­go y de tan­to lan­gui­de­cer allí se de­sin­te­gre co­mo los di­fun­tos en­te­rra­dos en los ce­men­te­rios. Tal su­ce­so es im­pro­ba­ble, da­do que sus fa­bri­can­tes ca­re­cían en ab­so­lu­to de prin­ci­pios eco­ló­gi­cos y no la hi­cie­ron bio­de­gra­da­ble. Ni si­quie­ra di­ri­ge sus ora­cio­nes a Dios, pues si lo hu­bie­ra, en su ca­so se­ría una má­qui­na ar­ti­cu­la­do­ra y en­sam­bla­do­ra de ex­tre­mi­da­des de cau­cho, un ar­ti­lu­gio me­cá­ni­co in­ca­paz de oír sus rue­gos o re­di­mir­la me­dian­te un ac­to de sal­va­ción. Aca­so va­ya a pa­rar a un ba­su­re­ro, don­de so­bre­vi­va el fin del mun­do jun­to con las cu­ca­ra­chas y otros ob­je­tos inú­ti­les en­tre los cua­les ya no ha­brá per­so­nas que los pue­dan usar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.