En la men­te de un nar­ci­sis­ta

A pro­pó­si­to del nue­vo pre­si­den­te de los es­ta­dou­ni­den­ses, un bre­ví­si­mo en­sa­yo que es­bo­za la ne­ce­sa­ria re­la­ción en­tre psi­co­lo­gía y po­lí­ti­ca.

Latitud - - News - Por Lu­ce­ro Mar­tí­nez Ka­sab Lu­ce­ro Mar­tí­nez Ka­sab: psi­có­lo­ga, es­pe­cia­lis­ta en Fi­lo­so­fía con­tem­po­rá­nea.

¿Qué se pue­de es­pe­rar de una so­cie­dad que gi­ra en torno al di­ne­ro pe­ro que, a su vez, tie­ne obs­ta­cu­li­za­do el sen­de­ro ha­cia su con­se­cu­ción? Que la frus­tra­ción los lle­ve a ele­gir a un can­di­da­to sin me­dir las con­se­cuen­cias, uno co­mo Do­nald Trump quien, su­pues­ta­men­te, tie­ne la fór­mu­la pa­ra sa­car de la cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial a los Es­ta­dos Uni­dos. La per­so­na­li­dad de Trump ha de­to­na­do las alar­mas mun­dia­les e, in­ne­ga­ble­men­te, ha traí­do a la me­mo­ria a hom­bres co­mo Hitler, Sta­lin y Mus­so­li­ni, re­pre­sen­tan­tes de un nar­ci­sis­mo ca­paz de ame­na­zar la se­gu­ri­dad mun­dial.

¿Pe­ro qué es un nar­ci­sis­ta? Una per­so­na que cons­tru­ye su vi­da con la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de au­men­tar y sos­te­ner su au­to­es­ti­ma a tra­vés de su­mi­nis­tros to­ma­dos de los de­más. Si bien es cier­to que to­dos los se­res hu­ma­nos bus­can la acep­ta­ción, la di­fe­ren­cia con los nar­ci­sis­tas es que es­ta ten­den­cia es el eje so­bre el cual gi­ra su vi­da. Pa­ra lo­grar­lo van en­con­tran­do en la tea­tra­li­dad, la des­fa­cha­tez, la apa­ren­te con­fian­za en sí mis­mos, la ma­ni­pu­la­ción, la in­tui­ción de las ca­ren­cias aje­nas, el aco­mo­do de las le­yes a sus pre­ten­sio­nes, la frial­dad an­te los sen­ti­mien­tos aje­nos, la men­ti­ra, la fa­ci­li­dad de ex­pre­sión, la idea­li­za­ción de sí mis­mos y la des­va­lo­ri­za­ción de los de­más la for­ma de ase­gu­rar­se un lu­gar pre­pon­de­ran­te den­tro de un gru­po so­cial.

Lo pe­li­gro­so del nar­ci­sis­ta es la co­si­fi­ca­ción que ha­ce de las otras per­so­nas en el ca­mino ha­cia el lo­gro de sus fi­nes, co­mo lo ha des­en­tra­ña­do el psi­coa­ná­li­sis. El nar­ci­sis­ta an­he­la sa­tis­fa­cer un de­seo per­so­nal que se en­car­ga de es­con­der muy bien, uti­li­zan­do a las per­so­nas co­mo ob­je­tos, al­go que en la per­so­na cer­ca­na pue­de te­ner efec­tos de­vas­ta­do­res a ni­vel emo­cio­nal. En lo so­cial, las con­se­cuen­cias pue­den ser im­pre­de­ci­bles, co­mo lo han ex­pre­sa­do his­to­ria­do­res, po­lí­ti­cos y je­fes de Es­ta­do co­no­ce­do­res por igual del al­ma hu­ma­na y de más de un con­flic­to bé­li­co mun­dial.

Si bien es cier­to que el ca­rác­ter nar­ci­sis­ta re­sul­ta atra­yen­te co­mo fe­nó­meno de es­tu­dio, no lo es me­nos el de una so­cie­dad que cae ren­di­da a los pies de un egó­la­tra. Las ca­ren­cias eco­nó­mi­cas de una gran ma­sa du­ran­te un pro­lon­ga­do lap­so de tiem­po lle­gan a con­for­mar un so­lo cuer­po que se ex­pre­sa sin me­dir las con­se­cuen­cias, por im­pul­so, en el mo­men­to de una de­ci­sión po­lí­ti­ca. Carl Jung, al ha­blar­nos del in­cons­cien­te co­lec­ti­vo, nos ad­vier­te que los se­res hu­ma­nos po­see­mos ar­que­ti­pos, di­men­sio­nes básicas psi­co­ló­gi­cas que to­dos com­par­ti­mos, por igual, de ma­ne­ra ins­tin­ti­va. Así las co­sas, los su­je­tos de una so­cie­dad su­mi­da en la de­ca­den­cia eco­nó­mi­ca com­par­ten el afán, la de­ses­pe­ra­ción, el in­ten­so de­seo –pa­la­bras que im­pli­can afec­ti­vi­dad– de bus­car una sa­li­da sin me­dia­ción del pen­sa­mien­to. La de­bi­li­dad emo­cio­nal de la mu­che­dum­bre es tal que, an­te la evi­den­cia de las ano­ma­lías psí­qui­cas pro­fun­das de un can­di­da­to, pre­fie­re “co­rre­gir” lo evi­den­te, re­nun­ciar a la crí­ti­ca y al aná­li­sis pa­ra lla­mar con otros ca­li­fi­ca­ti­vos la reali­dad que se mues­tra an­te sus ojos. La mu­che­dum­bre se ve a sí mis­ma in­fan­til­men­te des­va­li­da, des­pro­te­gi­da, iner­me, an­he­lan­do la pre­sen­cia de un sal­va­dor, obe­de­cien­do su­mi­sa las ór­de­nes, ve­ne­ran­do a un dés­po­ta co­mo un ni­ño a su pa­dre om­ni­po­ten­te. En la zo­zo­bra eco­nó­mi­ca les su­ce­de lo que a una mu­jer so­me­ti­da al mal­tra­to per­ma­nen­te de su ma­ri­do: dis­mi­nui­do su yo, en la hui­da de­ses­pe­ra­da de ese ho­rror, no dis­cier­ne, no pien­sa, no ana­li­za y pue­de lle­gar a ter­mi­nar en los bra­zos de un hom­bre peor. Y es aquí cuan­do apa­re­ce el su­je­to nar­ci­sis­ta que, há­bil­men­te, de­tec­ta las ne­ce­si­da­des de los de­más y las uti­li­za pa­ra ejer­cer aque­llo que tan­to le gus­ta, el po­der.

En es­te con­tex­to tie­nen gran im­por­tan­cia tie­nen los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que, ali­nea­dos con la mo­da de la bur­la, los chis­tes y la ba­na­li­za­ción de te­mas re­le­van­tes, co­mo la elec­ción pre­si­den­cial de la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do, en un prin­ci­pio tra­ta­ron con ig­no­ran­te sim­ple­za, con des­co­no­ci­mien­to histórico y psi­co­ló­gi­co a un can­di­da­to egó­la­tra, lla­mán­do­lo “pa­ya­so”, dán­do­le un pro­ta­go­nis­mo pin­to­res­co al há­bil avan­ce de un hom­bre ca­ta­lo­ga­do co­mo bor­der­li­ne. Cuan­do qui­sie­ron reac­cio­nar ya era de­ma­sia­do tar­de, co­mo ya sa­be­mos que fue tar­de en 1938 la reac­ción del mun­do an­te la aler­ta de Chur­chill so­bre el hi­pó­cri­ta acuer­do de Hitler con el Reino Uni­do.

El sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, en su ca­mino ha­cia un me­jo­ra­mien­to de los pro­ce­sos de elec­ción a los car­gos más im­por­tan­tes de las na­cio­nes, de­be­ría con­ce­der­le un es­pa­cio pre­pon­de­ran­te a los es­tu­dios de psi­co­lo­gía po­lí­ti­ca que se desa­rro­llan en las más pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des del mun­do. Es­tu­dios que pue­den con­tri­buir a la de­tec­ción tem­pra­na de in­di­vi­duos al­ta­men­te au­to­ri­ta­rios, ca­pa­ces de abu­sar del po­der, en ex­tre­mo en­va­ne­ci­dos de sí mis­mos, con el fin de que di­fun­da esa in­for­ma­ción al elec­tor, cuan­do aún le es po­si­ble ejer­ci­tar la ca­pa­ci­dad de pen­sar.

Una mu­ñe­ca ru­sa, o ‘ma­trios­ka’, de­co­ra­da con el ros­tro del pre­si­den­te elec­to es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.