Aquel ve­rano en Nue­va York

Es­te tex­to na­ce de una larga con­ver­sa­ción ocu­rri­da en el año 2000, cuan­do Aro­cha vol­vía a sen­tir nos­tal­gias de ha­cer, de nue­vo, ci­ne su­yo, de au­tor, más allá de sus fa­ce­tas co­mo do­cu­men­ta­lis­ta, ar­qui­tec­to y ar­tis­ta plás­ti­co.

Latitud - - News - Por Si­gi­fre­do Eus­se Ma­rino

Un ve­rano en Nue­va York –esa fue una estación pro­vi­den­cial en la ca­rre­ra de ci­neas­ta del ba­rran­qui­lle­ro Luis Er­nes­to Aro­cha…

Un in­ten­so ve­rano a co­mien­zos de los 60 –el mis­mo ve­rano inol­vi­da­ble en que se ce­le­bró la Fe­ria de Nue­va York–, ya cuan­do Aro­cha ha­bía egre­sa­do co­mo ar­qui­tec­to de la nor­te­ame­ri­ca­na Uni­ver­si­dad de Tu­la­ne y ejer­ci­do a me­dia mar­cha en la su­re­ña y mí­ti­ca Nue­va Or­leans.

Aho­ra se ha­bía ve­ni­do a Nue­va York, vi­vía en Soho, que, pa­ra en­ton­ces, era lo más le­jano ima­gi­na­ble de una ba­rria­da snob. «To­tal­men­te sór­di­do era el Soho –nos di­jo Aro­cha–. Ca­da ma­ña­na, cuan­do sa­lía a la ca­lle, siem­pre caía de bru­ces por los pel­da­ños al­gún bo­rra­cho que ha­bía re­cos­ta­do la bo­rra­che­ra con­tra mi puer­ta».

Luis Er­nes­to y otro ta­len­to­so irre­ve­ren­te de vo­ca­ción y ofi­cio, el pin­tor car­ta­ge­ne­ro En­ri­que Grau, ha­bían caí­do a bo­ca­ja­rro en la ple­na efer­ves­cen­cia ju­ve­nil y la co­ci­na ur­ba­na del ar­te con­tes­ta­ta­rio en Nor­tea­mé­ri­ca. Eran los años se­sen­ta.

Un tal jo­ven Andy War­hol

En só­ta­nos de igle­sias se­mi­aban­do­na­das, en es­con­di­das ga­le­rías de ar­te re­bel­de, en apar­ta­men­tos de uno que otro ar­tis­ta, asis­tie­ron a fun­cio­nes clan­des­ti­nas de las pri­me­ras pe­lí­cu­las un­der­ground, de fi­na­les de los 50, en­tre ellas las de otro cier­to jo­ven lla­ma­do Andy War­hol.

Tam­bién las de Stan Brak­ha­ge, las de Ken­neth An­ger, to­da una in­con­fe­sa co­fra­día de ico­no­clas­tas del ar­te.

Eran, a la sa­zón, pe­lí­cu­las pros­cri­tas por sus al­tas do­sis de in­so­len­cia, una es­té­ti­ca des­par­pa­ja­da y sus des­nu­dos a gra­nel, en­tre otros ex­ce­sos que los mo­ra­lis­mos le­ga­les de en­ton­ces no to­le­ra­ban. Los au­di­to­rios, en cam­bio, eran ca­da vez más una ce­le­bra­ción ex­ci­tan­te y el re­no­va­do aci­ca­te pa­ra nue­vas osa­días y pre­tex­tos crea­ti­vos.

–Re­cuer­do que vi tam­bién una pri­me­ra pe­lí­cu­la del cu­bano- es­pa­ñol Nés­tor Al­men­dros, en blan­co y ne­gro. Se lla­ma­ba Gen­te en la pla­ya. Al fi­nal de ese ve­rano me de­ci­dí y com­pré una fil­ma­do­ra Yas­hi­ca de 8 mi­lí­me­tros. Y em­pe­za­mos en­se­gui­da.

Lis­to. Es­ta­ban ino­cu­la­dos, Aro­cha y Grau, con el vi­rus del ci­ne. Sin guion pre­vio, Aro­cha hi­zo en­ton­ces su pri­me­ra pe­lí­cu­la: Grau, dis­fra­za­do de Gre­ta Gar­bo, se pu­so a ‘con­va­le­cer’ en una ca­ma an­ti­gua de al­to do­sel y ac­tuó pa­ra su ami­go y su cá­ma­ra nue­va.

Aro­cha se re­gre­só pa­ra Nue­va Or­leans y ter­mi­nó en un es­tre­cho cuar­to de mon­ta­je aque­lla par­ti­cu­lar pa­ro­dia fíl­mi­ca que a la pos­tre ti­tu­la­ron Pa­sión y muer­te de Mar­ga­ri­ta Gau­tier. Ya an­tes –in­clu­so an­tes de via­jar a Nue­va York–, Aro­cha ha­bía he­cho un par de pri­me­ri­zas in­cur­sio­nes en ofi­cios del ci­ne: par­ti­ci­pó, por ejem­plo, en la pues­ta en es­ce­na de un re­la­to en tono epis­to­lar de Camilo Jo­sé Ce­la, La se­ño­ra Corn­wall ha­bla con su hi­ja. Allí en Nue­va Or­leans es­ta ha­bía si­do su per­so­nal prehis­to­ria de ofi­cio.

(Des­pués de aque­lla ex­pe­rien­cia jun­to a Aro­cha en Nue­va York, En­ri­que Grau ha­ría en Bogotá una ver­sión de Ma­ría, de Jor­ge Isaac, un lar­go­me­tra­je de ca­si ho­ra y me­dia en 8 mi­lí­me­tros y tam­bién con sub­tí­tu­los en es­pa­ñol).

El Drá­cu­la ve­ge­ta­riano y la pros­ti­tu­ta cal­va

Uno di­ría que Luis Er­nes­to Aro­cha es al­guien ajeno al tiem­po. Con su go­rra y ga­fas ahu­ma­das, su eter­na mo­chi­la y una cier­ta so­ca­rro­na le­ve­dad en su pri­sa pau­sa­da, des­pis­ta con su ai­re de ca­pi­tán sin bar­co, en li­cen­cia pro­vi­sio­nal, y que re­sien­te año­ran­zas de al­ta­mar, de bo­rras­cas pa­sa­das y de aje­nos puer­tos de ul­tra­mar.

A lo me­jor son so­lo ma­ñas de un buen apren­di­za­je de vi­da y de ar­te, sa­bi­du­rías de ‘ lo­bo de mar’ por­que pre­ser­va in­tac­ta esa car­ga de­vas­ta­do­ra de hu­mor ne­gro que uno en­cuen­tra tan­to en sus pe­lí­cu­las de ju­ven­tud co­mo en los guio­nes de lar­go­me­tra­jes es­cri­tos por él a lo lar­go de va­rias dé­ca­das, al­gu­nos pre­mia­dos y ca­si to­dos ellos a la es­pe­ra de ser lle­va­dos a ro­da­je.

De­vol­va­mos el ro­llo. Al re­tor­nar a Nue­va Or­leans, sin pér­di­da de tiem­po, Aro­cha se pu­so a fil­mar una se­gun­da his­to­ria, la de un Drá­cu­la ve­ge­ta­riano y edí­pi­co, al que ho­rro­ri­za la san­gre, pe­ro que pa­ra cum­pli­men­tar a su ma­dre de­san­gra por com­ple­to a una pros­ti­tu­ta cal­va. Se ti­tu­ló Mot­her­lo­ve.

Lo par­ti­cu­lar de to­do era que –fiel al mi­ni­ma­lis­mo de sus pro­duc­cio­nes y al de su pre­su­pues­to ter­cer­mun­dis­ta– los tres per­so­na­jes se­rían en­car­na­dos por un mis­mo ac­tor que no era –pa­ra na­da– ac­tor. ¿Có­mo se las arre­gla­ron Aro­cha y su no-ac­tor (un ami­go su­yo «pro­fe­sor de in­glés, gor­di­to él») pa­ra rea­li­zar tan bi­za­rra pe­lí­cu­la, ori­gi­nal y re­cur­si­va des­de sus mis­mos pro­le­gó­me­nos? No es cor­to el cuen­to, y pu­die­ra ser más bien te­ma de una pró­xi­ma crónica.

Post scrip­tum: de esos pri­me­ros fil­mes ex­pe­ri­men­ta­les de Luis Er­nes­to Aro­cha en su pe­ri­plo es­ta­dou­ni­den­se na­da so­bre­vi­vió a los aza­res del tiem­po, la vi­da y el via­jar. Ya oc­to­ge­na­rio, en es­tos úl­ti­mos tres años, Aro­cha, jun­to a Da­vid Co­bo, abor­da­ron la rea­li­za­ción del au­to­re­ma­ke histórico de El ex­tra­ño ca­so del vam­pi­ro ve­ge­ta­riano, que es­tá a pun­to de fi­na­li­zar edi­ción y se­rá un pró­xi­mo es­treno pós­tu­mo del ci­ne de Aro­cha, pio­ne­ro de lo ex­pe­ri­men­tal en el ar­te co­lom­biano.

Luis Er­nes­to des­pis­ta con su ai­re de ca­pi­tán sin bar­co, en li­cen­cia pro­vi­sio­nal, y que re­sien­te año­ran­zas de al­ta­mar”.

Luis Er­nes­to Aro­cha, la epi­fa­nía del ci­neas­ta.

Luis Er­nes­to Aro­cha, ex­pli­can­do una de sus obras a Bea­triz Ele­na Pu­ma­re­jo y a Jai­me Oso­rio Pic­ci­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.