La se­re­ni­dad de Luis Er­nes­to Aro­cha

De ci­neas­ta a ci­neas­ta, una evo­ca­ción per­so­nal de Luis Er­nes­to Aro­cha.

Latitud - - Portada - Por Sa­ra Harb

Ten­dría 13 años cuan­do lle­gó a ca­sa de mis pa­dres mi tío Na­dim Saíd di­cien­do que me ha­bía vis­to en un no­ti­cie­ro de esos que pa­sa­ban an­tes de las pe­lí­cu­las en el Ci­ne Me­tro. Muer­ta de cu­rio­si­dad, fui con mi her­ma­na Ivon­ne y me vi en un plano ge­ne­ral de per­fil, con un pei­na­do al es­ti­lo de los gue­rre­ros de Mon­go­lia. En ese en­ton­ces, se lle­va­ba el ca­be­llo lar­go re­co­gi­do en al­to con una cin­ta. Era la cá­ma­ra de Luis Er­nes­to Aro­cha que en for­ma pre­mo­ni­to­ria nos co­nec­ta­ba.

Vein­te años des­pués, re­cién lle­ga­da a Ba­rran­qui­lla lue­go de ha­cer es­tu­dios de ci­ne en Atlan­ta, me pro­po­ne Vil­ma Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res, en­ton­ces di­rec­to­ra de Uni­nor­te FM Es­té­reo, que di­ri­ja un do­cu­men­tal so­bre el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co de Ba­rran­qui­lla. Em­pe­za­mos a ar­mar el equi­po de co­la­bo­ra­do­res, pe­ro no en­con­tra­ba al di­rec­tor de fo­to­gra­fía que pu­die­ra acom­pa­ñar­nos en esa ta­rea. Se lo co­men­té a Fran­cis­co Gon­zá­lez, que me di­jo: “Tie­nes que ve­nir con­mi­go, co­noz­co a la per­so­na pa­ra ese ofi­cio”.

Lle­ga­mos a la ca­sa de Luis Er­nes­to en Puer­to Co­lom­bia, que por an­te­jar­dín te­nía un bos­que­ci­llo de ma­ta­rra­to­nes y ár­bo­les fru­ta­les. Cuan­do su­bi­mos a la te­rra­za y co­no­cí a Luis Er­nes­to, el clic fue in­me­dia­to. Me con­tó de su ex­pe­rien­cia en el Fac­tory de War­hol. Me en­te­ré que era el res­pon­sa­ble de aquel plano de mi ado­les­cen­cia, pues ha­bía cu­bier­to –pa­ra el no­ti­cie­ro que ha­cía con Ál­va­ro Ce­pe­da Sa­mu­dio–, un cam­peo­na­to de te­nis que se ce­le­bra­ba en Ba­rran­qui­lla.

Me con­tó co­sas su­yas que me di­je­ron que, sin du­da, era la per­so­na que bus­ca­ba pa­ra el do­cu­men­tal, por su fe­liz con­jun­ción de ar­qui­tec­to y ci­neas­ta.

Ese día me que­dé sor­pren­di­da del amor por su pe­rro, que, pa­ra­do fren­te a él, lo mi­ra­ba fi­ja­men­te co­mo re­cla­mán­do­le que nos pu­sie­ra más aten­ción a no­so­tros. La res­pues­ta de Luis Er­nes­to fue car­gar al pe­rro en su re­ga­zo

y con­ti­nuar nues­tra vi­si­ta con la aten­ción con­cen­tra­da del pe­rro que nos mi­ra­ba co­mo si com­pren­die­ra de qué iba el asun­to.

Ese día su­pe de Azi­lef y Las ven­ta­nas de Sal­ce­do. Pa­ra mi es­tu­por, vi co­mo una ma­ta de ma­ra­cu­yá, que se ha­bía tre­pa­do por el bal­cón y ha­cía par­te de su te­cho un cie­lo ver­de; es­ta­ba sos­te­ni­da por ti­ras de po­si­ti­vos de 8 mm, con las que ha­bía ama­rra­do unas ra­mas re­bel­des.

Ese era Luis Er­nes­to: el maes­tro del pre­sen­te, de la me­di­ta­ción y de la te­ra­pia cro­má­ti­ca. El que sa­bía que na­da era real­men­te tan im­por­tan­te co­mo la paz in­te­rior. Él era el des­ape­go mis­mo.

Des­de aquel mo­men­to em­pren­di­mos va­rios tra­ba­jos jun­tos, co­mo ese do­cu­men­tal so­bre la Cié­na­ga Gran­de de San­ta Marta, Vi­da o Muer­te: una de­ci­sión del hom­bre, pro­tes­ta eco­ló­gi­ca por el es­ta­do de de­te­rio­ro del es­tua­rio. En ese ro­da­je, lue­go de ha­ber re­co­rri­do la cié­na­ga en lan­cha ba­jo un sol fuer­te, ha­cien­do pla­nos en Tro­jas de Ca­ta­ca y Bue­na­vis­ta, el pro­duc­tor nos di­ce que no nos pue­de de­vol­ver a Ba­rran­qui­lla por­que la pro­duc­to­ra ge­ne­ral re­quie­re de la ca­mio­ne­ta; de ma­ne­ra que nos de­ja­ron a Luis Er­nes­to y a mí en el re­tén de Ta­sa­je­ra, es­pe­ran­do un bus en la mi­tad del ca­mino. Ha­bía­mos de­ci­di­do com­prar un pes­ca­do y la imagen era la de dos per­so­nas en ac­ti­tud de aban­dono, ca­da uno con una bol­si­ta plás­ti­ca con un pes­ca­do den­tro mi­rán­do­se ató­ni­tos.

Yo es­ta­ba fu­rio­sa. Le de­cía que era in­con­ce­bi­ble que a la di­rec­to­ra y al di­rec­tor de fo­to­gra­fía de una pro­duc­ción se­ria los ba­ja­ran de la ca­mio­ne­ta y los aban­do­na­ran en la vía, por muy ur­gen­te que fue­ra la ra­zón. Luis Er­nes­to son­reía an­te mi ira. Fi­nal­men­te, re­gre­sa­mos en un bus de esos de flo­ta que cu­bren la ru­ta en­tre Cié­na­ga y Ba­rran­qui­lla.

Ade­más de ser un ins­pi­ra­do ci­neas­ta con el que tra­ba­jé tan­to en rea­li­za­cio­nes co­mo en es­cri­tu­ra de guio­nes so­ña­dos y ja­más rea­li­za­dos, Luis Er­nes­to era un ser in­te­rior de co­ne­xión me­ta­fí­si­ca, de gran­des si­len­cios y de una se­re­ni­dad tal que po­día ha­cer de una con­fu­sión un mo­men­to de re­fle­xión.

Un día se pre­sen­tó a mi ca­sa con un plie­go de pa­pel co­lor vio­le­ta, lo pe­gó en la pa­red fren­te a mi ca­ma. Me di­jo que de­bía mi­rar­lo fi­ja­men­te al acos­tar­me. Así em­pe­za­mos a com­par­tir la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción con la Lla­ma Vio­le­ta.

Era un hom­bre fino y de­li­ca­do, ins­pi­ra­do y alu­ci­na­do, de quien no era di­fí­cil enamo­rar­se pa­ra to­da la vi­da. Y aun­que yo iba y vol­vía de la ciudad, a mi re­gre­so su son­ri­sa y abra­zo cier­to me es­pe­ra­ban con cu­rio­si­dad de sa­ber so­bre mi pe­ri­plo, siem­pre re­la­cio­na­do con el ofi­cio del ci­ne.

Luis Er­nes­to Aro­cha, maes­tro y ami­go en­tra­ña­ble, se que­da en mi co­ra­zón don­de ha es­ta­do siem­pre con la cer­te­za de sa­ber que, cuan­do no en­cuen­tre una sa­li­da en al­gún pro­yec­to, re­cor­da­ré la ex­tra­or­di­na­ria imaginación con la que con tino de­cía lo que le con­ve­nía a la his­to­ria.

Ba­rran­qui­lla, ciudad sin in­te­rés por la me­mo­ria, en la que to­dos los días cae un bas­tión de su iden­ti­dad, se­gu­ra­men­te ol­vi­da­rá más tem­prano que tar­de a Luis Er­nes­to Aro­cha. Que­da su obra di­se­mi­na­da en pe­lí­cu­las, vi­deos, di­se­ños ar­qui­tec­tó­ni­cos, más­ca­ras, lám­pa­ras, es­cul­tu­ras que con­sig­nan su con­jun­ción con la be­lle­za y la luz.

Luis Er­nes­to era un ser in­te­rior de co­ne­xión me­ta­fí­si­ca, de gran­des si­len­cios y de una se­re­ni­dad tal que po­día ha­cer de una con­fu­sión un mo­men­to de re­fle­xión”.

FO­TO: INS­TI­TU­TO DE VI­SIÓN

Aro­cha, pio­ne­ro del ci­ne ex­pe­ri­men­tal en Co­lom­bia.

Aro­cha, de­trás del len­te. Fo­to­gra­mas de los cor­tos ‘Hoy Fe­li­za’ (16 mm), y ‘La ópe­ra del mon­don­go’, de 1974.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.