Luis Er­nes­to Aro­cha

Latitud - - News - Por Ramón Illán Bac­ca

Co­no­cí a Luis Er­nes­to Aro­cha en el apar­ta­men­to del ci­neas­ta Die­go León Gi­ral­do ha­ce al­re­de­dor de cua­ren­ta años. Ha­bía lle­ga­do re­cien­te­men­te de Nue­va Or­leans y traía en su ha­ber pe­lí­cu­las de 8 mi­lí­me­tros en los que la fo­to­gra­fía, di­rec­ción, mon­ta­je y mu­si­ca­li­za­ción eran de su au­to­ría.

Era la pri­me­ra vez que veía a un cos­te­ño me­ti­do en el mun­do del ci­ne. Una ra­ra avis en el mo­men­to y lu­gar. Lo que más me con­fun­día era su mo­des­tia. Uno acos­tum­bra­do a que to­dos los ar­tis­tas lle­ga­ran gri­tan­do sus mé­ri­tos, se en­con­tra­ba de pron­to con un hom­bre to­da sen­ci­llez, bon­ho­mía, tran­qui­li­dad y un mun­do de be­lle­za ba­jo su eter­na ca­chu­cha.

En ese mo­men­to fe­liz de los se­sen­ta, Aro­cha es­tu­vo de mo­da. En un des­fi­le en el Ho­tel Te­quen­da­ma, su­pon­go que pa­ra re­co­ger fon­dos de al­gún pro­yec­to cul­tu­ral, es­tu­vie­ron en la pa­sa­re­la Glo­ria Zea, Ri­ta Agudelo y otras gran­des da­mas de la cul­tu­ra.

Mar­ta Tra­ba des­fi­la­ba con una gran fal­da blan­ca mien­tras Aro­cha pro­yec­ta­ba so­bre ella una de sus pe­lí­cu­las. Los con­ter­tu­lios de El Cis­ne, a po­cos me­tros de allí, re­ci­bía­mos de los asis­ten­tes que es­ta­ban en un ir y ve­nir in­for­ma­cio­nes de las in­ti­mi­da­des del even­to.

La fil­ma­ción de La ópe­ra del mon­don­go —una pe­lí­cu­la con guion y di­rec­ción de Aro­cha en 1972—, en la que se de­nun­cia­ban los ma­les en­dé­mi­cos de la ciu­dad y se anun­cia­ba un fi­nal apo­ca­líp­ti­co, mar­có un mo­men­to en nues­tra vi­da fíl­mi­ca. La ciu­dad ha so­bre­vi­vi­do co­mo sa­be­mos, pe­ro esas imá­ge­nes cuan­do el mun­do era jo­ven re­sul­ta­ron in­de­le­bles. Uno de los es­ce­na­rios fue el in­te­rior de ‘La Per­la’, un edi­fi­cio art nou­veau fren­te a Be­llas Ar­tes. To­da la ‘gen­te be­lla’ par­ti­ci­pó en el film, ya sea co­mo ac­to­res o co­mo ex­tras, pues lo in era par­ti­ci­par en esa fil­ma­ción.

Cuan­do se ven­dió el edi­fi­cio, y al en­tre­gar­lo a sus nue­vos due­ños al­gún inocen­te co­men­tó: «De­cían que era un lu­gar cul­tu­ral y no he vis­to sino sa­car en­va­ses de li­cor, ca­da vez más y más…»

¿Pe­ro es que to­da­vía se ig­no­ra que las mu­sas son unas bo­rra­chas per­di­das?

Allí en ese mis­mo si­tio Aro­cha creó mu­chos de sus ‘Ob­je­tos de ar­te’ y sus pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra que le va­lie­ron pre­mios na­cio­na­les.

Al­gu­na vez Aro­cha y yo tra­ba­ja­mos jun­tos en un guion, has­ta aho­ra no muy afor­tu­na­do, pe­ro que me per­mi­tió co­no­cer de cer­ca una de las ima­gi­na­cio­nes más fér­ti­les que hay des­de el Ca­bo de la Vela has­ta el gol­fo de Ura­bá.

In­só­li­ta era tam­bién su bi­blio­te­ca he­te­ro­gé­nea en la que la sec­ción ocul­tis­ta pre­do­mi­na­ba. En ella se des­cu­brían los gran­des ini­cia­dos co­mo El tra­ta­do del fue­go cós­mi­co ( li­bro ins­pi­ra­do por un la­ma que tras­mi­tía te­le­pá­ti­ca­men­te su men­sa­je y se re­pro­du­cía en una es­cri­tu­ra au­to­má­ti­ca.) Aro­cha me con­fe­só que esa obra le ha­bía pa­re­ci­do de di­fí­cil lec­tu­ra. Tam­bién en­con­tré Co­bra, una no­ve­la, di­ga­mos, ‘orien­tal’, de Se­ve­ro Sar­duy, pro­li­ja­men­te sub­ra­ya­da.

Pe­ro no es fá­cil co­no­cer la obra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Luis Er­nes­to Aro­cha. Un fes­ti­val en los ochen­ta en un ci­ne club fue la úni­ca oca­sión en que tu­ve la opor­tu­ni­dad de ver las imá­ge­nes de Mot­her­lo­ve, con el re­chon­cho, pe­que­ño y ve­ge­ta­riano Drá­cu­la dan­do brin­cos pa­ra al­can­zar los lar­gos cue­llos flo­ren­ti­nos de las da­mas que pa­sa­ban a su la­do. El re­cuer­do es in­de­le­ble.

Aho­ra sa­be­mos (el da­to lo to­mé de un fo­lle­to) que su obra fíl­mi­ca cons­ta de ocho pe­lí­cu­las de 8 mm, tres de 16 mm y sie­te de 35. Tres vi­deos y cin­co guio­nes iné­di­tos. Al­gu­nas de es­tas pe­lí­cu­las es­tán in­com­ple­tas, pues par­te de las cin­tas las em­pleó pa­ra ama­rrar ma­tas en su vi­ve­ro.

Afor­tu­na­da­men­te ha­ce dos me­ses se pre­sen­tó en el MAMB una re­tros­pec­ti­va de la obra de Aro­cha y pu­di­mos apre­ciar los do­cu­men­ta­les de Fe­li­za Bursztyn y de Sal­ce­do, en­tre otros, y tam­bién una nue­va ver­sión de Drá­cu­la en la que es­te vam­pi­ro ha­ce las pa­ces con Van Hel­sing, su eterno per­se­gui­dor, y ter­mi­nan re­con­ci­lia­dos fu­man­do ma­rihua­na.

En uno de sus úl­ti­mos y más tra­ba­ja­dos guio­nes, la Di­va Zahi­bi —fa­mo­sa qui­ro­mán­ti­ca en la Ba­rran­qui­lla de los años cua­ren­ta y cu­yo avi­so en la pren­sa la anun­cia­ba co­mo “men­ta­lis­ta az­te­ca con es­tu­dios en Chica­go”— des­apa­re­ce en el as­cen­sor del Ho­tel Regina y rea­pa­re­ce cua­ren­ta años des­pués. A pe­sar de que una fun­cio­na­ria de Min­cul­tu­ra ca­li­fi­có el guión de «ex­ce­si­vo» pa­ra no dar­le fi­nan­cia­ción, hay que es­pe­rar que la di­va lan­ce al­gu­nos de sus con­ju­ros y al fi­nal lo­gre­mos ver la pe­lí­cu­la que Luis Er­nes­to nos es­tá de­bien­do.

La fil­ma­ción de ‘La ópe­ra del mon­don­go’, en la que se de­nun­cia­ban los ma­les en­dé­mi­cos de la ciu­dad, mar­có un mo­men­to en nues­tra vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.